Skip to main content

realme 7, análisis y opinión

impresiones realme 7
A.A.H.

Lo mejor

  • Autonomía y velocidad de carga
  • Cámara principal
  • Rendimiento
  • Pantalla IPS a 90 Hz

Lo peor

  • A realmeUI le falta pulido
  • Brillo máximo
  • Sonido
  • Sensores macro/profundidad

06/12/2020 - 09:00

Este es nuestro análisis del realme 7, un smartphone de gama de entrada avanzada que no presenta demasiadas novedades respecto a la generación anterior, pero que consigue mejorar algunos aspectos a la vez que baja el precio para acercar características avanzadas al usuario de entrada.

Hemos entrado en una espiral de lanzamientos realmente brutal. De un tope de gama por marca y año, hemos pasado a dos o incluso tres teléfonos flagship (Samsung es un ejemplo con el Note 20 Ultra - análisis-, el S20 Ultra -análisis- y el Galaxy Fold 2 -preview-).

Parece un ritmo difícil de aguantar, pero lo cierto es que cada vez se venden más móviles de todas las gamas. El mercado está repleto de opciones para todo tipo de usuarios y bolsillos y realme es una de las "nuevas" compañías que no quiere perderse la fiesta.

Hace relativamente poco entraron al mercado con modelos que montaban hardware de una gama superior al precio al que se ofrecían al usuario. Eso os suena de OnePlus o Xiaomi, ¿verdad? Bien, pues esas dos marcas han tenido que reaccionar al envite de realme (del grupo BBK que forman OnePlus, Oppo y Vivo) lanzando móviles con la filosofía de antes: calidad de materiales y componentes y precios inferiores a los de la competencia, como el Mi 10 Lite o el OnePlus Nord.

Realme cuenta con algunos gamas media-premium, pero donde más terreno está ganando es en la gama media y de entrada. La familia realme 6 ha sido una revolución en el segmento de los móviles de 200-250 euros por sus características como las enormes baterías o las pantallas a 90 Hz

Ahora, la compañía china ha renovado esta generación (lanzada a principios de año) con los realme 7. Como saben que no tienen demasiadas novedades respecto a los realme 6, lo que han hecho ha sido tocar por aquí y por allá mejorando algunos aspectos a la vez que ajustaban más el precio. Ya os hemos contado lo que pensamos sobre el realme 7 Pro y, ahora, vamos con el análisis del realme 7.

  realme 7 Pro realme 7
Pantalla 6,4 pulgadas AMOLED | FullHD+ (2.400 x 1.080 píxeles) | 409 ppp | 60 Hz | Formato 20:9 | 600 nits | ratio del frontal 90,8% 6,5 pulgadas LCD IPS | FullHD+ (2.400 x 1.080 píxeles) | 405 ppp | 90 Hz | Formato 20:9 | 480 nits | ratio del frontal 90,5%
Procesador Qualcomm Snapdragon 720G | GPU Adreno 618 MediaTEK G95 | GPU Mali G76 MC4
RAM 8 GB LPDDR4X 4 GB | 6 GB | 8 GB
Almacenamiento 128 GB UFS 2.1| Ampliable hasta 256 GB con microSD 64 GB | 128 UFS 2.1| Ampliable hasta 2 TB con microSD
Cámaras traseras Principal de 64 Mpx (f/1.8) | Ultra gran angular de 8 Mpx (f/2.3) con 119° | Macro de 2 Mpx (f/2.4) | Sensor de profundidad de 2 Mpx (f/2.4) Principal de 48 Mpx (f/1.8) | Ultra gran angular de 8 Mpx (f/2.2) | Macro de 2 Mpx (f/2.4) | Sensor de profundidad de 2 Mpx (f/2.4)
Cámara frontal 32 Mpx (f/2.5) 16 Mpx (f/2.1)
Batería 4.500 mAh | SuperDart (65 W) 5.000 mAh | Dart (30 W)
Android realmeUI 1 (Android 10) realmeUI 1 (Android 10)
Conectividad Dual SIM | Wi-Fi 5 (802.11 ac) | Bluetooth 5 | NFC | USB-C | GPS | GLONASS Dual SIM | Wi-Fi 5 (802.11 ac) | Bluetooth 5 | NFC | USB-C | GPS | GLONASS
Dimensiones 160 x 73,3 x 8,7 mm 162,3 x 75,4 x 9,4 mm
Peso 182 gr 196,5 gr
Precio 8GB + 128GB: 299 euros 4GB + 64GB: 179 euros | 6GB + 64GB: 199 euros | 8GB + 128GB: 249 euros

Análisis del realme 7 por apartados:

Diseño estilizado y moderno que esconde una pantalla de 90 Hz

Estos últimos años, las gamas medias y de entrada adoptan tecnologías de las gamas superiores, pero adaptan componentes y retocan elementos para ajustar el precio y acercar esas tecnologías a más gente gracias a un precio más atractivo. El "problema" es que eso ya lo hizo el realme 6 en marzo y, realmente, pocas cosas han cambiado desde entonces, aunque ahora entraremos en eso.

