Skip to main content

Microsoft Surface Pro 6, análisis y opinión

14/02/2019 - 12:52

Este es nuestro análisis del Surface Pro 6 de Microsoft, el nuevo equipo 2 en 1 de los de Redmond que llega con un ligerísimo cambio estético, pero con los procesadores de octava generación de Intel. Os contamos si vale la pena comprar el Surface Pro 6 y qué tal se porta el equipo en intensas jornadas de trabajo.

Dispositivos para cubrir todas las necesidades y para casi todos los bolsillos: parece que esa es la política de Microsoft con su línea de software, ya que lo que empezó como un equipo 2 en 1, la familia Surface, ha ''mutado'' en una serie de dispositivos para todos los gustos. La última muestra de ello es el Microsoft Surface Pro 6.

El Surface Pro 6 es el nuevo equipo de la familia Surface de Microsoft. Se trata de una familia que cada vez tiene más miembros, y encontramos ordenadores todo en uno como el Surface Studio 2, pero también 2 en 1 como las Surface Pro y el Surface Book; portátiles convencionales como el Surface Laptop y propuestas de entrada, como Surface Go.

Antes de continuar con el análisis del Surface Pro 6, os dejamos la tabla de características del modelo que nosotros hemos podido probar durante unas semanas:

  Surface Pro 6
Tipo Ordenador 2 en 1
Dimensiones 29,2 x 20,1 x 0,85 cm
Peso sin teclado 770 gramos
Sistema Operativo Windows 10 
Procesador Intel Core i5-8520U 
Memoria RAM 8 GB LPDDR3 a 1.867 MHz
Almacenamiento 256 GB SSD
Tarjeta gráfica Integrada Intel UHD 620
Tamaño de pantalla 12,3'' Pixel Sense Display
Relación de aspecto 3:2
Resolución de pantalla 2.736 x 1.824
Conectividad inalámbica / redes 802.11 a/c, Bluetooth 4.1
Conectores de datos / A/V 1 x USB 3.0 Tipo-A / 1x mDP / Surface Connector / 1 x Jack 3,5 mm / Lector de tarjetas microSD
Precio Desde 1.049 euros sin teclado ni Microsoft Pen
Modelo analizado: 1.349 euros sin teclado ni Microsoft Pen
Análisis Surface Pro 6

Se trata de un modelo intermedio, ya que aunque cuenta con el procesador básico, tiene 256 GB de almacenamiento, siendo el mínimo unos 128 GB que pueden quedarse muy cortos. Además, debemos decir que hemos tenido la experiencia completa gracias al teclado oficial y al Microsoft Pen, dos dispositivos de los que hablaremos en detalle a continuación y que se venden por separado.

Si queréis saber si vale la pena comprar este dispositivo 2 en 1, os contamos las claves y nuestras sensaciones en este análisis del Surface Pro 6.

Diseño continuista: funcional y bonito, pero con carencias

Desde el primer modelo de Microsoft Surface se han mantenido unas líneas de diseño características. El formato de pantalla 3:2 (de la que hablaremos en detalle más adelante), los generosos marcos, el logo de Microsoft en la parte trasera, la disposición de las cámaras y hasta la escondida ranura para las tarjetas microSD son elementos que se han mantenido prácticamente inalterados.

A lo largo de las generaciones ha habido cambios, claro, como el diseño del logo y, sobre todo, el grosor del dispositivo, que cada vez ha necesitado menos espacio interior para el sistema de disipación del calor, permitiendo llegar a unos destacables 8,5 milímetros de grosor en el Surface Pro 6.

Análisis Surface Pro 6

Si os gusta el diseño de las generaciones anteriores, estáis de enhorabuena, ya que a nivel de dimensiones y peso, el Surface Pro 6 es idéntico al modelo Pro 5. La principal novedad está... en el color. Y es que, del color plateado pasamos a un negro cobalto que resulta muy elegante y sienta genial al dispositivo. Eso sí, también está la opción del color plateado, haciendo que, por fuera, los equipos de quinta y sexta generación sean indistinguibles.

Los portátiles mejor valorados en Amazon España

Y esto quiere decir que, para lo bueno y lo malo, los puertos son los mismos. En la parte frontal nos topamos con la configuración de cámara, el micrófono y el sistema de reconocimiento Windows Hello. En los laterales superiores, están los altavoces.

