Skip to main content

Samsung Galaxy A9 (2018), análisis y opinión

Lo mejor

  • Diseño espectacular
  • Pantalla de buena calidad
  • Refrigeración muy eficiente
  • Mucha RAM y almacenamiento

Lo peor

  • Precio
  • Autonomía algo justa
  • Calidad y procesado de las fotografías
  • Imposible mantener limpia la parte trasera

19/12/2018 - 10:30

Las dobles cámaras traseras son muy de 2017. 2018 se atrevió con las configuraciones con tres cámaras. El Samsung Galaxy A9 viene dispuesto a ejercer de “influencer” para imponer las cuatro cámaras traseras como tendencia para 2019. ¿Merecerá la pena tantas cámaras? Te lo contamos en nuestro análisis del Samsung Galaxy A9 de 2018.

Tras dos años sin renovación de sus Galaxy A9, Samsung da un puñetazo en la mesa para posicionar su último Samsung Galaxy A9 de 2018 en lo más alto de la categoría de los denominados móviles de gama media premium con un móvil muy bien construido y con una particularidad realmente innovadora: cuatro cámaras traseras, cinco si contamos la frontal.

La apuesta de Samsung se dirige claramente hacia un público que valora los móviles con un buen diseño y prestaciones fotográficas, pero sin tener que llegar a pagar los desorbitados precios.

En este análisis descubrimos si realmente es motivo suficiente para triunfar en un mercado tan complicado como es la gama media donde ya no basta con ofrecer buenas prestaciones, sino que el precio de los móviles también debe resultar atractivo.

  Samsung Galaxy A9 (2018)
Pantalla 6,3" Super AMOLED
Full HD+ (2.220 x 1.080 píxeles)
Procesador Qualcomm Snapdragon 660
RAM + memoria 6 GB + 128 GB (ampliable por microSD de hasta 512 GB)
Cámaras Trasera:
Principal de 24 + 5 mpx
Gran angular de 8 mpx
Teleobjetivo de 10 mpx
Frontal: 24 mpx
Sistema operativo Samsung Experience 9.0 (Android 8.0 Oreo)
WiFi, 4G y Bluetooth 802.11 a/b/g/n/ac 2.4G+5GHz + Dual SIM 4G LTE (Cat. 6) + Bluetooth 5.0
Batería 3.800 mAh
Precio 550 euros

Con 599 euros como precio oficial de venta (aunque ya se puede conseguir por unos 550 euros), llegar a calar en el gran público no va a ser un camino de rosas para el nuevo Samsung Galaxy A9 de 2018 ya que sus principales rivales le ganan la partida en ese aspecto con precios muy por debajo.

La actualización del Samsung Galaxy A9 también hace un guiño a los amantes de la fotografía y es que no pasa inadvertida la presencia de cuatro lentes en su trasera. ¿Realmente se necesitan cuatro cámaras en un móvil? ¿Qué tal rinde el nuevo smartphone en el apartado fotográfico? Son preguntas a las que daremos puntual respuesta en este análisis del Samsung Galaxy A9 de 2018.

Una trasera que no solo atrapa miradas

Si Samsung pretendía impresionar a los usuarios con un diseño espectacular, realmente lo ha conseguido. El teléfono está bien construido se mire por donde se mire y consigue captar la atención de cualquiera al sacarlo del bolsillo.

El terminal que estamos usando para esta review del Samsung Galaxy A9 de 2018 tiene el espectacular acabado Lemonade blue, pero también está disponible en acabados en rosa y negro.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Las primeras reacciones acostumbran a ir dirigidas hacia el bonito degradado de color que luce la parte trasera de cristal del Samsung Galaxy A9 de 2018 que estamos probando, que cambia gradualmente de un tono verde aguamarina a un azul eléctrico en su parte inferior. Un diseño muy bonito que se ve eclipsado por el hecho de ser un auténtico imán para las huellas, resultando muy complicado mantenerlo mínimamente limpio.

