Skip to main content

Samsung Galaxy S8, análisis y opinión

Lo mejor

  • El diseño (y el tamaño)
  • La mejor pantalla
  • Una cámara espectacular
  • Excelente rendimiento

Lo peor

  • Bixby sigue sin hablar español
  • La posición del lector de huellas
  • Interfaz con muchos ajustes
  • Faltan actualizaciones por llegar

24/06/2017 - 10:52

En este análisis del Samsung Galaxy S8 te contamos a fondo nuestra opinión después de haber probado este móvil. Es uno de los teléfonos del año, y por sus características ofrece cosas que pocas alternativas de la competencia son capaces de igualar. Pincha sobre el enlace para ver la prueba completa.

El mejor móvil de Samsung

El Samsung Galaxy S8 es el mejor móvil de Samsung. Da igual las opiniones que podamos tener sobre su pantalla, su diseño o su cámara, porque cualquier análisis que hagamos de este teléfono parte de la base de que este año los surcoreanos han puesto sobre la mesa lo mejor de sí para dar vida a uno de los mejores móviles del año. Llega para competir en la franja de precio de los 809 euros, pero... ¿de verdad está por encima de lo que ofrecen ahora mismo Apple, Huawei, LG o Sony?

Este análisis del Samsung Galaxy S8 es muy especial por varios motivos. Primero, porque ya hemos hecho la prueba del Samsung Galaxy S8+, el hermano mayor de la familia de los nuevos Galaxy S8 que tan buen sabor de boca nos dejó durante la review; segundo, porque este modelo en concreto es mucho más compacto y manejable con una sola mano, cosa de la que su hermano mayor no podía presumir; y tercero porque, al final y al cabo, estamos a tan solamente un móvil de cerrar nuestro repaso de las reviews de los mejores teléfonos del año. Y ese teléfono restante es precisamente el Galaxy S8 de Samsung.

Hemos probado los mejores móviles del momento: Samsung Galaxy S8+, análisis y opinión | LG G6, análisis | Sony Xperia XZ Premium, análisis | Huawei P10, análisis

¿Qué tiene de especial este móvil? Lo analizaremos a fondo en esta review, pero partimos de la base de que lo primero que llama la atención en el nuevo móvil de Samsung es la pantalla. Es una pantalla de esquina a esquina, lo que la compañía denomina como Infinity Display, y es una característica tan especial por el sencillo motivo de que introduce un formato completamente nuevo en el sector de la telefonía móvil: los 18,5:9, frente a los 16:9 que estábamos acostumbrados a ver hasta ahora.

  Samsung Galaxy S8 Samsung Galaxy S8+
Tamaño de pantalla 5,8" 6,2"
Medidas 148,9 x 68,1 x 8 mm 159,5 x 73,4 x 8,1 mm
Batería

3.000 mAh

3.500 mAh

Precio +-809 euros +-909 euros

El Samsung Galaxy S8 es también especial por su asistente inteligente Bixby, el cual es exclusivo de Samsung y viene para sustituir al asistente de Google; es un teléfono especial por su cámara, que en lugar de apostar por un sensor dual resulta ser en realidad una versión ligeramente mejorada de la cámara del S7 Edge; y, por desgracia, también es especial por la posición de su lector de huellas, el cual está en la parte trasera, pero no debajo de la cámara como en el Huawei P10 o el LG G6, sino a un lado del sensor.

Por todo lo demás, este terminal es un gama alta en toda regla: su pantalla de 5,8" alcanza la resolución Quad HD+ (2.960 x 1.440 píxeles), incorpora un procesador Exynos 8895, 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento interno (ampliable), una cámara principal de 12 megapíxeles, Android 7.0 Nougat y una batería de 3.000 mAh de capacidad. Las únicas diferencias frente al Galaxy S8+ son el tamaño (6,2") y la capacidad de la batería (3.500 mAh).

Samsung Galaxy S8, análisis con opiniones

Pero son muchas las preguntas que uno puede tener sobre este buque insignia. En lo que al tamaño se refiere, ¿es cómodo de manejar con una sola mano? Y muchas, muchas otras cuestiones: ¿es tan preocupante la posición de su lector de huellas? ¿Qué tal es la experiencia de la pantalla de esquina? ¿Esos 500 mAh menos de batería frente al S8+ se notan en la autonomía? Y, por encima de todo, ¿qué tal es la cámara a la hora de hacer fotos?

