Skip to main content

Crítica de Cobra Kai episodio 1 - La serie secuela de Karate Kid

Cobra Kai, serie de Karate Kid

07/05/2018 - 13:57

Cobra Kai es la web-serie que sirve de secuela a la película original de Karate Kid. "Ace Degenerate" es el primer episodio de esta serie de Youtube Red que se ambienta treinta años después del encuentro de Daniel Larusso y el Sr. Miyagi.

Desde hace unos días, tenemos ya Cobra Kai disponible en Youtube. Sus dos primeros episodios, Ace Degenerate y Strike First, pueden verse de manera totalmente gratuita en la red social. ¿El resto? O bien realizando una suscripción a Youtube Red, o bien pagando por la visualización de cada una de las siguientes entregas. 

Pero antes de que os decidáis a ver entera Cobra Kai, permitid que os hablemos de su episodio 1 y de qué va esta web-serie. Cobra Kai se ambienta treinta años después de la película original de Karate Kid. La acción sigue los pasos de Johnny Lawrence (William Zabka) el rival de Daniel Larusso (Ralph Macchio). Lawrence vive en lo más bajo, divorciado y aceptando trabajos de poca monta, anclado en el pasado. Para mayor frustración suya, Larusso es, en cambio, un empresario de éxito. 

Tras un horrible día de trabajo, Lawrence tocará fondo. Sin embargo, lo hará para volver a levantarse y reabrir el gimnasio de Karate Cobra Kai, devolviéndole cierto sentido a su apática vida. Esto, claro, le llevará a enfrentarse de nuevo a su vieja némesis, Larusso, que no ve con buenos ojos la reapertura del Dojo. 

Furor ochentero y mucha nostalgia

Ante todo, Cobra Kai es una serie que bebe del tirón de los ochenta. Llega en pleno furor de la moda que trata de revivir la década, junto a series y películas como Stranger Things o Ready Player One, por citar dos obras de conocidas por todos. 

¿Mejor o peor que la Karate Kid de 1984? Esta es la crítica de la película original

En este sentido, Cobra Kai tiene su primera tara en, precisamente, su fondo. Se trata de una serie con montones de referencias a los años 80 y, en especial a la primera película de Karate Kid. Esto implica que su público objetivo se reduce a los fascinados por la moda revival de la nostalgia y los fans de la saga original con Pat Morita en el papel del Señor Miyagi. Que, además, haya guiños por doquier a la década de los 80, tampoco hace fácil su digestión a quien no se sienta inclinado por las señas de identidad de este periodo ni por su producción audiovisual.

Cobra Kai

Más allá de estas consideraciones, la serie de Cobra Kai arranca como una carta de amor a los fieles de las películas originales, presentando una evolución de su escenario treinta años después. Propone un desarrollo de los personajes tras treinta años que, en su mayor parte, refleja bastante bien y es coherente con la dirección que Daniel y Johnny iban a tomar en la vida. Aunque, en honor a la verdad, este planteamiento es algo exagerado.

A pesar de esta hipérbole inicial, hay que admitir que Cobra Kai aprovecha muy bien el discurso de la película de Karate Kid de 1984 y propone una inversión de roles muy inteligente. De esta forma, Johnny se convierte en el equivalente al Señor Miyagi para nuestros tiempos. Es un dinosaurio de otra época, en un momento donde los problemas como el abuso escolar y los matones siguen presentes, pero lo políticamente correcto y lo socialmente aceptable imponen una censura a todos los niveles. 

En esta misma línea, la introducción de minorías étnicas y también la caracterización de los personajes reflejan el tejido social actual de la California en la que se desarrolla la serie. Esto conlleva también que Lawrence sea un personaje anacrónico, referente de una época y de unos valores trasnochados, en conflicto directo con los actuales. Un tema que se lleva bastante bien a lo largo del episodio 1 de Cobra Kai.

Consigue la saga original de Karate Kid en Amazon

Esta "vuelta a la tortilla" de la historia de Karate Kid ofrece, por tanto, cierto sabor condimentado con buen pulso, que además nos arranca una sonrisa. Ya que si bien Johnny no parece que se vaya a redimir, al menos sí parece tener buenas intenciones. Esto plantea una especie de secuela que nos permite explotar también el otro punto de vista. Una idea algo manida, pero que en un principio esta bien llevada. 

Que, además, haya un montón de guiños a la historia original, reciclando localizaciones, que de alguna forma evocan el karma de Johnny y Daniel-san, también es un punto a su favor a nivel narrativo. Este nuevo relato pretende ser una fábula con la que se cierra el ciclo de ambos rivales, concediéndoles a los dos cierta paz. O al menos eso nos sugiere la primera impresión del primer episodio. 

Habrá que ver si en futuros episodios de Cobra Kai la cosa va creciendo y tomando una forma todavía más digno. En principio, viendo tan solo el segundo episodio, junto a este, ya os adelantamos que la propuesta se presenta muy atractiva y que tiene boletos para ser una de las series con más gancho del año. Lástima que, aún así, nos quedemos con la impresión de que, como película, podría haber funcionado muy bien. 

Lo mejor

La inversión de roles entre los rivales originales, propiciando el inicio de una historia de redención. Su BSO ochentera. 

Lo peor

El formato quizá se hubiera prestado más como largometraje. El planteamiento de Johnny es muy exagerado. Bebe excesivamente de la nostalgia. 

Nota técnica

Tags:

#Miscelánea

Te recomendamos