  Galaxy A9 (2018) Galaxy A9 (2016) Galaxy Note 9
Dimensiones 159,8 x 76,8 x 7,5 milímetros 161.7 x 80.9 x 7.4 milímetros 161.9 x 76.4 x 8.8 milímetros
Pantalla 6,3" (18,5:9) 80,5% del frontal 6" (16:9) 75,9% del frontal 6,4" (18,5:9) 83,4% del frontal
Peso 168 gramos 200 gramos 201 gramos
Materiales Aluminio en el marco + cristal en la trasera Aluminio + Cristal en la trasera Aluminio en el marco + cristal en la trasera
Resistencia al agua No No IP68

La trasera de cristal del Samsung Galaxy A9 se curva en los laterales para engarzarse en un marco metálico del mismo tono de azul que muestra la parte inferior de la trasera, recorriendo todo el perímetro del terminal.

A pesar de ser un móvil grande que se acerca mucho a las dimensiones del Samsung Galaxy Note 9, las líneas suaves y redondeadas del borde metálico y la curvatura de los laterales traseros hacen que sea cómodo de sostener, incluso si no tienes las manos demasiado grandes.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

En este sentido, cuando sí podrías tener algunos problemas es para llegar a la parte superior de su pantalla de 6,3 pulgadas al usarlo con una sola mano, pero eso es algo que Samsung resuelve mediante el control gestual asociado a su interfaz.

En la parte trasera tampoco pasa desapercibida la presencia de las cuatro cámaras en alineación vertical que sobresalen en la esquina superior izquierda. El sensor de huella dactilar ocupa una posición centrada en el tercio superior de la trasera, lo cual permite un cómodo acceso para desbloquear el terminal.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

En la parte frontal predomina la simetría de un diseño de pantalla que ocupa el 80,5% de su parte delantera. Samsung sigue desligada de las tendencias del resto de fabricantes, abogando por una pantalla sin notch que muestra un estrecho borde en la parte superior donde se alojan la cámara frontal, el flash y el altavoz. En la parte inferior se utiliza el mismo espacio para ocultar los conectores, micrófono y el altavoz externo.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Los botones de volumen y encendido están ubicados en el borde derecho, mientras que en el izquierdo se ha añadido el botón de acceso directo a Bixby, el asistente de Samsung.

Samsung ha ido a lo seguro con la pantalla

Pantallas Galaxy A9

Samsung no ha querido arriesgar demasiado con la pantalla del Galaxy A9 y ha tomado la misma senda que ya vimos con el análisis del Samsung Galaxy A7 de 2018.

En este caso se trata de una pantalla superAMOLED de 6,3 pulgadas con relación de aspecto 18,5:9 y resolución Full HD+ que se estira hasta los 2.220 x 1.080 píxeles. En términos generales, es una pantalla que presenta un excelente funcionamiento manteniendo la intensidad de los colores y la pureza de los negros incluso cuando se amplía el ángulo de visualización.

Tal y como sucede en algunos paneles super AMOLED, la imagen tiende a mostrar tonos fríos, pero gracias a la personalización que permiten las opciones de pantalla de la capa de Samsung, no hay demasiados problemas para corregir esa tendencia cambiando ligeramente la temperatura o el matiz de color de la pantalla.

pantalla Galaxy A9

A nivel de brillo, la pantalla no deja de ser correcta, pero no destaca por ello. Queremos decir que, si bien para interiores y exteriores en sombra resulta perfecta, cuando nos encontramos a pleno sol se agradecería un poco más de brillo.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

El ajuste de brillo automático en muchas ocasiones actúa de forma demasiado conservadora y obliga a rectificar manualmente el brillo para trabajar sobre la pantalla con comodidad. No es algo que suceda constantemente, pero se deja notar cuando sucede.

En términos generales se trata de una pantalla de buena calidad, aunque tal vez a estas alturas de 2018, y por el precio de salida del Samsung Galaxy A9 (2018) que estamos analizando tal vez habría sido una buena idea añadir una resolución 2K o soporte HDR.