Vamos a empezar hablando del diseño. Es continuista, pero es algo que no nos molesta porque nos agrada ver que realme ha encontrado una línea de diseño muy clara. Tenemos el modelo que tiene el acabado azul clarito con reflejos arcoíris (lo que ellos llaman Mist White) y la trasera es de plástico, aunque con un tacto muy, muy agradable.

El móvil es algo grueso con sus 9,4 mm, algo más que la generación anterior, y los 196,5 gramos de peso tampoco pasan desapercibidos, pero es que algo que tiene sentido si tenemos en cuenta que contamos con una batería de 5.000 mAh entre manos.

En esta trasera tenemos, como en el modelo Pro, una línea que separa el acabado en lo que parecen dos texturas. Realmente en la mano sienta igual, de manera uniforme, pero refleja la luz de forma distinta. Es atractivo y bonito, la verdad. 

El módulo de cámara cambia un poco respecto a la generación anterior. Seguimos teniendo cuatro cámaras, pero ahora están en un módulo algo más anchote. Lo que me gusta del plástico es que, aunque sí, se siente menos premium, no se quedan las huellas marcadas a la mínima.

No busquéis el lector de huellas en la trasera, ya que lo tenemos en el lateral derecho, en el mismo botón que el desbloqueo. No me entusiasma la ubicación, pero lo cierto es que funciona de maravilla. Es preciso y rápido, y si no os gusta siempre podéis utilizar el desbloqueo facial con la cámara delantera, que también funciona bien. 

Terminando con la periferia, en el lateral izquierdo tenemos los botones de volumen, en la parte inferior el altavoz, el USB Tipo-C y el jack de auriculares y en la parte superior una superficie completamente limpia.

Ahora sí, vamos a la pantalla.  Y es que, aquí tenemos exactamente el mismo panel que vimos en la generación anterior. Se trata de un panel IPS con una resolución de 2.400 x 1.080 píxeles que cuenta con una densidad de 405 píxeles por pulgada, una relación de aspecto de 20:9 y 6,5" de diagonal.

Impresiones realme 7
A.A.H.

No enamora por sus características y lo cierto es que tampoco nos deja configurar el color más allá de una barra para tener un tono más cálido o frío, pero tenemos modo oscuro, un modo de alto refresco de panel para que en una tasa baja de brillo no parpadee y, además, el plato fuerte sigue siendo el refresco de 90 Hz.

Ya era raro ver 90 Hz en un móvil de 229 euros en marzo, pero ahora, teniendo en cuenta que el terminal cuesta 179 euros, es aún más raro, pero se agradece muchísimo. Podemos seleccionar el refresco a 60 Hz o a 90 Hz fijo, pero también una selección automática que ajusta la frecuencia del panel al contenido reproducido para ahorrar batería en algunas situaciones.

Este móvil lo tiene complicado para ejecutar juegos exigentes a 90 Hz en la máxima calidad gráfica, pero en el día a día (scroll en apps, animaciones y navegación en general), se nota esa fluidez extra

 Para ver contenido, es una pantalla que cumple. Tiene buenos colores (algo poco saturados para mi gusto), los ángulos de visión del panel IPS son correctos y el refresco marca una diferencia en su segmento de precio. El orificio en pantalla es cierto que es grande, pero te acostumbras. Además, la sensibilidad táctil es muy correcta y la navegación por gestos no os va a dar quebraderos de cabeza.

Eso sí, habría agradecido más opciones de configuración de color por parte de realmeUI, la interfaz de usuario que corre sobre Android 10. 

Chip MediaTek que cumple en casi todo

En el modelo Pro nos encontramos un SoC Snapdragon que conocemos de sobra y que ha demostrado ofrecer un rendimiento espectacular a lo largo de estos últimos meses. El realme 7 'normal', para bajar el precio, apuesta por un procesador de MediaTEK.

Los procesadores de esta compañía no son mucho menos potentes que los equivalentes de Qualcomm, pero sí necesitan más energía para hacer lo mismo, lo que afecta directamente a la autonomía del terminal. El realme 6 apostó por el Helio G90T y el realme 7 cuenta con el Helio G95.

