Probamos PlayStation VR y esta es nuestra opinión

PlayStation VR

Ya hemos experimentado con las nuevas gafas de realidad virtual de Sony, y hasta con tres juegos diferentes. Recientemente recibimos confirmación de que las PlayStation VR estarán disponibles el 13 de octubre a 399 euros, y tras ello Sony nos ha dejado probar su nuevo visor que consigue ofrecer una experiencia realmente notable de la realidad virtual.

Computerhoy.com ha sido uno de los medios elegidos para probar las nuevas PlayStation VR, la visión de Sony de la realidad virtual, con las que pretenden sumergir a los jugadores en el propio videojuego ofreciendo unas altas dosis de inmersión y realismo que, en ciertos puntos de las demostraciones, consiguen sorprender y provocarnos sensaciones más típicas de una atracción de un centro de ocio que de un juego en sí.

De Project Morpheus a PlayStation VR: de experimento a realidad

Desde el anuncio original de las nuevas gafas de realidad virtual muchos fueron los escépticos al respecto de lo que Sony quería y pretendía con estas gafas en un campo aún virgen en multitud de aspectos, y con dudas tras el momento actual tecnológico en el que nos encontramos.

Sin duda la realidad virtual ha mejorado mucho en estos últimos años, y hemos pasado de intentos fallidos como VirtualBoy a esas sensaciones vagas de la realidad virtual vista en apps para nuestros móviles actuales.

Las gafas de realidad virtual de Sony estarán disponibles en España el próximo 13 de octubre a un precio de 399 euros en su configuración básica, y en principio pagando 100 euros más adquiriendo la configuración avanzada donde se incluyen los pertinentes PlayStation Move y la PlayStation Camera. Sea como fuere, la competencia de PlayStation VR en el mercado es mayúscula, y enfrentarse a colosos como HTC Vive u Oculus Rift no es nada fácil.

PlayStation VR

Los visores de realidad virtual de HTC y Facebook cuentan con el respaldo del PC, una arquitectura abierta y mejorable que ofrece una mayor resolución en las experiencias de juego, algo que está cerrado en el mundo de las consolas. Es por ello que Sony se ha puesto manos a la obra con el desarrollo de una nueva PlayStation 4, ya confirmada, pero que no veremos en el mercado hasta 2017.

Una de las razones por las que Sony ha decidido desarrollar un nuevo sistema es por la realidad virtual. Esta nueva consola de Sony ofrecerá, entre otras cosas, una GPU más potente que ayudará a que la realidad virtual ofrecida por los cascos PlayStation VR sea más realista y pueda competir de tú a tú con Oculus Rft o HTC Vive, entre otros.

PS4 Neo, todas las novedades de la nueva consola de sobremesa de Sony

¿Qué ofrece PlayStation VR?

La primera versión de PlayStation VR que veremos este 13 de octubre en el mercado nos pone en liza un visor con una pantalla OLED de 5,7 pulgadas capaz de ofrecer una resolución de 1920xRGBx1080, inferior a la que se aprecia en pantalla por la necesidad de dividir la resolución de forma independiente entre ambos ojos. Es por ello que, una de las principales debilidades de esta tecnología, sea la baja resolución de algunos juegos en comparación con los mismos que pueden verse corriendo sin VR en una televisión de última generación.

Sea como fuere, el conjunto de características que engloban a PlayStation VR le sitúan como un dispositivo interesante y a la última vanguardia. No obstante ofrece imágenes a 120Hz con un ángulo de visión de 360 grados, que no toda la competencia ofrece en sí. A esto se le suma sonido envolvente 3D, un campo de visión de 100 grados (no confundir con su ángulo) y distintos sensores como acelerómetro y giroscopio.

PlayStation VR

Cabe destacar que ponerse las PlayStation VR en la cabeza es un proceso muy sencillo y que la vista se acostumbra a la perfección. Aún así, los cascos nos permiten regular la profundidad de campo con un botón situado en la zona inferior derecha, con su correa que nos descansa en la cabeza para podernos equilibrar los cascos para que la visión sea lo más nítida posible. El único problema que hemos observado es la luz que puede entrar por la zona inferior del visor y que, a nosotros, nos ha costado eliminar en alguna demostración.

Y estos son los juegos que hemos probado para PlayStation VR

Pero un dispositivo de este calibre sin juegos no tendría sentido, y Sony nos ha permitido disfrutar de PlayStation VR bajo tres demos jugables que han ido subiendo de nivel y exigencia. Cada una de las demostraciones precisaban de un control diferente, desde un control más casual con un simple movimiento de la cabeza, pasando por un control ya amparado en dispositivos externos, y finalmente con una demostración donde ya se exigía el uso de un mando DualShock 3 junto con toda nuestra pericia con los cascos de realidad virtual.

