Skip to main content

Samsung Galaxy S8+, análisis y opinión

30/04/2017 - 09:24

Ponemos a prueba el Samsung Galaxy S8+ en un análisis en el que contamos nuestras opiniones sobre el nuevo buque insignia de la marca surcoreana en esta review, ¿de verdad estamos ante el mejor móvil Android de 2017? Comprobamos si merece la pena comprarlo.

Samsung Galaxy S8+, análisis en vídeo

Lo nuevo de Samsung trae muchos, muchos cambios

Hablar del nuevo Samsung Galaxy S8+ equivale a hablar de un móvil que representa un año de cambios. Los surcoreanos quieren dejar atrás los fantasmas del pasado, y para ello han dedicado los últimos meses a trabajar en un teléfono que aspira a competir en la franja de precio más cara que existe en el mercado de la telefonía móvil: la de los 900 euros.

¿Y por qué hablar de los nuevos S8 de Samsung, con el Samsung Galaxy S8 y el Galaxy S8+, equivale a hablar de muchas novedades? Porque estrenan lo que la compañía denomina como el Infinity Display, que básicamente se refiere a una pantalla que ocupa prácticamente todo el frontal del teléfono; también porque traen Bixby, el nuevo asistente inteligente de la compañía; y también porque ya no hay ningún botón físico en la parte frontal del teléfono, y el lector de huellas se ha visto obligado a moverse a una posición que ha despertado mucha polémica. Eso, y muchas otras cosas más que también han cambiado.

Este año, Samsung ha decidido confiar plenamente en su pantalla curva y ha lanzado dos versiones curvadas del Galaxy S8: ya no hay un modelo con la pantalla plana, como sí ocurría con los S7, sino que tanto el S8 como el Samsung Galaxy S8+ incorporan un panel curvado a los lados. El que nosotros hemos probado es el modelo Plus, el más grande de los dos, con una pantalla de 6,2 pulgadas.

  Samsung Galaxy S8+ Samsung Galaxy S8
Tamaño de pantalla 6,2" 5,8"
Medidas 159,5 x 73,4 x 8,1 mm 148,9 x 68,1 x 8 mm
Batería

3.500 mAh

3.000 mAh

Precio +-909 euros +-809 euros

En términos de características, pocas diferencias vamos a encontrar entre el Samsung Galaxy S8+ y el Galaxy S8. Los dos se alimentan de un procesador Exynos 8895, y ambos incorporan 4 GB de memoria RAM, así como también sus diferentes pantallas alcanzan una misma resolución Quad HD+ de 2.960 x 1.440 píxeles. En lo que sí se diferencian es en la capacidad de batería: 3.500 mAh para el modelo más grande, y 3.000 mAh para el modelo más pequeño.

Samsung Galaxy S8+, análisis con opiniones

Pero, ¿qué tal es esta pantalla en el día a día? Y el rendimiento, ¿está a la altura de lo que nos podríamos esperar de un móvil de alta gama? ¿Es capaz de hacer buenas fotografías la cámara del Samsung Galaxy S8+, y son realmente mejores que las que hacía la cámara del S7 Edge? ¿Y la autonomía, se ve afectada por el hecho de que se trata de una pantalla con resolución Quad HD+?

Dado que son muchas cosas las que hay que decir sobre este teléfono, lo mejor será que nos dejemos de introducciones y reservemos las palabras para el análisis del Samsung Galaxy S8+ que podéis leer a continuación. Hemos estado probando a fondo este teléfono, y en esta ocasión os traemos opiniones detalladas sobre todos y cada uno de sus apartados.

Diseño: el nuevo S8 marca un antes y un después

El Samsung Galaxy S8+ ha marcado un antes y un después no solamente en la línea de diseño de la propia Samsung, sino en todo el mercado de la telefonía móvil. El diseño que trae este teléfono, con su pantalla que va casi de esquina a esquina, es el diseño que van a seguir todos los teléfonos de alta gama que vayan a salir al mercado de aquí a los próximos meses.

Probar el Galaxy S8+ equivale a darse cuenta del poco sentido que tenían los marcos que durante tantos años han estado acompañando por arriba y por abajo las pantallas de los móviles. Es una sensación muy curiosa, porque cuando pasas unas pocas horas con este móvil, y después vuelves a cualquier buque insignia relativamente reciente de fabricantes como Apple, Huawei o Sony, te da la impresión de haber retrocedido un año en el tiempo.

El diseño del Samsung Galaxy S8+

El motivo es muy sencillo: los nuevos móviles de Samsung pueden presumir ahora mismo de uno de los porcentajes más altos en lo que a cantidad de espacio que ocupa la pantalla respecto a la parte frontal del teléfono se refiere. El S8+ alcanza el 84%, y tan solamente llegan a acercarse a su porcentaje el Xiaomi Mi MIX (84% también), el LG G6 (79%) o el Mate 9 (78%).

