Skip to main content

LG Gram 17, análisis y opinión

Análisis LG Gram

30/04/2019 - 12:04

Si queréis un Ultrabook por las ventajas a la hora de contar con una batería para toda la jornada y por lo ligero que es el equipo, pero no aguantáis las pantallas pequeñas, LG tiene una propuesta. Este es nuestro análisis del LG Gram 17, un portátil con alma de Ultrabook, o viceversa, para quienes quieran gran pantalla sin renunciar a la movilidad.

LG acaba de lanzar su nuevo portátil, el LG Gram 17. La compañía surcoreana lleva varias generaciones apostando por pocos equipos, pero que permitan la máxima movilidad. 

De hecho, actualmente solo cuentan con la familia Gram, y en esta renovación de equipos ha optado por lanzar un Ultrabook de 17 pulgadas. ¿No se supone que un Ultrabook debe ser fácil de transportar, cómo vamos a hacerlo si tiene 17''? Ahí está el secreto del LG Gram, un equipo muy grande que podemos llevar donde queramos.

Antes de continuar con el análisis del LG Gram, os dejamos las características técnicas del modelo que llevamos probando durante unas semanas:

  LG Gram 17
Pantalla Panel IPS de 17''
Resolución: 2.560 x 1.600
Relación de aspecto 16:10
Procesador Intel Core i7-8565U
4 núcleos y 8 hilos
Frecuencia base: 1,80 GHz (parte de los 1,99 GHz)
Frecuencia Boost: 4,60 GHz
GPU Intel UHD 620
Memoria RAM 8 GB DDR4 a 2.133 MHz
Almacenamiento SSD 256 GB
Puertos 1 x USB Tipo-C Thunderbolt 3 (vale para cargar el portátil) / Jack 3,5 mm / 3 x USB 3.1 Topi-A / 1 x HDMI / Lector de microSD
Batería 72 Wh
Cargador propietario / carga por USB Tipo-C
Dimensiones y peso 380 x 265 x 17,4 mm
1,3 kg
Precio 1.799 euros

Como decimos, el LG Gram 17 llega para acompañar a dos equipos más pequeños, el LG Gram 14 y el LG Gram 15. Son portátiles enfocados a la productividad, con hardware de Ultrabook que destacan por su bajo peso.

Ahora, sin embargo, LG ha aumentado la pulgada del Gram para llegar a unas espectaculares 17 pulgadas, y es el portátil de 17 pulgadas más ''portátil'' que hemos visto. A continuación, os contamos nuestra experiencia en el análisis.

Aleación de magnesio para un cuerpo enorme y muy ligero

En cuanto sacamos el equipo de la caja, nos damos cuenta que estamos ante un PC ''especial''. Es enorme, con 38 centímetros de anchura, pero en cuanto lo cogemos y notamos que pesa lo mismo que un equipo de 13'', nos damos cuenta que, realmente, se trata de un equipo pensado para llevarlo de un lado a otro. 

Análisis LG Gram

El diseño es minimalista, con el logo ''Gram'' en unas elegantes letras cromadas sobre la tapa de aleación de magnesio, el material en el que está construido todo el cuerpo, y cuando está cerrado, no hay ranuras de ventilación ni nada que rompa una estética muy cuidada.

Si abrimos la pantalla, vemos que la bisagra nos permite la apertura con un solo dedo, algo muy ''premium'' y nos topamos con la enorme pantalla de 17''. Ya hablaremos en profundidad de ella, pero estamos ante un panel rodeado de marcos con un tamaño contenido y el logo de LG en la parte inferior.

Análisis LG Gram

En el lateral derecho tenemos el conector kensington, el jack de 3,5 mm para auriculares, un lector de tarjeta microSD y dos puertos USB 3.1 Tipo-A.

Análisis LG Gram

En el lateral izquierdo, un USB Tipo-C Thunderbolt 3, el puerto propietario de carga, un HDMI y otro USB 3.1. Tenemos puertos de sobra, algo que no abunda en un Ultrabook.

Análisis LG Gram

Y es que, en esencia, estamos ante un Ultrabook ''a lo grande'' que, precisamente, no nos cabe en cualquier mochila. Es decir, es de lo más cómodo para llevar en la mano, ya que no pesa absolutamente nada (es ridículo que un portátil de 17'' pese solo 1,3 kg), pero no en todas las mochilas entra un equipo así.