Headmaster

A primera vista Headmaster parece un minijuego de fútbol sin más donde únicamente debemos dedicarnos a rematar con la cabeza balones que nos lleguen. No obstante la demostración nos ha sorprendido por su variedad de situaciones y por la buena sensación que existe cuando el balón se acerca a la cabeza.

Para jugar a Headmaster no necesitamos ningún mando, simplemente un espacio medio para estar de pie y poder usar nuestro cuello y la cabeza para rematar los balones que, de forma automática, se dirigen hacia nosotros. Así, de lo que se trata en Headmaster es de rematar los balones que nos llegan y dirigirlos hacia distintas zonas señaladas de la portería para marcar puntuaciones, otorgándonos así un número máximo de tres estrellas según lo habilidosos que hayamos sido a la hora de realizar las distintas acciones.

Headmaster requiere de cierto esfuerzo físico para su desempeño, dado que precisa estar, de forma constante, rematando balones lo que, para aquellos que tengan problemas de cuello, puede ser problemático. En nuestro caso hemos notado cierta fatiga con apenas 10 minutos disfrutados por la necesidad de estar de pie en todo momento con un casco encima, y por la cantidad de veces que se debe mover el cuello para rematar los balones.

Headmaster

A su favor, la excelente sensación a la hora de rematar el balón y la variedad de situaciones que se sacan desde un punto de partida tan sencillo. En su contra la relativa exigencia física y las limitaciones jugables de la propuesta que sólo permite mover el cuello y mirar a nuestro alrededor sobre un escenario situado en una curioso campo de fútbol de un centro penitenciario.

Until Dawn: Rush of Blood

Se trata de un spin-off de Until Dawn, videojuego interactivo que lanzó Sony a finales del curso pasado, y que a semejanza de películas del género ‘slasher’ nos embutía en la piel de una serie de adolescentes que, según las decisiones del jugador, iban cayendo uno a uno en muertes de lo más variopintas.

Pues ese universo ha sido trasladado a Until Dawn: Rush of Blood, un juego sobre raíles donde el jugador se encuentra en una carretilla y armado hasta los dientes. Para disfrutar de esta demostración se requiere que el usuario esté sentado,  mientras sujeta dos PlayStation Move que representarán las armas en el juego. Se trata de una experiencia arcade de gatillo fácil que también intenta dar algo de miedo, quizás no consiguiéndolo de inicio, pero haciéndose el desarrollo bastante ameno por la diversidad de situaciones.

No obstante el juego nos permite ir eligiendo el camino a seguir, abriéndonos de esta manera distintas formas de jugar. Conviene ser muy cuidadoso a la hora de calibrar los PlayStation Move antes de empezar el juego dado que es imprescindible para acertar a  los enemigos. Nosotros hemos tenido cierto problema con su calibración, funcionándonos bien en los primeros compases y peor en los últimos momentos.

rush of blood

EL jugador, situado en un carretilla, puede ir amasando nuevas armas y mirando a su alrededor para ir eliminando la presencia extraña de seres como pájaros furiosos, zombis, payasos y otros tantos enemigos finales que aparecen cada cierto tiempo y que, literalmente, se nos montan en la carretilla para intentarnos dar miedo y con algún susto inesperado.

Battlezone

La última demostración que disfrutamos fue Battlezone, una reinterpretación del título original de Atari que requiere ya del uso de un DualShock 3. Se trata de la demo más exigente de las probadas dado que es la única que ofrece libertad de acción pudiendo mover el tanque a nuestro antojo por el entorno.

Con el stick izquierdo podíamos mover el tanque y con el stick derecho la mirilla, con la que disparar haciendo uso de los gatillos superiores del mando de control. A pesar de ser la demo que más libertad de movimiento nos ofrecía, también hemos visto que se trataba de la más floja dado que su sensación de realidad virtual no sorprendía. Es cierto que es agradable poder mirar alrededor del panel de control del tanque, e incluso el mando aparece sobreimpresionado sobre el visor, pero no nos ha dicho mucho.

También deja muchas dudas relativas a la posible fatiga dado que son niveles que requieren de gran concentración para eliminar y buscar a los enemigos que nos abordan tanto por tierra como por aire. Si con 10 minutos de demostración nos hemos sentido cansados, es difícil pensar que Battlezone pueda conseguir un alto grado de dedicación cuando esté disponible para el público final.

Battlezone

Aún así se muestra interesante en ciertos aspectos y se hace muy dinámico con la cantidad de enfrentamientos con otros tanques y enemigos que van apareciendo en un entorno algo insulso.

Antes del lanzamiento de PlayStation VR en nuestro país, volveremos a tener la posibilidad de disfrutar de nuevas demostraciones jugables ya definitivas, de lo que veremos en nuestros hogares a partir del 13 de octubre.

Reserva ya las PlayStation VR de Sony