  Samsung Galaxy S8+ LG G6 iPhone 7 Plus Huawei P10 Sony Xperia XZ Premium
Tamaño pantalla 6,2" 5,7" 5,5" 5,1" 5,46"
% de pantalla 84% 79% 68% 71% 68,4%
Longitud 159,5 mm 148,9 mm 158,2 mm 145,3 mm 156 mm
Fecha de lanzamiento

Marzo de 2017

Febrero de 2017

Septiembre de 2016

Marzo de 2017

Junio de 2017

El Samsung Galaxy S8+ es un móvil grande, de eso no cabe ninguna duda, pero es mucho más pequeño de lo que en condiciones normales sería un teléfono de 6,2 pulgadas si tuviera que seguir incorporando los marcos de toda la vida en la parte frontal. Estamos hablando de un terminal que se queda en los 159,5 milímetros de longitud por 73,4 milímetros de ancho, con un grosor muy logrado de 8,1 milímetros y un peso establecido en los 173 gramos.

Pero, más allá de las cifras, ¿qué tal se siente un móvil como el Samsung Galaxy S8+ en la mano? Lo cierto es que se siente mucho mejor de lo que nos podríamos imaginar: para empezar, es un móvil que cabe en la palma de la mano. Es cierto que para llegar a ciertas partes de la pantalla hay que forzar un poco el agarre, pero a lo que son los tres botones físicos podemos llegar sin necesidad de utilizar en ningún momento la otra mano.

Así queda el Samsung Galaxy S8+ en la mano

Lo que con diferencia se siente al sujetar este terminal en la mano es la enorme calidad de sus acabados. Samsung no ha pasado por alto ningún detalle, y los bordes metálicos (están tan pulidos que incluso brillan) combinados con la parte trasera de cristal (ligeramente curvada a los lados) dan lugar a un teléfono cuyo diseño se merecería un diez de no ser por un único aspecto. La posición del lector de huellas.

El lector de huellas del Samsung Galaxy S8+ está ubicado a la derecha de la cámara

Efectivamente, el gran pero de los nuevos Galaxy S8 es la ubicación en la que se encuentra situado el lector de huellas dactilares. Samsung hubiera querido incorporarlo dentro de la propia pantalla, pero la tecnología necesaria para conseguirlo no llegó a tiempo y la compañía se vio obligada a elegir otra posición diferente para este componente. Y eligió la parte trasera del móvil.

Es cierto que llevamos años viendo a fabricantes como Huawei o LG incorporar los lectores de huellas en las carcasas traseras de sus teléfonos, pero todos ellos lo han venido haciendo siempre utilizando el espacio que queda disponible debajo de la cámara principal; Samsung, en lugar de eso, lo que ha hecho ha sido incorporar el lector de huellas a un lado de la cámara.

Es evidente que el lector de huellas no está en la mejor posición posible

Es una posición errónea para un componente como el lector de huellas, en eso simplemente no hay debate posible. Los primeros días cuesta encontrar el sensor para desbloquear la pantalla con el dedo, y casi siempre acabas pulsando sin querer la lente de la cámara, por lo que quedan manchas que después pueden dar problemas a la hora de hacer una fotografía. Dicen que con una funda se hace más fácil encontrar el lector de huellas al tacto.

Cómo bloquear WhatsApp con tu huella dactilar

Antes de pasar a los siguientes apartados del análisis, también es interesante hacer un repaso rápido de la posición en la que se encuentran todos los componentes de este móvil. En la parte frontal, lo que tenemos encima de la pantalla es el LED de notificaciones, el escáner de iris (que se ilumina de color rojo cuando entra en funcionamiento), el altavoz de las llamadas y la cámara frontal.

Detalle del marco superior de la pantalla del S8 Plus

En el lateral derecho se encuentra el botón de encendido, mientras que en el lateral izquierdo tenemos el botón de volumen y, como novedad de este año, un botón también físico que corresponde en exclusiva al nuevo asistente inteligente de Samsung: Bixby. Los tres botones tienen el tacto robusto y firme que nos podríamos esperar en un móvil de esta categoría, y quedan fácilmente accesibles con una sola mano.

Los botones físicos de volumen y de Bixby que hay en el lado izquierdo del Samsung Galaxy S8+

En la parte inferior, lo que tenemos es el puerto minijack de 3,5 milímetros, la salida USB de Tipo-C y el altavoz, mientras que para encontrar la bandeja de la tarjeta telefónica tenemos que irnos hasta la parte superior del teléfono, donde encontramos una ranura nanoSIM y un espacio para la tarjeta microSD.

El altavoz, ubicado en la parte inferior

Pero probando el Samsung Galaxy S8+ hemos experimentado una sensación muy curiosa, tan curiosa que nunca la habíamos llegado a sentir al tener en las manos la versión "Plus" (es decir, la versión más grande) de un buque insignia. Lo comentaremos al final de la review, en el apartado de las conclusiones, pero de momento pasemos a hablar de otra de las señas de identidad de este teléfono: la pantalla.

Pantalla: imagen de esquina a esquina

Analizamos la pantalla del Samsung Galaxy S8+

La pantalla es, con diferencia, la característica que más destaca en este análisis del Samsung Galaxy S8+. Más allá de su diseño, su cámara o su autonomía, por lo que más llama la atención este teléfono es por el diseño Infinity Display de su pantalla: es una pantalla que va prácticamente de esquina a esquina, y ocupa nada menos que el 84% de la parte frontal del teléfono. Lo hemos visto con el Xiaomi Mi MIX y con el LG G6, y a estas alturas ya podemos afirmar que este año los marcos de las pantallas han pasado a la historia.

