Skip to main content

Intex iRist, análisis y opinión

Intex iRist

07/08/2016 - 11:00

Analizamos el rendimiento del smartwatch Intex iRist, un original dispositivo que cuenta con su propia ranura para insertar una tarjeta SIM con el objetivo de utilizar el reloj inteligente como si se tratara de un teléfono móvil, ¿merece la pena comprarlo?

Marca Intex
Modelo iRist
Tipo Smartwatch
Peso 82 g

Una apuesta arriesgada por el smartwatch

Intex es una compañía que se encuentra actualmente en pleno proceso de expansión. España es uno de los mercados que quiere conquistar, y por ello han traído a nuestro país varios wearables económicos. Uno de los principales es el smartwatch Intex iRist, un reloj con cámara y sistema operativo Android con un precio de sólo 169€.

Se trata de una gran apuesta por parte de la compañía, que ofrece un dispositivo con funcionalidades sorprendentes. Varias de ellas son difíciles de ver en otros wearables similares. Su funcionamiento y utilidad es lo que hemos querido comprobar en el análisis del iRist, el smartwatch que funciona como un teléfono.

Más que un reloj, se trata de un móvil de pulsera. Puede funcionar de forma completamente independiente al smartphone si le insertas una tarjeta SIM, ya que tiene capacidad para enviar y recibir llamadas, además de para instalar prácticamente todas las apps de Google Play.

Como regalo, en su caja vienen incluidos unos auriculares Blueetooth del mismo fabricante, complemento ideal para el dispositivo. Con este gadget, el iRist es un reloj interesante para hacer deporte sin tener que cargar con tu móvil.

Un tanque en tu muñeca

Las primeras sensaciones que transmite el iRist de Intex son engañosas. Es un smartwatch bastante aparatoso y pesado, que puede espantar a los que busquen algo más casual. Sin embargo, una vez colocado no es incómodo en absoluto. Su forma es bastante parecida a la de los relojes de running.

Desde luego no hablamos del wearable más bonito o discreto, pero en este caso la compañía ha querido dar más importancia a la funcionalidad.

Su pulsera es intercambiable en varios colores: rosa, naranja y negra. Como punto positivo está el material del que está hecha, bastante flexible y ligero. Además, absorbe bastante bien el calor corporal, pues de otra forma transformaría este reloj inteligente con Android en incómodo durante los meses de verano.

En esta review del Intex iRist hemos probado a colocarlo en las dos muñecas, para así formarnos una opinión más completa. En ocasiones, los smartwatch más casuales pecan de algo que puede parecer absurdo, pero no lo es: no son cómodos para los que prefieren usarlo en la muñeca derecha.

No es el caso de este reloj inteligente, y es que sus dos botones se sitúan en la zona derecha de su pantalla, por lo que son fácilmente accesibles en ambas manos. Un inconveniente de ponérselo en la muñeca izquierda -la más habitual- es que puedes pulsar por accidente los botones al flexionarla en exceso.

El tacto de ambos es bueno. Ceden ligeramente bajo la presión y transmite una ligera vibración que indica cuándo se ha realizado de forma efectiva la pulsación. Sobresalen bastante sobre el armazón del reloj, por lo que no tendrás problema para pulsarlos si estás haciendo deporte.

Intex FitRist, análisis y opinión

Las combinaciones de teclas las descubrirás progresivamente, aunque la más útil es la de las capturas de pantalla, que se realizan pulsando las dos simultáneamente. Entre los dos botones, el de Apagado / Encendido y el de Retroceder, se sitúa la cámara del Intex iRist, de la que hablaremos más adelante.

Por el momento basta señalar un punto importante: este reloj no es un smartwatch deportivo propiamente dicho, sino algo más complejo. De ahí que cuente con Android KitKat en su versión completa. No es sumergible, aunque sí es resistente al agua: no deberás preocuparte por el sudor, las salpicaduras o el vapor, siempre que no vengan en grandes cantidades.