Análisis LG Gram

Gran pantalla IPS glossy: bien calibrada, pero con reflejos asegurados

Cuando hablamos de Ultrabooks, tenemos asumido que la pantalla irá de las 11 a las 13,3''. Aquí, sin embargo, tenemos un panel IPS de 17''. Hacía tiempo que no se veían estas dimensiones, ya que la diagonal de 15,6'' acabó con las 17'', incluso en gaming, pero aquí volvemos con un portátil con una gran diagonal. Y se agradece.

Es otro concepto de Ultrabook, un Ultrabook que no pese al desplazarlo, que nos ofrezca una gran movilidad gracias a su autonomía y que nos permita llegar a clase o a la oficina y no depender de una pantalla externa para trabajar. 

La resolución también acompaña, con 2.560 x 1.600 píxeles en un formato 16:10 que es perfecto para abrir dos aplicaciones o pestañas de navegador a la vez, una en cada mitad de la pantalla.

Análisis LG Gram

La reproducción de color es buena, con una gran calibración que no satura los colores más vivos y que ofrece unos negros profundos, no hay fugas de luz (y, hablando de un panel IPS, es una gran noticia) y los ángulos de visión son muy generosos.

Análisis LG Gram

Sin embargo, estamos ante un panel glossy, brillante, y aunque el brillo es elevado, los reflejos están a la orden del día. Los fluerescentes del techo o una fuente de luz directa, como una ventana a nuestras espaldas, se ven aunque subamos el brillo al máximo.

Análisis LG Gram

Por sus dimensiones, es un portátil para trabajar sobre un escritorio, no en cualquier cafetería, por lo que entendemos que hayan optado por el panel glossy en lugar de mate por el extra de tratamiento de color que ofrece, pero es algo que debemos aclarar en nuestro análisis del LG Gram.

Análisis LG Gram

Procesador Intel Core de octava generación pensado para movilidad

Pese a que el portátil es enorme, el hardware que encontramos en el interior es prácticamente el mismo que hemos visto este año en el MateBook 13 (análisis), en el Surface Laptop 2 (análisis) y en la Surface Pro 6 (análisis). Tenemos la familia Intel de octava generación para Ultrabooks, el Intel Core i7-8565U.

Se trata de un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos a una frecuencia base de 1,8 GHz y un boost de 4,6 GHz. Sin embargo, LG ha optado por bloquear la frecuencia mínima a 1,99 GHz.

Análisis LG Gram

Le acompañan 8 GB de memoria DDR4 a 2.133 MHz y, al ser un procesador de Ultraook en un cuerpo de portátil tradicional, no deja de ser un equipo de bajo consumo, con un TDP de 15 W que puede llegar a los 25 W, aunque en este caso tenemos una configuración de 10 W con el máximo práctico de 15 W para ahorrar más batería. 

Modo máximo rendimiento LG Gram Matebook 13 Surface Pro 6
Geekbench 4 CPU Single-Core: 4.843 puntos
Multi-Core: 12.304 puntos
Single-Core: 5.244 puntos
Multi-Core: 17.553 puntos
Single-Core: 4.195 puntos
Multi-Core: 13.014 puntos
GeekBench 4 OpenCL 29.184 puntos 37.442 puntos 35.013 puntos
PC Mark 3.591 puntos 4.286 puntos 3.438 puntos
Cinebench R15  544 puntos 700 puntos 569 puntos
Cinebench R15 OpenGL 43,85 fps 56,72 fps 50,92 fps

No deja de ser un portátil para trabajar pensado para la movilidad, y los test sintéticos reflejan que, de hecho, el resultado de nuestras pruebas es que la puntuación es menor que la de Ultrabooks con el Intel Core i5-8565U.

Análisis LG Gram

Esa diferencia entre un i5 y un i7 queda diluida en esta gama de octava generación, y tampoco hay una gran diferencia a la hora de trabajar en el modo de máximo rendimiento conectados a la corriente como en el modo de ahorro máximo de batería sin conexión a la corriente, tanto en las pruebas sintéticas como en el día a día:

  Modo economizador Modo máximo rendimiento
Geekbench 4 OpenCL 29.446 puntos 29.184 puntos
GeekBench 4 CPU Single-Core: 3.528 puntos
Multi-Core: 10.724 puntos
Single-Core: 4.843 puntos
Multi-Core: 12.304 puntos
PCMark 10 2.851 puntos 3.591 puntos
Cinebench R15 CPU 511 puntos 544 puntos
Cinebench R15 OpenGL 37,12 fps 43,85 fps

Ahora bien, aunque las pruebas sintéticas están bien para comparar equipos, lo que importa son las sensaciones utilizando el portátil, y estas están a la par con las de otros Ultrabooks que hemos analizado recientemente.

No es un equipo para realizar tareas pesadas, pero sí podemos editar vídeo de manera esporádica y retocar grandes lotes de fotografías en Photoshop.

LG Gram

Ojo con esto, ya que si son más de 20 fotografías a la vez que automatizamos para que se guarden a una nueva resolución y con nuevos parámetros de brillo y contraste, cuando se han procesado las primeras fotografías del lote, el rendimiento empieza a caer.

No es culpa, en absoluto, del procesador, sino de un SSD M.2 SATA, que no PCI-e, que opera a una velocidad muy lenta para los estándares actuales. 543 MB/s de lectura secuencial y 511 MB/s de escritura son resultados de otra época.

Por lo demás, es un portátil que nos permite trabajar en web/edición de textos y suites de ofimática sin mayores problemas, con una experiencia fluida y sin que notemos que le ''cuesta'' mover las aplicaciones.

Además, es muy fácil trabajar con dos ventanas abiertas en Windows 10 gracias a la gran pantalla, y no hemos tenido ningún problema para mover todas las pestañas y aplicaciones de ofimática/Photoshop durante nuestro análisis del LG Gram.

Espacio de sobra para disipar el calor

Teniendo en cuenta el chip que monta, la temperatura no debería ser un problema, y no lo es. Los procesadores Intel Core para Ultrabooks destacan por la gestión de temperatura, algo que mejorará con las nuevas generaciones construidas en una litografía menor. 

El Intel Core i7-8565U se mantiene anclado en los 14 nanómetros y LG ha decidido que el equipo no suba de los 15 W de TDP, lo que permite que el chip no se caliente demasiado. Cuando exigimos en tareas pesadas, nos vamos a los 87º, manteniéndose en los 45º si solo estamos trabajando en web.

LG Gram

Ese calor no se transmite al chasis (ni al teclado, que sería lo molesto) gracias a un gran disipador con salida posterior del aire caliente y a mucho espacio en el cuerpo del portátil por el que repartir el calor. La aleación de magnesio utilizada por LG se comporta de maravilla en este sentido, y lo cierto es que el ventilador tampoco es audible en casi ningún momento.

Análisis LG Gram

Y, sí, podemos trabajar con el equipo sobre las rodillas sin ningún problema, ya que no hay ranuras de absorción de aire frío.

Teclado sorprendentemente pequeño y touchpad bien integrado

Siendo un portátil diseñado para trabajar, más que para consumir multimedia/juegos, el teclado y el touchpad son elementos fundamentales, ya que pasaremos muchas horas con ellos. En este sentido, tenemos buenas ''vibraciones''... y otras no tan buenas. 

Contamos con un teclado completo, con el teclado numérico en la parte derecha y elementos como el sensor de huella dactilar (que funciona realmente rápido) en el mismo botón de encendido/apagado.

Análisis LG Gram

Al tacto es muy agradable, con un buen rebote y un sonido satisfactorio de las teclas y, además, tenemos retroiluminación en color blanco, con dos niveles de intensidad. 

Análisis LG Gram

Es muy interesante ver cómo LG ha incluido dos teclas que funcionan a la perfección con su software. Así, tenemos las teclas ''función secundaria'' que nos permiten acceder al LG Control Center, poner el equipo en reposo o activar el modo lectura con un solo toque. Es muy, muy cómodo y, sobre todo esta última opción, de agradecer.

Sin embargo, como se puede ver en las fotos de nuestro análisis del LG Gram, hay mucho espacio desaprovechado que se podría haber usado para incluir teclas algo más grandes. Y ese intro es bastante incómodo. Te acostumbras, pero muchas veces pulsaréis la cedilla en lugar del intro.

Análisis LG Gram

El touchpad, por su parte, está muy bien integrado en el cuerpo del portátil, pero su precisión no nos ha gustado demasiado, siendo errático en ocasiones y obligándonos a prestar atención a donde queremos dirigir el puntero, algo que se traduce en frustración si estamos editando texto y debemos tocar cada dos por tres el touchpad. Sin embargo, los gestos de Windows 10 funcionan a la perfección.

Autonomía y carga del LG Gram: más de una jornada de productividad

Pese a su tamaño, la clave del LG Gram 17 es la portabilidad. Los componentes son de un Ultrabook y, sobre todo, el peso es el que esperamos de un equipo de 11 o 13 pulgadas, pero una de las ventajas de contar con una diagonal de 17 pulgadas es que, además del tamaño de la pantalla, hay mucho espacio en el interior para una gran batería

Concretamente, el LG Gram tiene una batería de 72 Wh, una cifra nada desdeñable que permite llegar a casi las 20 horas de autonomía. Claro, esto tiene truco, porque la medición de los surcoreanos cuenta el tiempo que el portátil está en reposo, y ahí sí tenemos para dos/tres días de autonomía si no hacemos un uso intensivo.

Análisis LG Gram

Si utilizamos el portátil para trabajar, con navegación web y unas ocho pantallas constantemente, un editor de texto, YouTube Music y Photoshop esporádico para redimensionar/cambiar el color de imágenes (un uso nada intensivo), hemos llegado a las casi nueve horas de autonomía.

Es decir, nos permite una jornada de trabajo sin tener que preocuparnos por sacar el cargador de la caja en el modo de batería eco, aunque en máximo rendimiento no hemos notado que la autonomía baje demasiado, ya que, como hemos visto en los test sintéticos, no hay una gran diferencia entre modos.

Análisis LG Gram

La autonomía es vital en un portátil, y lo mejor que podemos decir es que podemos viajar tranquilos con este equipo. Además, hay varias opciones de carga. Algo que sorprende, además de la relación tamaño/peso del LG Gram cuando abrimos la caja, es el tamaño del cargador.

Hay muchos portátiles con gran diseño y poco peso, pero cuyos cargadores son auténticos monstruos que cuesta llevar en la mochila. En este caso, tenemos un cargador propietario (de diseño bastante anticuado, todo hay que decirlo) que cuenta con un tamaño y peso muy contenido.

LG Gram

Este cargador de LG nos permite cargar el portátil al 100% en dos horas y cuarenta y cinco minutos. En menos de tres horas tenemos una carga para una jornada de uso, que teniendo en cuenta cómo está el panorama de los portátiles, es algo a tener en cuenta - de manera positiva - .

Sin embargo, también podemos recurrir al puerto USB Tipo-C para cargar el dispositivo. La carga en este sentido es más lenta, tardando algo más de tres horas y cuarto en cargar el portátil al 100%, pero al menos es una opción para ir de viaje con un cargador - potente - USB Tipo-C para todos los dispositivos, sin necesidad de cargar con el propietario de LG.

LG Control Center y Windows 10

No desvelamos mucho si decimos que el LG Gram tiene Windows 10 Home como sistema operativo. Como hemos dicho, el sistema va fluido y los gestos táctiles funcionan a la perfección, pero como estamos acostumbrados, LG ha incluido algo de software en el equipo.

No nos gusta el bloatware, no vamos a engañar a nadie, ya que suelen ser programas que no vamos a usar, y en esta ocasión nos encontramos con LG Control Center y tres programas como PowerDirector, PowerDV 14 y PhotoDirector. Puede que los últimos tres programas no los utilicéis demasiado, pero LG Control Center sorprende por lo útil que es.

LG Control

Podemos acceder desde una tajo de teclado y nos permite controlar de forma pormenorizada varios aspectos del equipo relacionados con la batería, la seguridad y el propio sistema.

También nos permite seleccionar si queremos que el portátil cargue dispositivos mediante el USB Tipo-C con el PC ''apagado'', si queremos que la batería no se cargue más dl 80% para ampliar su vida y observar el estado de la misma.

