Skip to main content

Motorola One Action, análisis y opinión

Motorola One Action

Lo mejor

  • Estabilización de vídeo
  • Android One 9.0 Pie
  • Relación calidad precio
  • Conectividad completa

Lo peor

  • Marco de la cámara frontal
  • Gran angular solo en vídeo
  • Modos de fotografía y ajustes de Inteligencia artificial
  • Autonomía y carga “rápida”

26/10/2019 - 08:30

Analizamos una nueva versión de la familia Motorola One de 2019 que toma el relevo del Motorola One Vision. El Motorola One Action llega con una cámara de acción integrada como valor diferencial en una gama media cada vez más competitiva. Te descubrimos si merece la pena su compra.

Lo peor que le puede pasar a un nuevo smartphone Android en la actualidad es caer en la indiferencia. Ser uno más en el inmenso abanico de opciones que actualmente existe en lo que habitualmente se conoce como gama media. Por eso se agradecen los esfuerzos de los fabricantes por aportar ideas frescas e innovadoras.

Motorola parece haber encontrado su lugar en esta gama media, presentando propuestas como el Motorola One Action, un pariente cercano del Motorola One Vision, pero con características propias y diferenciales especialmente orientadas a la creación de contenido en vídeo, que permite grabar con el móvil en vertical usando la lente gran angular para obtener vídeos con un formato horizontal.

La marca vuelve a usar Android One como plataforma de software para mantenerse dentro de la franja de móviles de menos 300 euros ya que el Motorola One Action puede comprarse por 249 euros. En este análisis del Motorola One Action descubriremos qué nos ofrece por ese precio.

  Motorola One Action
Pantalla 6,3" Full HD+ (2.520 x 1.080 píxeles)

IPS

Formato 21:9
Procesador Exynos 9609
RAM 4 GB
Memoria 128 GB (UFS 2.0)

Ampliable con tarjeta microSD de hasta 512 GB
Cámara principal Lente principal: 12 megapíxeles (f/1.8)

Lente de gran angular: 16 megapíxeles (f/2.2) - Action cam

Lente de profundidad: 5 megapíxeles
Cámara frontal 12 megapíxeles (f/2.0)
Android Android One 9.0 Pie, actualizable a Android 10.0 y Android 11.0
Batería 3.500 mAh
Carga rápida de 10W
Precio de salida 249 euros

Motorola One Action, análisis y opinión

Motorola no se moja con el diseño

Con el Motorola One Vision la marca inició un camino que marcará la estética y la personalidad de los nuevos modelos de la familia Motorola One que veremos en los futuros meses, ya que elegir un formato de pantalla 21:9 no solo determina la forma del dispositivo, sino que supone toda una declaración de intenciones sobre el rumbo que toma la familia One de Motorola.

El formato de pantalla es una de las cosas que más condiciona el uso del móvil. Ya hemos visto este formato en otros móviles de la gama media como los Xperia 10 y Xperia 10 Plus, que nos dejaron un buen sabor de boca.

Motorola One Action

Motorola One Action repite esa buena experiencia de uso con un terminal que a simple vista puede parecer demasiado alto, pero que en el día a día resulta tremendamente cómodo ya que al ser más estrecho se favorece el agarre.

Sus 160 x 71,2 mm lo sitúan dentro del tamaño promedio de los smartphones de gama media, montando una pantalla de 6,3 pulgadas. No obstante, la sensación que se tiene al verlo es la de que no se ha aprovechado el espacio en el frontal. Sí, hay mucha intención, pero en su conjunto no termina de estar bien rematado.

Motorola One Action
Motorola One Action

En un frontal dominado por una pantalla totalmente plana en toda su extensión y perímetro, el Motorola One Action que estamos analizando muestra un orificio en la esquina superior izquierda de la pantalla, en la que se ubica la cámara frontal rodeada por un generoso marco negro que aumenta su tamaño de los poco menos de 5 mm que mide la lente, hasta los casi 8 mm de diámetro total del marco

Motorola One Action

El principal objetivo de estas pantallas perforadas para alojar la cámara debería ser minimizar el espacio que ocupaba el infame notch para dejar más espacio para el contenido. En cambio, este añadido ocupa casi 1 cm de alto que solo se utiliza para las notificaciones. En resumen, este sistema no solo no suma espacio útil, sino que lo resta.

Los marcos que bordean su pantalla están bien compactados, siendo el borde inferior el doble de grueso que el superior. Destacan unas esquinas con un radio de curvatura generoso que hace que también se pierda espacio útil de pantalla, o al menos se tenga esa sensación.

Motorola One Action

Es en este marco superior donde encontramos el altavoz de llamadas, perfectamente integrado en frontal en forma de una pequeña hendidura que apenas se aprecia por encontrarse justo en el límite entre el borde de la pantalla y la unión con el marco metálico del chasis que, en el caso del Motorola One Action que estamos probando, tiene un acabado en azul metalizado.

Motorola One Action

En el borde derecho del Motorola One Action encontramos unos botones ligeramente altos con respecto a la parte inferior. El más bajo es el botón de encendido, cuya superficie rugosa permite diferenciarlo por el tacto. Este botón se encuentra en una posición perfecta para pulsarlo mientras la esquina inferior del Motorola One Action descansa sobre la palma de la mano.

Justo encima se ubican los botones de volumen, obligando al usuario a hacer un pequeño esfuerzo para llegar a subir el volumen cómodamente. En el lateral opuesto encontramos la bandeja para dos tarjetas nanoSIM o una nanoSIM y una micro SD de hasta 512 GB.

Motorola One Action

En el borde superior se mantiene el jack de auriculares, mientras que en el inferior se ubica un conector USB de tipo C y el altavoz principal.

Motorola One Action

Al contrario de lo que sucede en el frontal, la trasera del Motorola One Action dibuja dos biseles en ambos laterales para facilitar su agarre y suavizar los 9,15 mm de perfil. Es aquí donde quedan pocas dudas que nos encontramos ante un dispositivo de la familia Motorola One ya que encontramos pocos cambios estéticos con respecto al Motorola One Vision.

Motorola One Action

El más destacado es la presencia de un trío de lentes dispuestas en vertical que, como ya ampliaremos en el apartado dedicado a la cámara, no implica tener tres cámaras distintas. Las cámaras sobresalen apenas un milímetro de la trasera, pero es más que suficiente para que el smartphone “cojee” cuando lo usas plano sobre una mesa. Pero es algo que se evita montando la funda de silicona transparente que se incluye junto al Motorola One Action.

Justo debajo de la triple lente encontramos el flash de doble tono y a su derecha, en una posición centrada, el sensor de huella dactilar con el logotipo de Motorola, algo que ya se está convirtiendo en marca de la casa.

Motorola One Action

La ubicación del sensor de huellas es perfecta ya que se encuentra en la trayectoria natural del dedo, manteniéndose alejado de las lentes de las cámaras para evitar tocarlas de forma accidental.

El Motorola One Action que hemos estado probando luce el acabado Denim Blue en una carcasa de policarbonato brillante que ofrece un tacto similar al cristal, pero con la ventaja de no resbalar tanto, aunque sí atrapa las huellas con facilidad y obliga a limpiar la trasera frecuentemente. También está disponible en color Pearl White.

A pesar de no contar con los efectos tornasolados tan de moda últimamente, el Motorola One Action cuenta con un efecto de textura que le da brillo y profundidad cuando el sol incide sobre la trasera.

Algo que nos llama la atención de un smartphone con el apellido Action por lo que, en teoría invita a la acción, no cuente con protección contra el polvo o el agua, quedando en una simple protección IPX2 que solo lo protege frente a salpicaduras accidentales, pero no contra polvo o inmersiones.

Pantalla de cine en un móvil para vídeo

Motorola ha hecho una apuesta arriesgada al optar por un formato de 21:9 para su pantalla, pero lejos de lo que pueda parecer en un primer momento, este formato tiene muchas ventajas, aunque también es cierto que algún que otro inconveniente.

Este formato resulta especialmente útil para navegar, revisar tus redes sociales o leer verticales de información como estas mismas líneas que estás leyendo. El motivo: todo está en vertical y la pantalla del Motorola One Action permite mostrar más contenido en pantalla.

Motorola One Action

Tema aparte es el tratamiento que se le ha dado a la perforación de la cámara que, como ya hemos dicho en el apartado anterior, no estorba, pero tampoco aporta nada más que engrosar ligeramente la barra superior de notificaciones.