Pantalla OLED con visibilidad inmejorable

El iRist carece de pantalla always on display. Esto significa que si quieres ver qué hora es, deberás pulsar sobre el botón de desbloqueo. Puede ser un inconveniente, aunque sirve para ahorrar algo de batería.

La pantalla tiene forma cuadrada, por lo que más que a un reloj casual, se asemeja a uno deportivo. Presenta un marco negro bastante aparatoso en torno a ella, lo que quizás desluce un poco su aspecto, aunque si el armazón elegido es el de color negro se disimula un poco.

Con un tamaño de 1,56 pulgadas y una resolución de 240x240, su pantalla OLED se ve perfectamente en exteriores, como hemos comprobado para esta review del Intex iRist. No tendrás problemas para consultar tus notificaciones o cambiar de canción. La visibilidad es buena incluso a pleno sol, sin apenas reflejos, algo que se agradece.

FitBit Blaze, análisis y opinión

Para disfrutar de una plena visibilidad deberás configurar el brillo al máximo, con el consiguiente consumo de batería que ocasiona. También puedes establecerlo en automático para que se adapte a las circunstancias. Podría mejorar en resolución y nitidez, pero ofrece todo lo necesario para la mayoría de los usuarios.

Lógicamente, al tratarse de un smartwatch, presenta algunos problemas a la hora de pulsar sobre ítems determinados. Sin embargo, una vez que te acostumbras al tacto, serás capaz de abrir las aplicaciones que necesites sin pulsar sobre varios objetos en pantalla.

Todas las apps de Android, a tu alcance

Muchos smartwatch y wearables cuentan con sistema operativo Android. Sin embargo, pocos lo equipan completamente desbloqueado, algo que hemos comprobado y disfrutado antes de vertir nuestra opinión del Intex iRist.

En él podrás descargar e instalar las aplicaciones de Google Play casi sin limitación. ¿Quieres escuchar música en Spotify? Puedes hacerlo. ¿Monitorizar tu actividad física con Google Fit? También. Incluso podrás enviar WhatsApp desde el reloj.

A la hora de elegir un reloj con Android, tienes que decidir si lo prefieres con una versión adaptada del mismo, como Android Wear, o si prefieres la experiencia sin limitaciones. Es cuestión del uso que vayas a hacer de él. Existen otras alternativas, como Tizen de Samsung. Todas las opciones tienen sus ventajas e inconvenientes.

Por ejemplo, con esta versión de KitKat para el iRist, algunos menús y apps se verán de forma limitada debido al tamaño de la pantalla. La adaptación a smartwatch es poca, aunque a cambio accederás a Android como si de un móvil se tratase.

El único cambio que se nota de forma clara a primera vista es la ausencia de escritorio principal. Es imposible situarlo debido al tamaño y a la forma cuadrada de la pantalla de este smartwatch, por lo que ha sido sustituido por varios escritorios sucesivos con cuatro apps en cada uno de ellos. Según instales aplicaciones, se irán añadiendo más.

El iRist está pensado como un dispositivo inteligente capaz de sustituir a tu teléfono móvil en cualquier momento. El hecho de ser un reloj que puede hacer llamadas es toda una declaración de intenciones. Para ello incorpora la app de Teléfono que está presente en todos los smartphones Android del mundo, con un funcionamiento idéntico.

La optimización que se ha realizado para comprimir el sistema operativo de Google es de elogiar. Además, funciona como la seda. Su rendimiento deja poco que desear, pues los errores de software están totalmente ausentes. En este aspecto, nuestra opinión sobre el Intex iRist es clara: su funcionamiento es magnífico, sobre todo teniendo en cuenta su precio.

Estos buenos resultados se obtienen con apenas 512 MB de memoria RAM y un procesador MTK6572, nada del otro mundo, aunque para tratarse de un wearable no está nada mal. En cualquier caso, la optimización es la responsable de su buen comportamiento.

Google Now y el asistente de Intex

Si quieres, puedes enlazar mediante Bluetooth con tu teléfono. No obstante, no es necesario, ya que si tienes WiFi puedes conectarte a él y recibir directamente todos los correos, mensajes y llamadas en tu muñeca.

Hay juegos, algunos de ellos con motor gráfico en 3D, que son compatibles con el iRist, como Pokémon GO. Sin embargo, debido al tamaño de su pantalla no es el mejor dispositivo para jugar.

Su objetivo son más bien las apps de productividad, para lo que ayudará el asistente virtual que trae integrado. Sin duda es de utilidad teniendo en cuenta lo complicado que puede ser seleccionar ítems en la pantalla en según qué situaciones.

Imagen del juego. La resolución es la ofrecida por el reloj

Una cámara discreta pegada al reloj

Uno de los motivos para comprar el Intex iRist es su cámara integrada. Prácticamente todos hemos soñado alguna vez con ser un espías, y gracias a este smartwatch es casi posible.

Con 5 MP de resolución, no es ni mucho menos la mejor cámara del mercado, pero para ser un reloj inteligente no se le puede pedir mucho más. La calidad es suficiente para compartir sus fotos en redes sociales y apps de mensajería. Se ven de forma nítida aunque se nota que no están tomadas con la mejor lente.

La cámara es práctica, eso es innegable, pero presenta un problema casi insalvable: es difícil encuadrar bien con una cámara atada a la muñeca. Siempre te puedes quitar el iRist, aunque puede resultar algo molesto. Hemos sufrido este tropiezo constantemente durante la review del smartwatch iRist.

La mayoría de las veces te será imposible que tu mano o muñeca no salga en la foto. También será complicado estabilizar la imagen, pues lo habitual es que quede en un extraño ángulo provocado por la curvatura de tu brazo.

Por su parte, la cámara de vídeo de este reloj con tarjeta SIM cumple de forma muy ajustada, llegando hasta una resolución de 720p. Si le sumamos la conectividad del iRist, de la que opinaremos a continuación, queda un smartwatch bastante aceptable para suplantar al móvil.

Batería limitada, aunque depende del uso

¿Cuál es la principal desventaja con la que han contado los relojes inteligentes desde que se crearon? La duración de la batería, sin duda. Es complicado comprimir en un tamaño tan pequeño una gran capacidad. La clave es la optimización, una tarea pendiente para los fabricantes de smartwatch.

En el caso del iRist, hemos analizado varios aspectos para este análisis. Para empezar, la autonomía de sus 600mAh de batería de litio dependerá mucho de si se usa como teléfono o no. También de la utilización de la cámara de vídeo o la conectividad Bluetooth 4.0 a unos auriculares.

Izquierda: uso normal | Centro izquierda: con Spotify | Centro derecha: con SIM | Centro izquierda: Gasto por apps

Toda acción que se salga de lo más básico disparará el gasto de batería. Con un uso normal, de notificaciones de correos electrónicos y la mera consulta de la hora, su autonomía se extiende a duras penas hasta los tres días. Sin embargo, ¿quién se compra un smartwatch con tarjeta SIM para no hacer llamadas?

Vamos con varios ejemplos que ilustran cuánto dura la batería del Intex iRist. El primero de ellos son las horas de pantalla. En reposo absoluto, con las apps cerradas y la pantalla encendida, el gasto es de un 10% cada media hora. Es fácil hacer el cálculo para saber que el 100% aguantaría durante unos 300 minutos, es decir, cinco horas.

Por su parte, en reproducción de vídeo a través de Youtube el consumo sí es tremendamente superior, del 50% en 90 minutos. El uso de la red 3G y las llamadas no conlleva un incremento significativo el gasto de batería, pues en reposo apenas gasta.

Comparada con la de otros gadgets similares, la duración de la batería de este iRist es buena.

Samsung Gear S2, análisis completo y opinión

El hardware asociado a la batería consiste en una base de carga, similar a la que usan otros smartwatch y smartbands deportivas. Es fácil de usar, o debería. Consiste sólo en colocar el reloj sobre él de forma que los cabezales encajen entre ellos.

Sin embargo, aunque la superficie es imantada, te resultará tremendamente difícil conectarlo. Puede que creas que tu iRist está cargando y encontrarte una sorpresa cuando vas a echar mano de él. Es uno de los aspectos que empaña la buena opinión que en general nos hemos formado del Intex iRist.