  Samsung Galaxy S8+ LG G6 Xiaomi Mi MIX Galaxy S7 Edge Huawei P10
Tamaño pantalla 6,2" 5,7" 6,4" 5,5" 5,1"
Longitud 159,5 mm 148,9 mm 158,8 mm 150,9 mm 145,3 mm
Ancho 73,4 mm 71,9 mm 81,9 mm 72,6" 69,3 mm
Formato de pantalla

18,5:9

18:9

17:9

16:9

16:9

La pantalla del Galaxy S8+ trae muchas sorpresas. Para empezar, no es una pantalla con un tamaño convencional: tiene el formato 18,5:9, lo que en términos mundanos quiere decir que es un poco más alargada y un poco más estrecha de lo habitual. Eso, sumado a la desaparición de las franjas superiores e inferiores que hasta ahora traían todos los móviles de Samsung, permite que estemos hablando de una pantalla de 6,2 pulgadas en un móvil que tiene una longitud casi idéntica a la del iPhone 6S Plus.

Pero no nos adelantemos a los acontecimientos, y hagamos un repaso rápido de las características de esta pantalla antes de meternos de lleno en un análisis más concienzudo: tiene un tamaño de 6,2 pulgadas, está albergada sobre un panel Super AMOLED y alcanza una resolución Quad HD+ de 2.960 x 1.440 píxeles (en realidad, es la resolución Quad HD (2.560 x 1.440) de siempre pero adaptada a este nuevo formato de pantalla). De cara a las caídas y los arañazos, la pantalla está protegida con Corning Gorilla Glass 5.

AMOLED frente al IPS, ¿qué tecnología es mejor?

Super AMOLED, Quad HD+, tecnología HDR, 529 píxeles por pulgada de densidad... con estos datos ya os lo estaréis imaginando: la pantalla se ve muy bien, y es una verdadera delicia consumir contenidos multimedia en un teléfono que combina esta calidad de imagen con un formato que aprovecha mucho mejor cada centímetro de espacio en la parte frontal. Excelente paleta de colores, nitidez absoluta, buenos ángulos de visión (aunque a la tecnología de las pantallas curvadas todavía le queda margen de mejora)... esta pantalla es un verdadero acierto.

La pantalla del Samsung Galaxy S8+ va de esquina a esquina

Dirán algunos que la pantalla peca en exceso de los colores saturados, y es cierto: a fin de conseguir que la imagen cause una mejor impresión a primera vista, Samsung lleva mucho tiempo incrementando de fábrica en unas décimas la saturación de sus paneles. Es algo que ni se nota cuando llevas unos pocos minutos viendo una película, y en cualquier caso en el apartado de ajustes tenemos una opción que nos permite elegir entre diferentes gamas de colores (el más cálido y menos saturado es el Básico, mientras que el más completo es el Adaptive display).

Esta aplicación impide que cotilleen la pantalla de tu móvil

Lo que también podemos elegir desde los ajustes es la resolución de pantalla. Y aquí Samsung se merece un pequeño tirón de orejas: por defecto, el Galaxy S8+ trae activada no la resolución más alta (recordemos, la Quad HD+)... ¡sino la Full HD+! Es una decisión en favor del consumo de batería, y se puede cambiar de forma manual (primero tienes que darte cuenta de que existe esta opción), pero habrá usuarios que quizás jamás lleguen a saber que están infrautilizando la calidad de imagen de un teléfono de esta categoría debido a que la resolución viene reducida de fábrica.

Así se cambia la resolución de pantalla del Samsung Galaxy S8+

Probar la pantalla del Samsung Galaxy S8+ equivale a dar un paso adelante que no tiene vuelta atrás. Una vez has dedicado varias horas a utilizar este teléfono, cuando coges otro móvil -también de alta gama, ojo- como el Huawei P10 o incluso el iPhone 7 Plus tienes la sensación de estar utilizando una tecnología del año pasado. Esos marcos, ¿cómo han podido estar tantos años entre nosotros? Simplemente no hay color entre uno y otro, y la diferencia la marca la pantalla Infinity Display del S8+.

En el Samsung Galaxy S8+, hasta las esquinas están redondeadas

Ni toques fantasma, ni problemas para sujetar el móvil en horizontal: las curvas no representan ninguna molestia cuando estamos viendo una película en la cama, y yo personalmente no he notado ninguna diferencia en absoluto entre sujetar en horizontal el S8+ y hacer lo mismo con cualquier otro teléfono con pantalla plana. Este detalle es más importante todavía si cabe este año, ya que recordemos que el S8 no tiene versión flat: o lo compras en la versión curvada, o lo compras en la versión curvada un poco más grande.

Guía de compra: Consejos para comprar un móvil nuevo

Es normal tener muchas dudas sobre el formato de 18,5:9 de este teléfono. El problema de introducir formatos innovadores en un mercado tan estandarizado como el de la reproducción de vídeo es que, como fabricante, te estás arriesgando a utilizar una tecnología para la que en ese momento prácticamente nadie está desarrollando contenidos. Pero Samsung lo ha solucionado de una forma muy hábil.

Dado que a día de hoy se producen muy pocos contenidos en formatos diferentes al de 16:9 (alguna que otra serie de Netflix, y poco más), lo que los surcoreanos han hecho ha sido introducir una opción que nos permite ver cualquier vídeo a pantalla completa. Pero no a la pantalla completa convencional, aquella que tienen todos los móviles, sino a la pantalla completa del Samsung Galaxy S8+.

Así queda la pantalla completa del S8 frente al S7 Edge

En el Galaxy S8+ existen dos conceptos de "pantalla completa": la pantalla completa convencional, aquella en la que los vídeos de -por ejemplo- YouTube se reproducen dejando unas franjas negras a los lados, y la pantalla completa de verdad, aquella en la que el vídeo ocupa todo el panel de este móvil. La parte negativa es que, en el caso de la segunda, perdemos parte de la imagen tanto por arriba/abajo como por los lados debido a que el teléfono hace una especie de zoom sobre la imagen.

La diferencia entre los tamaños de pantalla del S8+ y del S7 Edge

En cualquier caso, durante nuestras pruebas hemos acabado por recurrir siempre a la pantalla completa de verdad a la hora de reproducir cualquier vídeo: desde un fragmento de pocos minutos en YouTube hasta una película en Netflix. La experiencia es mucho más inmersiva cuando el vídeo llega hasta las esquinas curvadas de la pantalla, y tal y como decíamos antes, una vez lo pruebas se hace difícil volver después a las pantallas tradicionales con esquinas rectas.

Esta opción, la de reproducir un vídeo a pantalla completa de verdad, se muestra sobre la pantalla siempre que abrimos un fichero de vídeo o iniciamos una reproducción en aplicaciones como YouTube. Lo que no nos ha gustado es que la configuración se desactiva en cuanto -por ejemplo- salimos un momento al menú de las apps abiertas en segundo plano, y después, cuando regresamos, nos obliga a pulsar de nuevo sobre la opción para que el vídeo se siga reproduciendo a pantalla completa.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver el reflejo de las luces

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver el reflejo de las luces

Es un detalle en el que hace falta fijarse mucho para llegar a apreciarlo, y pocas veces haremos fotos de noche con fuentes de luz tan potentes como la que aparece en el cartel de la fotografía que tenéis adjunta encima de este párrafo. En cualquier caso, se trata del único aspecto verdaderamente criticable de una cámara que, en líneas generales, se merece la nota más alta del mercado.

De la cámara frontal, lo único que os podemos decir es que este año nos vamos a encontrar con un sensor de ocho megapíxeles (frente a los cinco del año pasado) que, además de la buena calidad de imagen (y efectos tan interesantes como el desenfoque de fondo al hacernos un selfie), resulta que viene complementado con stickers y pegatinas de lo más divertidas.

La aplicación de cámara: gestos, muchos modos y pegatinas divertidas

La aplicación de cámara del Samsung Galaxy S8+

La aplicación de cámara del Samsung Galaxy S8+ trae algunos pequeños retoques respecto a la aplicación que tenían los móviles de la anterior generación de Samsung. Esta app ha sido rediseñada para que sea más fácil utilizarla con una sola mano, y además de los gestos (pasar el dedo sobre la pantalla para cambiar entre cámara principal y cámara frontal, por ejemplo), hay otras novedades tales como el actualizado repertorio de pegatinas para personalizar las fotografías.

Estamos hablando de una aplicación que funciona de maravilla, y es muy rápida haciendo fotos, quizás incluso diríamos que es una de las más rápidas del mercado en inmortalizar una imagen. A la aplicación tampoco le faltan los modos de cámara (lo podéis ver en la galería adjunta más abajo), incluyendo por supuesto el Modo Profesional.

En lo que se refiere a las resoluciones, las fotografías se inmortalizan con una resolución de 4.032 x 3.024 píxeles (en formato 4:3, y si queremos el formato 16:9 deberemos bajar hasta los 4.032 x 2.268 píxeles), mientras que los vídeos se pueden grabar hasta a 3.840 x 2.160 píxeles (y también en QHD/FHD (30 y 60 fps)). En la grabación a cámara lenta, la resolución es HD (1.280 x 720 píxeles) con 240 fotogramas por segundo.

En cuanto a la cámara frontal, lo más divertido con diferencia de los selfies del Galaxy S8+ es la opción de añadir pegatinas en tiempo real a nuestra imagen. Se trata de pegatinas que siguen automáticamente nuestro rostro en la fotografía, y nos permiten -por ejemplo- ponernos una barba antes de disparar una fotografía de auto-perfil.

Rendimiento: el Exynos 8895 se mueve como una pluma

Samsung Galaxy S8+, análisis del rendimiento

El Samsung Galaxy S8+ viene con dos combinaciones de potencia diferentes en función del mercado: en Europa, el procesador que trae este móvil es un Exynos 8895, mientras que en Estados Unidos están recibiendo la versión que incorpora el Snapdragon 835. La versión que nosotros hemos probado es la europea (la del procesador fabricado por Samsung), la cual además también trae 4 GB de RAM, un procesador gráfico Mali-G71 MP20 y 64 GB de almacenamiento interno (ampliable).

Estamos ante el móvil más potente ya no de la propia Samsung, sino directamente de buena parte del mercado de la telefonía móvil. El Exynos 8895 es el último procesador que ha salido de las fábricas de los surcoreanos, y se trata de un ocho núcleos fabricado bajo el proceso de 10 nanómetros que alcanza una velocidad de reloj de 2.3 GHz. Junto al Snapdragon 835, lo que incorpora el Galaxy S8+ es simplemente la combinación de potencia de más alta gama del momento.

  Galaxy S8+ Galaxy S8+ en EEUU Galaxy S7 Edge LG G6 Huawei P10 Google Pixel XL
Procesador Exynos 8895 Snapdragon 835 Exynos 8890 Snapdragon 821 Kirin 960 Snapdragon 821
Número de núcleos 8 8 8 4 8 4
Velocidad de reloj máxima 2.3 2.35 GHz 2.3 GHz 2.35 GHz 2.4 GHz 2.15 GHz
Procesador gráfico Mali-G71 MP20 Adreno 540 Mali-T880 MP12 Adreno 530 Mali-G71 MP8 Adreno 530

Las diferencias entre el Galaxy S8+ europeo y el americano son insignificantes, por lo que en términos de potencia la realidad es que no importa si compramos uno u otro. Pero si ponemos bajo la lupa una versión frente a la otra, en las pruebas de rendimiento puras y duras sí se podría llegar a apreciar que la versión de Europa es ligerísimamente más potente que la del Snapdragon 835. Así que, si nos basamos en los números, veremos que incluso por una vez el mercado europeo aventaja al estadounidense en las características de un producto.

¿Cuál es el Samsung Galaxy S8 más potente?

En cualquier caso, lo importante es que toda esta teoría también se cumple en la realidad. Los buenos datos que arrojan sobre el papel las características del Samsung Galaxy S8+ se corresponden con la experiencia de uso que hemos tenido con este teléfono: la interfaz ha funcionado fluida en todo momento, y los 4 GB de memoria RAM se las arreglan sin problemas para gestionar las apps abiertas en segundo plano.

Así se ven las aplicaciones a pantalla partida en horizontal

Lo mismo ocurre en las tareas más exigentes. Ni el simulador de Epic Citadel, ni el juego de disparos Bullet Force ni el mítico FIFA Mobile son capaces de hacer temblar la fluidez de este teléfono, ni siquiera al utilizar siempre la resolución de pantalla más alta disponible (Quad HD+). Los juegos se muestran con los máximos gráficos disponibles en cada momento, y además no hemos visto que sufran caídas de frames cuando se juntan muchos objetos en la imagen, por lo que los gráficos siempre son limpios y sin cortes.

Ejemplo de un juego ejecutándose en el Samsung Galaxy S8+

Dado que estos días se está hablando mucho de las velocidades de lectura/escritura de las memorias internas de los teléfonos (especialmente tras la polémica protagonizada por Huawei), no hemos querido desaprovechar la oportunidad que nos concede este análisis del Samsung Galaxy S8+ para hacer una prueba de rendimiento de las velocidades de transferencia de archivos que alcanza este terminal. Para ello, hemos utilizado la aplicación de A1 SD Bench.

Según la prueba que hicimos sobre las velocidades de la memoria interna, el S8 Plus alcanza los 562,48 MB/s de velocidad de lectura y 206,9 MB/s de velocidad de escritura. Estas velocidades, según señala la aplicación de A1 SD Bench, están por encima de las cifras que alcanzan teléfonos como el Huawei Mate 9 (350,7/134,3 MB/s), el Huawei P10 (560,84/147,96 MB/s) o el Xiaomi Mi5 (448,82/141,6 MB/s).

Qué tipo de tarjetas microSD existen (y cómo elegir la mejor para tu móvil)

Por supuesto, no nos hemos olvidado de hacer también las pruebas de rendimiento convencionales del S8+. En la aplicación de AnTuTu (v6.2.7), este terminal obtiene 172.794 puntos. Es la nota más alta que un teléfono Android jamás ha obtenido hasta la fecha en esta prueba en nuestros análisis de móviles: el P10 de Huawei se quedaba en los 134.132 puntos, el OnePlus 3T alcanzaba los 152.099 puntos y el LG G6 llegaba hasta los 136.050 puntos.

En las otras pruebas de rendimiento, las de 3DMark (en la prueba de SlingShot 1.0) y Geekbench 4, el Samsung Galaxy S8+ obtiene unas puntuaciones de 3.995 y 2.012/6.651 puntos, respectivamente. A día de hoy, tan solamente el mejor móvil de Apple, el iPhone 7 Plus, consigue superar estas puntuaciones en las pruebas de benchmarks.

El lector de huellas del Galaxy S8+, pese a su extraña posición, es capaz de reconocer en muy poco tiempo nuestra huella

Dado que normalmente dedicamos el apartado de "Rendimiento" a hablar del funcionamiento de los lectores de huellas del móvil que estemos analizando en ese momento, y sabiendo que en el apartado de "Diseño" ya hemos dicho todo lo que teníamos que decir sobre la polémica ubicación del lector de huellas del Galaxy S8+, vamos a ceñirnos única y exclusivamente a su funcionamiento. Lo único que nos interesa en este apartado es explicar cómo de rápido funciona este lector de huellas.

Detalle del lector de huellas

En pocas palabras, el lector reconoce nuestra huella en décimas de segundo. Está a la altura de la velocidad de reconocimiento que tanto nos gusta de los lectores de huellas de los móviles de Huawei, y además es capaz de identificar la huella incluso aunque tengamos el dedo ligeramente mojado. Ojalá estuviera en una posición más accesible...

Interfaz: Android 7.0 Nougat, Bixby y un extra de seguridad

La interfaz del Samsung Galaxy S8+

En este análisis con opiniones del Samsung Galaxy S8+ no nos vamos a entretener en hablar de la interfaz más allá de lo estrictamente necesario: está basada en una de las últimas versiones de AndroidAndroid 7.0 Nougat, y trae una capa de personalización de Samsung que este año no se llama TouchWiz, sino que responde al nombre de Samsung Experience (y en este caso viene en la versión de 8.1).