El formato ultrapanorámico de la pantalla del One Action que estamos analizando resulta especialmente adecuado para ver películas a pantalla completa, haciendo desaparecer las molestas barras que habitualmente aparecen en la parte superior e inferior.

Motorola One Action

Sin embargo, no todo el contenido que verás en tu smartphone es en ese formato, y hay empiezan los inconvenientes. La mayoría de las series de Netflix, Amazon Prime, HBO o contenido de YouTube ha sido rodado en formato panorámico de 16:9 (formato que tiene tu televisor) por lo que al ver este tipo de contenido en un móvil con pantalla 21:9 se muestran unas barras negras a los lados para completar el ancho de la pantalla.

Si optas por hacer zoom para que el contenido ocupe toda la pantalla, se aplicará un recorte en la parte inferior y superior del vídeo, ocultando parte de los subtítulos, rótulos o contenido que se muestre en esa zona.

Motorola One Action

Donde sí resulta muy cómodo un formato ultrapanorámico es al mostrar dos apps simultáneas en pantalla. Al ser una pantalla tan alargada, se gana espacio útil y ambas aplicaciones mantienen una buena relación de aspecto, aunque al ser más delgada, al desplegar el teclado con el móvil en horizontal también resta visibilidad al contenido.

Motorola One Action

A nivel visual nos encontramos con el mismo panel IPS de 6,3 pulgadas y resolución Full HD+ (2.520 x 1080 píxeles) que ya vimos en el análisis del Motorola One Vision, por lo que se calcan las lecturas a nivel de brillo y nitidez con una media de 444 lux y 432 ppp.

Motorola One Action

Estos valores son suficientes para obtener un buen brillo y nitidez al ver la pantalla a pleno sol, aunque al apostar por un formato de pantalla tan cinematográfico se echa de menos la incorporación de un modo HDR que permita disfrutar de un mayor rango tonal en las películas. El sensor de brillo automático es algo perezoso y, aunque ajusta correctamente el brillo a cada condición de luz, se toma su tiempo para actuar.

Motorola One Action

El calibrado de color que ofrece la pantalla es correcto, aunque al mostrar un fondo completamente blanco tiende a mostrar un ligero tono magenta sin opción a corregirlo como sucede en otros terminales ya que el único ajuste de color que permite Android One es el relativo a la saturación. De todas formas, no es un tinte que moleste en absoluto o que interfiera en la visualización del contenido.

Exynos encuentra su hueco en la gama media

En el apartado de rendimiento, el Motorola One Action calca las prestaciones que ya pusieron a prueba con el anterior Motorola One Vision, en el que han apostado por un procesador Exynos 9609 de Samsung en lugar de por un procesador Qualcomm Snapdragon de gama media como solía hacer Motorola en anteriores modelos.

No podemos decir que el cambio haya sido para mal ya que el smartphone responde de forma fluida en todo momento, mostrando un comportamiento equivalente a los modelos que montan un procesador Qualcomm.

Hablamos de un procesador de ocho núcleos a 2,2 GHz con una GPU Mali G72 integrada y 4 GB de memoria RAM. Es cierto que, sobre el papel, este equipamiento se antoja algo escaso en 2019, cuando el mercado está repleto de modelos de este mismo rango de precios en los que se incluyen 6 GB de RAM y/o procesadores ligeramente más potentes.

En la práctica, el comportamiento del Motorola One Action ha sido fluido en todo momento. Durante las semanas que hemos estado usándolo no hemos apreciado ni rastro de lag al cambiar entre apps abiertas o durante las sesiones de juego a las que hemos sometido a este terminal. Obviamente, el hecho de contar con Android One 9.0 Pie como sistema operativo también favorece esa fluidez.

Motorola One Action

Si es cierto que los juegos potentes, como Asphalt 9 o PUBG pueden tardar unos segundos más en iniciarse que modelos con otros procesadores o con mayor cantidad de memoria RAM, pero una vez lo hace, todo fluye con normalidad.

Nos ha sorprendido gratamente que el Motorola One Action mantiene muy bien la temperatura de trabajo que, tras largas sesiones de juego a MarioKart Tour o PUBG, no presenta un calentamiento destacable en su trasera.

Escucha"Episodio #11: Juego por streaming - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Al cuantificar ese rendimiento con benchmarks sintéticos, vemos como las puntuaciones lo sitúan en la media de terminales equipados con procesadores Snapdragon 660 o Kirin 710, de modo que a nivel de rendimiento no se aprecia ninguna penalización en la elección de los procesadores Exynos de Samsung.

  Motorola One Action Huawei P Smart 2019 Samsung Galaxy A50 Xiaomi Mi9 SE
Procesador Exynos 9609 Kirin 710 Exynos 9610 Snapdragon 712
RAM  4 GB 3 GB 4 GB 6 GB
AnTuTu 146.638 137.128 143.791 147.059
Geekbench 4:
Single
Multi

1605
5437

1265
4.409

1.720
5.646


1.880
5.942

3DMark (OpenGL / Vulkan) 1361 / 1374 1.441 1.342 1.770
PC Mark 6.612 6.551 5.857 6.860

Con 128 GB de almacenamiento interno UFS 2.0 y la posibilidad de añadirle una tarjeta microSD de hasta 512 GB adicionales, la capacidad de almacenamiento no será un problema para el Motorola One Action.

Motorola ha empleado una lógica aplastante a la hora de elegir la capacidad de almacenamiento del Motorola One Action ya que, si es un dispositivo diseñado para grabar vídeos de acción para la creación de contenido, y equipado con una pantalla ultrapanorámica para disfrutar de las películas y vídeos, qué mejor que equiparlo con una gran capacidad de almacenamiento.

Android One 9 al estilo Motorola

Tal y como indica su propio nombre el Motorola One Action cuenta con un sistema operativo Android One en lugar de un Android tradicional, lo cual se traduce en una gestión más eficiente de los recursos y un funcionamiento fluido. Además, contar con este sistema operativo garantiza al menos dos grandes actualizaciones y soporte para las actualizaciones de seguridad, lo cual es un aliciente adicional ya que este Motorola One Action llegará a actualizarse a Android 11 cuando llegue su momento.

Motorola One Action

En este caso hablamos de una Android One 9.0 Pie, la última lanzada oficialmente por Google, que en el Motorola One Action que tenemos entre manos se muestra prácticamente intacto salvo algunas funciones “Made in Motorola” que mejoran la experiencia de uso del One Action.

Escucha"Episodio #18: Actualización de Android - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

La única aplicación adicional que ha añadido Motorola es la de acciones Moto, una aplicación con la que se añaden algunas funciones gestuales con las que se mejora la experiencia de uso y que, sinceramente, tras un tiempo de uso te preguntarás cómo has podido vivir tanto tiempo sin ellas.

Gestos como encender la linterna sacudiendo el smartphone, activar la cámara girándolo, o encender la pantalla al cogerlo de la mesa mejoran considerablemente la experiencia de uso del terminal.

Motorola One Action

Las acciones Moto también permiten activar la pantalla “Always-On” con la función Pantalla inteligente, que muestra el widget del reloj marca de la casa que se incorpora en todos los modelos de Motorola, en la que se permite ver las notificaciones que recibes mientras la pantalla se encuentra apagada.

Resulta especialmente útil la función Desbloquear el smartphone al levantarlo, de forma que basta con cogerlo de encima de la mesa y ponerlo frente a tu cara para que el sistema de desbloqueo facial entre en acción y se desbloquee sin tener que pulsar ningún botón ni nada en la pantalla.

Motorola One Action

Sin embargo, este sistema no termina de ser del todo eficiente ya que si tienes activada la función Pantalla inteligente y la función Desbloquear el smartphone al levantarlo, el desbloqueo no te lleva a la pantalla de inicio, sino que se mantiene desbloqueado, pero en la pantalla de bloqueo hasta que tocas la pantalla, con lo cual te obliga a usar o una u otra, cuando lo ideal es la combinación de ambas.

Escucha"Episodio #34: Reconocimiento facial - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Obviamente, también puedes desbloquearlo usando el sensor de huellas dactilares de la trasera, con una velocidad de respuesta excelente, pero esta función resulta especialmente cómoda si acostumbras a tener el smartphone encima de la mesa mientras trabajas o estudias.

Por todo lo demás, es un smartphone con Android One en estado puro en el que no se han añadido ni más aplicaciones de las que podemos encontrar en cualquier otro smartphone con Android One, ni más funciones extras a su interfaz.

Motorola One Action

Se mantiene la navegación de un solo botón deslizante habitual en esta versión de Android, con la que puedes ir a la pantalla de inicio con solo tocar el botón central, ir atrás deslizándolo hacia la izquierda, o cambiar entre las aplicaciones abiertas deslizándolo a izquierda o derecha mientras se mantiene pulsado.

Para acceder al cajón de aplicaciones o a las aplicaciones recientes, basta con deslizar el botón hacia arriba hasta la mitad de su recorrido o hasta el final.

Tres lentes que no son tres cámaras y otras locuras geniales

Parece que la estrategia de Motorola para su gama One de 2019 es la especialización en las funciones de cámara, y en el caso del Motorola One Action esta especialización está orientada a la grabación de vídeos de acción gracias a la incorporación de una lente ultra gran angular, e incorporar al conjunto un impresionante estabilizador óptico. Te adelantamos que el resultado es realmente espectacular y se obtienen vídeos tan estables que cuesta creer que se han tomado "a mano alzada" y con el smartphone en vertical.

Pero antes de analizar las prestaciones de las cámaras integradas en el Motorola One Action, vamos a revisar las funciones que ofrece la app de cámara de Motorola.

Motorola One Action

La cámara es uno de esos puntos en los que Motorola sí aplica un cierto grado de personalización, añadiendo las funciones propias de cada modelo. En líneas generales nos encontramos con una app de cámara que te resultará muy familiar si ya has usado un smartphone Motorola, pero que integra algunas novedades propias de este modelo.

Motorola Moto G7 Plus

Motorola Moto G7 Plus

Motorola Moto G7 Plus es el modelo más potente de la séptima generación de la gama G. Cuenta con un procesador Snapdragon 636, 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno. También monta una doble cámara trasera de 16 y 5 Mpx y una frontal de 12 Mpx.

La app es muy intuitiva y se caracteriza por no sobrecargar de opciones la interfaz. En la parte inferior encontramos el botón del obturador, a su derecha el acceso a la galería, y en la esquina opuesta el conmutador para cambiar a la cámara frontal.

Dependiendo del modo de disparo que se active, pueden aparecer algunos iconos específicos como el de Google Lens al usar el modo de fotografía automático o la función que permite cambiar el modo de vídeo.

Motorola One Action

Justo encima encontramos el carrusel de modos de disparo, que irá cambiando para mostrar los más utilizados, y en función del modo elegido, cambiarán las opciones de la barra superior. Al tocar sobre el icono de la cuadrícula se muestran todos los modos de fotografía vídeo, entre los que encontramos el modo Retrato, Panorámica o los modos de cámara lenta o cámara rápida entre otros.

Motorola One Action

Si echabas de menos el modo Manual, este ha cambiado su ubicación y se ha llevado hasta la barra superior del modo de fotografía automática. Este modo Manual permite ajustar cualquiera de los ajustes fotográficos de exposición, ISO, obturación o balance de blancos, siendo el único modo que permite disparar en RAW. Todos los demás modos guardarán las fotos en formato JPG.

El modo retrato es el que más novedades aporta ya que cuenta con una nueva barra desde la que se ajusta la intensidad del desenfoque y se aplican algunos efectos y filtros de color directo

Una vez vista la app de cámara, vamos a ver qué tal responde el equipamiento fotográfico del Motorola One Action. Haz clic en este enlace si quieres descargar los archivos originales y valorar por ti mismo su calidad.

Motorola One Action

En su parte trasera monta un trío de cámaras muy particular ya que en realidad nos son tres cámaras en sí mismas. Nos explicamos.

En la trasera del Motorola One Action encontramos una lente principal de 12 megapíxeles con apertura f/1.8 apoyado por una lente secundaria de 5 megapíxeles con apertura f/2.0 dedicada exclusivamente a recoger la información necesaria para la profundidad, y una lente ultra gran angular de 16 megapíxeles con 117 grados y una apertura f/2.2 que solo podrás usar para grabar vídeo con ella.

Motorola One Action

Es decir, es un conjunto formado por tres cámaras, que realmente solo puedes usar dos—dado que una de ellas es doble—y de esas dos, el gran angular solo podrás usarlo cuando vayas a grabar vídeo con el modo ActionCam en vertical, no en fotografía. Es decir, que en el universo Motorola, 2+1 no siempre suma 3.

El rendimiento de las cámaras del Motorola One Action a plena luz del sol ha sido realmente sorprendente, por ofrecer unos buenos niveles de nitidez y un balance de blancos muy acertado, aunque el rango dinámico de las imágenes no llega al nivel de smartphones de gamas superiores.

Muestras Motorola One Action
Muestras Motorola One Action

La cámara principal del Motorola One Action cuenta con la asistencia de la inteligencia artificial (Motorola lo implementa como Optimización de foto), que se activa detectando lo que vas a fotografiar para, en teoría, mejorar el resultado.

Los ajustes que ha utilizado este modo de inteligencia artificial tienden a saturar demasiado el color obteniendo un resultado efectista e irreal. Algo que tal vez pueda funcionar muy bien en las redes sociales, pero que a nivel fotográfico no resulta muy atractivo.

Muestras Motorola One Action

Destaca sobre todo el modo Comida, en el que la inteligencia artificial dispara la saturación de los colores con la supuesta intención de hacer más apetecibles los platos, pero con ello arruina la nitidez y el rango dinámico de la imagen creando acuarelas de color por la falta de definición.

Muestras Motorola One Action

En este caso, nuestra elección ha sido desactivar los ajustes de la inteligencia artificial para quedarnos con un modo automático mucho más realista.

El modo HDR que incorpora la cámara del Motorola One Action hace un buen trabajo y se pone manos a la obra para compensar las diferencias entre luces y sombras.

Muestras Motorola One Action

Una de las áreas en las que destaca el Motorola One Action es en el modo Retrato, que además de estrenar una nueva interfaz para ajustar el nivel de desenfoque del fondo, también incorpora algunos efectos de color, aunque con estos modos no se obtienen muy buenos resultados y a Motorola todavía le queda un largo camino por recorrer.

Escucha"Episodio #28: Estabilización óptica - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

El procesado de las imágenes con este modo se encuentra ligeramente por encima de la media de los smartphones de gama media, pudiendo fotografiar tanto a personas como a objetos, obteniendo el mismo efecto de desenfoque variable incluso después de haber tomado la foto.

Muestras Motorola One Action

Los ajustes de desenfoque que nos han parecido más equilibrados son el cuarto y quinto nivel de los seis posibles, siendo el último demasiado artificial. A nivel de recorte en estos niveles de desenfoque, debemos decir que el Motorola One Action acierta con el recorte en la mayoría de ocasiones, incluso con fondos complejos, gracias a la lente secundaria que se encarga de recoger la información adicional. Eso sí, tampoco es infalible y, de tanto en tanto, yerra en la detección del contorno en zonas concretas.

Muestras Motorola One Action

En términos generales, podríamos considerar que el Motorola One Action que estamos analizando ofrece unos resultados más que aceptables en la fotografía con buena luz para tratarse, no hay que olvidarlo, de un smartphone de menos de 300 euros.

Muestras Motorola One Action

Las cosas se vuelven muy diferentes al intentar hacer fotos de noche o en interiores. Aquí es donde tendremos que echar mano de nuestras mejores dotes de fotógrafo y aguantar la respiración porque será realmente complicado que las fotos no salgan movidas o con ruido.

Muestras Motorola One Action

En general, las fotos de noche pecan de falta de detalle, ganando algunos enteros cuando se toma el control con el modo manual, pero no es un smartphone especialmente hábil en el tratamiento de este tipo de fotografías.

Muestras Motorola One Action

Si nos vamos a la cámara frontal, encontramos una lente de 12 megapíxeles con apertura f/2.0 que ofrece unos resultados muy similares a los que encontramos en la cámara trasera. Es decir, un buen rendimiento con buena luz, pero sin demasiada definición cuando la luz escasea.

Motorola One Action

A diferencia de lo que sucede con los modos de inteligencia artificial en la cámara trasera, el procesado de color que se le da a la cámara frontal es muy sutil, y se echa en falta un toque “punch” que reavive los colores.

Muestras Motorola One Action

En lo que respecta al recorte de la silueta para el efecto de desenfoque, la cámara frontal del Motorola One Action acusa la falta de una segunda lente para la profundidad, y no es tan precisa como la cámara trasera, pero también permite ajustar el desenfoque del fondo y aplicar los mismos efectos de iluminación y color que en el modo retrato de la cámara trasera.

En el apartado de vídeo es donde el Motorola One Action que estamos analizando se encuentra más cómodo ya que es una de sus especialidades.

Motorola One Action

Una de las peores cosas que ha traído la integración de las cámaras en los móviles es la posibilidad de grabar vídeos en vertical. Un hábito que hace que los más puristas del vídeo se rasguen las vestiduras cada vez que se publica un vídeo grabado en vertical, cuando todas las pantallas (cine, televisores, monitores de PC, portátiles, etc.) son en formato horizontal.

El principal motivo por el que se graba con el móvil en vertical es porque al usuario le resulta más sencillo sostener el smartphone en esa posición. Y si este tiene un formato ultrapanorámico, pues más todavía.

Motorola One Action

Para poner algo de orden, Motorola ha ideado la Action Cam, un sistema de cámara que voltea 90° el sensor y lo combina con una lente ultra gran angular de 117° con el  que los usuarios pueden grabar planos en horizontal, pero con el smartphone en vertical.

Además, le añade una estabilización óptica con la que se obtienen tomas como las que puedes ver a continuación, que bien parecen grabadas con un gimbal, pero que han sido captadas solo con el Motorola One Action a mano alzada y en posición vertical.

Esta estabilización tiene un precio y es que al Action Cam de Motorola solo permite grabar en resolución Full HD a 30 o 60 fps, reservándose la resolución 4K para los vídeos “normales” y sin estabilizar, tanto en la cámara trasera como en la frontal.

Escucha"Episodio #28: Estabilización óptica - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

El resultado de la Action Cam es realmente sorprendente, y con una cierta pericia se pueden hacer vídeos con un aspecto profesional y todo desde un smartphone de menos de 300 euros.

Autonomía justa para un día y carga (poco) rápida

A pesar de ser ligeramente más grueso que el Motorola One Vision, el One Action no utiliza esos milímetros extra para incorporar una batería de mayor capacidad, manteniéndose con los 3.500 mAh con una “teórica” carga rápida, que en la práctica no lo es tanto.

Esta es una cifra muy aceptable para un smartphone con un uso general, pero no lo es tanto para uno cuyo principal atractivo es la grabación de vídeo, función que tiende a consumir una gran cantidad de energía.

Motorola One Action

En un uso diario, en el que se han hecho llamadas, algunas fotos, consultar las redes sociales, correo, navegación, algunos juegos y ver algunos vídeos de esos vídeos de gatitos que invaden las redes, ha sido inevitable la cita al final del día con el cargador si no quieres afrontar la mañana siguiente con un 15% de batería.

En los benchmarks, el Motorola One Action ha llegado hasta las 6 horas y 19 minutos de pantalla con un ajuste del 100% de brillo, aunque en condiciones de uso real más o menos intensivo, y con el ajuste de brillo en automático, la cifra ronda las 5 horas y media de pantalla.

Carga Motorola One Action

La mala noticia llega a la hora de cargar de nuevo la batería, ya que la carga rápida no es tan rápida como nos esperábamos ya que el sistema solo alcanza los 10W mediante el cargador suministrado junto al Motorola One Action, marcando un tiempo de carga de 2 horas y 27 minutos. Al conectarle un cargador USB-PD tipo C tampoco mejora notablemente y hemos podido rebajar el tiempo de carga en apenas 10 minutos menos.

Conectividad envidiable: NFC, WiFi ac, radio FM y Dolby Audio

Motorola acostumbra a dotar de muy buena conectividad a todos sus smartphones, y el Motorola One Action no iba a ser una excepción ya que viene mucho más completo en este apartado que muchos de los rivales que se encontrará en una franja de móviles por menos de 300 euros.

Para empezar, además de contar con un USB de tipo C, cuenta con conectividad NFC para pagos desde el móvil. Algo que pocos móviles de este rango de precios ofrecen.

Motorola One Action

También viene equipado con soporte para dos tarjetas SIM, conexión WiFi 802.11 ac (WiFi 5) de doble banda (2,4 y 5 GHz) y Bluetooth 5.0 que permite un menor consumo energético y mayor control de los dispositivos conectados.

La navegación por satélite corre por cuenta de los sistemas GPS, AGPS, GLONASS, ofreciendo una rápida sincronización a la hora de encontrar rutas. Tampoco falta la radio FM, una característica en peligro de extinción debido a que cada vez más marcas prescinden del jack de 3,5 mm, conector imprescindible para la recepción de las ondas de radio.

Motorola One Action

En el apartado del sonido, el Motorola One Action viene equipado con un solo altavoz en la parte inferior por lo que no cuenta con un sonido estéreo, aunque es capaz de alcanzar una buena calidad y un volumen considerable.

Para ello cuenta con el apoyo de la tecnología Dolby Audio que permite configurarse en tres modos específicos para Música o Película, aunque la mejor opción es marcar la opción Audio inteligente en el que el sistema se encarga de ajustar el sonido para darle más cuerpo y un cierto efecto espaciado que contribuye a mejorar la calidad del sonido.

Motorola One Action

Si utilizas unos auriculares podrás personalizar el sonido Dolby audio con algunos parámetros adicionales que aparecen en su configuración.

No obstante, y a pesar de ofrecer un buen volumen, se nota que se fuerza la máquina y a medida que se va superando el 60% del volumen empiezan a aparecer distorsiones.

Una noche loca entre un móvil y una cámara de acción

Llegamos al final de este análisis del Motorola One Action con muy buenas sensaciones en general. Si bien es cierto que el concepto de mezclar una cámara de acción con un smartphone, sin que este cumpla todas las características de durabilidad que se atribuyen a las cámaras de acción, resulta un tanto confuso.

El Motorola One Action claramente apunta a un público joven y dinámico que puede llevar un smartphone con cámara de acción en el bolsillo y grabar vídeos con muy buena calidad de imagen gracias al impresionante trabajo de estabilización de la lente gran angular.

Motorola One Action

Sin dejar de lado el apartado fotográfico, el Motorola One Action que estamos probando ofrece unos resultados más que correctos en líneas generales, flaqueando en las escenas en las que la luz escasea, pero con buenos resultados cuando se tiene buena luz. Algo habitual en todos los móviles del rango de los 250 euros como es el caso del Motorola One Action.

Resulta especialmente llamativo encontrar un smartphone con un formato 21:9 en la gama media, pero parte de la estrategia de Motorola para 2019 sea aprovechar esa diferenciación del resto de smartphones con una apuesta por un formato de pantalla distinto y con unas prestaciones de cámara más especializada.

Motorola One Action

Sin duda tiene margen de mejora en el aprovechamiento del frontal, ya que recetas contra el notch como parecían ser los agujeros en la pantalla para ubicar la cámara, pueden jugar una mala pasada si no se implementan de la forma adecuada.

La autonomía de la batería permite un uso medio alto pudiendo llegar con cómodamente hasta el final de la jornada, pero puede necesitar una carga a media tarde si has tenido una sesión de vídeo intensa.

Motorola One Action

Motorola One Action

¿Qué pasa si unimos lo mejor de un smartphone y lo mejor de una cámara de acción? Motorola One Action es un ejemplo de lo podemos obtener con esa mezcla. Viene equipado con una pantalla con formato 21:9, procesador Exynos 9609, 4 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento.

La elección de un sistema operativo Android One prácticamente de stock ha sido todo un acierto por parte de Motorola, proporcionando una experiencia que, en algunos casos, puede ser incluso mejor que en los modelos 100% de stock.

Realmente, por los 249 euros que cuesta el Motorola One Action, poco más se le puede pedir a un smartphone que, si bien no destaca en nada en especial— salvo en su curiosa forma de grabar vídeos de acción en vertical—, cumple con creces con todo lo que un usuario puede necesitar en su día a día y eso, en un mercado tan competitivo, es todo un logro por parte de Motorola.

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

8/10

Hardware

8/10

Software

9/10

Cámara

8/10

Batería

7/10

Conectividad

9/10

Sonido

7/10

Nota técnica

81

Relación calidad/precio