Empecemos con el análisis del Galaxy S8 de Samsung. Lo hemos estado probando a fondo durante semanas, y no os preocupéis si no habéis leído nuestro análisis del S8+, porque vamos a desengranar este teléfono de principio a fin en una review en la que analizaremos cada una de sus especificaciones técnicas.

Análisis en vídeo

Diseño: este S8 tiene el tamaño perfecto

Es imposible empezar el análisis del Samsung Galaxy S8 por otro apartado que no sea el del diseño. Este año han cambiado muchas cosas en los móviles de más alta gama de Samsung, empezando por el hecho de que las versiones flat (es decir, las versiones con la pantalla plana) han pasado a mejor vida: ya no existe la posibilidad de elegir un Galaxy S7 con la pantalla plana frente a la pantalla curvada del S7 Edge, sino que tanto el S8 como el S8 Plus traen una pantalla curvada a ambos lados. Eso, nos guste o no, es el futuro que le espera a los buques insignia de este fabricante.

Los botones físicos que tiene el Galaxy S8 de Samsung

Lo que no ha cambiado es que en el Galaxy S8, Samsung sigue combinando un diseño de metal (en los laterales) con un acabado de cristal (en la parte trasera). En el lateral derecho tenemos el botón de Encendido, mientras que el botón de Volumen y el botón de Bixby se encuentran ubicados en el lateral izquierdo; abajo está la salida minijack, el puerto USB de Tipo-C y el altavoz, mientras que arriba tenemos la bandeja nanoSIM que a su vez nos permite insertar una tarjeta microSD.

Samsung Galaxy S8 en la mano

Antes de hablar del apartado más polémico del diseño de este móvil (más de uno ya se estará imaginando a qué nos referimos), permitidnos primero que dediquemos algunas palabras a las sensaciones que transmite este teléfono en la mano. Personalmente he tenido la oportunidad de probar a fondo el Galaxy S8+ durante semanas, y la sensación con la que me quedé era la de que, incluso siendo un acérrimo amante de los móviles grandes, el modelo Plus se me quedaba demasiado grande para el día a día.

Los dos mejores móviles de Samsung hasta la fecha

El Samsung Galaxy S8, en lo que a sus dimensiones se refiere, es el móvil perfecto tanto para los amantes de los móviles grandes como para los que buscan un terminal más ajustado de tamaño. E insisto en que lo dice alguien que nunca se hubiera planteado elegir la versión "pequeña" de un teléfono antes que la variante de mayor tamaño.

Y este S8 es el móvil perfecto por tamaño por varios motivos. Primero, olvidad por un momento que estamos hablando de un terminal que tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, porque por sus dimensiones (148,9 x 68,1 x 8 mm) este dispositivo es más bien comparable con modelos de poco más de cinco pulgadas tales como el Honor 9 (5,15", 147,3 mm de largo), el Nokia 5 (5,2", 149,7 mm de largo) o el Meizu M5 (5,2", 147,3 mm de largo).

  Samsung Galaxy S8 Honor 9 Nokia 5 Meizu M5 Samsung Galaxy A5 (2017)
Tamaño pantalla 5,8" 5,15" 5,2" 5,2" 5,2"
% de pantalla 83,6% 70% 68,7% 69,5% 71,5%
Longitud 148,9 mm 147,3 mm 149,7 mm 147,3 mm 146,1 mm

Ancho

68,1 mm

70,9 mm

72,5 mm

72,8 mm

71,4 mm

Por lo tanto, utilizar el Galaxy S8 no es ni de lejos equiparable a manejar un Mate 9 (5,9"), un Nexus 6 (5,96") o un Sony Xperia XA Ultra (6"), todos ellos móviles de >5,5" que superan ampliamente los 155 milímetros de longitud. Todo lo contrario: cuando tienes el S8 en la mano, lo que estás utilizando es un teléfono en el que puedes llegar sin problemas con una sola mano incluso hasta la otra esquina de la pantalla.