Un teléfono de pulsera

La conectividad es uno de los mejores aspectos que presenta este dispositivo. El plato fuerte es que el Intex iRist, pese a ser un smartwatch tiene ranura para tarjeta SIM, por lo que en la práctica es un teléfono de pulsera. Es una característica muy interesante.

Sin embargo, como es lógico, no estamos acostumbrados a hablar con nuestro reloj por la calle. Habrá que hacerlo si quieres tener un iRist, pues es la prestación que más lo diferencia de la competencia. Otras marcas prefieren ir más a por el público deportista, por eso incluyen sensor de frecuencia cardiaca, característica ausente en este dispositivo.

La calidad de las llamadas de teléfono desde este reloj iRist es lo suficientemente buena para usarlas en cualquier circunstancia, excepto si el ruido ambiente es excesivo. En este caso, te será imposible comunicarte con tu interlocutor. Estas llamadas siempre se realizan en modo manos libres, excepto si conectas unos auriculares bluetooth con esta función.

El WiFi de este smartwatch funciona bastante bien, aunque la velocidad de conexión es ligeramente menor que la de un móvil. La diferencia no es tan notable como para causar problemas, aunque en esta valoración del Intex iRist lo hemos podido comprobar realizando varios test.

También cuenta con posicionamiento por GPS y Bluetooth 4.0. El primero es fundamental si vas a usar Google Maps habitualmente. La navegación es uno de los principales motivos para usar un smartwatch, ya que permite orientarse por la calle o por la carretera sin tener que distraerse con el móvil ni sacarlo del bolsillo.

El Bluetooth sirve para enlazar, por ejemplo, con unos auriculares inalámbricos, unos altavoces o un teléfono móvil. No será necesario tenerlo conectado a tu smartphone, pues como hemos comprobado pueden funcionar de forma totalmente independiente.

Análisis Moto 360 2016, el último gadget de Motorola

La conexión por cable, tanto en modo almacenamiento de datos como para cargar su batería, es Micro USB 2.0. Cuidado con transferir demasiados datos a su almacenamiento interno, pues sólo posee 1,2 GB, aunque estos se pueden ampliar con una Micro SD. Para hacerlo necesitarás desmontar la tapa trasera con destornillador, un proceso bastante arcaico.

Un concepto interesante a un precio inmejorable

Antes de pasar a enumerar las conclusiones alcanzadas tras la prueba detallads del Intex iRist, hay que aclarar que su precio, de 169€ es bastante económico. Viene a competir en un mercado en el que las otras opciones pueden perfectamente duplicarlo. Es algo a tener en cuenta.

Sin embargo, por prestaciones, este reloj inteligente con tarjeta SIM no tiene en teoría nada que envidiarle a los demás. Que pueda funcionar como teléfono da un plus de utilidad a un dispositivo que funciona bien y es estable, aunque no sea precisamente bonito. El concepto de watchphone es tremendamente interesante.

Muchos usuarios no le verán utilidad, otros sí. Aquí van varios ejemplos: sirve para escuchar música y cambiar de canción sin tener que sacar el móvil del bolsillo. Para saber cuántas calorías has quemado a lo largo del día, para orientarte con Google Maps con sólo mirar a tu muñeca o para hacer fotos en un instante y sin que nadie se dé cuenta.

No es poco, todo ello por menos de 200€. Si además lo combinas con una pulsera relativamente favorecedora, mitigará un poco las pegas estéticas. Tiene puntos positivos y negativos, por lo que te toca a ti hacer un análisis detallado de los pros y contras que hemos visto en esta prueba antes de comprar el Intex iRist.

Lo mejor

  • Precio demasiado elevado
  • Ranura SIM para realizar y recibir llamadas
  • Duración de la batería

Lo peor

  • Estéticamente muy mejorable
  • Cuesta trabajo conectarlo a su base de carga
  • Sin sensor de frecuencia cardiaca

Nota técnica

72

Ver ahora: