WiFi o cable de red, qué es mejor para jugar

WiFi o cable, qué es mejor para jugar

Jugar online a videojuegos en condiciones óptimas va mucho más allá de conectar la consola o el ordenador a Internet. Para disfrutar de partidas multijugador sin sufrir el temido lag hay que utilizar el sistema de conexión óptimo, en función de nuestras posibilidades y prioridades.

La mayoría de los router, ordenadores y consolas nos ofrecen la opción de conectarnos a través de WiFi o cable. A nosotros nos corresponde elegir. Si eres aficionado a los videojuegos, la pregunta es inevitable. ¿Qué es mejor para jugar, WiFi o cable?

La respuesta puede parecer obvia: el cable, una conexión directa sin interferencias, siempre va a dar mejores resultados. Pero en buena parte de las configuraciones el WiFi también mantiene el tipo y la mayoría de los jugadores no van a notar diferencias. Por esa razón vamos a echar un vistazo a los factores que influyen a la hora de jugar online de forma óptima, para que así podamos decidir si vamos a jugar online a través de WiFi o cable.

ADSL vs. fibra, ¿qué conexión pongo en casa?

Ping, lag, y otros tecnicismos

Cuando contratamos una conexión a Internet valoramos por encima de todo la velocidad de bajada de datos, es decir, la descarga. De hecho es el valor que siempre aparece en las publicidades. Conexión a 20, 100 o 300 Mbps. A la hora de jugar, o de realizar actividades que también exigen subir datos a Internet, como compartir un vídeo o realizar una videoconferencia, también es importante la velocidad de subida. Las conexiones más baratas son asimétricas, es decir, la velocidad de descarga es distinta a la de subida. Por ejemplo, en la mayoría de las tarifas básicas una conexión a 100 Mbps significa 100 Mbps de bajada y 10 Mbps de subida.

Si juegas mucho online te conviene contratar una tarifa simétrica (misma velocidad de subida y bajada) para que no se corte la partida si varias personas usan Internet al mismo tiempo.

Aunque es recomendable una velocidad de subida holgada, lo cierto es que las partidas multijugador no exigen enviar demasiados datos. Son más importantes otros valores, como el ping y el lag o latencia.

El ping es en realidad una herramienta que se emplea para medir el tiempo de respuesta entre un puesto local y una o varias direcciones IP. En términos coloquiales, especialmente en videojuegos, el ping nos dice la latencia o lag, es decir, el tiempo que pasa entre que enviamos una petición desde el ordenador o la consola al servidor de juegos u otro jugador que esté jugando con nosotros en una conexión directa, y éste nos responde.

El ping se mide en milisegundos y como más bajo sea el valor, mejor. Nos da pistas sobre el retraso que sufriremos desde que disparamos a un jugador enemigo, por ejemplo, hasta que ese jugador recibe el disparo. O, al contrario, cuando otro jugador nos ataca, el tiempo que tarderemos en ver esa acción. Como más alto sea el lag o latencia, más descoordinadas serán las acciones entre los jugadores. Notas un retardo entre tus acciones, y cuándo las ves en pantalla. La mayoría de los servidores expulsan a los jugadores que tienen un ping o un lag alto. Es por eso que estos valores suelen aparecer junto al nombre del jugador en las salas de espera, para que sepamos si vamos a poder jugar bien o no. Un lag mayor de 200 ms ya se considera problemático a la hora de jugar bien online, especialmente en juegos de acción.

Cómo bajar el ping

El ping está directamente asociado con la conexión. En primer lugar, con la propia red a la que estés conectado. Si te conectas por WiFi y la conexión no es estable debido que estás alejado del router o se producen interfencias que crean altibajos en la señal, el ping se resiente, aumentando el retardo durante el juego online.

Por suerte es posible reducir el lag en el juego online sin cambiar la conexión. En el caso de usar WiFi, debes ponerte lo más cerca del router y eliminar obstáculos entre el router y el PC o consola: puertas, objetos de decoración como armarios o jarrones, espejos, etc.

También es importante que no estés haciendo otras cosas con la conexión mientras juegas online. Si otra persona está usando Internet o estás descargando datos al mismo tiempo el ping y la latencia aumentarán. Reserva la conexión de la casa para tí solo.

El ping también depende de la red global que conecta a todos los jugadores. Hay cosas que no puedes controlar, como la saturación de tu proveedor de Internet, la saturación del servidor de juegos, etc.

La mayoría de los títulos disponen de varios servidores de juegos. Como más cerca estés, más reducido será el ping. Por tanto, si puedes elegir, conéctate al servicio local más cercano (normalmente suele haber un servidor para cada país o continente).

Trucos y consejos para aumentar la velocidad de Internet

¿WiFi o cable?

Estos conceptos que hemos revisado nos han dado las primeras pistas a la hora de elegir el tipo de conexión. ¿WiFi o cable de red, cuál es mejor para jugar?