Análisis Surface Pro 6

En el lateral derecho tenemos los puertos, con un útil USB 3.0 Tipo-A (no USB 3.1, ojo), un miniDisplayPort que sigue siendo útil hoy día y el puerto propietario de Microsoft para conectar el sistema de carga imantado (para evitar que el dispositivo caiga si damos un tirón al cable).

Análisis Surface Pro 6

En el lateral izquierdo está, en la parte superior, el jack de 3,5 mm para el audio y, escondida bajo la tapa que abrimos para apoyar el Surface en una superficie, la ranura para introducir la microSD y ampliar el almacenamiento del equipo.

Análisis Surface Pro 6

Hablando de la bisagra, podemos llegar a un ángulo imposible muy útil si queremos dibujar o tomar notas utilizando la pantalla táctil, y lo bueno es que, otra generación más, la sensación de robustez está muy lograda. En ningún momento hemos sentido, trabajando en una superficie estable, en la mesa de un avión o en las rodillas, que la ''patilla'' sufra.

Análisis Surface Pro 6

No hay mucho que contar de la parte trasera: tenemos el logo de Microsoft con superficie pulida y efecto espejo y la cámara con micrófono para la cancelación de ruido en la parte superior, en el centro. 

Análisis Surface Pro 6

Como decíamos, si os gusta el diseño de la línea Surface Pro, estáis de enhorabuena. Se trata de un diseño bien pensado, resistente, disipa bien el calor, es un dispositivo muy ligero y realmente bonito.

Análisis Surface Pro 6

Sin embargo, no entendemos que siga habiendo un puerto propietario de carga (si se rompe el cargador que viene de serie, hay que comprar otro en lugar de utilizar un puerto USB Tipo-C para cargar el dispositivo), no tiene, evidentemente, un USB Tipo-C, muy útil para conectar un SSD externo.

No entendemos el uso de USB 3.0 en lugar de un USB 3.1, aunque no os vamos a engañar, el contar con un puerto USB ''tradicional'' nos ha salvado en alguna ocasión durante estas semanas de análisis de Surface Pro 6. Y, hablando de ''tradición'', hay que echar un ojo a la pantalla.

Análisis Surface Pro 6

Pantalla táctil de gran calidad

Microsoft no defrauda con la pantalla. Llevan generaciones mostrando un gran nivel con su calibración de las pantallas IPS Pixel Sense, y el Surface Pro 6 no es una excepción. Eso sí, de nuevo tenemos que remitir al pasado, ya que el panel es exactamente el mismo que el de la generación anterior.

Nos encontramos un tamaño de 12,3 pulgadas con resolución 2.736 x 1.824 y una densidad de píxeles de 297 ppp. La resolución es extraña, pero lo es porque el formato es 3:2 y, realmente, pese a que para ver vídeos no es el panel más indicado, para trabajar sí lo es.

Análisis Surface Pro 6

Cuando vemos una película o vídeo en formato 16:9 o más panorámico se muestran con bandas negras horizontales en la parte superior e inferior. Los marcos y las zonas en negro de la pantalla hacen que sintamos que estamos desaprovechando las algo más de 12'' que tenemos entre manos, ya que la pantalla tiene una vertical mayor que la de un panel 16:9 tradicional.

Análisis Surface Pro 6

Sin embargo, para trabajar (el principal objetivo de este equipo) es un formato estupendo, ya que ''entra'' mucha más información en la vertical, algo que nos conviene cuando estamos manejando editores de texto o navegando por la web, incluso a pantalla partida con dos ventanas a la vez. 

Análisis Surface Pro 6

Si nos fijamos en la calidad del panel, nos encontramos una pantalla con una calibración buena, con una gran representación de los colores y sin fugas de luz. Además, cuenta con soporte multitáctil de 10 puntos, y la pantalla responde realmente bien tanto a los gestos con los dedos (ampliación haciendo el gesto de pinza como scroll por la web) como al Microsoft Pen, del que hablaremos más adelante.

Eso sí, el acabado de la pantalla es brillante y, aunque el nivel de brillo nos permite utilizar el Surface Pro 6 sin problema en exteriores, los reflejos están asegurados.

Análisis Surface Pro 6

Rendimiento de sobra para crear contenido

Donde, por fin, encontramos jugosas novedades es en el terreno del hardware interno. El Surface Pro 6 es un dispositivo cuya función principal es la de crear contenido, la de permitir la productividad en un entorno doméstico, de oficina o educativo, y los procesadores de octava generación Intel Core permiten, de sobra, este cometido.

Análisis Surface Pro 6

En la sexta generación de Surface Pro nos despedimos de los chips m3, por fin, para tener de base un Intel Core i5 que puede ampliarse a un Intel Core i7, ambos chips de octava generación y bajo consumo.

El modelo que ha caído en nuestras manos es el que cuenta con el Intel Core i5-8250U, un procesador que tiene una frecuencia base de 1,6 GHz y que puede llegar a los 3,6 GHz (aunque no lo hace por limitación en el Surface Pro 6). Si hablamos de la RAM, tenemos 8 GB LPDDR3 a 1.867 MHz.

Análisis Surface Pro 6

Se trata de un procesador muy conocido, ya que está presente en otros equipos de bajo consumo, como los Ultrabooks, y con sus cuatro núcleos y ocho hilos, cuenta con un TPD máximo de 15 W. Antes de pasar a más detalles, ya que tiene ''truco'', os dejamos una comparativa de rendimiento de Surface Pro 6 entre los modos economizador (el ideal para ahorrar batería cuando en modo portátil) y el de máximo rendimiento (cuando estamos cerca de un enchufe):

Surface Pro 6
  Modo economizador
(sin corriente)
Modo máximo rendimiento
(enchufado a la corriente)
Geekbench 4 OpenCL 35.117 puntos 35.013 puntos
GeekBench 4 CPU Single-Core: 3.194 puntos
Multi-Core: 10.323 puntos
4.195 puntos
13.014 puntos
PC Mark 2.381 puntos 3.438 puntos
Cinebench R15 CPU 462 puntos 569 puntos
Cinebench R15 OpenGL 37,58 fps 50,92 fps

Los resultados de la prueba de rendimiento son interesantes, ya que muestran diferencias claras en lo que a la potencia de cálculo se refiere (tanto en mononúcleo como en multinúcleo) También hay diferencias en los cálculos OpenGL de la CPU integrada, la Intel HD620. En la prueba OpenCL, el resultado es prácticamente idéntico.

Análisis Surface Pro 6

El procesador base tiene una frecuencia de los comentados 1,6 GHz, pero en el modelo recibido nos encontramos que Microsoft ha aprovechado la potencia máxima a la que se puede configurar la potencia base de la CPU, por lo que tenemos una CPU corriendo a 1,8 GHz. 

El consumo es bastante contenido, ya que no siempre vamos a esa frecuencia de 1,8 GHz, bajando hasta los 900 Mhz cuando no es necesario utilizar toda la potencia del procesador. Así, tenemos un consumo de procesador que va de los 3 W a los 12 W, por lo general. En el día a día, es más que suficiente la potencia que entrega el Surface Pro 6 para navegar, tener varias pestañas abiertas (más de 20 sin problemas), Spotify y ciertos usos de Photoshop para editar imágenes en lote.

Análisis Surface Pro 6
Análisis Surface Pro 6

Hay momentos en los que el sistema va algo más lento, pero es cuando juntamos muchas pestañas abiertas con la edición en Photoshop. El resto del tiempo, y en un uso ''normal'', no hay ningún problema de retardo en el sistema operativo.

SSD Surface Pro 6

Hablando de velocidad, el SSD cuenta con una velocidad de lectura de 1.640 MB/s y una escritura de 882 MB/s.

No es el más rápido del mercado, pero sí más que suficiente para las tareas que realizamos en el día a día e incluso si hacemos tareas de edición de vídeo o tratamiento de archivos grandes.

Hablamos, por ejemplo, de unas velocidades de lectura top y una escritura alta pero por detrás de dispositivos como los MacBook de Apple.

Sin embargo, tenemos que destacar la alta velocidad en escritura para paquetes pequeños, del orden de tres veces la velocidad de lectura para este tipo de archivos de pequeño tamaño. Como podemos ver, sin duda, hay una evolución notable tanto en rendimiento CPU como en rendimiento general del Surface Pro 6 desde el modelo del año pasado

Temperatura a raya

Ahora bien, ¿sufre la Surface Pro 6? La temperatura es algo clave en un dispositivo electrónico, y es algo que analizamos tanto en portátiles como en teléfonos móviles. Además de afectar al rendimiento, acorta la vida útil del dispositivo y puede llegar a molestar. En un dispositivo tan portátil como el que nos ocupa, es algo importante, y la respuesta del sistema de disipación es buena.

Aunque el procesador está fabricado en 14 nanómetros, y tiene un año y medio a sus espaldas, no supera en ningún momento los 57º con el uso que hemos dado. Esa temperatura máxima de 57º la obtenemos con el ejemplo mencionado de edición de imágenes en Photoshop. El resto del tiempo, navegando entre pestañas, nos movemos de media alrededor de los 48º.

Análisis Surface Pro 6

Cuando solo tenemos un par de pestañas, hablamos de 35º, la temperatura a la que se suele mover la Surface. De nuevo, no es un uso común el tener más de 20 pestañas abiertas y la pantalla dividida, pero al menos contamos con la seguridad de tener cubiertas las espaldas en lo que a rendimiento y temperatura se refiere.

Está claro que no podemos exigir un gran rendimiento de potencia bruta al procesador, ya que viene muy limitado, pero es una decisión lógica en un dispositivo como este.

Análisis Surface Pro 6

Teclado imprescindible, ''Pen'' muy útil

Llegamos al punto más polémico del análisis del Surface Pro 6. Y es que, durante todo el análisis estamos viendo que se trata de un dispositivo para crear contenido, y eso en una pantalla táctil... es complicado. Un Surface no es una tablet, tenemos Windows 10 completo, y por mucho teclado en pantalla que haya, no es suficiente.

En un dispositivo orientado a un usuario profesional o que va a crear contenido, no incluir, aún, el teclado de base es una decisión cuestionable, sobre todo en un equipo cuya versión más económica parte de los algo más de 1.000 euros. Y es que, si en el caso del iPad Pro 2018 el Apple Pencil era obligatorio para sacar todo el potencial del equipo, aquí ocurre lo mismo, pero con el teclado.

Análisis Surface Pro 6

El teclado de Surface tiene un precio de 150 euros, y como decimos es algo que hay que sumar de manera obligatoria al precio del Surface. Sí, podemos utilizar cualquier teclado Bluetooth o cualquier teclado USB, pero en un equipo así, que va a estar más tiempo fuera del escritorio que sobre él, el teclado es fundamental.

Y, realmente, la calidad es excelente. Se trata de un teclado retroiluminado en color blanco, con tres niveles de intensidad, cuyas teclas tienen un tacto exquisito, un muy buen recorrido y un sonido muy agradable. Realmente, teclear en la propia Surface, con el teclado, es muy placentero.

Análisis Surface Pro 6

El touchpad incorporado tiene buena calidad y tacto, y, además es preciso. En cuanto al uso del teclado contamos con dos posiciones, uno sin inclinación y otro con unos grados de inclinación para que podamos escribir como queramos.

Por su parte, el Microsoft Pen tiene un precio de 110 euros, y si el teclado es obligatorio, el Pen... no. Se trata de un dispositivo que funciona con una única pila AAAA y tiene una punta redondeada con 4.000 puntos de presión.

Análisis Surface Pro 6

Es preciso y cuenta con dos botones, uno a la altura del índice que sirve para hacer las funciones del click derecho y otro en la ''goma de borrar'' para hacer capturas de pantalla, o programar. El tacto es bastante bueno y, además, vuelve a contar con una zona magnética para ''anclarse'' al lateral del Surface.

Análisis Surface Pro 6

Al final, para el análisis del Surface Pro 6 hemos utilizado bastante el Pen, y es muy cómodo, ya que la pantalla te ''invita'' a tocar, pero no es algo necesario. El teclado, de nuevo, sí lo es.

Sonido estéreo que no evoluciona (y es una pena)

El sonido es un apartado fundamental para poder disfrutar de una buena atmósfera cuando consumimos entretenimiento, y siendo un dispositivo ligero con una pantalla razonablemente grande, te sorprendes más de una vez viendo una serie o vídeos de YouTube en el sofá a través del Surface.

