Logo Computerhoy.com

Y llegó Amazon para arreglar la escritura en tablets

Tras años intentando encontrar un producto adecuado para tomar notas de forma manual, la respuesta ha llegado por parte de la última compañía que me esperara que lanzara algo así: Amazon.

Kindle Scribe

Llevamos años pudiendo escribir en pantallas táctiles. Primero en las resistivas (las que muchos teníamos a nuestro alcance por ser las más baratas) y, después, en las capacitivas gracias a ‘bolis’ con la punta de goma que tenían la precisión de un meteorólogo.

Poco a poco las empresas se empezaron a interesar más y más por incluir sus propios ‘pen’ en sus productos, algo que ha evolucionado hasta la fecha con dispositivos como el Galaxy S22 Ultra y su S-Pen, los lápices de las Surface, los de las tablets de Lenovo como la P12 Pro y, cómo no, los Apple Pencil del iPad.

Sin embargo, por mucho que la tecnología tanto de las pantallas como de los pen fue mejorando (kudos, sobre todo, a los paneles laminados que tan cómoda hacen la experiencia), yo no me terminaba de sentir cómodo.

Y lo he intentado, de verdad. Me compré un iPad Air 3 con el Apple Pencil de primera generación con el objetivo de tomar notas en mi trabajo. Para eventos, presentaciones o situaciones, en general, en el que es más cómodo escribir a mano que en un teclado. 

Además, la ventaja de tenerlo digitalizado es que no tengo que apuntar en una libreta y luego pasarlo al Mac, ya que… bueno, lo tengo en las Notas de Apple directamente para copiar y pegar, pero la sensación seguía siendo rara.

No sé si es que soy yo que no me acostumbro, pero noto que el puntero resbala demasiado sobre la pantalla y, ciertamente, me da muchísima envidia todos esos vídeos de gente con un talento bestial que dibujan con precisión absoluta en una tablet. 

Mi tatuadora dibuja en un iPad y me parece de locos, pero a mi… no me sale (tanto por falta de talento como por lo incómodo que me siento con el Pencil y la pantalla. Hasta que, ojo, llegó el que menos me esperaba para brindar la experiencia de escritura perfecta.

Estas últimas semanas he estado analizando el Kindel Scribe, lo último de Amazon que publicaré en unos días y que, si te digo la verdad, he usado más como bloc de notas que como libro electrónico.

Kindle Scribe

Sí, como eBook cumple de sobra, es un Kindle y no necesita presentación, pero es que donde brilla realmente es como cuaderno de notas electrónicas. Tiene un pen que, con un imán que no me gusta demasiado, tengo que reconocerlo, se ancla en uno de los laterales de la tablet para que esté siempre listo y a mano.

Esto no es nada nuevo, ya que lo hemos visto en otros productos, pero lo que cambia radicalmente la experiencia, al menos en mi opinión, es la textura. No sé si será la punta del pen, la textura de la pantalla o una combinación de ambas, pero para que te puedas hacer una idea, la sensación es como la de escribir con un rotulador en una hoja de papel.

Es increíble, de verdad, y aunque me faltan algunas opciones en el puntero y que el sistema sea algo más intuitivo de primeras, creo que no hay producto que, en estos momentos, transmita mejor la sensación de escritura a mano en digital.

También vas a poder dibujar (en negro y gris, evidentemente) y sí, sé que están las Remarkable 2 en el mercado con una muy buena sensibilidad, pero aquí tienes, además de una libreta digital, la biblioteca y el soporte de Amazon.

El grosor es ridículo
El grosor es ridículo

Y… bueno, en 2022 se lanzaron un montón de productos muy, muy interesantes, pero uno de los que se queda en mi TOP como uno de los más sorprendentes es este Kindle Scribe porque ha pasado de ser un dispositivo relegado al sofá o la mesita de noche a uno que vive a gusto en esos entornos, pero que también se desenvuelve genial en mi día a día como dispositivo para anotar en “analógico”.

Si buscabas algo así, dale una oportunidad. Es caro, carísimo, ya que son 370 eurazos si eres Prime, pero lo bueno es que puedes probarlo durante 30 días y, si no te convence, devolverlo. Lo bueno de un Kindle es que es casi como una inversión. 

Una muestra es que tengo el Kindle Paperwhite de primera generación y no veo motivo alguno para cambiarlo por uno de los nuevos, ya que cumple su función a la perfección y veo complicado que este Scribe se quede anticuado durante los próximos años.

En el análisis te contaré más, pero la verdad es que es un dispositivo que me ha encantado para algo que, ojo, no es su cometido principal.

Conoce cómo trabajamos en ComputerHoy.