Hay ocasiones en las que no puedes elegir. Por ejemplo si el ordenador o consola está muy alejados del router y no quieres tirar cable por toda la casa. Pero en muchas ocasiones tienes la ópción de conectarte por WiFi o por cable de red (una conexión directa por cable LAN entre el router y el ordenador o consola). ¿Cuál usar?

Si el PC o la consola están cerca del router la elección es clara: el cable te asegura la máxima velocidad de conexión y no va a sufrir las interferencias propias del WiFi. Si usar un cable LAN te exige un gasto o una pequeña obra, entonces hay que pensarlo bien.

Algunos test

Cada conexión a Internet es diferente. Por eso la forma más directa de comprobar el rendimiento es hacer pruebas nosotros mismos.

En nuestro caso hemos realizado una prueba con la consola PS4 Pro conectada tanto por cable como por WiFi a una conexión de fibra óptica de 50 Mb asimétrica (50 Mbps de bajada y 5 Mbps de subida), en las condiciones más igualadas posibles: hemos puesto la consola al lado de router. Pese a ello, las diferencias han sido notables.

Aquí podemos ver el test de conexión de la PS4 Pro utilizando el cable LAN con conexión directa entre la consola y el router Wireless N:

Como se puede ver, el cable asegura la máxima velocidad de descarga de forma estable, e incluso supera los 50 Mb contratados. La velocidad de subida (carga) también está cerca del máximo, aunque no llega a los 5 Mbps contratados.

Por el contrario, si conectamos la consola por WiFi, pese a situarla a apenas 30 centímetros del router genérico de Movistar, la velocidad de descarga cae casi un 20%. Sólo la subida se mantiene:

Si realizamos la misma prueba con un ordenador, esta vez alejando más de diez metros del router, obtenemos una tendencia similar. Conectando por cable, alcanzamos la máxima velocidad que nos ofrece la fibra contratada, incluso por encima:

Al conectar por WiFi la velocidad baja, aunque por suerte la velocidad de subida y el Ping se mantienen:

Aunque estas pruebas nos demuestran que el WiFi pierde velocidad en función de la distancia, es importante saber que a la hora de jugar la velocidad de transmisión no es muy importante, pues sólo se transmiten pequeños paquetes de datos, eso sí, de forma continua. Por eso el valor clave es tener un ping bajo. En este test el ping se mantiene porque son pruebas de acceso unificado a los datos, pero en el juego online donde la transmisión de datos no es constante, el ping se vuelve inestable en una conexión WiFi, en función de las interferencias o los usuarios conectados, lo que puede producir cortes y retardos.

Hardware alternativo

Si aún utilizas ADSL, juegas mucho online, descargas muchos juegos o películas en streaming, y varias personas utilizan Internet al mismo tiempo mientras estás jugando, resulta muy recomendable conectarse por cable.

Es tan sencillo como medir la distancia que hay del ordenador o consola al router, y comprar el cable LAN de esa longitud, teniendo en cuenta que querrás esconderlo a través de los rodapiés, detrás de los armarios, etc. En muchos casos no es posible tirar el cable porque no lo puedes esconder correctamente, o no quieres hacer obra. En ese caso, la mejor solución es usar conectores PLC o Powerline, es decir, transmitir Internet a través de la red eléctrica. Es tan sencillo como poner un conector PLC en un enchufe al lado del router, conectar ambos por cable, poner otro PLC en otro enchufe en cualquier lugar de la casa, conectar a él por cable el ordenador o la consola, y así habrá creado un red física a través de la red eléctrica, sin necesidad de instalar nuevo cableado. Con este sistema no pierdes velocidad, ni sufres las interferencias del WiFi. Tienes conectores PLC a partir de 30€ en Amazon. Su única desventaja es que no funcionan con regleta, así que deben ocupar permanentemente dos tomas de enchufe de la casa. Pero también existen conectores PLC con enchufe incorporado, como este AVM FRITZ! Powerline 1220E, para recuperar el conector perdido:

 

Si decides comprar un conector PLC, ten en cuenta que debe funcionar a una velocidad superior a tu conexión. Es decir, si tienes fibra a 300 Mb no compres un PLC de 200 Mb porque sólo alcanzarás esa velocidad.

Pese a todas estas evidencias, ¿te resistes a abandonar la comodidad del WiFi? En ese caso, si juegas en PC o en una consola Xbox One S o PS4 Pro puedes optar por cambiar el router génerico de la operadora por un router Wireless AC de doble banda. Estos nuevos routers pueden transmitir y enviar datos al mismo tiempo con distintas conexiones, refuerzan la señal WiFi en dirección a dónde estás conectado, y disponen de dos bandas para separar los móviles, tablets y otros dispositivos del ordenador para gaming o la consola.

Eso sí, los dispositivos que se conectan al canal avanzado de 5 GHz deben ser compatibles Wireless AC. Las nuevas Xbox One S y PS4 Pro lo son, pero los modelos anteriores no.

Si eres un gamer que pasa muchas horas jugando online, la inversión merece la pena.

Características del router gamer perfecto