Nuevo Moto G 2014: análisis, características y precio

Moto G Motorola

Lo mejor

  • El precio
  • La comodidad de uso y eficiencia
  • La batería

Lo peor

  • El diseño tan simétrico
  • El sonido direccional
 Moto G 2014

Moto G 2014 Motorola

Nota de análisis

76
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.4
    Tamaño 5.0 pulgadas
    Resolución 1280 x 720
    Cámaras 8.0/2.0 mpx
    Capacidad 2070 mAh
    Memoria Interna 8 GB
Análisis en vídeo

 

Porque gama media no significa mediocridad

A pocos meses de la temporada alta de venta de smartphones, lo que los profanos llaman "navidades", aparece en escena el Moto G de Motorola. Aunque no se trate de un smartphone especialmente glamuroso, sí que parece una de las apuestas más seguras del mundo de la telefonía. En primer lugar, Motorola es una marca que lleva consigo cierta fiabilidad. A pesar de que otros nombres puedan destacar más en el panorama empresarial, como Samsung o Apple, lo cierto es que tienen casi tantos detractores como fans.

Motorola puede no levantar tantas pasiones, pero desde luego tampoco levanta odios. Y algunos de sus productos, como el Moto 360, están entre los más esperados del año.

Así que ¿qué podemos esperar de un teléfono de Motorola? Sobre todo que sea eficaz. Puede que no tenga los componentes más punteros (algo nada descabellado para un gama media) pero tampoco se queda atrás. De nuestra experiencia con el smartphone hemos sacado dos conclusiones: La primera es que puede hacer todo o casi todo lo que hacía un gama alta hace año y medio, y la segunda es que lo hace por una cuarta parte de su precio.

Esto no es fácil: hay que tener muy medidos los tiempos de cada componente, para asegurarse que las diferencias de calidad entre ellos no suponen un problema. Puede parecer ridículo, pero un terminal equilibrado es algo difícil de conseguir. Muchos grande fabricantes utilizan componentes de alta calidad (los que aparecen en los reviews, como procesadores o cámaras) con otros de calidad más cuestionable o con un firmware mediocre.

 
Nuevo no, pero sí mejorado

Si no estáis muy puestos en el tema, os lo aclaramos: este ya es el tercer Moto G de Motorola, y sigue sin cambiarle el nombre. El primero fue el Moto G clásico, posteriormente desarrollaron el Moto G 4G y ahora la nueva versión está recibiendo varios nombres: Moto G 2º Generación, Moto G 2014, o simplemente Nuevo Moto G. Para que os hagáis una idea de las diferencias, os dejamos un modelo 3D del Moto G, 1º Generación. 

 

Y aunque el nombre no haya cambiado, sí que lo ha hecho el teléfono. Algunos de los principales fallos, como la ausencia de ranura para tarjeta de memoria o la mala calidad de la cámara ya han sido corregidos.

La memoria había sido un problema real para el primer Moto G, ya que la falta de ampliación junto con el hecho de que de 8 GB sólo pudiésemos usar 5 limitaba muchísimo el campo de acción, y la gestión de aplicaciones.

Y es que uno de los primeros problemas que se dieron en los smartphone fue este: la escasez de memoria, que tenían que compartir las aplicaciones, el firmware y los contenidos agregados por el usuario.

Recorte Moto G Unibody

Por supuesto, las mejoras no acaban aquí. El terminal ha perdido peso, pasando de los 153 gramos a los 149, y también ha dado el estirón: de 4,5 a 5 pulgadas de pantalla. El procesador sigue siendo un Snapdragon de Qualcomm, pero han pasado del 400 al 410, lo que implica cuatro núcleos a 1,3 GHz.

La cámara ha sufrido también un cambio radical, pasando de los 5 a los 8 megapíxeles en su trasera y de los 1,2 a los 2 Mpx en la delantera.

 Moto G 1º GeneraciónMoto G 2º Generación
Dimensiones /peso129,9 x 65,9 x 11,6 mm / 153 gramos141,5 x 70,7 x 11 mm / 149 gramos
Sistema OperativoAndroid 4.3 Jelly BeanAndroid 4.4. KitKat
 Pantalla4,5 pulgadas 5 Pulgadas
ProcesadorQualcomm MSM 8x26 quadcore 1,2 GhzQualcomm Snapdragon 400 a 1,2 GHZ
RAM1 GB1 GB
Almacenamiento8/16 GB  8/16 GB + MicroSD hasta 64 GB
Cámara 5 Mpx flash LED / 1,3 Mpx8 Mpx flash LED / 2 Mpx
Precio149/179 Euros179/199 Euros

Aun con todas estas mejoras, seguimos hablando de un gama media, así que una vez más os planteamos el mismo protocolo para saber si un móvil os será útil.

Lo primero, ¿Cuales son vuestras necesidades? ¿Véis vídeo en streaming? ¿Necesitáis mucha memoria porque atiborráis vuestro teléfono con capítulos de series? ¿Tenéis que entrar mucho en Internet, en la página del trabajo? ¿Lo utilizáis como GPS? Cuando tengáis más o menos claras las características que necesitáis en un terminal, comparadlo con lo que os contamos y decidid

Diseño: la simetría en un smartphone

Respecto al diseño, tenemos entre manos un terminal que realmente cabe en las manos. A pesar de la pantalla grande (recordemos, 5 pulgadas), el teléfono en sí es bastante manejable. El enmarque de la pantalla es lo suficientemente fino para no molestar, al nivel de las gamas altas.

Moto G pantalla

Además, ha adelgazado. No es por meternos con el Moto G en un tema tan sensible como el del peso, pero nos consta que los usuarios apreciarán la bajada de peso. Al ser un teléfono relativamente compacto, esta característica concreta cobra aún más relevancia. La gente espera que un teléfono phablet sea algo más pesado, y es una concesión bastante cabal si tenemos en cuenta que es un teléfono bastante más grande. En el caso del Moto G original el peso no era algo exagerado, pero sí un detalle mejorable.

Por supuesto, no podemos pasar por diseño sin hablar de la impresionante simetría del teléfono. La mitad superior es exacta a la mitad inferior, distinguibles solo por el objetivo de la cámara frontal. Los altavoces duales, que destacan en tono metálico sobre el negro de la carcasa, están orientados hacia delante. Esto tiene ventajas obvias, pero también inconvenientes.

Moto G diseño

Y es el sonido direccional implica una mejora significativa en la calidad y el volumen del sonido, en lugar de tener que poner la mano con forma de cuenco en el borde del terminal para poder escuchar, la persona que esté directamente frente a la pantalla recibirá el sonido directo.

Eso sí, cuando el Moto G esté boca abajo, al no tener altavoz lateral el sonido queda levemente amortiguado. Aunque la persona media puede oírlo si las condiciones no son especialmente complicadas (digamos en interiores y sin ruido), si lo que necesitamos es un teléfono algo más escandaloso porque somos duros de oído, desde luego no es la mejor opción. O bien podemos asegurarnos de dejarlo siempre boca arriba. La pantalla también nos lo agradecerá.

Hay un detalle que no terminamos de comprender del todo: el pequeño cráter que engloba la M de Motorola. Este detalle parece querer emular el diseño de su hermano, el Moto X, aunque obviamente sólo obecedece a un propósito estético: no hay ningún botón trasero.

Moto G carcasa

Nos gusta la carcasa, fabricada en un plástico flexible. Dado que cada vez más smartphones se suman a la tendencia de aparentar unibody, los métodos de extraer la carcasa se complican por momentos. Nosotros creímos habernos cargado la tapa al abrir el Moto G para meter la SIM, y fue un alivio comprobar que Motorola se había adelantado al problema, haciendo que a pesar de su rigidez, la carcasa aguantase un doblez ocasional. Por supuesto, esto no es una carta blanca para empezar a doblar por las buenas.

Motorola Moto G

En la misma carcasa trasera, resulta intrigante la posición del flash LED. Mientras que la mayoría de las marcas optan por colocarlo a un lado del objetivo, el Moto G lo tiene inmediatamente debajo. Esto implica tener que bajar la mano para hacer una foto con flash, ya que de otra manera nuestros dedos impedirían la salida de la luz.

