Consejos para comprar un TV, ¿qué características debe tener?

Ten en cuenta que un televisor es un electrodoméstico que debería durar al menos unos años, por lo que es importante realizar una buena elección. Desde aquí te ofrecemos una serie de sencillos consejos y características clave a tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo TV.

Comprar TV, características TV
Dificultad:
media
Tiempo:
40 minutos

1: Nuevas tecnologías

Comprar un TV hoy en día es diferente a lo suponía hacerlo hace dos o tres años. Las tecnologías han cambiado, los tamaños de pantalla han crecido, las conexiones son nuevas, e incluyen funciones de Internet adicionales como el uso de apps o la posibilidad de enviar contenido desde tu móvil a la tele, sin cables, con la integración de Chromecast (perdón, Google Cast) o similares. Resolución 4K, Ultra HD, Dolby Vision, HDR, Quantum Dot... Nuevas tecnologías que hay que dominar, para que no nos den gato por liebre.

Hemos recopilado algunos consejos para comprar un televisor en 2016. Todo lo que debes saber para que tu nueva tele no se quede anticuada en cuestión de meses, y puedas disfrutar del contenido enriquecido que están preparando las principales plataformas de televisión.

2: El tamaño vs. distancia de visionado

La primera decisión que debes tomar es elegir el tamaño. Muchos modelos sólo están disponibles con unas pulgadas determinadas, y de nada sirve que te guste una tele si no te cabe en el salón o la habitación...

Es una decisión personal, pero lo ideal es que el tamaño del televisor lo fije la distancia ideal de visionado. Si la tele está demasiado cerca percibirás artefactos y tendrás que forzar el cuello para cubrir todo el ángulo de visión. Si está muy lejos te perderás detalles, no leerás bien los subtítulos y la sensación inmersiva será peor.

¿Cómo calcular el tamaño del televisor en función de la distancia de visionado? Para obtener una sensación más cercana al cine la web experta en imagen AVForums recomienda la fórmula:

  • Distancia (en pulgadas) * 0.84 = pulgadas del televisor

Si partimos de una distancia de 2 metros desde el sillón a la tele (200 centímetros), como una pulgada son 2.54 centímetros, la distancia son 200 / 2.54 = 79 pulgadas. Aplicando la fórmula, el tamaño ideal del televisor será: 79 * 0.84 = 66 pulgadas. Ten en cuenta que con un televisor 4K, al tener puntos más pequeños te puedes poner más cerca (o comprar una pantalla más grande).

Otro problema común es descubrir una tele de X pulgadas en un catálogo. ¿Cuánto mide? ¿Me cabrá en la salita? La web PlanetCal ofrece un Calculador de tamaño de pantallas. Sólo tienes que introducir la diagonal (las pulgadas), la proporción (16:9), y al instante obtienes cuántos centímetros mide de alto y de ancho, para que te hagas una idea de su tamaño real: 

Consejos para comprar un televisor en 2016

El reinado del streaming: la nueva era de la televisión

3: Resolución, contraste y velocidad de refresco

Ya tenemos el tamaño de pantalla recomendado. El segundo aspecto que debes elegir es la resolución. Los televisores estándar actuales tienen una resolución 1080p, es decir, 1920x1080 píxeles, lo que hace un total de 1920 x 1080 = más de 2 millones de puntos.

Las teles más modernas utilizan la nueva resolución 4K o Ultra HD, que ofrece 3840x2160 píxeles = más de 8 millones de puntos. Es decir, cuatro veces más definición que la resolución 1080p.

Consejos para comprar un televisor en 2016

Si tu presupuesto lo permite, opta por un televisor 4K. Son el futuro. Plataformas como Netflix, Wuaki.tv o Amazon Prime ya ofrecen series y películas a resolución 4K, y este mismo mes se ponen a la venta los reproductores y discos Blu-ray 4K Ultra HD. Por supuesto, también podrás ver contenido en SD o 1080p mediante un reescalado que realiza la propia tele. A este respecto, informáte para saber si el modelo que te interesa reescala bien el contenido a menor resolución, porque será lo que verás el 80% de la veces. Un buen reescalado es vital para disfrutar de un televisor 4K.

Otro factor a considerar es el ratio de contraste. Es la diferencia entre el negro más oscuro y el blanco más brillante que el TV puede ofrecer. Como más grande sea más detalles tendrá la imagen en escenas oscuras. Los fabricantes usan diferente terminología para engordar este ratio, y no se pueden comparar valores entre distintas marcas. Intenta ver con tus propios ojos el brillo y el contraste de un televisor, o lee reviews antes de comprarlo.

¿Y la tasa de refresco? Indica las veces que se renueva la imagen por segundo. Es importante para no cansar la vista y para que las panorámicas y los travelling sean fluidos. 50 Hz es el mínimo exigible, pero no compres una tele con una velocidad de refresco inferior a los 100 o 120 Hz, especialmente si vas a conectar una consola.

El vídeo que recibimos a través de los canales de televisión o la reproducción en disco (DVD, Blu-ray, etc), se graba a un determinada velocidad, medida en cuadros por segundo. Por ejemplo, las películas se graban a 24 fps. Si tienes una tele configurada a 100 Hz (100 fps) el procesador de la tele debe interpolar imágenes vacías para obtener esos 100 fps a partir de los 24 fps de la película. En función de la calidad del procesador del TV, la interpolación puede pasar desapercibida, o bien provocar difuminado de imagen, o extraños artefectos. De hecho la calidad del procesador de imágenes de la tele es una de las claves de la calidad de imagen que vemos. Aquí es donde las grandes marcas se desmarcan del resto.

Por último, es importante echar un vistazo al tiempo de respuesta. Es el tiempo que tarda el panel en refrescar la pantalla, medido en milisegundos. Si juegas con la videoconsola o ves mucho deporte, es importante que tenga un valor bajo. En este enlace puedes ver los tiempos de respuesta (inputlag) de los pricipales televisores.

Televisores 4K a precios bajos en Amazon

4: 4K HDR y Dolby Vision

Lo último en calidad televisiva nos llega de la mano del HDR, que ha comenzado a aparecer en los televisores 4K en los últimos meses. High Dynamic Range (HDR) o Alto Rango Dinámico es una tecnología que mejora la calidad de imagen añadiendo un mayor rango dinámico de luz y colores, acercándola a la realidad. El HDR produce blancos más blancos y negros más negros. El mayor rango dinámico de los colores también permite obtener más variaciones en los mismos, consiguiendo una imagen más natural:

Consejos para comprar un televisor en 2016

Netflix, Amazon, la plataforma de Sony, y los propios Blu-Ray 4K ya han comenzado a ofrecer películas 4K con HDR, y los expertos en imagen afirman que supone una importante mejora de calidad. Si tu presupuesto te lo permite el estándar 4K HDR es el futuro de la televisión, así que es importante que lo soporte. Se pueden encontrar televisores 4K HDR a partir de 2.500€.

Ten en cuenta que el HDR es una técnica para conseguir mayor rango dinámico pero hay diferentes formas de conseguirlo. Algunos fabricantes como Sony o Samsung usan el formato HDR 10, promovido por la Alianza UHD. Lo llaman HDR a secas. Existe una alternativa llamada Dolby Vision, utilizada por Vizio por ejemplo, algo más exigente técnicamente, que produce unos efectos similares.

Cada marca usa una u otra y tanto las películas como los reproductores deben ser compatibles con ellas, así que tenlo en cuenta. Algunas, como LG, emplean las dos. Parece que HDR 10 tiene más posibilidades de imponerse, al estar apoyada por gigantes como Sony y Samsung, pero Dolby Vision tendrá el apoyo de muchos cines, y de plataformas como Netflix.

Verás que algunos televisores llevan el logotipo Ultra HD Premium. Es una nueva norma aprobada por la Alianza UHD, al estilo de estándar THX que se utilizaba en el sonido hace unos años para asegurar una determinada calidad de audio. Ultra HD Premium fija unas reglas de calidad, consumo, y características que deben incluir las teles que lleven su sello. Entre ellas tiene que ofrecer resolución 4K y HDR para poder ser Ultra HD Premium.

5: LED vs. OLED vs. Quantum Dot

Aunque aún existen TV de plasma, muy pocas marcas los siguen produciendo. Los televisores más baratos utilizan paneles con tecnología LED. Han mejorado gracias a la iluminación de distintas partes de la pantalla de forma independiente, pero siguen manteniendo las mismas limitaciones de siempre: no pueden obtenerse negros perfectos, y la imagen se difumina cuando hay mucho movimiento (por ejemplo en transmisiones deportivas). Dentro de la gama LED hay diferencias, en función de que los LEDs iluminen desde las esquinas o desde la parte trasera. Esto último es mejor. Antes se diferenciaba entre paneles LCD y LED porque usaban diferentes métodos de iluminación, pero ahora todos los paneles LCD son LED, así que no hay distinción.

La gama media/alta emplea paneles OLED, bastante más caros, pero ofrecen negros más profundos, colores más brillantes y un mejor contraste.

En un término medio entre los LED y los OLED se encuentran los paneles Quantum Dot que utiliza Samsung, por ejemplo. Los paneles Quantum Dot emplean nanocristales que filtran diferentes colores en función de su diámetro. Ofrecen un contraste y un HDR ligeramente menor que OLED, pero producen más brillo que una tele LED.

 

6: ¿Pantalla curva o plana?

Las pantallas curvas ya son una tecnología viable, aunque según a quien preguntes te dirán que se ven peor que las planas. Lo cierto es que hay bastantes modelos en el mercado.

Una pantalla curva ofrece una mayor inmersión si estás lo suficiente cerca y en el centro, pero distorsiona la imagen y los ángulos de visión son más reducidos.  Además son bastante más caras. Sopesa las ventajas e inconvenientes.

 

7: Compra una barra de sonido

Mientras que la imagen de los televisores ha mejorado de forma espectacular en los últimos años, todo lo contrario ha ocurrido con el sonido. Como las pantallas son cada vez más planas los altavoces son también más pequeños y delgados, influyendo negativamente en la calidad del audio. Nuestro consejo es que no te fijes demasiado en el sistema de audio del televisor, y optes por comprar una barra de sonido o un sistema 5.1 o 7.1 para disfrutar al máximo de este apartado.

Las barras de sonido mejor valoradas en Amazon

8: Conectividad

Seguimos con los consejos para comprar un televisor en 2016. Hoy en día es suficiente con disponer tres o cuatro conectores HDMI para dar cobertura a cualquier tipo de dispositivo conectable a un televisor, desde un ordenador a una consola, amplificador de sonido, reproductor Blu-Ray, Chromecast, etc.

Si vas a reproducir vídeo 4K a 60 fps necesitas que el conector sea HDMI 2.0. Si es inferior sólo soportará vídeo a 30 fps. Los TV 4K HDR exigen que los cables y los dispositivos que se conectan (por ejemplo, un reproductor Blu-Ray 4K) sean compatibles con el nuevo estándar HDMI 2.0a, para poder usar el HDR. La mayoría de los dispositivos con HDMI 2.0 se pueden convertir a HDMI 2.0a con una actualización del firmware.

HDMI 2.0 aumenta el ancho de banda soportado por un cable HDMI hasta los 18 GB/sg:

Consejos para comprar un televisor en 2016

Además de aumentar el ancho de banda, HDMI 2.0 también mejora el sonido, pues soporta hasta 32 canales de audio al mismo tiempo. Por si fuera poco no requiere nuevos cables o conectores, pues los actuales cables HDMI de alta velocidad (categoría 2) pueden gestionar el nuevo ancho de banda del formato.

Si vas a conectar dispositivos externos 4K (como un reproductor Blu-ray 4K) asegúrate de que al menos un de los conectores HDMI cumple con la norma HDCP 2.2, el estándar de protección antipiratería de este formato.

Las entradas de vídeo compuesto, componentes y euroconector son un extra interesante si quieres conectar dipositivos antiguos, aunque están en desuso. También es bastante común DisplayPort, una alternativa informática a HDMI.

Algunas teles incorporan un conector MHL, pensado para conectar por cable un móvil o una tablet, para ver su contenido en pantalla grande. Es interesante si no tienes Chromecast.

Comprueba también que existe al menos un conector USB para leer ficheros informáticos (desde documentos a vídeos) a través de un pendrive o disco duro externo.

Y, por supuesto, una conexión WiFi o LAN para acceder a contenido en streaming en Internet, así como al uso de apps o un navegador. Bluetooth tambien es cada vez más común, permitiendo conectar auriculares o gamepads de forma inalámbrica. Si vas a conectarte mucho a Internet desde la tele conviene que el conector WiFi sea de doble banda, para enviar y recibir datos al mismo tiempo y reducir los solapamientos con el móvil o la consola.

9: Integración de Chromecast / Miracast / DLNA

Los televisores más modernos ya integran algún tipo de dispositivo de streaming para que puedas enviar contenido directamente desde tu móvil, tablet u ordenador a la pantalla, sin cables. Miracast es un formato muy común, así como DLNA, pero cada vez más modelos integran Chromecast en su interior, que en las teles se llama Google Cast.

Es imprescindible que el televisor sea compatible con alguno de estos formatos, salvo que no te importe pagar 35€ y usar un Chromecast externo.

 

10: Sistema operativo y Smart TV

Por último, debemos tener en cuenta el sistema operativo que utiliza el televisor, pues es el que nos va a dar acceso a Internet para descargar y usar apps, juegos, y otro contenido. Cada marca suele utilizar uno o varios SO diferentes. Panasonic por ejemplo integra Firefox TV en su nuevo Panasonic TX-65DX902B, mientras que Sony opta por Android TV en su gama Sony 4K HDR XD93, así que es compatible con cientos de apps de Google Play. Otro muy utilizado es WebOS. Samsung emplea su software propio Smart Hub.

Muchas teles disponen de 8 o 16 GB de almacenamiento y utilizan potentes procesadores de 4 núcleos, así que están capacitadas para descargar apps y ejecutar juegos sin ayuda de una consola o Android box.

Son muchas opciones a tener en cuenta, pero si has llegado hasta aquí estás preparado para comprar un TV en 2016. Elige sabiamente... ¡y a disfrutar!

Los 5 mejores televisores 4K del mercado