Se trata de dos chips prácticamente iguales que se diferencian en una única cosa: el G90T tiene una GPU con una frecuencia de 800 MHz por los 900 MHz del G95.

Impresiones realme 7
A.A.H.

MediaTEK ha llamado a este chip el primer SoC especialmente enfocado al gaming en su segmento, y lo cierto es que en las pruebas de CPU no vemos demasiada diferencia entre el realme 6 y el realme 7, pero en los test que 'tiran' más de elementos 3D, sí se notan esos MHz de más a favor del chip más reciente.

No es una diferencia abismal, pero ahí está y nos ayuda a conseguir 90 Hz más fácilmente en juegos compatibles. Nuestra unidad es la de 128 GB de almacenamiento con 8 GB de memoria RAM LPDDR4X y, a continuación, os dejamos los test sintéticos:

  realme 7 Motorola Moto G9 Plus Oppo Reno 2 realme 7 Pro POCO X3 NFC
Procesador MT G95 SD 730G SD 730G SD 720G SD 732G
Geekbench 4 Single 2.551 2.542 2.557 2.693 2.626
Geekbench 4 Multi 7.612 6.891 7.031 7.149 7.003
Geekbench 5 Single 537 551 - 576 567
Geekbench 5 Multi 1.678 1.723 - 1.798 1.544
3D Mark (OpenGL | Vulkan) - / 2.810 2.473 | 2.302 2.399 | - 2.525 | 2.361 2.697 | 2.501
AnTuTu 291.085 271.108 264.032 287.836 284.403
PC Mark 9.690 7.754 7.351 7.883 8.225

El rendimiento en aplicaciones del día a día es bueno. En navegación web, redes sociales y apps como Snapseed para retocar fotos, no vais a tener ningún problema. También vamos a poder jugar a juegos como CoD Online con la máxima tasa de fps en calidad de gráficos 'media'

En apps más pesadas que utilicen, además de la potencia bruta, el almacenamiento de manera intensiva (apps como Photoshop Express al retocar una imagen de gran tamaño), se nota que el sistema se estrangula un poco.

Sí, vamos a poder hacer la tarea, pero aquí importa la velocidad de escritura/lectura de la memoria y contamos con el estándar UFS 2.1. Es un estándar lento, pero el que 'toca' tener en la gama de entrada y muchos móviles de gama media.

Estas son las velocidades de lectura/escritura del realme 7 comparadas con otros móviles de la misma gama:

  realme 7 Motorola Moto G9 Plus Oppo Reno 2 realme 7 Pro POCO X3 NFC
Escritura secuencial 145,90 MB/s 132,07 MB/s 107,32 MB/s 142,2 MB/s 200,24 MB/s
Lectura secuencial 233,69 MB/s 480,70 MB/s 499,33 MB/s 430,9 MB/s 495,76 MB/s
Escritura aleatoria 14,47 MB/s 14,75 MB/s 12,36 MB/s 18,3 MB/s 14,73 MB/s
Lectura aleatoria 17,19 MB/s 12,05MB/s 19,06 MB/s 11,7 MB/s 19,03 MB/s
Velocidad de copia en memoria 4,89 GB/s 4,72 GB/s 5,12 GB/s 4,9 GB/s 4,76 GB/s

Para terminar con el hardware, no hemos notado calentamiento a la hora de jugar, lo que es una buena noticia. Al grabar en 4K la cosa cambia, ya que se nota que está tirando del procesado de imagen de forma intensiva y el almacenamiento también está al máximo. Ahí sí hemos notado ese calentamiento en la parte superior trasera, pero en el resto de nuestra experiencia... no.

Al final del día, los números, números son y no indican cómo va a rendir el móvil en general, ya que mucho de eso depende de la integración del sistema operativo, que es Android 10 con realmeUI 1.0 corriendo por encima.

Es una capa que nos recuerda a ColorOS de Oppo (recordamos que son de la misma familia y que los primeros realme estuvieron utilizando ColorOS hasta que lanzaron su propio launcher) y, aunque hay buenas ideas, se nota que deben mejorar.

Si sois de los que disfrutáis personalizando el sistema, aquí lo vais a pasar en grande. Hay muchísimos elementos que se pueden personalizar como los iconos y su forma, los temas o el diseño de la interfaz. También podemos gestionar los iconos que aparecen en la barra de notificaciones y hasta las animaciones de cambios de pantallas.

Es un sistema al que te tienes que acostumbrar porque pone muchísimas cosas ante nuestros ojos, desde la barra de notificaciones repleta de iconos hasta el modo en el que nos permite editar las pantallas principales, con opciones más numerosas que en otros terminales. Esto puede hacer que sea lioso al principio, pero es como todo: acostumbrarse.

Dentro del sistema, hay cosas que me gustan más y otras que menos. Entre las buenas, destaco la barra inteligente que está en una pestaña a la que accedemos 'tirando' del lateral derecho. Aquí tenemos diferentes accesos a apps y opciones como la grabación de pantalla. Tenemos Google Discover, la navegación por gestos funciona muy bien el reconocimiento facial para desbloquear con la cámara frontal parece haber mejorado respecto al realme 6.

Lo que no me gusta es que tengamos apps como FaceBooK o WPS Office preinstaladas, que haya una galería general y otra de vídeos y que las apps propias de reloj, los diferentes gestores y la de música, entre otras, no se puedan desinstalar, ya que van integradas en el sistema. Además, tampoco me gusta la organización de los menús de configuración y opciones del sistema ya que hay, como hemos dicho, muchísimas opciones, pero no siempre están en el cajón en el que lógicamente esperamos encontrarlas.

También hay algún tirón puntual en alguna acción, pero en términos generales, el realme 7 se porta bien, es cómodo de usar cuando te acostumbras a realmeUI y ofrece una buena experiencia de usuario.

Cámara: cuatro cámaras traseras con un buen sensor principal y dos cámaras superfluas

Donde no nos hemos llevado sorpresas es en el apartado fotográfico. Tenemos un sistema muy parecido al del realme 6 con cuatro cámaras en las que dos son completamente funcionales y otras dos no tanto. Cambia la resolución del sensor principal que pasa de los 64 Mpx del realme 6 a los 48 Mpx, pero en la práctica, esto es un cambio menor.

Impresiones realme 7
A.A.H.

La app de cámara es fácil de usar, algo que siempre es importante. Tenemos el carrusel de opciones en el que encontramos el modo noche, el vídeo, la foto automática /(con HDR y ayudas de la IA), el modo retrato, el disparo a 48 megapíxeles y la sección "más" en la que podemos elegir el supermacro y disparos como la cámara lenta, timelapse, la panorámica o el modo pro si queremos adentrarnos en la fotografía manual.

Es sencilla, directa y fácil de usar, muy enfocada a la filosofía point&shoot. En un móvil de esta gama, me parece acertado porque cuanto más fácil, mejor.

El sensor principal de 48 megapíxeles se porta bien tanto en exteriores (casi todos los móviles hacen buenas fotos en exteriores con buena luz) como en interiores. Me gusta cómo se consiguen fácilmente desenfoques de fondo sin recurrir al modo retrato y la verdad es que las fotos en interior tienen un detalle considerable.

Por poner 'peros', creo que el procesado se pasa un poco con la nitidez o los colores vivos como los verdes, que los satura un poco, pero en términos generales, son fotos que perfectamente podemos usar en redes sociales. El gran angular funciona bien, aunque en este caso debemos hablar de unas esquinas con texturas más lavadas y menos detalle, algo lógico teniendo en cuenta la gama. De noche es solvente, aunque se nota que es el punto en el que flaquea.

Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7

Si hablamos de los sensores "superfluos", debemos meter tanto el macro como el de desenfoque de fondo. Son dos sensores que muchos fabricantes introducen para poder decir que tienen cuatro cámaras y, realmente, no me veo disparando con este macro. Los 2 megapíxeles no dan para mucho y el sensor principal, realmente, ya se porta muy bien en enfoque cercano, por lo que no veo necesario tirar de macro.

Un ejemplo es esta imagen. La primera está tomada con el principal y la segunda con el macro, teniendo unos colores mucho más lavados y menos detalle, además de más ruido.

Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7

La cámara principal de 16 megapíxeles f/2.1 se porta bien y cuenta con ese extra de nitidez por el procesado.

Fotos impresiones realme 7
Fotos impresiones realme 7

En cuanto al vídeo, tenemos como máximo 4K a 30 fps. En este caso, nos olvidamos de los 60 fps porque el MediaTEK no podría con ellos y tenemos un vídeo acorde a su gama. Vale para inmortalizar momentos y subir a redes sociales. El estabilizado es por software en todo momento y no se porta mal.

El apartado fotográfico, al final, cumple gracias a un buen sensor principal que, sin alardes, nos va a permitir sacar buenas fotografías en prácticamente todos los escenarios. No hay alardes, pero tampoco los esperamos en un móvil de 179 euros, y lo más importante es que no hay fallos garrafales y podemos salir a la calle con esta cámara con tranquilidad.

Batería inagotable de 5.000 mAh con carga rápida

Lo que ha mejorado enteros en el realme 7 es la autonomía. El realme 6 ya ofrecía prácticamente dos días de uso si cuidábamos la batería. En esta ocasión, tenemos esos dos días de uso, pero exigiendo algo más al teléfono.

De los 4.300 mAh de la generación anterior pasamos a 5.000 mAh. Es un crecimiento a tener en cuenta en solo unos meses, por lo que si estáis pensando en un móvil de gama media o de entrada con mucha autonomía, este es un factor a tener en cuenta. 

Impresiones realme 7
A.A.H.

En nuestras pruebas, con el brillo al máximo el test de batería de PC Mark nos dice que tenemos batería para 7 horas y 56 minutos de pantalla, pero en el día a día, realmente, tenemos una experiencia más cercana. a las 9 horas de pantalla con el ajuste equilibrado de rendimiento y el brillo automático.

Hay varios ajustes de software para ayudarnos a estirar la vida de la batería y, por ejemplo, tenemos el sistema de ahorro energético de Android que minimiza el uso de recursos de las apps que están en segundo plano, pero no corta las notificaciones o la señal, por lo que no es tan agresivo como en el pasado.

La tecnología de carga se mantiene. Tenemos el sistema Dart de 30 W que, según realme, carga el 50% en 26 minutos y el 100% en 65 minutos. En nuestras pruebas, lo cierto es que hemos conseguido esas cifras con el 50% a los 24 minutos y con un tiempo de carga total de 64 minutos.

Análisis realme 7

Soy un defensor de los sistemas de carga de 30 W y, aunque siempre gusta ver esos sistemas de 65 W o 120 W que cargan la batería en 15-20 minutos, como usuario que compra un móvil y espera que la batería llegue en buenas condiciones a los dos años de uso, prefiero un sistema de carga menos agresivo con la misma.

Tener el 50% de una batería de 5.000 mAh en menos de media hora sigue siendo un lujo, ya que vais a conseguir un día de uso sin problema.

Se nota que es un gama de entrada, pero cumple con NFC y Bluetooth 5.0

En sonido y conectividad es donde más se nota que estamos ante un móvil de gama de entrada/media. El sonido es mono y el altavoz está ubicado en la parte inferior derecha. Al coger el móvil para ver un vídeo o jugar, no vais a tener ningún problema.

El volumen máximo es alto, pero el problema es que distorsiona en los agudos si lo subimos al máximo y los graves tampoco es que tengan demasiada pegada. Os dejamos un ejemplo:

Es suficiente para usarlo para escuchar música en la ducha, pero sin la mejor calidad de audio. Eso sí, tenemos jack de auriculares, algo que en esta gama de precio me sigue pareciendo necesario pese a la bajada de precio de muchos auriculares true wireless. Y también tenemos un ecualizador para personalizar el sonido.

En el resto de conexiones, tenemos lo esperado en su gama. Bluetooth 5.0 de bajo consumo, NFC para pagos móviles y Wi-Fi 5.

Una renovación con lo justo, pero con un precio muy interesante

Lo dijimos en el análisis del realme 6 y creo que es menester que lo repitamos en esto. El realme 7 es el móvil bueno, bonito y barato, las 'tres Bs' que han llegado para competir con una redmi fortísima en el segmento de menos de 200 euros.

Tiene todo lo que podemos pedir a un móvil de esta gama y es cierto que si comparamos características, no podemos decir que haya habido una renovación frente a la generación actual. Las cámaras son prácticamente idénticas, el SoC es básicamente el mismo con una subida de vueltas en la GPU, el diseño es muy parecido, el sistema es exactamente el mismo y la pantalla, también. 

Y sí, también tiene las cositas más negativas, como los puntos flacos que hemos mencionado de realmeUI y unas cámaras versátiles, pero que no pasan de lo correcto.

Impresiones realme 7
A.A.H.

Sin embargo, tiene más batería y lo más importante, es más barato. Tener un precio de lanzamiento de 179 euros hace que este terminal sea de lo más atractivo para todos esos usuarios que quieren un móvil para navegar por la red, hacer fotos ocasionales para redes sociales y una autonomía tope de gama.

Y sí, no nos olvidamos de otro punto fuerte, el refresco de 90 Hz en un panel con resolución FullHD que se ve muy bien. Realme sigue pegando fuerte y está decidida a plantar cada a Xiaomi, Honor y Motorola y, al final, esto es bueno para el usuario.