Galaxy S8+ vs S8

Pero todas las buenas palabras que podamos dedicar a los acabados y las dimensiones del Samsung Galaxy S8 siempre estarán acompañadas de la sombra del lector de huellas. Lo ideal sería que hubiera venido incorporado dentro de la propia pantalla, pero eso no fue posible por motivos técnicos y Samsung se vio obligada a incorporarlo en la parte trasera del móvil. El problema es que, a diferencia de lo que ocurre en los móviles de Huawei o los móviles de LG, el lector no está debajo de la cámara... sino a un lado del sensor.

La polémica posición del lector de huellas es lo que le resta puntos al diseño del Samsung Galaxy S8

Tal y como os estaréis imaginando, no es una posición cómoda para un lector de huellas dactilares. Incluso con el paso de los días cuesta hacerse a la idea de que para desbloquear la pantalla hay que apoyar el dedo en un pequeño espacio ubicado a un lado de la cámara, aunque sí tenemos que decir que gracias a las reducidas dimensiones del teléfono es más fácil hacerse al lector de huellas del Galaxy S8 que el del S8+.

Pero si habéis llegado hasta esta review del Galaxy S8 de Samsung, la posición del lector de huellas probablemente sea solamente una de las muchas incógnitas que os despierta este teléfono. Dado que lo verdaderamente interesante se esconde en la parte frontal de este móvil, pasemos directamente al siguiente apartado de este análisis, el de "Pantalla".

Pantalla: de esquina a esquina

A riesgo de sonar repetitivos, tenemos que decirlo una vez más: lo que encontramos en este Samsung Galaxy S8 es una pantalla de 5,8 pulgadas en un móvil que mide exactamente 148,9 milímetros. Eso es dos milímetros más corto en longitud que el S7 Edge (150,9 mm, 5,5"), casi diez milímetros más corto que el iPhone 7 Plus (158,2 mm, 5,5") y mucho menos alargado que el Mate 9 (156,9 mm, 5,9"). En otras palabras: es una pantalla enorme en el cuerpo de un móvil que cabe perfectamente en la palma de la mano. Pero eso tiene un precio.

Ahora ha llegado el momento de dar nuestra opinión sobre la pantalla del Samsung Galaxy S8

El Galaxy S8 tiene tanta pantalla en tan poco tamaño no solamente porque incorpora menos marcos que la competencia, cosa que desde luego es cierta, sino porque Samsung ha utilizado un formato de pantalla que hasta ahora no habíamos visto en el mercado: el de los 18,5:9. A excepción de LG, con su pantalla con formato de 18:9, prácticamente ningún otro fabricante se había atrevido a lanzar un móvil con una pantalla cuyo formato fuera diferente al de 16:9 de toda la vida. Al menos hasta la llegada de los nuevos Galaxy S8.

Pantalla del S8 frente al S7 Edge

Esta diferencia de formato es mucho más importante de lo que pudiera parecer. Lo es porque, tal y como explicaban muy bien en un artículo de The Verge, este año vamos a necesitar recurrir a Pitágoras para poder hablar de tamaños de pantalla en los móviles.

Las 5,8 pulgadas del Galaxy S8 no son en absoluto similares a -por ejemplo- las 5,7 pulgadas del Galaxy A7 (2017), ya que no se trata de una simple diferencia de 0,1 pulgadas, sino de algo que va más allá de eso. De hecho, es probable que el Galaxy A7 de 2017 tenga la misma (o incluso más) superficie de pantalla que el Galaxy S8. La del Galaxy S8 es una pantalla más grande por lo largo, pero más estrecha por lo ancho. Y recordad que hablamos solamente de la pantalla, no del diseño del teléfono.

Galaxy A7 de 2017 frente al S8

Cuando hablamos de "pulgadas", lo que hacemos es definir la distancia que hay entre la esquina inferior izquierda y la esquina superior derecha de una pantalla. Esa distancia es la que por estándar define el tamaño de una pantalla, y cuando todas las pantallas de los móviles eran de 16:9 se trataba de la forma más sencilla de identificar el tamaño de un panel.

El problema es que ahora, con la llegada de pantallas de 18:9 y 18,5:9, este estándar se ve alterado por pantallas que no cumplen las mismas especificaciones que las de 16:9. Por lo tanto, sería injusto comparar simplemente por sus pulgadas las pantallas de nuevos móviles como el Galaxy S8 de Samsung o el G6 de LG con otros terminales como el Xperia XZ Premium o el Moto Z. El formato es muy, muy importante para hacer una comparativa de tamaños de pantalla en condiciones.

Comparativa de pantallas de los principales móviles

Dado que las pantallas de -por ejemplo- 18,5:9 son más alargadas que las de 16:9, las que tengan este nuevo formato parten con la clara ventaja de que podrán presumir de una mayor cantidad de pulgadas por el simple motivo de que sacrifican parte de su anchura a cambio de una longitud más alargada. Pero eso no quiere decir que sean de verdad más grandes, y de hecho una pantalla de 5,8" con formato 16:9 tiene más superficie de panel que una pantalla de 5,8" con formato 18,5:9.

¿Cuánto cuesta reparar la pantalla del Samsung Galaxy S8?

A lo que queremos llegar con este recorrido por las matemáticas es a que, en pocas palabras, cuando vayas a comprar un Samsung Galaxy S8 estarás adquiriendo un móvil cuya pantalla, más allá de lo que digan las especificaciones técnicas, estará en realidad más cerca del espacio útil que te ofrecería un teléfono como el iPhone 7 Plus (5,5"), el OnePlus 3T (5,5") o el Huawei P10 Plus (5,5") que de lo que te ofrecerían móviles como el LG V20 (5,7") o el Sony Xperia XA1 Ultra (6").

Pantalla del Galaxy S8 de Samsung

La diferencia es que tendrás algo parecido al tamaño de pantalla de la segunda lista de móviles, pero en un tamaño mucho más cómodo (algo cercano a los móviles de la primera lista). Personalmente, bienvenido sea este cambio: a mí lo que me interesa es tener una pantalla grande en las manos, y si con este formato los fabricantes consiguen darme una pantalla mayor en un tamaño inferior, no tengo ningún problema en renunciar a esas décimas de superficie.

¿Perdido en este mar de cifras? En nuestra guía de compra lo explicamos de forma más sencilla

Y cuando antes decíamos que esta decisión de cambiar los 16:9 por los 18,5:9 tiene un precio, lo hacíamos por un motivo. Samsung ha apostado por un formato de pantalla (el de los 18,5:9) para el que todavía a día de hoy no se produce prácticamente ningún contenido (al menos no en aplicaciones del día a día como la archiconocida YouTube), y eso significa que por defecto es difícil llegar a aprovechar este formato de pantalla a la hora de reproducir vídeos en horizontal. Pero existe una solución.

Así se reproduce un vídeo en el Galaxy S8 si decides mostrarlo a pantalla completa

Cuando vamos a reproducir un vídeo en el Galaxy S8 desde aplicaciones como YouTube, Netflix o Amazon Prime Video, siempre se nos muestra en la esquina inferior derecha un icono que nos permite reproducir los vídeos a la pantalla completa de Samsung. Es importante diferenciar entre la pantalla completa de toda la vida, esa en la que el vídeo se muestra a tamaño completo, y la pantalla completa de Samsung en el Galaxy S8, la cual requiere que el vídeo ocupe también las esquinas curvadas que tiene el panel.

El botón que permite reproducir el vídeo a la pantalla completa de Samsung

Dado que (a día de hoy) nadie produce vídeos pensando en móviles con las esquinas curvadas, lo que hace el teléfono cuando pulsamos sobre este icono es aplicar un pequeño zoom sobre la imagen para que así ocupe cada centímetro de la pantalla. Es cierto que con esto perdemos parte de la imagen, pero a cambio ganamos en experiencia inmersiva; además, se trata de una función opcional, y si queremos siempre podemos reproducir el vídeo en su formato original dejando dos franjas negras a los lados.

De esquina a esquina: así se ve la pantalla del S8

Pero no vamos a seguir hablando de formatos, tamaños o estándares. Es hora de que hablemos de la calidad de la pantalla de este buque insignia: tras su panel de 5,8 pulgadas, este teléfono esconde un panel Super AMOLED que alcanza una resolución Quad HD+ (2.960 x 1.440 píxeles), dando lugar a una densidad de píxeles de 570 ppi. Y en este apartado no nos vamos a andar con rodeos: estamos ante si no la mejor, una de las mejores pantallas que ha tenido jamás un móvil.