Buen rendimiento para juegos, pero poca IA

Si el nuevo Galaxy A9 (2018) saca pecho en los apartados de diseño y pantalla y podría equipararse sin complejos a cualquier móvil de gama alta, en el apartado de rendimiento deja claro que nos encontramos ante un terminal de gama media. Sí, gama media premium, pero gama media al fin y al cabo.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Para impulsar al Samsung Galaxy A9 (2018), la marca surcoreana ha elegido un procesador Qualcomm Snapdragon 660 que acompaña con unos generosos 6 GB de memoria RAM y unos, todavía más generosos, 128 GB de almacenamiento interno ampliables hasta en 512 GB adicionales mediante una tarjeta micro SD.

Este procesador representa la gama más alta de procesadores de gama media de 2018 de Qualcomm, pero estando ya a las puertas de 2019, apostar por un Snapdragon 710 o incluso por un Snapdragon 670 habría sido lo más acertado para meterlo de lleno en la carrera por la inteligencia artificial en los móviles que, sin duda, tendrá lugar durante 2019. Montando el Snapdragon 660 Samsung ha dejado desarmado al Galaxy A9 de 2018 para esa batalla.

Samsung Galaxy A9 (2018)

En el ámbito de los videojuegos el Snapdragon 660 se desenvuelve a las mil maravillas. Esto no es ninguna novedad ya que lo hemos visto en acción en varios modelos de esta gama durante 2018.

Su comportamiento en juegos como PUBG o Asphalt 9 ha sido muy satisfactorio y no ha dado muestras de debilidad en ninguna de nuestras pruebas. Destaca el excelente trabajo de disipación del Galaxy A9 que estamos analizando en el que, incluso tras varias horas jugando de forma intensiva, no se aprecia más que un leve aumento de temperatura en la trasera del terminal.

  Samsung Galaxy A9 Oppo RX17 Pro BQ Aquaris X2 Pro Huawei Mate 20 Lite
Procesador Snapdragon 660 Snapdragon 710 Snapdragon 660 Kirin 710
RAM 6 GB 8 GB 4 GB 4 GB
AnTuTu 140.179 153.836 140.913 137.128
3D Mark (Sling Shot) 1.350 1.815 N.D. 1.441
GeekBench
Single
Multi

1.609
5.809

1.803
5.868

1.640
5.846

1.265
4.409
PCMark 2.0 6.455 6.389 6.064 6.551
AIMark 247 1.189 N.D. 135

Esta buena gestión de la temperatura tiene un impacto positivo en su rendimiento, ya que elimina de un plumazo el riesgo de pérdida de rendimiento a causa del exceso de temperatura (Thermal Throttling).

El resultado de los benchmarks sintéticos no hace más que confirmar el impacto que tienen los 6 GB de memoria RAM que monta la versión de 2018 del Galaxy A9, situándolo ligeramente por encima de algunos de sus rivales en los bench que miden el rendimiento general.

 

Sin embargo, test como AIMark ponen sobre la mesa los problemas de competitividad en el área de la inteligencia artificial a los que este móvil se enfrentará frente a sus rivales de 2019.

En cuanto a fluidez en el uso, los 6 GB de memoria RAM se dejan notar en el uso diario. Mantener varias aplicaciones exigentes abiertas al mismo tiempo y pasar de otra a otra no representa ningún problema en el Galaxy A9 de 2018, que no nos ha dado ningún problema en ese sentido.

Samsung Experience, o la odias o la amas

Llegamos al apartado del software donde la omnipresente capa de personalización Samsung Experience 9.0 basada en Android 8.0 cosechará seguidores y detractores a partes iguales. En el apartado positivo, podemos decir que aporta numerosos ajustes y opciones adicionales que mejoran la experiencia de uso del terminal.

Interfaz Samsung Galaxy A9

Permitir el ajuste de la temperatura de color de la pantalla, del sonido u optimizar el funcionamiento del móvil con un solo clic, entre otras muchas funciones, es un plus en cuanto a usabilidad en el día a día. Lejos quedan los tiempos en los que esta capa de Samsung era un lastre para la fluidez del sistema ya que ahora se comporta de forma impecable.

