Skip to main content

Samsung SSD T3, análisis y opinión

Disco externo SSD Samsung Portable T3
user

26/04/2016 - 14:57

Con el lanzamiento del Samsung T3, una de las unidades de almacenamiento externa SSD más pequeñas, nos presentan un diseño actualizado y mejor compatibilidad. Aquí vamos a ver que tal le han sentado las mejoras a esta unidad, analizando su rendimiento en diversas circunstancias. No te lo pierdas.

Marca Samsung
Modelo T3
Tipo Unidad SSD externa
Dimensiones 74 x 58 x 10,5 mm
Peso 51 gramos

Una pequeña gran unidad de almacenamiento

Todos tenemos claro que la importancia de la nube con respecto al almacenamiento masivo de nuestros archivos. Sin embargo, existen limitaciones por las que seguiremos necesitando de soluciones de almacenamiento físicas, que por capacidad aún siguen siendo muy superiores a lo que nos ofrece los servicios cloud como One drive, que viene integrado en Windows 10.

Pero no es solo una cuestión de capacidad, sino también de accesibilidad y seguridad. Estamos de acuerdo en que no hay muchos casos de vulneración de la seguridad, pero pero estos existen, y el riesgo se multiplica si accedemos a ellos desde varios equipos diferentes. A esto le sumamos que dependemos de una conexión a internet que no siempre la tendremos disponible, o simplemente su velocidad es demasiado baja archivos muy grandes.

Las soluciones de almacenamiento externas viven un buen estado de forma, donde su compacto tamaño unido a una gran capacidad de almacenamiento les permite ser una gran alternativa a este tipo de almacenamiento. 

Aquí vamos a realizar el análisis del Samsung T3, el disco duro externo más pequeño del mercado, aunque realmente no tiene mucho sentido llamarlo disco, ya que estamos hablando de una unidad en estado sólido, o SSD.

Ahora con aluminio

Hay que decir que esta unidad de almacenamiento externa SSD no supone ninguna revolución, algo que sí lo fue su versión previa, el Samsung T1. Hablamos de una unidad realmente pequeña, que abandona con acierto el clásico formato de disco de 2,5 pulgadas en favor de uno mucho más compacto.

Las dimensiones del Samsung T3 son de 74 por 58 milímetros, a lo que le sumamos un grosor de tan solo 10,5 milímetros, mucho menor que los 110 por 80 milímetros que suelen tener los discos duros externos de formato 2,5”. A esto le sumamos un peso de 51 gramos, dejando claro que estamos frente a la unidad externa más compacta y ligera.

Consejos y claves para comprar un SSD

Si hablamos de la cubierta, esta merece una mención especial, ya que el diseño del Samsung T3 evoluciona de una terminación en plástico (eso sí, muy bien acabado) del Samsung T1 a un chasis realizado en aluminio que garantizará una mayor capacidad de refrigeración, y por lo tanto unas mejores temperaturas de funcionamiento.

En la zona de conexiones vemos otra de las novedades del Samsung T3, y es el conector USB de tipo C que admite el protocolo 3.1 gen. 1 con una velocidad de transferencia de hasta 5 Gbps, aunque también es compatible con los protocolos 3.0 y 2.0. De todos modos no debemos preocuparnos en cuanto a conectividad, ya que el cable incluido viene con una conexión USB estándar.

Por dentro

Para saber cómo es posible que Samsung haya realizado una unidad de almacenamiento externa SSD tan pequeña, lo mejor es llegar al fondo del asunto. Sí, esto significa abrirlo. Afortunadamente, y a pesar de ser una unidad externa realmente compacta, la accesibilidad interior resulta bastante sencilla, donde quitando 4 tornillos podremos sacar la cubierta.

Al ver el interior vemos el porqué de su tamaño. Lo que nos encontramos es un SSD mSATA estándar, que en nuestro caso alcanza los 500 GB de capacidad. Para conectarlo se utiliza un pequeño pcb donde se encuentra el controlador USB.

Este SSD mSATA no es el Samsung 850 Evo, como podíamos haber supuesto en un principio. Sin embargo, sí que cuenta con la tecnología de Samsung en materia de SSDs, contando con 3D V-NAND de última generación, con la nueva estructura de die con 48 capas en lugar de 32, que es la que permite conseguir un empaquetado capaz de lograr una capacidad máxima de 2 TB en una única unidad mSATA.

Conéctalo donde quieras

Una de las características del Samsung T3 más interesantes es la posibilidad de utilizarlo en todo tipo de dispositivos como almacenamiento. De esta forma podemos utilizar este disco SSD externo para guardar información importante de nuestros equipos, compartirlos con nuestro smartphone o tablet, e incluso reproducir contenidos multimedia directamente a través de nuestra televisión.

Su hardware es compatible con cualquier sistema operativo, por lo que funcionará tanto en dispositivos móviles como en ordenadores sin tener que instalar ningún driver para su detección, al menos de forma manual. De esta manera, tanto al conectarlo al ordenador como incluso a un smartphone con Android o iOS, la unidad funcionará como dispositivo de almacenamiento de forma automática.

¿Qué pasa cuando falla un disco duro?

El disco viene con un formato ex-FAT en una única partición, clave para lograr esta compatibilidad. Podemos cambiarlo a FAT 32 (ya en desuso) o NTFS, aunque como veremos a continuación, lo mejor es dejarlo con el formato por defecto.

Sin olvidar la seguridad

Una de las características más interesantes de los discos externos es la posibilidad de encriptar el contenido. En este caso, para la seguridad del Samsung T3 se recurre a un sistema de encriptación AES de 256 bits. Además, esta encriptación está realizada por hardware, por lo que resulta mucho más difícil saltarse esta barrera.

Sistema de encriptación de Samsung T3

Para realizar la encriptación basta con instalar la aplicación de Samsung, y establecer la contraseña, algo que haremos de una manera bastante rápida y sin complicaciones. Una vez realizado, siempre que conectemos el Samsung T3 a un equipo, este nos solicitará la contraseña para poder acceder a su contenido.

Rendimiento como debe ser en un SSD

Ya hemos hablado de todo lo que son sus características, pero ya es hor de que hablemos del rendimiento del Samsung T3. Los SSDs de Samsung destacan por ofrecer unas prestaciones sobresalientes en cualquier apartado, por lo que nuestras expectativas son altas, a pesar de la limitación de la interfaz USB a 5 Gbps.

Siete herramientas para cuidar tu disco duro

Vamos a realizar diferentes pruebas, tanto de lectura como de escritura, donde utilizaremos varios benchmarks conocidos como el Crystaldiskmark, AS SSD o el HD tune. Pero sabemos que los test sintéticos no lo son todo. Por ello, también haremos pruebas reales de lectura y escritura en diferentes equipos, utilizando un portátil gaming con Windows 10 y USB 3.0.

Para que no exista ningún cuello de botella, todas las transferencias de archivos se van a realizar sobre un SSD Samsung 850 EVO de 500 GB. Los datos de referencia del disco duro externo se han realizado con un WD My Passport Ultra de 3 TB.

  Escritura 45 GB música Volcado 45 GB música Escritura 45 GB vídeo Volcado 45 GB vídeo
Tiempo SSD ex-FAT 5:14 minutos 3:07 minutos 2:28 minutos 1:59 minutos
Velocidad media SSD ex-FAT 143 Mb/s 240 Mb/s 304 Mb/s 378,1 Mb/s
Tiempo SSD NTFS 4:52 minutos 3:10 minutos 2:27 minutos 2:05 minutos
Velocidad media SSD NTFS 154 Mb/s 236 Mb/s 306,1 Mb/s 360 Mb/s
Tiempo HDD NTFS 8:07 minutos 7:52 minutos 7:05 minutos 6:40 minutos
Velocidad media HDD NTFS 92,4 Mb/s 95,3 Mb/s 105,9 Mb/s 112,5 Mb/s

Como podemos ver en los resultados a continuación, tenemos un rendimiento bastante destacable de esta unidad, con velocidades de lectura y escritura que se sitúan cerca del límite de la interfaz tanto en lectura como en escritura, de forma que en nuestra prueba del Samsung T3 con transferencias de archivos de audio y vídeo se consigue una buena velocidad de transferencia, demostrando el buen hacer de este SSD, y marcando las diferencias con respecto a las unidades magnéticas.

No hemos podido probar la degradación del mismo, pero a decir verdad, este problema es mucho menor ahora que con los primeros SSD, que dependían de tecnologías como TRIM para mantener su rendimiento a lo largo del tiempo. La tecnología de hoy en día nos permite tener un buen rendimiento a lo largo de toda la vida útil del dispositivo, algo que no podemos decir de los discos magnéticos, que con el uso sufren de una degradación notable.

Por último, aunque también es un elemento a destacar, es la mejora de la temperatura del Samsung T3 durante las pruebas, algo que en el anterior modelo, el Samsung Portable T1 suponía un inconveniente, pero que en este caso, y gracias a su carcasa de aluminio, se consigue disipar de una forma muy eficiente el calor generado.

Conclusión

Samsung sigue demostrando que tiene capacidad de mejorar en el sector del almacenamiento con dispositivos que no solo aumentan cada vez más su capacidad de almacenamiento, sino que lo ofrecen en un espacio realmente reducido.

Tal y como hemos comprobado en esta review del Samsung T3, obtenemos un rendimiento sobresaliente, con unos resultados realmente muy superiores a las de los HDD externos, llegando a triplicar la velocidad de transferencia en algunas circunstancias. Y todo ello en un chasis de aluminio más pequeño que los tradicionales discos externos de 2,5".

Pero aquí conviene aclarar un punto bastante importante. Solo podremos aprovechar esta gran ventaja de rendimiento si nuestra unidad del equipo es también un SSD, ya que de lo contrario nos encontraremos con el problema de que será el propio disco duro del equipo el que limitará el rendimiento.

Consejos y claves para comprar un disco duro externo

Otro elemento a destacar es la amplia conectividad que permite esta unidad SSD externa, ya que nos permite conectarlo tanto a equipos con Windows como diferentes dispositivos con el sistema operativo de Apple o Android.

El precio del Samsung T3 sigue siendo elevado en comparación con las soluciones de almacenamiento externas con discos duros magnéticos, pero sus ventajas son evidentes en términos de rendimiento, portabilidad y resistencia a impactos, y les hacen una gran alternativa para usuarios que demanden lo último del mercado. Podemos encontrar la unidad de 500 GB por 249€, mientras que como máximo exponente tendríamos la unidad de 2 TB a 799€.

Lo mejor

  • Tamaño muy compacto
  • Rendimiento
  • Compatibilidad
  • Diseño y acabados

Lo peor

  • Precio elevado

Nota técnica

90

Ver ahora: