Samsung Gear Sport, análisis y opinión

samsung gear sport análisis

Lo mejor

  • Diseño apto para cualquier situación
  • La pantalla se ve muy bien
  • Sumergible hasta 50 metros
  • Funciones deportivas muy completas

Lo peor

  • Sigues dependiendo del móvil
  • No tiene altavoz
  • Ojo si tienes un iPhone
  • ¿Para cuándo 4G?

Nota de análisis

87
Amazondesde 319,00VER OFERTAS

Características y Ficha Técnica

Marca:
Samsung
Modelo:
Gear Sport
Tipo:
Smartwatch
Dimensiones:
4,29x4,46x1,16
Peso:
67
Fecha de lanzamiento:
Lunes, 4 Diciembre 2017
Precio de lanzamiento:
€ 299.00
Ya lo dice su nombre: es un reloj para personas que hagan deporte

Antes de empezar a leer este análisis del Samsung Gear Sport, has de tener muy claro que el producto que ha pasado por nuestra muñeca no es un reloj inteligente al uso: no es como el Samsung Gear S3, que está pensado para cualquier persona, sino que se trata de un reloj enfocado hacia los deportistas. Si vas al gimnasio, si sales a correr, si haces natación o incluso si simplemente sales a pasear a diario, este análisis puede que te interese; de otra forma, éste no es el reloj que buscas. Su propio nombre ya lo deja bastante claro: Gear Sport.

Samsung Gear Sport, el reloj inteligente para deportistas

Dicho eso, deja que te presentemos el Samsung Gear Sport: se trata de un reloj inteligente de Samsung que ahora mismo se puede comprar por un precio de unos 265 euros, y nosotros hemos tenido la oportunidad de probar la versión en color azul, que es una de las dos (la otra es negra) en las que está disponible. Efectivamente, se trata de algo así como la versión deportiva del Gear S3: aunque parte de un diseño similar (y comparte muchas características de su antecesor), sus funciones están claramente centradas en el deporte.

 Samsung Gear Sport
Diseño42,9 x 44,6 x 11,6 milímetros, peso 67 gramos (con correa), resistente al agua (hasta 50 metros)
Pantalla1,2" Super AMOLED 360 x 360 píxeles
ProcesadorDual core @ 1 GHz
Memoria y RAM4 GB + 768 MB
Sistema operativoTizen OS 3.0
ConectividadesWiFi (802.11 b/g/n), Bluetooth 4.2, GPS (con Glonass), NFC, acelerómetro, giroscopio y barómetro
Batería300 mAh
PrecioDesde 265 euros

¿Qué tiene de "deportivo" el Gear Sport? Trae GPS, es resistente al agua (hasta 50 metros de profundidad) e incorpora un montón de funciones relacionadas con la actividad física. Funciona con Tizen, el sistema operativo de Samsung, y a diferencia del Gear S3 toda su interfaz está diseñada pensando en el usuario deportista: las funciones relacionadas con la actividad física están al alcance del dedo desde cualquier menú, y esa es una de las cosas que lo hacen tan especial.

Hemos estado probando el Gear Sport de Samsung durante semanas, y el aquí firmante os dará una opinión de este reloj desde dos puntos de vista diferentes: por un lado, el de un usuario que ha estado utilizando este reloj inteligente el día a día tal y como si de cualquier otro smartwatch se tratara; por otra parte, también podréis leer el análisis desde el punto de vista de alguien que sale a correr por las tardes. Así veréis los pros y los contras de este reloj en cada contexto.

Diseño apto para cualquier situación

Así es el diseño del Samsung Gear Sport

Si habéis leído nuestro análisis del Samsung Gear S3, buena parte de lo que os podamos decir acerca del diseño de este reloj inteligente de Samsung os resultará muy familiar. En términos de diseño, el Samsung Gear Sport se parece mucho a la versión Frontier del Gear S3: tiene una esfera circular con un mecanismo físico de bisel que permite su rotación para movernos por la interfaz, y también cuenta con dos botones físicos ubicados en el lateral derecho.