  Samsung Galaxy S8 LG G6 Sony Xperia XZ Premium Galaxy S7 Edge Huawei P10
Tamaño pantalla 5,8" 5,7" 5,46" 5,5" 5,1"
Panel Super AMOLED IPS LCD IPS LCD Super AMOLED IPS-NEO LCD
Resolución 2.960 x 1.440 píxeles 2.880 x 1.440 3.840 x 2.160 2.560 x 1.440 1.920 x 1.080
HDR

Mobile HDR Premium

HDR Dolby Vision

HDR

-

-

Decimos que es una de las mejores pantallas por varios motivos. Lo decimos por, por ejemplo, el panel Super AMOLED: es una delicia ver series en este teléfono por la noche en el sofá con las luces apagadas, y nada iguala a la sensación de comprobar que incluso en las escenas en las que hay -por ejemplo- una sala a oscuras no se muestra ni un rastro de brillo en la pantalla. Lo que tiene que ser negro, se ve negro en la pantalla; eso, por desgracia, ningún panel IPS LCD lo consigue emular al cien por cien.

Pero el Super AMOLED también tiene sus desventajas

Los colores, los contrastes (habrá quien diga que están demasiado saturados... cuestión de gustos) y la nitidez de la imagen son de diez. Buena parte de los ajustes de la imagen son personalizables, y aunque nosotros hemos hecho toda la prueba con el modo "Adaptive display" activado, en la configuración también podíamos elegir entre los modos de "Cine AMOLED", "Foto AMOLED" y "Básico". Lo que también es personalizable es la resolución de la pantalla, la cual viene de fábrica configurada en el modo de Full HD+ (2.220 x 1.080), y si queremos tener la de Quad HD+ deberemos activarla manualmente.

La pantalla del Samsung Galaxy S8 es una de las mejores del mercado, tal y como hemos comprobado en nuestra review

Pero, ¿recordáis que hace no mucho tiempo Samsung lanzó una actualización que solucionaba los problemas de tintes rojos detectados en algunas unidades del Galaxy S8+? Esa actualización no parece haber llegado al Galaxy S8, o al menos no a la unidad que nosotros hemos analizado, y es una pena que durante esta review no tuviéramos la opción que tras esta actualización permitía ajustar la temperatura de color no solamente del centro de la pantalla, sino también de sus esquinas.

Lo decimos porque, al probar el S8+, sí que pudimos comprobar que las esquinas de la pantalla (especialmente arriba y abajo) mostraban alguna tonalidad extraña si se subía el brillo al máximo, se abría una imagen con fondo blanco y se miraba el teléfono desde un determinado ángulo. En este Galaxy S8 viene a ocurrir más o menos lo mismo, así que esperamos que la actualización que ya ha llegado al S8+ no tarde en distribuirse entre los usuarios del S8.

Samsung Galaxy S8, análisis con opiniones a fondo

Para ir terminando este apartado, tan solamente nos queda por mencionar una curiosidad sobre la pantalla: ¿os habéis fijado en que en la parte frontal de este teléfono no hay ningún botón físico de Inicio, cosa que hasta ahora nunca había sucedido en un Samsung Galaxy? Tiene su explicación: es cierto que ha desaparecido el botón físico, pero no lo ha hecho del todo: Samsung ha sustituido la tecla física de Inicio por un botón que ahora está integrado dentro de la propia pantalla.

El primer móvil con sensor de huella bajo la pantalla es de Vivo

Cada vez que dejas el Galaxy S8 en reposo, en la parte inferior de la pantalla aparece un botón virtual (por cierto, que nadie se preocupe de que la pantalla se pueda quemar por culpa de este botón, ya han pensado en ello) que emula la función de un botón físico. De hecho, cuando lo pulsas se nota incluso una pequeña vibración, y acto seguido es cuando se enciende la pantalla tal y como lo haría si pulsáramos el botón físico de un Samsung Galaxy S7, S6 o S5.

Pero ya hemos hablado suficiente de la pantalla del Samsung Galaxy S8, ¿verdad? Es hora de que vayamos directos al apartado que para muchos es decisivo a la hora de elegir un móvil, el de "Cámara".

