Logo Computerhoy.com

El sorprendente hábito alimentario que ha cambiado en las familias tras la pandemia

Muchos consumidores admiten sentirse vulnerables ante distintas variables derivadas del ecosistema económico social actual, algo que les afecta en sus hábitos de compra y consumo.

Carro de supermercado

DepositPhotos

Foto del redactor David Hernández

Ya no nos socializamos ni vamos al supermercado como lo hacíamos antes de la pandemia, y ahora una encuesta de la Mesa de Participación de Asociaciones de Consumidores (MPAC) ha desvelado un dato realmente extraño que muchos usuarios están haciendo con sus hábitos.

Con la crisis del coronavirus ha cambiado el hábito de compra de los ciudadanos españoles en sus supermercados favoritos, algo que se ha acrecentado con la crisis por la guerra en Ucrania, y así lo ha desvelado una encuesta de la Mesa de Participación de Asociaciones de Consumidores que analiza el comportamiento de los ciudadanos españoles a la hora de ir al supermercado, vía la Opinión de Murcia.

En concreto este estudio ha analizado la situación de 3500 familias de 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas durante el primer semestre de 2022.

Lo primero y más importante: un 72 % de los encuestados admite haber modificado sus hábitos de compra tras la crisis del coronavirus y el impacto de la guerra en Ucrania.

De aquellos, un 20 % busca mejores precios en el supermercado mientras que un 21 % se ha decantado por comprar artículos alternativos.

Otro dato que deja mucho que pensar es que los consumidores ahora se sienten más vulnerables por niveles de renta, sintiéndose desprotegidos, y que “les impide el ejercicio de sus derechos como personas consumidoras en condiciones de igualdad”.

Del 38 % que admite sentirse vulnerable, un 19 % lo se dice porque su renta es baja, un 9 % por alguna variable psicosocial, un 6 % por el desconocimiento de las nuevas tecnologías y un 4 % por el nivel de formación.

Un hábito peligroso para la salud

Pero lo que sorprende en este estudio, es que el consumo de alimentos caducados entre los consumidores se ha incrementado un 8 % respecto a 2021. Un cambio sorprendente en el hábito alimentario.

De esta forma, el 67 % de los encuestados admite que come productos una vez pasada la fecha de caducidad, y un 66 % de los mismos ha reconocido que considera que la fecha de caducidad es simplemente un dato informativo.

Si bien pueden existir alimentos que se pueden consumir sin ningún tipo de problema tras haber pasado unos días la fecha de caducidad, hay otros, sobre todo productos frescos, que hay que respetar porque este hábito alimentario puede acabar siendo peligroso para el organismo.

Presumiblemente este incremento del 8 % respecto a 2021, se debe a la crisis económica y a la inflación, con lo que el consumidor en lugar de tirar un producto caducado y comprar otro, prefiere consumirlo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Supermercado