Xbox One vs Xbox One S: ¿En qué se diferencian?

Xbox One S

Antes de que tengas la duda de si comprarte la nueva Project Scorpio cuando se lance el próximo año, supongo que tienes en mente la recientemente lanzada Xbox One S, la versión más delgada y potente de la Xbox One original. Pero, ¿es necesario comprarse la Xbox One S si se quiere adquirir Project Scorpio? ¿En qué elementos mejora a la Xbox One original? ¿Los juegos se ven diferentes y se maneja igual? Todas esas dudas las tendrás resueltas a continuación.

Microsoft no sólo presentó una, sino dos nuevas consolas en el último E3 de Los Ángeles: la Xbox One S y la Project Scorpio, dos consolas que han traído multitud de dudas a los usuarios de la Xbox One original. Con la Xbox One S en el mercado son muchos los usuarios de Xbox One con dudas de si adquirir esta nueva versión o no, y eso dependerá de lo que busquen a corto plazo en lo relativo a diseño, jugabilidad o gráficos.

Diseño

Con la mastodóntica Xbox One original habría que hacer algo al respecto, y Microsoft ha lanzado una Xbox One S que es un 40% más pequeña que dicho modelo. Se trata de un cambio mayúsculo en vista del tamaño de la consola original, y más si nos atenemos a que el modelo Xbox One S cuenta con la fuente de alimentación integrada, y no como elemento independiente.

Se puede decir que la verdadera esencia de este nuevo modelo, y tal como dicta su nombre, es el tamaño, que otorga una nueva apariencia al sistema, le hace más moderno y le incluye otras novedades.  El modelo de Xbox One de 2TB (el único que ha salido a la venta) cuenta con la posibilidad de poner el sistema en vertical, ideal para incluirlo dentro del mobiliario del salón o de la habitación y que así ocupe menos sitio.

Xbox One S 2TB al mejor precio en Amazon

Como imaginarás ya no existe el conector dedicado al malogrado Kinect, que es sustituido por un conector IR para configurar la consola y así activar otros dispositivos como la televisión, el receptor audio/vídeo o el receptor de cable o satélite.

Vídeo 4K y juegos reescalados

A contrario de lo que pasará con Project Scorpio que sí ofrecerá juegos corriendo en 4K nativos, con la Xbox One S no sucede exctamente así. Lo que sí consigue ofrecer Xbox One S de forma nativa en 4K es el vídeo y la reproducción 4K Ultra HD. Si hablamos de juegos, pues no, no cuentan con resolución nativa 4K, pero tampoco 1080p.

Encuentra chollos con este código descuento GearBest

En concreto los juegos que saquen partido (no los originales) de la nueva Xbox One S se reescalan a una mayor resolución que 1080p, pero sin conseguir una resolución 4K nativa. ¿Esto qué quiere decir? Pues que en parte los juegos que saquen partido de ello se verán mejor que los actuales, pero que los títulos que ya están en el mercado no van a ver mejorado ningún aspecto. Con ello, y sólo en juegos concretos, también se observa un cierto empujón en la tasa de refresco y en las texturas.

Tomb Raider

PS4 vs PS4 Neo: ¿En qué se diferencian?

Mando de control

El nuevo mando de Xbox One S incluye ciertas mejoras que lo hacen el mejor en su especie. Su novedad más destacada es que incluye bluetooth para comunicarse con otros dispositivos, sobre todo con accesorios Windows 10.

Pero además de ello también ha mejorado su agarre gracias a su mejor textura en la empuñadura, y nos da la opción de cambiarle su apariencia con las distintas carcasas de colores. Para acabar con el mando, éste ahora cuenta con un mayor rango de actuación, para que sea reconocido mejor por la consola aunque estemos más lejos de la misma.

Xbox One S mando