Detalle de los dos botones físicos que tiene el Samsung Gear Sport en uno de sus lados

Pese a que es un reloj con espíritu deportivo, no penséis que desentona en otras situaciones del día a día: el Gear Sport es tan apto para salir a correr como para ir a cenar fuera un fin de semana con tus amigos, y al final la clave está más en la correa que lleves en cada momento que en el diseño de la esfera en sí. La esfera es elegante, discreta y está muy bien acabada, y de ti depende qué correa quieras ponerle en cada situación.

El reloj transmite sensación de calidad por todas partes, y la esfera cuenta con un cuerpo metálico (acero inoxidable) que en la versión que nosotros hemos podido probar traía un acabado de color azul (hay otra versión en color negro), y venía acompañada de una correa elástica también de color azul (podemos confirmar que es muy fácil intercambiar entre una correa y otra, y hay modelos para aburrir).

Análisis del reloj inteligente de Samsung: el Gear Sport

Pero si hay algo que a todas luces diferencia este Samsung Gear Sport del Gear S3, eso es su tamaño. Es un reloj inteligente mucho más compacto que el Gear S3, de forma que si a vosotros también os parecía que el Gear S3 era excesivamente grande (salvo que tuvieras una muñeca gruesa, todo aquel que lo tenía en sus manos tras pocos segundos estaba de acuerdo en que la esfera era a todas luces demasiado ancha), entonces es probable que este modelo os pueda convencer mucho más.

 Samsung Gear SportGear S3 Frontier
Dimensiones42,9 x 44,6 x 11,6 milímetros49 x 46 x 12,9 milímetros
Peso50 (sin correa) / 67 gramos (con correa)63 gramos

Lo que sitúa al Gear Sport a la par de otros relojes inteligentes como el Apple Watch 3, al menos en términos de diseño, es su resistencia al agua: se puede sumergir a una profundidad de hasta 50 metros (5 ATM), de manera que se trata de un reloj inteligente apto también para las personas que quieran monitorizar sus actividades de natación. Ah, y claro que puedes ducharte con él sin ningún problema.

Mejores pulseras de actividad y smartwatch del año

Por supuesto, en este reloj no falta el habitual sensor de ritmo cardíaco. Está ubicado en la parte posterior de la esfera, y tiene el más que de sobra conocido sistema de LEDs que monitoriza nuestro pulso emitiendo luz desde los diodos del sensor. Dado que el reloj se carga por inducción a través de una base que viene en la caja, no busquéis ningún puerto físico microUSB o similar porque no lo encontraréis.

En el día a día, el Samsung Gear Sport es un reloj muy cómodo de llevar en la muñeca (puedes llevarlo en cualquier brazo, la interfaz es configurable para adaptarse a la posición que elijas). El mecanismo físico de rotación de la esfera funciona de maravilla, y al final te acabas haciendo a utilizarlo para -por ejemplo- consultar una notificación antes de recurrir a la pantalla táctil.

La pantalla podría hacerse pasar por un reloj analógico

Así queda en la muñeca el Samsung Gear Sport

En su apuesta por el mercado de los relojes inteligentes, a Samsung le viene de maravilla ser la referencia de las pantallas Super AMOLED. Es una tecnología que permite crear unas imágenes vivas que a su vez están fuertemente diferenciadas del fondo gracias a que los negros son completamente puros (no tienen ese rastro de iluminación que sí sufren los paneles IPS, por ejemplo). Y eso tiene una consecuencia directa: con este Gear Sport, hay esferas que desde lejos podrían hacerse pasar por esferas completamente analógicas.

Las ventajas del Super AMOLED respecto a otras tecnologías de pantalla

Si echamos un vistazo a sus características, veremos que en este reloj de Samsung encontramos una pantalla Super AMOLED de 1,2 pulgadas que alcanza una resolución de 360 x 360 píxeles, y está protegida frente a golpes y arañazos con una capa de Corning Gorilla Glass 3. Esta pantalla es 0,1 pulgadas más pequeña que la del Gear S3, pero en el día a día no es una diferencia que perjudique a la experiencia de uso.

Pantalla del Samsung Gear Sport

La pantalla del Samsung Gear Sport se ve de diez en cualquier situación. El brillo de la pantalla se regula automáticamente en función de las necesidades de cada situación, así como también lo podemos forzar de forma manual eligiendo entre diez niveles diferentes. Pero dejando que sea el reloj el que elija el brillo por él mismo, el resultado es que la pantalla se verá como se tiene que ver en cada momento.

Lo mismo se aplica también para la calidad de la imagen. Esos 360 x 360 píxeles de resolución de la pantalla se traducen en una densidad de píxeles de más de 400 ppi, lo que de cara al ojo humano equivale a una imagen en la que es imposible diferenciar los píxeles a primera vista. Eso, sumado al alto contraste de la imagen, se traduce en una pantalla prácticamente perfecta en un reloj inteligente.

Samsung Galaxy S9+, análisis y opinión

La pantalla se enciende automáticamente cada vez que giras la muñeca, y aunque el sistema de detección del giro de la mano todavía necesita estar un pelín más depurado (cuando estás tumbado en la cama, por ejemplo, a veces te toca forzar más de la cuenta el giro de la mano para ver la pantalla), en la inmensa mayoría de las situaciones acierta a encender la pantalla a la primera.

Después, a la hora de moverte por la interfaz del reloj, tienes ante ti diferentes opciones: puedes utilizar tanto el bisel giratorio (cada movimiento del bisel está escalonado en clics, de manera que es muy fácil pasar de una pantalla a otra en la interfaz) como la pantalla táctil, la cual por cierto dispone de un modo de Bloqueo acuático para evitar pulsaciones accidentales mientras estás en el agua (así como también un modo de no molestar para evitar que se encienda cuando estás en el cine, por ejemplo).

Mejores móviles de Samsung por rango de precio

Tal y como ya me ocurrió al probar el Gear S3, en este reloj he terminado utilizando más el bisel que la pantalla táctil para moverme por la interfaz. A la hora de recibir una notificación (si es un WhatsApp se muestra como una notificación en Android, en la parte superior de la pantalla; pero si la notificación llega cuando no estás mirando la pantalla, se mueve hacia la izquierda de la interfaz y se queda un aviso con un puntito de color amarillo), al final es más cómodo hacer un movimiento del bisel que molestarse en pasar el dedo por la pantalla.

Tizen da vida a todas las funciones deportivas de este reloj inteligente

Así es la experiencia de salir a hacer deporte con el reloj inteligente Samsung Gear Sport

A diferencia de otros fabricantes, en esto de los relojes inteligentes Samsung sigue fiel a su apuesta por T​izen, su propio sistema operativo. En el Samsung Gear Sport encontramos como sistema operativo la versión de Tizen OS 3.0, y se trata de un reloj que se puede utilizar tanto en Android como en iOS a través de la respectiva aplicación oficial de Samsung para cada sistema (disponible tanto en Google Play como en la App Store).

Pese a que las especificaciones técnicas de un reloj inteligente no son tan significativas de cara a la experiencia de uso como en un móvil, sí cabe destacar que en este modelo hablamos de un dispositivo que se alimenta de un procesador de doble núcleo que funciona 1 GHz, tiene 768 MB de RAM y ofrece 4 GB de almacenamiento interno (para que guardes tu música y la puedas escuchar con unos auriculares inalámbricos cuando salgas a correr, por ejemplo).

Por la parte de las conectividades, decir también que el Gear Sport cuenta con WiFi (802.11 b/g/n), Bluetooth 4.2GPS (con GLONASS), NFC, acelerómetro, giroscopio y barómetro, y no, no tiene 4G.

El reloj Gear Sport conectado a un móvil Android

En mi opinión, un reloj inteligente sin 4G se queda corto para poder prescindir del todo del móvil en ciertas situaciones. Con este reloj sí es cierto que puedes salir a correr pudiendo escuchar música (tanto la que tengas en la memoria interna como la que descargues offline en Spotify) y registrando tu ruta con el GPS integrado que tiene el reloj (lo único es que no verás el mapa al detalle hasta que vuelvas a casa), pero si te dejas el móvil en casa olvídate de seguir conectado con el mundo. Si te llaman o te escriben, o si tienes alguna emergencia, no tendrás forma de contactar con nadie.

Al final, al menos en mi caso, durante este análisis del Samsung Gear Sport no me ha quedado más remedio que seguir llevándome el móvil para poder estar conectado mientras hago deporte. La parte positiva es que, al llevar el móvil en una funda, el reloj me permitía enterarme de las notificaciones sin necesidad de gastar medio minuto en sacar el teléfono de la muy-apretada-funda.

Echa un ojo a la tienda de running de Amazon

Pero cambiemos de tema. La mejor muestra de que este reloj inteligente tiene alma deportiva está en su propia interfaz. En el Gear S3, si deslizabas la interfaz hacia la izquierda te encontrabas con los menús de teléfono, tiempo o recordatorios; en el Gear Sport, lo que verás a la derecha de la esfera principal serán las siguientes pantallas:

  • Calorías quemadas
  • Pasos
  • Pisos
  • Frecuencia cardíaca
  • Ejercicio
  • Actividad física
  • Tiempo
  • Reproducción de música
  • Recordatorios
  • y más widgets que puedes personalizar

Interfaz del Samsung Gear SportAsí se ven las pantallas principales de la interfaz del Samsung Gear Sport

Y a la izquierda de la esfera del reloj (puedes elegir entre muchos diseños diferentes) es donde se muestran las notificaciones. Cada notificación se muestra en una pantalla diferente, y con un simple gesto puedes elegir entre leerla más en detalle, contestar a ella o directamente descartarla. En pocos minutos te haces a la interfaz de este reloj sin problemas, es muy intuitiva y su diseño no tiene mayor misterio.

El Samsung Gear Sport tiene detección automática de actividad física, pero desde una de las pantallas principales puedes iniciar por ti mismo manualmente una sesión de ejercicio. El reloj está preparado para monitorizar muchas actividades diferentes: correr, ir en bici, salir de senderismo, nadar, hacer bici estática, correr en cinta estática e, incluso, hacer abdominales, sentadillas o yoga.

Tal y como salta a la vista, todo está enfocado hacia la actividad física. Tanto si sales a correr un par de veces a la semana como si vas al gimnasio todos los días, en este reloj encontrarás la opción que necesitas en tu caso para monitorizar tus sesiones al detalle. En el caso de que -por ejemplo- seas runner, esta es la información que verás después de media hora corriendo:

Un ejemplo de una actividad física con el Samsung Gear SportEjemplo de la monitorización de una salida a correr con el Samsung Gear Sport

El reloj mide bastante bien la frecuencia cardíaca (no lo hemos comparado con un medidor profesional) siempre y cuando lleves el sensor cerca de la piel, ya que a poco que la esfera se mueva de sitio verás que la gráfica del pulso sale plana en ciertos tramos. Por ello, lo más recomendable, al menos cuando vayas a hacer deporte, es que aprietes con un agujero más la correa para garantizar que la esfera no se mueve durante la sesión de ejercicio.

Toda esta información, además de poder consultarla desde el propio reloj, también puedes sincronizarla con la aplicación de Samsung Health. Toda la información de la actividad física que realices se sumará a los datos de seguimiento del sueño que monitoriza también el reloj, con gráficas detalladas de tus horas de sueño que se te enviarán cada mañana en forma de notificación.

Ejemplos de notificaciones en el Samsung Gear SportY así son las notificaciones que recibirás cada mañana en el Gear Sport al levantarte de la cama

De hecho, hay diferentes notificaciones que por defecto recibirás cada mañana en el Samsung Gear Sport cada vez que te levantes de la cama: además del resumen de tus horas de sueño, podrás ver también -por ejemplo- el pronóstico del tiempo para ese día en tu ciudad. Y a lo largo de la mañana, también recibirás notificaciones que te motivarán a moverte si el reloj detecta que pasas mucho tiempo sentado en el mismo sitio.

Gear Sport vs una aplicación deportiva en el móvil

Pero, ¿y cómo podemos saber si la información que recoge el reloj de nuestra actividad física es cien por cien fiable? Para eso tendríamos que ponerlo a prueba frente a un medidor de actividad física profesional, pero en nuestro caso llevados por la curiosidad decidimos salir a correr una tarde con el reloj de Samsung y la aplicación de Runtastic en el móvil. La conclusión es que los datos que recoge el reloj y el móvil están muy a la par.

Sesión de running con RuntasticCompara estos datos con las capturas de pantalla del reloj que puedes ver unos párrafos más arriba, corresponden a la misma sesión (con una diferencia de algunos segundos entre que activamos un dispositivo y otro)

Por cierto, que no se nos olvide indicar que el Gear Sport sí tiene micrófono, pero no altavoz. Eso significa que sí podrás dar órdenes de voz o dictar texto desde el reloj, pero si recibes una llamada deberás hablar bien por el móvil o bien desde unos auriculares inalámbricos con manos libres.

¿Y si quiero conectar el Gear Sport a un iPhone?

Samsung Gear Sport conectado a un iPhone

La eterna pregunta: ¿puedo conectar el Samsung Gear Sport a un iPhone? La respuesta es . Además de que este reloj inteligente es compatible con todos los móviles Android (aunque no sean un Samsung Galaxy), también lo es con los iPhone de Apple. En nuestro caso lo hemos tenido conectado varias semanas a un iPhone 8 Plus, y os podemos confirmar que hemos utilizado todas las funcionalidades de las que presume este reloj: atender las notificaciones del móvil desde la muñeca, monitorizar nuestra actividad física, controlar la reproducción de música... con ciertas limitaciones, eso sí.

Cómo utilizar (y conectar) el Samsung Gear S3 con un iPhone

Para empezar, la interfaz que muestra este reloj es diferente dependiendo de si lo tienes conectado a un móvil Android o un iPhone. Si lo conectas a un móvil Android no-Samsung, las aplicaciones que verás disponibles de serie serán las siguientes:

Así se ve la interfaz del Gear Sport con un móvil Android

Y si lo conectas a un iPhone, lo que verás será lo siguiente:

Así se ve la interfaz del Gear Sport con un iPhone

La diferencia es evidente. Hay aplicaciones que no están disponibles con el Gear Sport conectado a un iPhone, como es el caso de Buscar mi teléfono, Contactos o Teléfono, y esa limitación se aplica también para detalles tales como que con el reloj vinculado a iOS no podrás ni contestar a ciertas notificaciones ni tampoco sincronizar datos de actividad física con la aplicación de Salud de Apple. Por no poder, tampoco podrás enviar capturas de pantalla del reloj al iPhone.

¿Quiere decir eso que por lo tanto debas descartar comprar el Samsung Gear Sport si utilizas un iPhone? En absoluto. Simplemente valora si alguna de las funcionalidades que pierdes por vincular este reloj con iOS son decisivas en tu día a día, y a partir de ahí decide si te merece o no la pena su compra.

En el día a día es un reloj inteligente muy completo

Detalle del lateral del reloj

Pero dejando a un lado toda la parte de actividad física, el Samsung Gear Sport es un reloj que tampoco se queda corto en el uso del día a día. No lo veas como un medidor de actividad física con funciones de reloj inteligente, sino más bien al revés: es un reloj inteligente con funciones deportivas. Eso quiere decir que, durante todas esas horas del día en las que no estés haciendo deporte, tendrás un reloj de lo más completo para seguir conectado con el mundo.

Samsung Gear Sport, análisis con opiniones

¿Qué se puede hacer desde el Gear Sport desde el punto de vista de tenerlo vinculado al teléfono? Puedes leer (y contestar) los WhatsApp que te llegan al móvil, puedes saber quién te está llamando sin necesidad de sacar el teléfono del bolsillo, puedes recibir avisos de recordatorios... una vez vinculas tu smartphone por Bluetooth con él, el reloj se convierte en una extensión de tu móvil.

Pero también están las funciones nativas que trae el propio reloj. Desde el propio Gear Sport puedes configurar alarmas (el sistema de vibración es muy efectivo, suficiente para despertarte por la mañana sin que suene ninguna alarma), puedes ver las noticias del día desde Flipboard y, si te vas hasta la app de Samsung Gear en el móvil, puedes descartarte muchas otras aplicaciones como la de Spotify, la de La Liga, la de Notas... en resumen, todo lo que esté disponible en la tienda de Galaxy Apps.

Batería del Samsung Gear Sport

La autonomía de este reloj está más cerca de los tres que los dos días, pero depende enormemente del uso que hagas de él: si sales a hacer deporte a diario, y utilizas muchas funciones del reloj a lo largo del día, es probable que te toque ponerlo a cargar cada dos días; si en cambio haces un uso más limitado, no tendrás problemas en superar los tres o incluso cuatro días de encendido. La batería, por cierto, es de 300 mAh.

El reloj se carga a través de una base que viene incluida en la caja y que se conecta a la corriente mediante un adaptador con puerto microUSB. Para iniciar la carga, lo único que tendrás que hacer es apoyar el reloj sobre la base.

El reloj inteligente que buscas si haces deporte

Si alguna vez se te pasó por la mente comprar el Gear S3 de Samsung, pero no lo hiciste porque te parecía que tenía un diseño demasiado grande o porque te dio la sensación de que su interfaz se quedaba corta para monitorizar tu actividad física, entonces el Samsung Gear Sport es el reloj inteligente que estabas esperando ver en el mercado. Por unos 265 euros, es una alternativa muy recomendable a poco que hagas deporte en algún momento de la semana.

Samsung Gear Sport, opiniones después de nuestro análisis

¿Cuáles son sus puntos fuertes? El diseño con unas dimensiones de esfera mucho más razonables, lo bien pulido que está el sistema de Tizen para todo lo relacionado con controlar funciones del móvil desde la muñeca, su absoluta compatibilidad con móviles no-Galaxy de Samsung y su claro foco por el deporte son las señas de identidad de este Samsung Gear Sport.

La clave está en que todo lo que hace este reloj, lo hace bien. Hace bien su función de monitorizar el sueño y la actividad física; hace bien su tarea de permitirnos interactuar con las notificaciones del móvil; hace bien su tarea de permitirnos escuchar música con unos auriculares inalámbricos conectados al propio reloj (o, en su defecto, al menos controlar la reproducción de música del móvil); y, en resumen, hace bien su papel de reloj inteligente.

El único detalle con el que no cumple ni este ni prácticamente ningún otro reloj inteligente del mercado es dejar de depender de una vez por todas del móvil. Por muchas funciones que tenga, al final no deja de ser un complemento de tu smartphone: con este Gear Sport habrá muy, pero que muy pocas situaciones en las que te puedas plantear salir de casa dejando el teléfono sobre la mesa. Esperemos que la eSIM llegue pronto al mercado para cambiar esta situación.

Hazte con el Gear Sport al mejor precio en Amazon

Diseño
10
Pantalla
10
Rendimiento y fluidez
9
Software
7
Precisión GPS y pulsómetro
8
Batería
9
Calidad/precio
8