En pocas palabras, es una interfaz limpia y cuidada que encaja a la perfección en la (sana) obsesión por los pequeños detalles que transmite el diseño de este teléfono. Todo está donde tiene que estar, los iconos muestran un diseño muy uniforme y la capa de personalización no molesta en el día a día.

Lo único que personalmente me gustaría destacar de la interfaz, antes de ir a las verdaderas novedades de software del S8+, es la incorporación de una nueva opción que permite decidir qué aplicaciones de Samsung quieres instalar en el teléfono. Resulta que cuando estás configurando por primera vez el Galaxy S8+, el terminal te ofrece la posibilidad de marcar o desmarcar las apps de Samsung (Samsung Gear, Samsung Health, Samsung Pay...) que te gustaría tener instaladas de serie en el móvil, y por supuesto que existe la posibilidad de no instalar ninguna de ellas. Es un buen paso hacia adelante en la lucha contra el bloatware.

Dejando a un lado los pequeños detalles, la primera gran novedad de la interfaz de los Galaxy S8 de este año es Bixby [pronunciado como bix-bai]. Se trata de la respuesta de Samsung a asistentes personales como Google Now o Siri, y es un asistente inteligente que viene instalado de fábrica en estos nuevos terminales para sustituir al asistente de Google. Existen dos formas de abrir Bixby en el Samsung Galaxy S8+: deslizando el dedo de izquierda a derecha en la pantalla principal, o pulsando el botón físico del asistente.

Así es el aspecto que luce Bixby en el Galaxy S8 Plus

En ambos casos, lo que se nos despliega es una pantalla similar a la que veríamos en -por ejemplo- el asistente de Google: esta pantalla responde al nombre de Bixby Home, y contiene información relacionada con -entre otros- el tiempo o las noticias de actualidad (esto último a través de upday); la mala noticia es que este asistente no funciona con comandos de voz, y al menos en lo que al idioma español se refiere no parece que lo vaya a hacer de aquí a poco tiempo.

La otra función de este asistente se llama Bixby Vision. Ésta sí resulta un poco más interesante, y lo que permite es obtener información acerca del objeto que en ese momento estemos enfocando con la cámara. Podemos, por ejemplo, enfocar una botella de champán y encontrar resultados de compra para adquirir esa misma botella en una tienda por Internet. Por lo demás, de poco más nos ha servido este asistente en el día a día.

Las diferentes opciones de configuración de Bixby

Pero también tenemos el aspecto de la seguridad. Este año, Samsung complementa el desbloqueo por lector de huellas de su teléfono con dos opciones adicionales: el desbloqueo facial, y el desbloqueo mediante el escáner de iris. En pocas palabras, cada uno tiene una ventaja y una desventaja: el desbloqueo facial es muy rápido pero es muy fácil de engañar, mientras que el desbloqueo por iris es algo más lento y, al mismo tiempo, ofrece mucha más seguridad.

Google ahora te dice qué aplicaciones son seguras en tu móvil

Personalmente, me quedo con el reconocimiento facial por varios motivos. Primero, porque no te obliga a mirar a un punto fijo del teléfono, cosa que sí requiere el reconocimiento de iris; segundo, porque tengo la sensación de que es ligeramente más rápido que el escáner de iris (aunque este último es muy, muy rápido también); y tercero, porque funciona mejor en condiciones de poca luz.

En cualquier caso, ni el reconocimiento facial ni el escáner de iris me transmiten la sensación de ser tecnologías que vayan a sustituir al lector de huellas. El lector de huellas sustituyó al PIN porque era más fácil apoyar el dedo sobre un botón que introducir cuatro números en la pantalla; lo que quiera que vaya a sustituir al lector de huellas tendrá que ser, como mínimo, más fácil que apoyar el dedo sobre un botón. Por ejemplo, apoyarlo sobre la propia pantalla.

Las diferentes opciones de reconocimiento facial y escáner de iris

Y hablar de las tecnologías de reconocimiento facial nos lleva directos al que me ha parecido ser uno de los puntos más débiles de la interfaz del Samsung Galaxy S8+: la enorme y casi agobiante cantidad de funciones que tiene. La interfaz tiene tantos ajustes, tantas configuraciones posibles y tantas opciones que simplemente es imposible saber qué se puede y qué no se puede personalizar en el teléfono.

Parte de las opciones disponibles en la interfaz Samsung Experience

Samsung no te explica ni una décima parte de todas las opciones al iniciar por primera vez el móvil, y como usuario no te queda otra que descubrirlas por ti mismo con el paso de los días, las semanas y, sin exagerar, quizás incluso los años. Tampoco querríamos tener que pasar por un tutorial de 30 minutos nada más encender el móvil, pero una pequeña introducción sumada a unos ajustes más simples es precisamente lo que le falta a la interfaz de este móvil.

A no ser que alguien se lo explique, probablemente habrá usuarios que jamás lleguen a saber que la resolución de pantalla de su Galaxy S8+ se puede modificar manualmente; para alguien que venga de un Galaxy S7, encontrar el apartado del consumo de batería en este teléfono va a ser una misión imposible digna del propio Tom Cruise. Y así con muchas otras configuraciones.

Batería: hasta el final del día con un 30 o 40% restante de batería

Ejemplo de la autonomía del Samsung Galaxy S8+

Estamos llegando al final de esta review del Samsung Galaxy S8+, y no podemos pasar de largo de uno de los apartados más delicados dentro de cualquier teléfono que presume de un apartado multimedia de alta gama: la autonomía. La batería de este teléfono tiene 3.500 mAh de capacidad, lo que supone una diferencia de 500 mAh más respecto a la batería del Samsung Galaxy S8 (y 100 mAh menos de los que tenía la batería del S7 Edge). Además, tenemos tanto carga rápida como carga inalámbrica.

Para tranquilidad de todo aquel que haya llegado hasta este análisis con la autonomía como principal incógnita, podemos confirmar que el apartado multimedia de nuevos Galaxy S8 de Samsung no viene acompañado de ningún problema en lo que a horas de pantalla u horas de encendido se refiere.

En nuestro análisis, el Galaxy S8+ nos ha estado ofreciendo no solamente una jornada entera de uso, sino que en todos y cada uno de los días de la review hemos llegado al final del día con un 20, 30 o incluso 40% todavía restante de autonomía. Lo que solíamos hacer era ponerlo a cargar antes de irnos a dormir, sin esperar a que la batería se descargara del todo, aunque en más de una ocasión hemos estado dos días utilizando el terminal con una sola carga.

Hablando de la carga de la batería, nos ha encantado el detalle de que Samsung incorpore un adaptador microUSB-USB de Tipo C en la caja del S8+. Lo que nos permite este adaptador es cargar la batería del teléfono utilizando incluso un cargador de un móvil con puerto microUSB, y ojo, porque si es un turbo-cargador podremos aprovechar la carga rápida a pesar incluso de que estemos utilizando un cable microUSB.

El adaptador USB Tipo C - microUSB de Samsung

En Amazon están los mejores cargadores rápidos a un precio de chollo

En base a nuestros resultados de autonomía del S8+ es difícil dar una cifra media de las horas de pantalla, ya que hemos estado haciendo usos muy variados del teléfono durante lo que ha durado la prueba del dispositivo. Lo que sí podemos confirmar en firme son dos cosas: las cinco horas de pantalla se pueden superar sin renunciar a ninguna característica, y por otra parte también podemos decir que nosotros hemos estado alcanzando entre tres y cuatro horas de pantalla cuando todavía nos quedaba entre un 20 y un 30% de batería restante.

Estas aplicaciones pueden ayudar a que tu móvil llegue al final del día con una sola carga

En lo que se refiere a la carga rápida que Samsung incorpora en el Galaxy S8+, estamos hablando de una tecnología que nos permite conseguir la carga completa en aproximadamente una hora y media. Por supuesto, la carga es más rápida durante los primeros minutos, y ahí es donde realmente se aprovecha este extra de velocidad de carga.

Para que os hagáis una idea de los tiempos de carga que consigue este móvil, a continuación os dejamos con un ejemplo de una carga real:

  • Ponemos a cargar el móvil con un 6% restante de batería
  • Tras 15 minutos de carga, la batería ya está en el 26%
  • Después de media hora, ya tenemos un 44% cargado
  • Pasan los minutos y, tras 45 minutos desde que enchufamos el móvil a la corriente, la batería ya alcanza el 61%
  • Llega la hora de carga y ya estamos en el 80%
  • Tras una hora y 15 minutos, la batería alcanza el 95%
  • Después de exactamente una hora y 29 minutos, la batería alcanza el 100%

Así puedes cargar más rápido la batería de tu móvil

El Samsung Galaxy S8+ incorpora también diferentes modos de ahorro de batería que, a cambio de sacrificar algunas especificaciones, permiten obtener algunas horas extra de autonomía. Pese a que para ser completamente sinceros tenemos que decir que nosotros no hemos llegado a hacer uso en ningún momento de estos modos de ahorro, es interesante destacar el funcionamiento de este apartado de optimización.

En este teléfono tenemos dos modos de ahorro a nuestra disposición: el de "Ahorro medio", que reduce la resolución al formato Full HD+ y limita la velocidad del procesador, y el de "Ahorro máximo", que reduce la resolución al formato mínimo de HD+ y limita todavía más si cabe el rendimiento del procesador. Pueden ser útiles en caso de emergencia, pero en el día a día no tendremos motivo alguno para utilizarlos.

Los diferentes modos de ahorro de batería que se pueden activar en el Samsung Galaxy S8+

Así deberías cargar la batería de tu móvil (según la ciencia)

Es hora de dar el salto a nuestro veredicto final, con nuestras opiniones sobre el Samsung Galaxy S8+, pero no sin antes dedicar también unas palabras al apartado de conectividad de este terminal. Por encima del WiFi ac o del 4G LTE de Cat. 16 (uno de los más rápidos del mercado), la conectividad inalámbrica que más llama la atención en este móvil es el Bluetooth 5.0.

Los nuevos Galaxy S8 incorporan la versión más reciente de la conectividad de Bluetooth, lo que no solamente se traduce en mayores velocidades de transferencia y una mayor cobertura, sino también en una nueva opción que nos permite conectar dos altavoces/auriculares inalámbricos a la vez al teléfono. Lo hemos probado y efectivamente funciona, aunque la propia interfaz ya nos avisa de que existe la posibilidad de que haya una pequeña diferencia en la salida de sonido entre los dos auriculares/altavoces.