Sin duda la parte negativa se la lleva la constante presión para instalar apps propias de Samsung, que comienza desde la primera configuración de inicio y se extiende para cualquier función adicional que quieras hacer con Bixby. Una vez completado esa primera fase de configuración, encontramos un gran número de apps preinstaladas, entre las que destaca todo paquete de apps de Office de Microsoft, el paquete completo de apps de Google.

Interfaz Samsung Galaxy A9

Esto no tiene porqué ser necesariamente negativo, sobre todo si eres usuario habitual de esas aplicaciones, pero no estaría de más dejar elegir al usuario si las quiere instalar o no.

Ya que mencionamos a Bixby, el asistente de Samsung, de deja ver en el panel lateral de la pantalla de inicio (si se activa), en sustitución de Google Assistant, o pulsando el botón lateral. Algo que te resultará útil para recibir recordatorios u obtener información básica pero que carece de sentido como asistente por voz al no estar disponible en español por ahora.

A pesar de eso, Samsung insiste en integrarlo en diversos elementos de la interfaz como es la app de cámara, donde viene a sustituir las funciones de Google Lens pero, sorpresas de la vida, para que funcione necesita la instalación de apps adicionales.

Interfaz Samsung Galaxy A9

El Samsung Galaxy A9 permite desbloquear el móvil mediante el sensor de huella y con reconocimiento facial. El primero funciona de forma eficiente permitiendo desbloquear el terminal directamente desde la pantalla Always-on Display. En el caso del desbloqueo facial el sistema no está tan depurado.

Pantalla Always-On Display

El primer punto negativo es que necesita un doble toque sobre la pantalla de bloqueo Always-on Display para que se active el sistema de detección facial, en lugar de hacerlo automáticamente al levantar el móvil como sucede en otros terminales, y se toma algunos segundos para comprobarlo.

El segundo punto negativo solo es aplicable si usas gafas ya que el sistema de reconocimiento facial no funcionará correctamente en dos de cada tres intentos, incluso cuando usas gafas con montura al aire que apenas interfieren en el reconocimiento de la cara. Con gafas de sol es directamente imposible.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

En resumen, si usas gafas, puedes activar el sistema de reconocimiento facial por si alguna vez suena la flauta, pero por lo general vas a preferir seguir usando el sensor de huella para desbloquear tu móvil.

Sorprende que un móvil presentado en el último trimestre del año no incluya ya Android 9.0 Pie de serie pero, por el momento, la versión de 2018 del Galaxy A9 todavía viene con Android 8.0 instalado de fábrica.

Cámaras del Galaxy A9 (2018), mucho ruido y pocas nueces

Si por algo llama la atención el Samsung Galaxy A9 es por la presencia de cuatro cámaras en su parte trasera y una en el frontal. A poco que te guste la fotografía te podrán las ganas de abrir la app de cámara para comenzar a sacar el máximo partida a sea cuadriga de sensores.

Samsung Galaxy A9

En lo relativo al hardware, lo mejor es comenzar enumerando en orden descendente las características de cada una de ellas y que funciones desempeñan:

  • En la parte superior encontramos una lente gran angular que permite ángulos de visión de hasta 120 grados y una apertura f/2.4 situada ante un sensor de 8 megapíxeles. Como puedes imaginar esta cámara es perfecta para fotografiar monumentos o paisajes ya se su amplitud permite captar más información del entorno en tus fotos.
  • La segunda cámara corresponde a un teleobjetivo que proporciona un zoom óptico de 2x, que proporciona una apertura de f/2.4 montada sobre un sensor de 10 megapíxeles.
  • En el tercer hueco se monta la cámara principal del Samsung Galaxy A9 que consiste en un sensor de 24 megapíxeles con una apertura de f/1.7 que carga con la responsabilidad de captar la información referente a la nitidez y el brillo de la cámara. En realidad, esta será la cámara que usarás casi siempre.
  • En la parte más baja de esta cuadrilla de sensores encontramos una cámara secundaria de 5 megapíxeles y apertura f/2.2 que se encarga de captar la profundidad de las escenas para poder aplicarles el desenfoque de fondo.
Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Tampoco nos queremos olvidar de la cámara delantera, que a pesar de afrontar en solitario la tarea de hacer buenos selfies, ofrece una buena calidad en la mayoría de los casos, aunque también sufre cuando las condiciones de luz no son las correctas. En este caso hablamos de una cámara frontal de 24 megapíxeles con apertura f/2.0.

Tras probarlas en diferentes escenarios de luz y situaciones, el resultado no ha sido el esperado que, sin llegar a ser malo, las fotos no pasan de tener una calidad correcta. Algo que ha desinflado un poco el hype inicial de las cuatro cámaras.

Para ser justos, debemos decir que indiscutiblemente, contar con cuatro cámaras con diferentes focales y aperturas aporta un plus de versatilidad que no te ofrece cualquier otro smartphone en la actualidad. De hecho, se espera que esa sea la tendencia estrella para los móviles de 2019, pero nos da la sensación que Samsung se ha adelantado a su tiempo lanzando una función que todavía no está del todo pulida a nivel de software.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

El epicentro de esta función lo encontramos en su app de cámara que, con cuatro sensores, puedes imaginar que funciones y modos de disparo no le faltan. En concreto son 11 modos de disparo para las cámaras traseras y cuatro para la frontal, a los que se les añade los tres tipos de focal (gran angular, normal y zoom) en algunos de ellos.

En general, la app de cámara del Samsung Galaxy A9 peca de espartana en cuanto a opciones a la vista y, por ejemplo, en el modo Pro, en el que supuestamente deberíamos disponer de más controles de configuración, el ajuste se limita al control de exposición ISO balance de blancos y el punto de medición de la exposición.

Interfaz Samsung Galaxy A9

Entre los modos automáticos y semi automáticos destacan el modo Belleza y el Enfoque automático que están especialmente orientados al retrato. En el primero de ellos puedes aplicar algunas modificaciones al perfil de la cara, corregir las imperfecciones e incluso cambiar muy ligeramente el entorno de iluminación. No obstante, ni de lejos lo hace con la intensidad que encontramos en terminales como los últimos iPhone.

El modo de Enfoque automático, por su parte, permite aplicar un desenfoque del fondo en tiempo real a tus fotos y retratos, algo que, de todos modos, también podrás hacer después de tomar la foto ya que el editor de fotos de la galería también permite modificar este parámetro.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Samsung utiliza un sistema muy sencillo e intuitivo para cambiar la cámara que se va a usar para tomar la foto. Justo encima del botón de disparo se muestran tres iconos en el que se representan el gran angular, la focal estándar de la cámara principal y el zoom óptico 2x. Basta con tocar sobre uno de ellos para que instantáneamente cambie la cámara que se va a usar.

Con buenas condiciones de luz el Samsung Galaxy A9 consigue fotos de buena calidad, a pesar de que es cierto que se aprecian diferencias en cuanto a nitidez y definición cuando se usa la cámara principal o se opta por la de gran angular y zoom. A diferencia de lo que acostumbramos a encontrar en los terminales de Samsung, el color no muestra demasiada saturación y las fotos resultan algo planas en ocasiones.

Cámaras Galaxy A9 (2018)

Ni rastro de valores como la velocidad de obturación, ajuste de enfoque manual o el HDR, que tendremos que navegar hasta las opciones de configuración para activarlo. El modo HDR del Samsung Galaxy A9 consigue levantar algunas sombras, pero su activación solo se dejará notar en condiciones de luz muy concretas aportando más información a determinadas zonas de la foto.

Cámaras Galaxy A9 (2018)

Donde sí se aprecia una diferencia, y este es el punto fuerte de la cámara del Galaxy A9 de 2018, es la facilidad para cambiar de focal y conseguir con una sola pulsación tres focales distintas en las que podrás obtener desde el mínimo detalle del zoom 2X, al gran angular con el que poder fotografiar monumentos y edificios desde distancias muy cortas, algo de lo que pocos móviles pueden presumir.

Fotos nocturnas Samsung Galaxy A9
Cámaras Galaxy A9 (2018)

Los problemas aparecen cuando se trata de fotos nocturnas o con poca luz, aquí es donde más decepcionan las cuatro cámaras del Samsung Galaxy A9 ya que el resultado no pasa de ser correcto para un móvil de gama media, pero del todo insuficiente si has pagado más de 500 euros por él.

En esas condiciones la nitidez desaparece por completo y el ruido empieza a hacer acto de presencia. Eso sin contar las dificultades que encuentran los modos automáticos y semiautomáticos de la cámara para reconocer la escena, enfocar y disparar.

En el recorte para el desenfoque del fondo, el Samsung Galaxy A9 también da muestras de ser un gama media y marca diferencias con los buques insignia, acertando con precisión cuando el fondo es uniforme y bien contrastado, pero creando halos e imperfecciones cuando no está tan definido.

Fotografías con el Samsung Galaxy A9

Al pasar a la cámara frontal, vemos repetidas las mismas virtudes y carencias que en las cámaras traseras. Nos da la sensación de que, aunque los 24 megapíxeles del sensor son capaces de sacar músculo para ofrecer una buena toma con buena luz, el postprocesado no está haciendo un buen trabajo.

El resultado son fotos con una clara tendencia hacia el magenta en el tono de la piel y con el que te juegas a cara o cruz que el sistema de enfoque automático haya acertado y que el protagonista salga desenfocado en lugar del fondo. Ya puedes despedirte de los selfies de perfil o ladeados si quieres que la cámara capte perfectamente el contorno de la cara. A poco que gires la cara, el desenfoque perderá precisión y empezará a desenfocarte ese lado de la cara y a crear inconsistencias en los límites del desenfoque quedando zonas del fondo enfocadas junto a otras desenfocadas.

Enfoque selfie en el Samsung Galaxy A9 (2018)

Samsung ha decidido usar toda la pantalla de Samsung Galaxy A9 como flash frontal, lo cual ha sido todo un acierto ya que se consigue una iluminación más homogénea incluso en condiciones de poca luz.

selfie con el Samsung Galaxy A9

En el apartado de vídeo, la cámara trasera permite grabar en 4K UHD a cambio de sacrificar la estabilización electrónica, el HDR y los filtros de imagen en vídeo que sí se mantienen disponibles al grabar con resolución Full HD.

Además, se añaden opciones automáticas para grabar en cámara rápida, cámara lenta y superlenta, pudiendo alternar entre la cámara principal y el zoom óptico para acercarte a la escena.

Multimedia y conectividad: radio FM, Wi-Fi, NFC y mucho más

Algo de agradecer en los móviles de Samsung es que cuentan con una amplia cobertura en lo que a conectividad se refiere manteniendo tecnologías en peligro de extinción como la radio FM o el conector de 3,5 mm para los auriculares.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Como ya hemos visto en el apartado anterior, el Samsung Galaxy A9 que analizamos en profundidad está muy bien equipado a nivel de imagen, pero tal vez flaquea un poco en lo que a audio se refiere ya que monta un único altavoz ubicado en el borde inferior del móvil.

A volumen moderado, la calidad de sonido que ofrece este altavoz es simplemente correcto, pero si lo llevamos al límite, a pesar de no mostrar grandes distorsiones a un volumen considerable, sí ofrece un sonido bastante plano y carente de profundidad. Puede mejorarse sensiblemente personalizándolo desde el apartado de la configuración de sonido, pero seguirá sin sonar con calidad.

Interfaz Samsung Galaxy A9

Si usas auriculares, la cosa cambia y el Samsung Galaxy A9 permite activar las funciones Dolby Atmos y el sistema de ecualización con lo cual el sonido mejora en cuanto a calidad y profundidad, pero sin llegar a poder considerarse como un móvil especialmente recomendado para audiófilos.

El Galaxy A9 de 2018 que estamos analizando cuenta con soporte para dos tarjetas SIM que se instalan en la misma bandeja de la tarjeta micro SD, por lo que no tendrás que elegir entre usar dos líneas en tu móvil o ampliar su capacidad de almacenamiento (por si los 128 GB que trae en origen no fueran suficientes).

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

El conector USB de tipo C hace las veces de puerto de carga rápida y de conectividad externa al que puedes conectar otros dispositivos. Al Samsung Galaxy A9 de 2018 que estamos analizando a fondo, tampoco le falta un detalle en cuanto a conectividad inalámbrica, con Wi-Fi ac de doble banda (2,4 y 5 GHz), NFC, Bluetooth 5.0 y compatibilidad con los sistemas de posicionamiento GPS, Glonass, Beidou y Galileo.

Autonomía correcta, pero sin muchas florituras

Al tratarse de un móvil con un tamaño relativamente grande, era de esperar que la batería del Samsung Galaxy A9 tuviera un tamaño superior a la media, y cumple con las expectativas con una batería de 3.800 mAh de capacidad y soporte de carga rápida Adaptative Fast Charging.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Montar una pantalla tan grande, juega en contra del Samsung Galaxy A9 que estamos probando que no consigue marcar una diferencia significativa con la media de sus rivales. Aun así, consigue llegar sin mayores problemas al final de la jornada con suficiente batería haciendo un uso medio en el que se alterna la navegación, algunas fotos, ver algunos vídeos en YouTube o jugar un rato mientras vas en transporte público.

Benchmark Galaxy A9

En total, y dependiendo del uso, la batería del Samsung Galaxy A9 da para unas 4 horas de pantalla activa y, cuando se agote y sea necesaria una carga, tardará unos 94 minutos en recuperar el 100% de carga.

Carga del Samsung Galaxy A9

En este apartado cabe destacar el modo de ahorro intensivo de Samsung que, al activarlo, modifica totalmente la configuración de la interfaz consiguiendo un significativo ahorro energético con el que es posible quintuplicar la autonomía de batería a costa de limitar algunas funciones del móvil.

En resumen, "premium de pura raza" que debe reposar unos meses

Queda claro que Samsung ha calculado perfectamente la ubicación de su Galaxy A9 de 2018 dotándolo de un diseño, pantalla y memoria que muchos móviles de gama alta querrían, pero consigue mantenerlo firmemente anclado en la parte alta de la gama media en apartados tan importantes como son el rendimiento o la autonomía.

No sería justo decir que las cuatro cámaras (cinco en realidad) del Galaxy A9 nos han decepcionado, pero sí esperábamos un mejor rendimiento en cuanto a calidad de imagen. Nos da la sensación que el software de procesamiento de imágenes podría estar lastrando la experiencia fotográfica.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Insistimos en que las cámaras ofrecen una calidad correcta para tratarse de un móvil de gama media, pero pretender innovar lanzando un móvil cuyo principal reclamo son sus cuatro cámaras, y no dotarlas de una calidad superior a la media, no nos parece la mejor de las ideas, sobre todo porque hay móviles que por menos precio ofrecen una calidad similar en fotografía e incluso algo superior.

Lo que no se le puede negar al Samsung Galaxy A9 es su versatilidad en ese campo, que le permite tomar tanto la foto de un paisaje o monumento enorme con su gran angular, como captar el mínimo detalle en modo macro con su zoom 2x. Eso sí, siempre que las condiciones de luz le sean favorables.

Samsung Galaxy A9, análisis y opinión

Podemos augurar que, a corto plazo, el Samsung Galaxy A9 de 2018 no se va a convertir en un superventas inmediato, pero a media que pasen los meses y su precio se ajuste al de sus competidores, la diferenciación que le aporta su cuádruple cámara animará a todo aquel usuario que busque comprar un móvil con unos magníficos acabados y una experiencia de uso realmente buena.