Skip to main content

Crítica de la comedia #Sexpact protagonizada por John Cena

#SexPact

Raquel Hernández Luján

07/05/2018 - 12:58

Crítica de la comedia #Sexpact (Blockers) dirigida por la debutante Kay Cannon y protagonizada por John Cena, Leslie Mann, Ike Barinholtz y Kathryn Newton. En cines a partir del viernes 4 de mayo de 2018.

Kay Cannon debuta en la dirección con #Sexpact (Blockers), una comedia que trata de burlarse de los tópicos respecto a la sexualidad adolescente. Lo logra en algunos momentos contraponiendo a su visión la de los adultos, que tratan de proteger a sus hijas cometiendo toda clase de barbaridades por el camino: desde allanamiento de morada hasta entrar el el juego de "traga, traga" (una variante algo especial, eso sí).

Las mejores comedias recientes en Blu-Ray

La película arranca contándonos brevemente la velocidad a la que crecen los hijos y mostrándonos a sus progenitores preocupados por su despertar sexual justo antes del baile de graduación. Las tres adolescentes protagonistas llegan a un acuerdo para tener sexo por primera vez esa noche pero... por error dejan al alcance de sus padres un portátil en el que se reproducen sus conversaciones de WhatsApp lo que hace que se escandalicen y organicen un plan para "arruinarles la fiesta".

Es ya casi un subgénero en sí mismo éste de la comedia familiar centrada en padres sobreprotectores que tratan de evitar que sus hijas pierdan la virginidad o que, como poco, funcionan como un obstáculo para que puedan tomar sus propias decisiones y por tanto escapar a su control convirtiéndose en adultas de pleno derecho.

Aunque #SexPact es razonablemente divertida acusa también altibajos muy acusados a lo largo del metraje: cuenta con momentos hilarantes pero también con otros mucho más flojos y no puede evitar ser soez hasta la náusea en algunos sketches puntuales... que por cierto, no suelen estar relacionados con el sexo, terreno en el que la cinta se desenvuelve con mayor soltura, sino con otros líquidos corporales apelando a una escatología salvaje.

Por otra parte, los diálogos y las relaciones personales no pueden presentarse de forma más artificial: la puesta en escena y las interacciones entre los personajes no tiran de los habituales estereotipos (lo que se agradece) pero carecen de la gracia que se les presupone.

Siempre es refrescante que se desdramatice la importancia de las primeras relaciones sexuales (sobre todo de las mujeres) y de paso se desarticule la supuesta trascendencia de los hitos en su desarrollo como ese baile de fin de curso y la pérdida de la virginidad, signifique eso lo que sea (habría que empezar por derribar la "gentitalidad" que implica la propia asunción de la virginidad como algo que "se pierde"), pero la película pierde parte de su jocoso tono gamberrete cuando intenta justificarse demasiado a sí misma y hace que los personajes verbalicen la moralina.

Donde #Sexpact funciona de verdad es desmontando los prejuicios del propio espectador adulto, al que le puede resultar en ocasiones descarada y en otras desafiante, aunque siempre muy políticamente correcta y bastante nítida en términos de respeto a las diferentes sensibilidades de las protagonistas. Resumen: disfruta de tu sexualidad como te dé la gana, siempre que seas fiel a ti mismo/a y respetes tus tiempos y tus deseos tanto como los de aquellos con quienes compartas experiencia. Ojalá fuera igual de directa en lo que al consumo de drogas o de alcohol se refiere... porque como siempre da la sensación de que es preciso "enmascarar" un mensaje positivo debajo de otro muy laxo.

#SexPact

Algo que encontrará especialmente interesante el espectador cinéfilo es el hecho de que hay muchas referencias a películas y a la cultura pop diseminadas por el desigual guión de Jim y Brian Kehoe: no todas funcionan igual de bien pero hay un par que te sacan una carcajada.

Respecto al reparto, ojo a John Cena, porque esta estrella de la WWE vuelve a dar síntomas de estar tan bien dotado para el wresting como para la comedia. Su personaje nos remite (camisa de cuadros y shorts mediante) directamente al Arnold Schwarzenegger de los años 90 que protagonizara películas como Poli de guardería o Vaya par de gemelos. Sus características son muy similares: un físico musculoso, un rostro muy expresivo y una capacidad innata para que el espectador empatice con él en este tipo de películas de humor ligeritas y de buen trasfondo. Se le da genial el rol de "brutote con corazón".

Es de ley reconocerle a Cannon, guionista de la saga Dando la nota y de series como New Girl su interés en darle un poco la vuelta a un género que se está convirtiendo en una suma de clichés película a película. Puede que no haya dado de lleno en la diana, pero al menos apunta bien. Si consigue ponerse al frente de una nueva película en la que cuente con un guión mejor encarrilado tiene papeletas para hacernos reír y pensar en una montaña rusa más eficaz que la que nos presenta en #SexPact.

Lo mejor

Sexualidad adolescente que conjuga el humor escatológico con la defensa de la libertad en las relaciones lejos de tópicos y prejuicios.

Lo peor

En su afán de "ser guay" acaba mostrando como normal el abuso de drogas, entre otras cosas. Más aleccionadora y menos divertida de lo que pretende.

Nota técnica

55

Sobre el autor

Raquel Hernández Luján

Colaboradora de Hobbyconsolas.com

Devoro libros, series de televisión y películas, cuanto más raras, mejor. Soy licenciada en Comunicación Audiovisual, Teoría de la Literatura y

Tags:

#Miscelánea

Te recomendamos