El audio dual en los nuevos Galaxy S8

Además de esta conectividad, haciendo un repaso rápido a su lista oficial de características podemos ver que este móvil cuenta con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac (con banda de 2.4 y 5 GHz, así como también MU-MIMO), 4G LTE, GPS (con sus variantes de GLONASS y Galileo, entre otros) y NFC, además de sensores tales como el acelerómetro, la brújula o el giroscopio. Lo que no tenemos es Radio FM, cosa que ya sabemos que a día de hoy es más que habitual en los móviles de gama alta.

Y ya que hemos hablado del sonido, podemos resumir nuestra experiencia multimedia diciendo que el altavoz que incorpora este buque insignia está a la altura del resto del teléfono: tiene un sonido de lo más nítido, y el volumen máximo no se queda corto cuando estamos reproduciendo un vídeo en exteriores. Pero en términos de sonido lo mejor de todo no está en el altavoz, sino en los auriculares que vienen en la caja del Samsung Galaxy S8+.

Los auriculares que trae la caja de los Samsung Galaxy S8

Resulta que este teléfono trae consigo unos auriculares firmados por la prestigiosa marca de sonido AKG, y os podemos confirmar que la calidad de sonido que alcanzan estos auriculares están a un mundo de distancia respecto a los auriculares que normalmente traen consigo los móviles. Eso sí: tienen un diseño in-ear, por lo que quizás a más de uno le interese más comprar por separado unos con diseño de botón.

Conclusiones: el mejor móvil Android del mercado

Llegamos al final de este análisis del Galaxy S8+ con la certeza de que el que hemos probado es, a día de hoy, el mejor móvil Android que el dinero (por una cifra de 909 euros, eso sí) puede comprar ahora mismo en las tiendas. En lugar de tratarse de una simple renovación, cosa que quizás sí se le podía etiquetar al paso del Galaxy S6 al S7, estamos ante un terminal que representa todo un salto de diseño entre el anterior S7 y este nuevo S8.

Precisamente el diseño, con esos acabados de alta gama y esas contenidas medidas que consiguen que el teléfono quepa en la palma de la mano, es una de las características que más nos ha gustado del nuevo móvil de Samsung. Pero también nos ha gustado su pantalla, y su rendimiento, y su cámara... todo, menos la posición del lector de huellas y Bixby.

Samsung Galaxy S8+, conclusiones tras la review

La queja respecto al lector de huellas es evidente, y sobre Bixby tampoco podemos decir nada especialmente positivo, ya que todo con lo que los rumores nos pusieron los dientes largos finalmente se ha quedado en un asistente convencional que en el día a día no representa ninguna función diferenciadora respecto a lo que ofrece el asistente de la propia Google. Quizás, si algún día llegan los comandos de voz en español, nuestra opinión pueda cambiar hacia una conclusión algo más optimista.

Si has terminado de leer esta review, quizás te interese echar un vistazo a nuestro análisis del LG G6

Por otra parte, a título personal he de decir que probando el Samsung Galaxy S8+ me ha ocurrido una cosa que jamás había experimentado hasta ahora al tener en mis manos un teléfono de alta gama: si tuviera que elegir, me quedaría con el modelo "pequeño" del Galaxy S8, y no con el modelo Plus. Para una persona como yo, que siempre había preferido las versiones más grandes de cada terminal que salía al mercado, tiene que haber un buen motivo como para renunciar al modelo Plus de un buque insignia... y en este caso efectivamente lo hay.

Para mí, el Samsung Galaxy S8 representa simplemente la perfección en lo que al diseño de un móvil a día de hoy se refiere. Lo he tenido en las manos antes de probar el Galaxy S8+, y al pasar de uno a otro la sensación que tuve fue la de que con el S8, el modelo que tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, tendría más que suficiente para el uso en el día a día. Te tienen que gustar mucho -pero mucho- las pantallas grandes como para que te compense plantearte la compra del S8+, cuando tienes el S8 con una pantalla que ya de por sí es más grande de la que probablemente estés utilizando ahora mismo en tu teléfono.

Nuestras opiniones sobre el Samsung Galaxy S8+

Pero elijas el modelo que elijas, lo que te puede anticipar esta review del Samsung Galaxy S8+ es que no vas a quedar decepcionado con tu compra. Samsung ha conseguido dar vida a un referente de la gama alta en Android, quizás incluso el mejor móvil de gama alta del momento, y muy bien lo tendrán que hacer los otros fabricantes para superar esta apuesta. El iPhone 8 es de los pocos que puede adelantar a los surcoreanos antes de que acabe el año.

¡Atento! Puedes comprar el Samsung Galaxy S8+ por menos de lo que cuesta oficialmente en las tiendas

Lo mejor

  • El diseño: un antes y un después
  • La calidad de la imagen
  • La excelente cámara
  • Fluidez absoluta

Lo peor

  • La posición del lector de huellas
  • Pocas funciones en Bixby
  • Demasiados ajustes en la interfaz
  • Escáner de iris no tan práctico

Nuestra valoración

Diseño

9/10

Pantalla

9/10

Hardware

10/10

Software

9/10

Cámara

9/10

Batería

9/10

Conectividad

10/10

Sonido

7/10

Nota técnica

92

Relación calidad/precio

Tags:

#Samsung

Ver ahora:

Te recomendamos