LG Lifeband Touch: análisis de la cuantificadora de LG

LG Lifeband Touch

Lo mejor

  • Pantalla táctil OLED
  • Fácil de colocar
  • Diseño llamativo
  • Autonomía sin Bluetooth activado

Lo peor

  • La pantalla no se ve en exteriores
  • Es un poco incómoda y voluminosa
  • App con control mejorable

Nota de análisis

76
Amazondesde 108,00VER OFERTAS

Características y Ficha Técnica

Marca:
LG
Modelo:
Lifeband Touch
Tipo:
Gadgets
Dimensiones:
16,6 x 1 cm (Talla M)
Peso:
50 g (Talla M)
Precio de lanzamiento:
€ 149.00
Diseño

Ya son varias las pulseras cuantificadora o pulseras fitness que he tenido la oportunidad de probar: Fitbit, Jawbone o FuelBand, entre otras. Y tengo que admitir que en todos los casos me he quedado un tanto indiferente.

LG Lifeband Touch apuesta por un diseño semirrígido abierto. Es decir, no se trata de la típica pulsera cerrada a modo de reloj, sino de un brazalete ligeramente flexible en un de sus extremos con una pequeña apertura para poder colocárnosla en la muñeca.

Está disponible en tres tallas (M, L y XL), algo que hay que tener muy en cuenta ya que conviene que se ajuste bien a la muñeca, ya que de lo contrario –y lo digo por experiencia– resulta muy incómoda tanto si queda muy holgada, como excesivamente apretada.

En un principio se percibe con un ente muy extraño en la muñeca, aunque poco a poco te vas olvidando de ella, aunque sin dejar de pasar desapercibida como otros modelos, más ligeros y estilizados que esta LG Lifeband Touch.

La parte de la pulsera está recubierta con un tipo de goma que se marca con facilidad por el simple uso diario, aunque su color negro lo disimular bastante. Mientras que la unidad principal, más gruesa que el resto de la pulsera, ya que en ella se encuentra la pantalla junto a toda la electrónica y el puerto de carga en la parte inferior, es de plástico.

Pantalla OLED táctil

Uno de sus mayores alicientes de la LG Lifeband Touch con respecto a otras alternativas que incluso carecen de ella, es su display OLED táctil de 0,9 pulgadas en blanco y negro con un resolución de 128 x 32 píxeles. Resolución más que suficiente para mostrar de forma clara toda la información, junto a pequeños iconos representativos de cada función.

La pantalla es muy legible y la respuesta táctil bastante fluida –se activa de forma automática realizando el típico gesto de ver la hora–, aunque tiene un gran inconveniente: es totalmente inútil en exteriores. Simplemente no se ve absolutamente nada, algo muy frustrante si, como es mi caso, estás acostumbrado a llevar reloj ya que no puedes cambiarlos por la LG Lifeband Touch.

Este aspecto resulta sorprendente, ya que se trata de un producto con una clara vocación para su uso en exteriores, de igual forma es curioso que sólo sea resistente a salpicaduras y no permita su inmersión completa (en más de una ocasión ha estado a punto de sufrir un accidente).

Manejo

El manejo de la LG Lifeband Touch es sencillo y bastante intuitivo. Sólo cuenta con tres menús que se alternan pulsando el botón circular junto a la pantalla –que se enciende en rojo, naranja o verde, dependiendo de lo cerca que estemos del objetivo diario–. Para navegar por los menús sólo hay que deslizar el dedo suavemente sobre la pantalla.

En el primero de los menús podemos ver la hora, la fecha y el estado del la batería. El segundo muestra las calorías, los pasos y la distancia recorrida durante el día, además del porcentaje cumplido sobre el objetivo diario que hayamos fijado, y el inicio de un entrenamiento.

El último de los menús permite el control de la reproducción de audio –inicio, pausa, avance y retroceso y control de volumen– aunque sólo está disponible si tenemos la LG Lifeband Touch enlazada con el smartphone por Bluetooth y, muy importante, con la aplicación LG Fitness ejecutándose.

LG Lifeband Touch nos avisa de llamadas entrantes y perdidas

LG Lifeband Touch muestra notificaciones de llamadas y mensajes, aunque de forma muy escueta. Vibra y muestra el nombre del contacto cuando recibimos una llamada, pero no es posible aceptarla o rechazarla desde la pulsera. Lo mismo ocurre con los mensajes SMS, sabrás que has recibido uno, pero no podrás leerlo.

Batería

Visto lo visto, salvo que quieras controlar la reproducción desde la pulsera, no merece la pena llevarla vinculada con el smartphone de forma constante. Lo recomendable es realizar una sincronización puntual todas las noches para descargar los datos del día.

Con ello aumentaremos de forma radical la duración de la batería de la LG Lifeband Touch. La diferencias es evidente: con Bluettooh activado de forma constante sólo logramos llegar a los dos días, mientras que sincronizando sólo puntualmente se alcanzan los 6 días.

Para cargar la batería incluye una pequeña base imantada con conector propietario, por lo que hay que tener mucho cuidado con ella para no perderla y no olvidarnos de meterla en la maleta si pensamos salir de viaje, de lo contrario será imposible recargar la batería de la LG Lifeband Touch. El tiempo de carga depende del adaptador de corriente que utilicemos, ya que no viene incluido, aunque no suele dilatarse mucho más de una hora aproximadamente.

App LG Fitness

La apps de control LG Fitness está disponible de forma gratuita para dispositivos como sistema operativo Android 4.3 e iOS, que cuente con Bluetooth 4.0 Smart. Visualmente es muy atractiva, aunque con su uso te das cuenta de que la información que muestra es excesivamente redundante.

Se compone de cuatro apartados. En el primero “Inicio”, la evolución del día sobre el objetivo de calorías fijado día, junto con la evolución por horas y una gráfica comparativa de la última semana.

En “Actividad” volvemos a ver la misma información referente al objetivo diario que en la primera pantalla, junto con una serie de porcentajes que muestran cómo se ha repartido la actividad (andar, correr, subir escaleras y otros) y los entrenamientos que hayamos iniciado desde la pulsera.

Además, es posible añadir otras actividades deportivas extra que no sean caminar o correr, aunque en este caso hace una simple estimación de calorías consumidas a partir de nuestros datos físicos (peso y altura), la duración de la actividad y el tipo de deporte realizado.

En el tercer apartado,“Entrenamiento”, se muestran otra vez los datos de los entrenamiento realizados, además de poder iniciar uno nuevo. Como dato añadido, aquí sí podemos activar la localización por GPS para poder almacenar la ruta.

Por último en “Más”, accedemos a todas las opciones de configuración de la LG Lifeband Touch, además de los perfiles de usuario y las alarmas por vibración (podemos configurar hasta 5 diferentes).

En el apartado “Conexión” se muestran todos los dispositivos compatibles con la aplicación, como los auriculares con pulsómetro de LG, o los monitores cardiacos de Polar y Zephyr.

Además LG Lifeband Touch es compatible con otras aplicaciones como MyFinessPal o, más conocida, RunKeeper.

Conclusiones

Nada nuevo en el universo de las pulseras fitness, LG Lifeband Touch ofrece un diseño muy atractivo y diferenciador, aunque en mi opinión algo voluminosa e incómoda (se engancha con frecuencia y se escapó volando mientras jugaba al tenis).

La pantalla OLED es un valor añadido, pero no poder leerla en exteriores y no disponer de orientación vertical para poder la hora de una forma cómoda, le hace perder puntos.

Las mediciones son igual de imprecisas que en el resto de sus competidores. En el caso de la LG Lifeband Touch cuantifica menos de lo que debería, aunque eso no es negativo ya que significa que es menos sensible a los movimiento involuntarios –como los que se producen a la hora de conducir–, lo que hace la que medición, no siendo fiable, sea algo más precisa que en modelos de otras marcas.

No cuenta con monitorización del sueño (aunque personalmente me parece una función con una nula utilidad, al menos de la forma que lo hacen las pulseras fitness) y la aplicación para el smartphone tiene aún cosas por pulir. Tarea pendiente para próximas versiones.