Galería de fotosMoto G de Motorolaver las 17 fotos

Por lo demás, todo es tal y como se ve en las fotos: esquinas redondeadas, sujección firme y estética más que agradable. Eso sí, hubiese sido un detalle diferenciar algo más evidentemente la parte superior del telefono de la inferior.

 

Un aparato mayor que la suma de sus componentes

Porque como hemos dicho antes, no es tan importante tener tres componentes de alta gama como asegurarse de que todas las piezas que componen el teléfono están al mismo nivel. Un smartphone de pantalla de alta definición y ocho núcleos de procesamiento no durará más que 20 minutos si la batería no está a la altura. Una cámara genial y una memoria de 128 GB no servirán de nada si un procesador mediocre satura el teléfono cada vez que intentamos utilizarlo para algo más complicado que mirar la hora.

Por eso, el principal éxito del Moto G es haber encontrado los componentes que estaban justo al mismo nivel y haberlos puesto a trabajar juntos. Con esto conseguido, se logra un rendimiento que iguala, o en muchos casos supera el de las gamas más altas.

Comenzamos hablando del procesador, que suele ser la cabeza pensante del aparato. En este caso Motorola ha confiado una vez más en Qualcomm para sus procesadores. En este caso, el Snapdragon 400, cuatro núcleos a 1,2 GHz. Este es uno de los chips más populares entre la gama media de calidad. También hay quien prefiere quedarse en un MediaTek a 0,7 GHz y darse con un canto en los dientes. No es el caso.

La gráfica, por otra parte, es una Adreno 305 a 405 MHz, lo que implica un chip bastante más capaz de lo que solemos encontrar, aunque de un modo discreto. Dado que no tiene que alimentar a una pantalla UHD ni Retina ni nada por el estilo, su consumo es bastante más cauto de lo que podría parecer en un principio. Lo mismo ocurre con la memoria RAM. El espacio dedicado para la memoria activa (la que “piensa” lo que hacen nuestras aplicaciones) se queda en 1 GB de RAM.

Moto G  Batería

Puede que penséis “pues no es para tanto”. Y tendréis razón: no son ni de lejos los mejores componentes del mercado, recién salidos de los departamentos de I+D de las empresas recién compradas por algún gran fabricante. Son piezas útiles, cuyo buen funcionamiento ha sido puesto a prueba una y otra vez, y se ha obtenido un buen resultado.

En parte, quizá por eso el Moto G se puede permitir montar una batería de “sólo” 2070 mAh: porque no necesita más. Tener más miliamperios implicaría (además de una subida de precio significativa) una duración de un día y medio, aproximadamente.

Pero el caso es que cada vez está más claro que el público no quiere un teléfono que dure un día y medio. Normalmente, el “medio” los pilla en un momento en el que no pueden cargar el smartphone. ¿Qué hacen entonces? Cargarlo cuando aún tiene un 39% de la batería. Por eso, las recargas nocturnas están acabando con las baterías más largas: si no consiguen llegar a los dos días, pueden darse por fritas.

MOto G cámara frontal

Y en cuanto a la memoria en sí, el ROM, el almacenamiento, el número de canciones, películas fotos o aplicaciones con el que podemos abarrotar nuestro Moto G 8 GB. O 16, dependiendo del modelo que se escoja. Eso sí, en esta ocasión sí que se incluye una ranura MicroSD. En la primera versión, Motorola fichó algunos GB de almacenamiento en la nube y dió el aspecto por zanjado. Por supuesto, la nube no es una solución válida, y menos en las presentes circunstancias, así que el cambio a MicroSD ha sido un acierto por su parte.

 
Las maravillas del Android puro

Si no os gustan los adulterandos, es posible que adoréis esta versión del Android 4.4 KitKat. Nada de iconos renovados, fondos retocados ediciones complicadas: en el Moto G de Motorola el sistema operativo viene sin añadiduras. Esto es una gran ventaja en algunos aspectos clave, como por ejemplo el rendimiento del procesador. Le hemos pasado el Benchmark Antutu, y éste es el resultado: 17572. Para que os hagáis una idea, os dejamos esta comparativa con otras puntuaciones de Antutu en la gama media. 

Xperia Z Ultra33.654
LG G232.917
Moto G Motorola17.572
HTC Desire 61917.321
Acer Liquid E313.990
LG G2 Mini13.727

Y esta puntuación no es casualidad. El Moto G no sufre los problemas a los que se enfrentan los teléfonos con sistemas operativos editados: la complicación extra de tener que cargar skins personalizados y demás. Si algo nos ha enseñado Windows 95 es que el hecho de que algo se pueda customizar no significa que deba customizarse.

Moto G Motorola

Por otra parte, el Android sin añadidos suele incluir una parte si no negativa, quizás al menos no del todo positiva: el kit completo de aplicaciones de Google. Por suerte, los chicos de Motorola han tenido a bien meterlas todas (menos la Play Store) en una carpeta. La colección completa de aplicaciones Google preinstaladas incluye:

  • Gmail
  • Google+
  • Maps
  • Play Music
  • Play Movies
  • Play Books
  • Play Kiosko
  • Play Games
  • Drive
  • YouTube
  • Fotos
  • Hangouts
  • Traductor

Por supuesto, estas son solo las de los servicios de Google. Además podemos encontrar el repertorio acostumbrado de apps en el menú, como Galería, Calculadora, Calendario… Sólo hay una cosa que resulta verdaderamente molesta, y aunque tiene fácil solución, puede ser un problema teniendo en cuenta el número de personas que no saben tocar los ajustes de su Moto G.

Moto G componentes

Hay muchísima gente que deja el tono por defecto de correos y mensajes, en lugar de descargarse uno personalizado o elegir entre los que incluye el teléfono. Y en este caso, el que viene por defecto en el Moto G de Motorola no es un tono corto, un -bip- o algo parecido: es una sintonía larga, que no acaba. Así que si te llega un mensaje en mitad de la noche, no se limitará a lanzar un pitido: estará sonando hasta que lo abras. Cómodo, ¿Verdad?

 
Cámara y acción

Y es que la cámara del Moto G, o al menos su software, parece estar más enfocado a la fotografía de acción que a la de estudio. Para empezar, el botón de captura no es tal, sino que pulsando cualquier parte de la pantalla se captura una foto. Esto elimina la posibilidad del enfoque selectivo rápido que a otras marcas les está saliendo tan bien.

El enfoque selectivo, algo menos intuitivo

Y si estáis pensando que manteniendo pulsado un punto concreto de la pantalla podemos centrar en él la atención de la cámara, estáis tan equivocados como nosotros cuando lo intentamos. Una vez más, la cámara del Moto G demuestra estar fabricada para la acción, ya que mantener la pantalla pulsada activa el modo ráfaga, en el que unos numeritos en la pantalla nos indicarán la cantidad de instantáneas tomadas.

Para conseguir el enfoque selectivo, se debe de activar previamente el modo en las opciones. También aquí se que incluye la posibilidad de tomar fotografías panorámicas, y de activar o desactivar manualmente el HDR.

Coloca el ratón sobre la imagen para verla sin HDR

Esta característica permite un mejor rango dinámico de luminancias, es decir, que la diferencia entre las zonas más iluminadas y las más oscuras sea más clara que la de la fotografía tradicional. Esta característica nos ayudará a evitar la sobreexposición de las fotografías (lo que los profesionales llaman el quemado), así como a obtener una mayor abundancia de detalles.

 

Conclusión: bueno, bonito ¿y barato?

Juzgadlo vosotros mismos: el Moto G de 8 GB de memoria tiene un precio en España de 179 euros, mientras que la versión de 16 GB cuesta 199. Teniendo en cuenta la funcionalidad que ofrece el dispositivo, cabe pensarse la oferta. Ojo, este precio es el del terminal libre, sin tener que contratar ningún tipo de permanencia con una operadora.

Así que si queréis un móvil para usarlo, y después de hacer la lista que os recomendábamos en la introducción creéis que el Moto G puede ser una buena opción, daos prisa, porque en la primera semana en la que estuvieron a la venta los terminales volaron de los estantes. ¡Mucha suerte!

Nuestra valoración

  • Diseño88/10
  • Pantalla77/10
  • Hardware77/10
  • Software77/10
  • Cámara66/10
  • Batería77/10
  • Conectividad55/10
  • Calidad/precio99/10