Cámara: la mejor cámara Android del mercado

Es hora de dar nuestra valoración sobre la cámara del Galaxy S8 de Samsung en este análisis

Este año Samsung no ha querido arriesgar en el apartado de fotografía de su buque insignia, y en lugar de aventurarse a experimentar por primera vez con la tecnología de la cámara dual -cosa que, como muy pronto, los surcoreanos se reservan para el Note 8-, lo que han hecho en el Samsung Galaxy S8 ha sido incorporar la misma cámara que en el S7 Edge: un sensor Dual Pixel de 12 megapíxeles con apertura de f/1.7, estabilizador óptico de imagen (OIS) y grabación de vídeo 4K, entre otras muchas características.

Pero idénticas, lo que se dice idénticas, lo cierto es que las cámaras de los nuevos Galaxy S8 frente a la del S7 Edge no lo son. Ha habido una pequeñísima mejora en el modelo del sensor que incorpora la cámara, y pese a que sobre el papel las especificaciones técnicas de ambas cámaras siguen siendo idénticas, Samsung también presume de algunas correcciones de software que apuntan a posicionar a la del S8 como una de las mejores cámaras Android del mercado.

  Galaxy S8 (ISOCELL S5K2L2/Sony IMX333) Galaxy S7 Edge (ISOCELL S5K2L1/Sony IMX260)
Tamaño del pixel 1,4 µm 1,4 µm
Resolución 4.032 x 3.024 píxeles 4.032 x 3.024
Grabación de vídeo

Hasta 3.840 x 2.160 píxeles

Hasta 3.840 x 2.160 píxeles

Relación focal f/1.7 f/1.7

En las siguientes líneas hablaremos largo y tendido sobre la cámara de este terminal, pero antes permitidnos que aprovechemos primero este análisis del Samsung Galaxy S8 para explicar también rápidamente que, a día de hoy, en el mercado se venden dos versiones de este teléfono con dos modelos de cámara diferentes: una tiene un sensor firmado por la propia Samsung (el S5K2L2), y la otra, un sensor firmado por Sony (el IMX333).

  ISOCELL S5K2L2 (nuestra versión) Sony IMX333 (la otra versión)
Tamaño del pixel 1,4 µm 1,4 µm
Resolución 4.032 x 3.024 píxeles 4.032 x 3.024 píxeles
Longitud focal

4,20 mm

4,25 mm

Relación focal f/1.7 f/1.7

Las dos versiones son idénticas en lo que a especificaciones de cámara se refiere, y el único motivo por el que Samsung ha decidido contar con Sony para algunas unidades de su móvil de alta gama reside en garantizar que siempre haya stock suficiente de sensores para la cámara de este buque insignia. Cuando vayas a comprar el S8, te puede tocar uno u otro sensor de forma aleatoria, y no sabrás cuál de los dos trae tu unidad hasta que tengas el móvil en la mano.

En nuestro caso, tanto en la review del Galaxy S8 como en la del S8+ nos ha tocado la versión que traía el sensor ISOCELL S5K2L2 de Samsung, pero perfectamente nos podría haber tocado una versión con el otro sensor y, en la práctica, no existiría absolutamente ninguna diferencia en la calidad de las fotografías. Si algún día tienes curiosidad por saber qué modelo de sensor incorpora la cámara de tu teléfono, la aplicación de AIDA64 te sacará de dudas.

En lo que no hay absolutamente ninguna diferencia es entre las cámaras de los dos modelos del nuevo buque insignia de Samsung: tanto el S8 como el S8+ comparten la misma cámara, por lo que ya te podemos adelantar que todo lo que digamos sobre la cámara a lo largo de nuestras opiniones sobre el Galaxy S8 va a ser exactamente igual a lo que ya hemos dicho sobre la cámara del S8+. Eso significa que, si ya has leído nuestro análisis del modelo "Plus", en este apartado no te vas a encontrar absolutamente nada nuevo.

¿Te interesa conocer más a fondo la cámara de este móvil? Pues atento, porque hemos dedicado un artículo entero al análisis de la cámara del Galaxy S8+

En sus nuevos Galaxy S8, Samsung ha conseguido dar vida a una cámara que, una vez la pruebas, te incita a pasar horas haciendo fotografías de todo lo que te rodea. Es difícil encontrar alguna situación en la que esta cámara tenga problemas para dar lo mejor de sí al primer disparo, y el sensor se complementa con una capa de software tan bien pulida que, para la gran mayoría de los mortales, en ningún momento hace falta salir del modo automático de la aplicación de cámara para obtener el mejor resultado posible.