Consulta el precio del disco SSD más vendido en Amazon

Contar con una buena pareja de altavoces es esencial para disfrutar del contenido, y, sí, hay una pareja de altavoces pero no hay evolución frente a años anteriores. El volumen es destacable, no hay nada que reprochar teniendo en cuenta las dimensiones del dispositivo. Los agudos son claros y no distorsionan.

Análisis Surface Pro 6

Sin embargo, el sonido que ofrece no es todo lo bueno que podría ser: los graves brillan por su ausencia, y los medios también se ven afectados por ello. Por usar una expresión coloquial, cuando una canción, o serie, abusa de los graves, estos suenan ''a lata'', por lo que el uso de auriculares es prácticamente obligatorio. En este punto está muy por detrás de la competencia directa de la manzana, bien sea el iPad Pro o MacBook.

Es cierto que en este grosor cabe lo que cabe, pero viendo casos como el Mate 20 X o el Razer Phone 2, móviles con un sonido espectacular en todo el espectro con un grosor aún menor que el Surface, no nos explicamos un sonido tan pobre en los graves y medios. Es decir, menos mal que está el puerto minijack 3,5 mm, porque termina usándose.

Análisis Surface Pro 6

Windows 10 y la gestión de la batería

Otro de los puntos clave del Surface Pro 6 en este análisis es la batería. Y es que, Microsoft estima unas 13 horas de autonomía, aunque esto es en la reproducción de vídeo y en unas condiciones muy específicas de brillo.

En un uso real, la autonomía del Surface Pro 6 es de unas seis horas si somos exigentes con el dispositivo en el modo economizador, unas siete y media si mantenemos Photoshop cerrado y contenemos el uso de pestañas.

Análisis Surface Pro 6

En el modo de máximo rendimiento tenemos unas cuatro horas de autonomía, ya que el procesador da todo lo que tiene que ofrecer, aunque por fortuna Windows 10 gestiona bien, y cada vez mejor, este apartado, permitiendo que el usuario cambie al vuelo entre los modos de energía, además de cambiar automáticamente entre el modo rendimiento y el economizador cuando lo necesita.

Si lo necesitamos, podemos controlar cuándo se activa el modo de ultra-alto rendimiento, así como el brillo de la pantalla de manera manual. Lo cierto es que la batería del Surface Pro 6 aguanta sin problemas una jornada de trabajo o una mañana de clases, y teniendo en cuenta el procesador que tenemos entre manos, no está nada mal.

Análisis Surface Pro 6

¿Para qué usuario es la Surface Pro 6?

Llegamos al final del análisis del Surface Pro 6, y realmente estamos ante un equipo del que se pueden decir muy pocas cosas malas. El procesador da el rendimiento esperado, la autonomía es suficiente para que el dispositivo cumpla su ''propósito'', la pantalla es excepcional y, aunque echamos en falta un USB Tipo-C, el SUB Tipo-A nos salva la vida en varias ocasiones.

Análisis Surface Pro 6

Sin embargo, la principal pega que podemos poner al equipo no es el puerto propietario, un diseño con generosos marcos o la calidad del sonido, eso es secundario frente a un teclado que hay que comprar por separado y que debería venderse junto al equipo.

Con las primeras Surface se podía llegar a entender que Microsoft mirara a las tablets, un mercado al alza, dispositivos que eran tendencia y, por eso, el teclado debía comprarse aparte. Ahora, sin embargo, estamos en una realidad en la que la Surface Pro 6 no puede ''existir'' sin el teclado.

Análisis Surface Pro 6

Es un dispositivo premium en casi todos los sentidos, ideal para trabajar con documentos, pero sobre todo, en nuestra opinión, en el entorno educativo más que en un entorno doméstico, como segundo equipo (o incluso como equipo principal), y como dispositivo para consumir contenido.

El lápiz redondea la experiencia, pero no es obligatorio, y ese binomio que forman ''tablet'' y teclado nos ofrece una experiencia sobresaliente para escribir. Si vemos Surface Pro 6 como un conjunto de dispositivo y teclado, estamos ante uno de los mejores 2 en 1 que hay ahora mismo en el mercado.

Lo mejor

  • Excelente refrigeración
  • Rendimiento
  • Autonomía
  • Pantalla bien calibrada

Lo peor

  • Sin USB Tipo-C
  • Marcos de pantalla amplios
  • Puerto de carga propietario
  • El teclado es "obligatorio"

Nota técnica

87

Ver ahora: