Cabify: reto a la movilidad urbana

Moverse con agilidad por una ciudad entraña ciertas dificultades, sobre todo cuando eres un visitante y pones por primera vez el pie en ella. En la mayoría existen varias alternativas de transporte público, aunque generalmente has de llevar la lección bien aprendida para llegar a tu destino sin imprevistos y con la satisfacción de que la primera parte de tu viaje la has superado con éxito.

Sin embargo, no siempre es así. Al menos esa era la sensación que tenía el actual CEO de Cabify, la app para alquilar coches con conductor, Juan de Antonio, cada vez que, por motivos de trabajo, llegaba a una ciudad que no conocía.

El destino de sus viajes como consultor solían ser países de mercados emergentes, habitualmente de Asia, y su impresión siempre era la misma: la movilidad urbana no funcionaba bien. No sólo por la inseguridad de estar en un lugar ajeno, también por las dificultades que le suponía tener que pagar en moneda local y entregar a su empresa una factura con el importe del traslado que, en la mayoría de los casos, se reducía a un simple papel escrito a mano.

Top 5 las mejores apps de viaje para tu móvil

Así fue cómo surgió la idea de crear Cabify, una aplicación que permite contratar servicios de alquiler de coches con chófer. Su forma de trabajar solventa dos de los problemas mencionados: el pago se realiza con tarjeta de crédito o PayPal, por lo que no es necesario llevar moneda local; y la factura se genera automáticamente nada más finalizar el traslado.

Cabify, la alternativa al taxi en la grandes ciudades, ejerce de intermediaria entre los usuarios y los conductores, empezó a estar operativa a finales de 2011. Se puso en marcha gracias al capital que recibió desde Estados Unidos a través de inversores americanos particulares, aunque el germen de la empresa se implantó en España.