De día, de noche, en interiores, en exteriores... estamos hablando de una cámara que no le tiene miedo a ningún escenario, y si dejamos que sea el Modo HDR el que decida en qué condiciones debe activarse la mejora de color en las fotografías, entonces lo que obtendremos serán resultados de diez. Es cierto que el HDR le da un toque demasiado saturado a las escenas en exteriores, pero precisamente gracias a eso se consiguen esos resultados tan llamativos a primera vista... cada uno que valore qué tipo de fotografías le gustan más.

Es especialmente llamativo el desempeño de la cámara en fotografías de objetos a poca distancia. El autoenfoque siempre detecta el objeto al que queremos dar protagonismo en la escena, y lo hace sin necesidad de que tengamos que corregirlo manualmente en ningún momento. Después de cada disparo, los resultados de las fotografías macro son simplemente espectaculares: el detalle, los colores y el enfoque que consigue esta cámara nada tienen que envidiar incluso a cámaras semi-profesionales.

De nuevo, os invitamos a leer nuestro análisis del Galaxy S8+ para que podáis conocer más a fondo una cámara que, recordemos, es idéntica en ambos teléfonos.

La aplicación de cámara: algún que otro detalle nuevo, pero pocos cambios

La aplicación de cámara de los Samsung Galaxy S8

Lo que no ha cambiado mucho desde el S7 Edge es la aplicación de cámara. La app de fotografía que trae el Samsung Galaxy S8 tiene una interfaz prácticamente idéntica a la que tenía su antecesor, y las pocas novedades que incorpora se resumen en los gestos para cambiar de la cámara principal a la cámara frontal (cosa que ya recibió en su día su antecesor) y algunos stickers (es decir, pegatinas) que nos permiten personalizar los rostros de las personas en tiempo real.

Por lo demás, nuestra opinión sobre esta aplicación se puede resumir en que no tenemos ninguna queja sobre su funcionamiento: es muy, muy rápida a la hora de inmortalizar las fotografías, y todas las opciones de configuración que podamos necesitar están al alcance de un par de toques en la pantalla. Además, disponemos de modos adicionales de fotografía (Modo Profesional, Enfoque selectivo, Cámara lenta, etcétera) que en determinadas situaciones nos permiten exprimir todavía más el potencial de la cámara.

Samsung Galaxy S8+ vs S7 Edge, ¿qué ha cambiado?

La resolución máxima a la que podemos inmortalizar las fotografías con la cámara del S8 es de 4.032 x 3.024 píxeles (con el formato 4:3, y si queremos activar el de 16:9 deberemos bajar la resolución hasta los 4.032 x 2.268 píxeles), mientras que los vídeos se pueden grabar tanto en resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles) como en otras resoluciones inferiores (QHD, Full HD a 60 fps, Full HD...). Por supuesto, también tenemos grabación de vídeos a cámara lenta, con resolución HD a 240 fotogramas por segundo.

Rendimiento: un Exynos para dominarlos a todos

Lo que más llama la atención de los nuevos Galaxy S8 de Samsung son los delgados marcos de pantalla

Quizás habréis léido en alguna web que el Samsung Galaxy S8 se alimenta del último procesador de Qualcomm, el Snapdragon 835; y esta afirmación es cierta, pero solamente se cumple en la versión que se distribuye en Estados Unidos. En Europa, y en el modelo que nosotros hemos probado, lo que tenemos es el mejor procesador de Samsung ahora mismo: el Exynos 8895. Esto acompañado de un procesador gráfico Mali-G71 MP20, 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno.

Ni en la teoría ni en la práctica existen diferencias reales de potencia entre el S8 europeo y el modelo americano, así que nadie debería preocuparse por este aspecto a la hora de adquirir este teléfono. De hecho, si nos ponemos a mirar comparativas al milímetro, incluso veremos que el modelo europeo es un pelín más potente que el estadounidense. Lo importante es que en el día a día, no hay diferencia alguna.

  S8+ en Europa S8+ en Estados Unidos
AnTuTu 6 174.070 puntos 168.133 puntos
AnTuTu 5 80.923 81.688
GeekBench 3

Multi-núcleo: 7.375

Mono-núcleo: 2.072

Multi-núcleo: 7.202

Mono-núcleo: 2.161

GFX 3.1 Manhattan (onscreen) 23 18

¿Cuál es el Samsung Galaxy S8 más potente?

A la hora de comparar números (tanto desde el punto de vista de las especificaciones como desde los benchmarks), vemos rápidamente que el Samsung Galaxy S8 se posiciona como el móvil más potente del mercado. Tan solamente modelos como el Xperia XZ Premium de Sony o incluso el último Xiaomi Mi 6 tienen alguna mínima posibilidad de plantar cara a lo nuevo de Samsung en un ránking de los teléfonos más potentes. Esos, y los iPhone de Apple, claro está.

  Galaxy S8 Galaxy S8 en EEUU Xperia XZ Premium LG G6 Huawei P10 Xiaomi Mi 6
Procesador Exynos 8895 Snapdragon 835 Snapdragon 835 Snapdragon 821 Kirin 960 Snapdragon 835
Número de núcleos 8 8 8 4 8 8
Velocidad de reloj máxima 2.3 2.35 GHz 2.45 GHz 2.35 GHz 2.4 GHz 2.45 GHz
Procesador gráfico Mali-G71 MP20 Adreno 540 Adreno 540 Adreno 530 Mali-G71 MP8 Adreno 540

Pero una cosa son los números, y otra, la experiencia de uso. Llevamos semanas utilizando el Galaxy S8 de Samsung como teléfono principal, y si algo podemos dejar claro en este apartado es que no hay ninguna tarea que le saque los colores a la potencia de este terminal: podemos pasar de una app a otra sin notar ningún cuelgue, y no hemos encontrado ni una sola aplicación (ni siquiera la de Photoshop Express, por poner un ejemplo) en la que el rendimiento no fuera fluido.

Así se borran las aplicaciones pre-instaladas en Android

Es cierto que decir que un teléfono es más o menos fluido es una afirmación muy abstracta, pero cuando queráis saber a qué nos referimos cuando decimos que el Galaxy S8 es un teléfono muy fluido, pensad en un móvil en el que podéis acceder en cuestión de segundos a la aplicación de Cámara desde las apps abiertas en segundo plano; pensad en un móvil en el que podéis utilizar con absoluta soltura dos aplicaciones a la vez en la pantalla; y, en resumen, pensad en un móvil en el que juegos de la talla de FIFA Mobile o Extreme Landings van como la seda.

Estos fueron los móviles más potentes del año pasado

Ahora sí, hablemos de números. Para sorpresa de nadie, el Samsung Galaxy S8 alcanza una velocidad de lectura/escritura de datos (en la memoria interna) de 574,06 MB/s y 217,50 MB/s, respectivamente. Y decimos que no es ninguna sorpresa porque son unos resultados que están muy a la par de los 562,48 MB/s / 206,9 MB/s que consiguió el Galaxy S8+ en nuestra review, de manera que no nos esperábamos ninguna cifra muy diferente.

Las velocidades de lectura y escritura del S8

Estas cifras las hemos recogido a través de la aplicación de A1 SD Bench, la cual también nos reveló que la puntuación que alcanza este teléfono de Samsung a la hora de escribir datos sobre su almacenamiento interno está ligeramente por encima de los números que han registrado en esa misma prueba terminales como el teléfonos como el Huawei Mate 9 (350,7/134,3 MB/s), el Huawei P10 (560,84/147,96 MB/s) o el Xiaomi Mi5 (448,82/141,6 MB/s).

El rendimiento no es en absoluto un apartado al que se le pueda poner alguna queja en este terminal

¿Y qué hay de las pruebas de rendimiento? En este sentido hemos querido hacer algo un poco fuera de lo común, y hemos probado a ejecutar el benchmark de AnTuTu (v6.2.7) dos veces, con la peculiaridad de que en cada uno de los dos intentos hemos activado una resolución de pantalla diferente. En una hemos probado con la resolución máxima que alcanza el S8, la Quad HD+, y en la otra hemos dejado la resolución Full HD+