Podemos realizar ajustes rápidos en el sistema, como activar el modo silencioso (sin ventilador, aunque ya hemos dicho que no es molesto) y otros ajustes rápidos en la pantalla.

LG Control

Como decimos, el bloatware no es un plato de buen gusto, pero en esta ocasión la aplicación de LG no solo es útil, sino que va muy fluida.

Altavoces que no dan el do de pecho

El apartado del audio es algo cada vez más importante tanto en portátiles como en móviles debido a la oferta de entretenimiento en la red que hay en la actualidad. No nos podemos poner a jugar en el LG Gram, eso está claro, pero su pantalla de alta resolución, calidad y bien calibrada sí invita a consumir series y películas.

Lamentablemente, nos encontramos con una pareja de altavoces que no están ni bien colocados, ni cuentan con la potencia y calidad suficiente para disfrutar de multimedia. El diseño del chasis cuenta con una ligera curvatura en la parte inferior. Eso es algo que tienen casi todos los portátiles con los altavoces en la parte inferior.

Análisis LG Gram

Colocan en esa parte ''oblicua'' los altavoces para que el sonido rebote en la superficie de apoyo y gane en amplificación para suplir la poca potencia que suelen tener estos altavoces. En este caso, LG ha optado por incluirlos algo más metidos dentro del cuerpo, en la parte ''horizontal'' a la superficie de apoyo, por lo que el sonido rebota, pero no se amplifica.

Esto es un problema porque distorsiona el sonido, un sonido que, de hecho, no cuenta con la calidad suficiente debido a unos altavoces con una frecuencia muy escasa en la que medios y agudos se superponen, y donde no hay ni rastro de los ''graves'', que dan contundencia al contenido multimedia.

Análisis LG Gram

En este sentido, es obligatorio utilizar cascos para escuchar música y, sobre todo, para ver una serie, ya que los altavoces integrados no dan la talla. Con el espacio disponible, habrían ''entrado'' unos mejores altavoces, y también se podría haber aprovechado el espacio que no ocupa el teclado para, como en los MacBook, colocar los altavoces en la parte superior.

Un Ultrabook para quien no necesite un Ultrabook

Llegamos al final del análisis del LG Gram con la conclusión de que LG sabe muy bien lo que hace. Es un portátil que tiene sus sombras y que, por supuesto, no es perfecto, pero llega para añadir una opción más para aquellos que quieran un Ultrabook por sus características (bajo peso, consumo reducido, ideado para trabajar), pero quieran una pantalla mayor.

La familia Gram es la única de LG en portátiles, actualmente, y esta renovación con una unidad de mayor tamaño demuestra que, si no quieren competir en segmentos como el gaming, mejor centrarse en optimizar el desarrollo para crear un portátil con todas las letras con una gran pulgada.

Análisis LG Gram

La pantalla es fantástica, bien calibrada y, pese al acabado glossy, con muy buena calidad de imagen en entornos iluminados gracias a un brillo elevado (aunque, vaya, si tenemos una ventana en frente de la pantalla, vamos a ver el reflejo, eso no hay quien nos lo quite).

El procesador es más que suficiente para las tareas que se realizan en un Ultrabook, y el contar con tanto espacio extra en el chasis, permite una mejor disipación del calor ya que, aunque el chip llega a temperaturas de 87º cuando está bajo ''presión'', eso no se transmite al cuerpo de magnesio.

Análisis LG Gram

Está claro que hay detalles como el mejor aprovechamiento del teclado (el formato de la tecla intro) o la calidad del touchpad que se podrían mejorar, así como aprovechar el espacio interior para una GPU como la familia MX de Nvidia, pero por la autonomía y rendimiento, el LG Gram es la mejor opción actualmente para quien quiera un portátil que llevar a cualquier lado sin renunciar a una gran pantalla.

Lo mejor

  • Pantalla grande bien calibrada
  • Autonomía
  • Disipación del calor
  • Puertos

Lo peor

  • SSD muy lento
  • Teclado que no aprovecha el espacio
  • Rendimiento de Ultrabook
  • El sonido

Nota técnica

85

Tags:

#LG, #Windows 10

Ver ahora: