Skip to main content

Samsung Galaxy S10 Plus, análisis y opinión

09/03/2019 - 19:00

Samsung tiene un año decisivo por delante. Al calor de los fabricantes de móviles chinos, la compañía surcoreana debe mantener su trono sin dejar de apostar por las que durante años han sido sus señas de identidad: imagen de marca, calidad y buenos acabados. El Samsung Galaxy S10+ es su buque insignia para este 2019, y en este análisis os contamos todo acerca de lo que nos han parecido sus características después de haberlo probado a fondo.

El Samsung Galaxy S10+ es el buque insignia de la división de telefonía móvil de Samsung para esta primera mitad del año. Estamos ante un móvil de alta gama que viene a medirse de tú a tú frente a las mejores alternativas de una competencia que todavía si cabe sigue siendo cada vez más feroz, y en él la marca surcoreana ha puesto lo mejor de su casa.

Lector de huellas integrado en la pantalla, la incorporación del gran angular al conjunto fotográfico, doble cámara para selfies... si había algo que Samsung pudiera guardarse para la llegada del que a finales de año será –o debería ser– el Note 10, desde luego que han decidido no esconderlo y han optado por incorporarlo todo en el Samsung Galaxy S10+. Todo lo que podría tener este nuevo buque insignia, lo tiene: lejos quedaron los tiempos en los que los surcoreanos, con un año de ventaja respecto a la tecnología de sus competidores, se podían permitir guardarse ases en la manga para dentro de muchos meses.

El Samsung Galaxy S10 Plus llega para competir en un mercado claramente inundado por los móviles chinos. Es un momento delicado en el mercado de la telefonía móvil: además de que ya no se venden tantos móviles como antes –los usuarios tardamos más en renovar nuestro smartphone sencillamente, porque ahora nos duran más–, las marcas asiáticas han conseguido posicionarse con mucha fuerza prácticamente en todas las franjas de precio del mercado. Por eso, tener unas buenas características ya no lo es todo para liderar las ventas.

  Especificaciones del Samsung Galaxy S10+
Pantalla

Dynamic AMOLED

6,4" (3.040 x 1.440 píxeles), formato 19:9

HDR10+

Procesador Exynos 9820
RAM y memoria

Hasta 12 GB (8 GB en nuestra unidad) de RAM

Hasta 1 TB (128 GB en nuestra unidad) de almacenamiento interno, ampliable mediante microSD de hasta 512 GB

Sistema operativo Android 9.0 Pie con One UI
Cámara principal 12 megapíxeles (principal) + 12 megapíxeles (telefoto) + 16 megapíxeles (gran angular)
Cámara frontal 10 + 8 megapíxeles
Conectividades

Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac/ax + 4G (Cat.20 - 2000/150 Mbps) + Bluetooth 5.0 (con A2DP, LE y aptX) + GPS (con A-GPS, GLONASS, BDS y GALILEO) + NFC

Puerto USB de Tipo-C + minijack + ranura híbrida Dual SIM/microSD

Batería 4.100 mAh
Precio Desde 1.009 euros

En lo referido a sus especificaciones, este móvil se presenta con una pantalla Dynamic AMOLED de 6,4" con resolución de 3.040 x 1.440 píxeles, un procesador Exynos 9820, hasta 12 GB de RAM, una triple cámara de 12 + 12 + 16 megapíxeles, la última versión de Android 9.0 Pie y una batería de 4.100 mAh de capacidad. ¿El precio? Parece que tendremos que acostumbrarnos a ver tres ceros en la gama alta este año: desde 1.009 euros.

Del Galaxy S9+ que estábamos probando el año pasado por estas mismas fechas, a este nuevo S10+, han cambiado muchas cosas: decimos adiós al lector de huellas –al menos físicamente, ya que sigue existiendo... solo que ahora está dentro de la pantalla–, decimos hola a una cámara más, y también tenemos que saludar a la doble cámara frontal. Pero si el año pasado empezábamos nuestra prueba diciendo que con el S9+, Samsung había ganado la partida antes de empezar... este año la cosa es diferente.

En este análisis del Galaxy S10+ nos vamos a centrar en la prueba que hemos llevado a cabo de este buque insignia de los surcoreanos. Vamos a analizar, apartado por apartado, todas sus especificaciones técnicas para ver qué tal se comportan en el día a día y, en algunos casos, cómo quedan comparadas con sus principales alternativas. Empecemos con la prueba.

La familia Galaxy S se ha Noteizado

Diseño del Galaxy S10 Plus

¿No os suena de algo el diseño del Galaxy S10 Plus? Ya no se parece tanto a la línea de diseño que Samsung estaba siguiendo hasta el Galaxy S9+ del año pasado, y sí se parece –y mucho– al Note 9. ¿Significa eso que deberíamos ir activando las alarmas ante el lanzamiento del Note 10, el cual en circunstancias normales es de esperar que traiga un diseño completamente renovado para diferenciarse de los Galaxy S en 2019? Si alguien os pregunta, nosotros no os hemos dicho nada.

Diseño sobrio y elegante: el nuevo Galaxy S10+ no busca llamar la atención en ninguna de las tres versiones en las que se va a distribuir en el mercado –Black, Ceramic Black y Ceramic White, siendo el primero el que nosotros hemos probado–, y es uno de esos teléfonos que un ejecutivo puede llevar a una reunión sin temor a que sus compañeros de cuentas le miren con el ceño fruncido durante la presentación anual de los resultados.

Samsung Galaxy S10+

De hecho, es curioso comprobar que este año Samsung ha optado por apartarse de las modas de los móviles dorados, rosados o azulados y ha introducido una línea de diseño muy conservadora en sus móviles de referencia. Ni siquiera el Galaxy S10e, que viene a ser a Samsung lo que el iPhone XR es para Apple, está disponible en el momento de la redacción de este análisis en otro color que no sea el negro.

Pesa relativamente poco, 175 gramos que no son nada escandaloso para un móvil de 6,4 pulgadas. Encontramos el certificado IP68 de resistencia al agua y al polvo, de manera que si sufre una caída en el baño no debería pasarse nada, así como también trae una pantalla protegida con la tecnología de Gorilla Glass 6 (además del protector de pantalla montado de serie que encontraréis al sacarlo de la caja).

Samsung Galaxy S10 Plus

Pese a su reducido grosor de tan solamente 7,8 milímetros, hay que aplaudir que Samsung no haya metido las tijeras ni en la capacidad de la batería (más de 4.000 mAh, no lo olvidemos) ni, sobre todo, en el apartado de las conectividades: tenemos ranura microSD, salida minijack de audio y puerto USB de Tipo-C. No todos los móviles de gama alta pueden decir lo mismo en 2019.

En cuanto a la distribución de los botones físicos, nos encontramos con el botón de desbloqueo en el lateral derecho, mientras que en el lateral izquierdo están los botones de volumen y el botón de Bixby. Este último al final sí va a ser personalizable, pero no como a algunos les gustaría: no puedes configurarlo para que se inicie automáticamente el asistente de Google, por ejemplo.

Samsung se ha adelantado un año con el lector de huellas en pantalla

Lector de huellas del S10 Plus

El problema de querer hacer las cosas antes de tiempo por la presión de la competencia reside en que, si no lo haces realmente bien, te acabarás pasando de frenada mientras tus competidores ya están reduciendo la marcha para tomar la curva hacia la siguiente recta. Eso es lo que le ha pasado este año a Samsung con el lector de huellas en pantalla: han visto que Huawei ya lo tenía desde el año pasado en el Mate 20 Pro, y Apple si no es este año lo tendrá el año que viene en su iPhone, y han optado por incorporar esta tecnología antes de tiempo.

El lector de huellas del Galaxy S10+ es una buena idea... como concepto. Es una buena idea porque realmente funciona, y te permite desbloquear la pantalla tan solamente apoyando el dedo sobre una parte concreta del panel; el problema está en que, en el día a día, ya no es tan buena idea. Y no lo es: primero, porque no funciona tan rápido como lo hace un lector de huellas convencional, y tal y como ya dije en el análisis del iPhone X, cualquier tecnología que quiera sustituir al lector de huellas de toda la vida tiene que ser, como mínimo, tan rápido como éste; segundo, porque ni siquiera abarca al menos toda la parte inferior de la pantalla, y en lugar de eso tienes que poner el dedo en una zona específica; y tercero, porque no está bien explicado.

Si no fuera por este tweet, mi opinión sobre este lector de huellas hubiera sido infinitamente más demoledora: en mi caso cometía el error de intentar desbloquear el móvil apretando el dedo sobre la pantalla, cuando resulta que se desbloquea simplemente dejando el dedo apoyado con suavidad. Esto lo he descubierto por casualidad, pero, ¿qué va a pasar con los cientos de miles de personas que compren el nuevo S10 sin saber de forma intuitiva cómo utilizar el lector de huellas?

Así se utiliza bien el lector de huellas del Samsung Galaxy S10+

En el mundo de la tecnología, si te tienen que explicar algo para que puedas usarlo, entonces es que no está bien diseñado. Aquí Samsung va a tener un importante reto de comunicación por delante, y más le vale hacer un buen trabajo de campo en los distribuidores físicos para que nadie se sienta decepcionado al empezar a desbloquear el teléfono con la huella.

El reconocimiento facial funciona muy bien (hasta tiene una opción para que la pantalla se ilumine de noche, para que así las cámaras frontales puedan reconocernos), demasiado bien quizás, lo que revela que no es precisamente un método de desbloqueo tan seguro como sí lo es un escáner facial como el que traen los últimos iPhone de Apple. En cualquier caso, su uso combinado con el lector de huellas se traduce en un desbloqueo muy rápido, y en combinación ambas tecnologías sí son tan rápidas como lo puede ser un lector de huellas convencional.

Lector de huellas del Galaxy S10+

Es importante señalar que, tras instalar la actualización de software que elevó la versión de banda base de nuestra unidad a la numeración G975FXXU1ASBA, notamos una significativa mejoría en el funcionamiento del lector de huellas. Era más rápido, y además ya no fallaba tanto si te salías unos milímetros de la zona de reconocimiento. Pese a todo, nuestra opinión en términos generales sobre su implantación en 2019 sigue siendo la misma.

Más allá del lector de huellas, la otra crítica que podríamos hacer del diseño de este teléfono es su tendencia a dejar marcadas las huellas en la parte trasera. Pero dado que poca gente va a utilizar este terminal de más de 1.000 euros sin ponerle antes una funda, no es un problema mayor.

Diseño desde el punto de vista técnico

Si nos ceñimos a analizar el diseño de este teléfono desde el punto de vista técnico, os podemos decir que sus componentes están distribuidos de la siguiente forma:

  • Botón de Encendido en el lateral derecho.
  • Botón de Volumen y botón de Bixby en el lateral izquierdo.
  • Bandeja microSD + SIM en la parte superior.
  • Puerto minijack + salida USB de Tipo-C en la parte inferior.

Las dimensiones del Samsung Galaxy S10+ llegan hasta los 157,6 x 74,1 x 7,8 milímetros, con un peso establecido en los 175 gramos. El terminal cuenta con certificado IP68 de resistencia al agua y al polvo, y mientras que la pantalla está protegida con la tecnología de Gorilla Glass 6, la parte trasera –que también es de cristal– cuenta con la protección Gorilla Glass 5.

Es una delicia ver contenidos en la pantalla de este móvil

Vídeo en la pantalla del Samsung Galaxy S10+

Hubo un año, quizás 2017 o 2018, en que consumir contenidos multimedia en el móvil dejó de ser una experiencia secundaria para convertirse en algo que está al nivel de lo que hoy en día exigimos a la hora de ver una película o una serie en una plataforma de pago. Con paneles AMOLED, tecnologías como la del HDR10+ y altavoces con la tecnología de Dolby Atmos –o auriculares Hi-Fi para los más sibaritas–, con móviles como el Galaxy S10 Plus de Samsung puedes disfrutar de los contenidos tal y como lo harías en tu televisor... salvo por el tamaño, es una experiencia que ya está casi al mismo nivel.

  Pantalla del Galaxy S10+
Tamaño 6,4 pulgadas
Resolución 3.040 x 1.440 píxeles
Tecnología Dynamic AMOLED
HDR Sí, HDR10+
Formato 19:9

Este móvil de Samsung tiene lo último en cuanto a tecnologías de imagen, y como era de esperar ofrece una excelente experiencia multimedia a la hora de reproducir vídeos en la pantalla. Es cierto que todavía tendrá que pasar mucho tiempo hasta que todos los contenidos del mercado estén disponibles en HDR, pero los que ya hay (Netflix tiene, y YouTube también), cuando los reproduces por primera vez en esta pantalla te dejan con la boca abierta.

Los ángulos de visión son muy buenos, y toda la imagen tiene un aspecto de notable alto tanto a la hora de reproducir una película a pantalla completa –ya sabréis que con el gesto de pellizcar la pantalla puedes hacer que el vídeo ocupe todo el panel, y lo poco que queda tapado bajo las cámaras frontales no llega a ser molesto en ningún caso– como en el momento de leer artículos en el navegador. Es pronto todavía para decirlo, pero que no os sorprenda que el S10+ se mantenga hasta finales de año como uno de los mejores móviles para consumir contenidos multimedia del mercado -a excepción del LG V50 ThinQ-.

¿Te gusta nuestro fondo de pantalla? Descarga el tuyo para el S10 y S10+

Es curioso que este año la marca surcoreana haya optado por traer activado de fábrica el modo de color estándar –lo llaman Natural–, cuando durante años siempre han dejado el modo más saturado puesto de serie. Ese otro modo sigue existiendo (se llama Intenso), pero tendrás que activarlo manualmente si quieres utilizarlo.

Si acabáis de comprar este teléfono, o vais a hacerlo pronto, no olvidéis ir hasta el apartado de Pantalla de los ajustes para verificar que tenéis activada la resolución más alta disponible (3.040 x 1.440 píxeles), porque por cuestiones de ahorro de batería es probable que os encontréis activada por defecto la resolución Full HD+. Desde ese apartado se puede regular también el filtro de luz azul, el modo noche y el comportamiento de las aplicaciones a pantalla completa, entre otros.

En cuanto a la experiencia de uso propiamente dicha, la pantalla curvada que traen ya por defecto los Galaxy S de estos últimos años sigue teniendo dos pequeños defectos: primero, que en ciertas situaciones provoca pulsaciones accidentales durante el uso; y segundo, que azulea ligeramente los bordes cuando tienes un fondo blanco abierto. De esto último no se libra ninguna pantalla curvada del mercado, ya que es una cosa inherente a la tecnología de los paneles AMOLED, y lo primero es algo que se reduce en buena medida utilizando una funda que añada algo de sujeción extra.

Ahora, la parte más técnica. A continuación podéis ver los resultados de nuestras pruebas de laboratorio de la pantalla del Galaxy S10+, donde lo que más ha llamado nuestra atención es el altísimo nivel de brillo que alcanza el panel con el modo HDR activo: supera los 1.000 lux, lo que rompe nuestro histórico incluso frente al LG G7, que en el modo Boosted se quedaba en los 915 lux. Es la pantalla con el brillo más alto que jamás hemos probado en un móvil.

Brillo de la pantalla del Galaxy S10+

A continuación tenéis más pruebas de laboratorio de la pantalla de este móvil de Samsung. En la primera imagen podéis ver un detalle de la densidad de píxeles de la pantalla (establecida en los 525 ppi), y en la segunda imagen se muestran los ángulos de visión del panel, que en el día a día os podemos confirmar que son realmente buenos (con el modo HDR activo es simplemente espectacular: da igual desde dónde mires la pantalla, ya que desde cualquier ángulo se ve con la máxima nitidez).

Detalle de la pantalla del Samsung Galaxy S10+
Ángulos de visión de la pantalla del S10+

Sigamos con el análisis del teléfono hablando ahora de la cámara.

En cuanto a la cámara, en Samsung éste es el año de la versatilidad (manteniendo la calidad)

Cámara del Galaxy S10+

Este año, Samsung ha apostado por la versatilidad: manteniendo la calidad, la compañía ha decidido complementar una cámara que ya le permitió cosechar muchos éxitos el año pasado –hablamos del Galaxy S9+–, y lo ha hecho incorporando en el conjunto fotográfico una lenta que es cada vez más habitual ver en el mercado de la telefonía móvil: el gran angular. Porque a grandes rasgos, la cámara de este nuevo S10 Plus viene a ser muy similar a la que ya traía el S9+, con el añadido del gran angular.

En el Samsung Galaxy S10+, el conjunto principal equipa tres lentes: una lente principal de 12 megapíxeles (apertura variable, entre f/1.5 y f/2.4), una lente telefoto x2 de 12 megapíxeles (f/2.4) y una lente de gran angular de 16 megapíxeles (f/2.2). A estas alturas, ya sabréis de sobra el papel que cada una de estas lentes juega en la cámara: la lente principal es eso, la lente principal de toda la vida y la que el móvil usará en la mayoría de las ocasiones para hacer fotografías; la lente telefoto permite hacer fotografías con un doble aumento (zoom x2) sin pérdida de calidad; y la lente de gran angular, lo que permite es hacer fotografías que capten mucha más escena en la imagen (algo parecido a un efecto de ojo de pez, pero sin tanta distorsión en los extremos de la fotografía).

Cámaras del Samsung Galaxy S10 Plus
  Galaxy S10+ Galaxy S9+
Primera cámara

12 MP, f/1.5-2.4

26mm

1/2.55", 1.4µm

Dual Pixel PDAF, OIS

12 MP, f/1.5-2.4

26mm

1/2.55", 1.4µm

Dual Pixel PDAF, OIS

Segunda cámara

12 MP, f/2.4

52mm (telefoto)

1/3.6", 1.0µm

AF, OIS

12 MP, f/2.4

52mm (telefoto)

1/3.6", 1.0µm

AF, OIS

Tercera cámara

16 MP, f/2.2

12mm (gran angular)

1.0µm

-

Partiendo de esta base, todo lo que podamos decir sobre la cámara del Galaxy S10+ va a ir en la línea de las buenas sensaciones con las que nos dejó el año pasado la cámara del S9+. Sigue siendo una cámara que está en la cima de la fotografía móvil, y ahora con el añadido del gran angular recibe precisamente la característica en la que se había quedado atrás en estos últimos meses respecto a la competencia. P.D.: tenemos muchas ganas de ver lo que Samsung tiene preparado para la cámara del que será el Note 10, visto lo visto.

Hablemos primero del gran angular, que al fin y al cabo es la novedad de esta cámara. Esta lente, que se puede activar con un toque en la pantalla dentro de la aplicación de la cámara, viene fenomenal cuando quieres inmortalizar una escena en la que físicamente no te puedes alejar más con el móvil y quieres que dentro del encuadre entre algo que está muy cerca de la lente, o muy alejado del punto medio de la escena. Le darás mucho uso en las fotografías de paisajes durante tus viajes, y también cuando vayas a hacer una fotografía de tu grupo de amigos.

Para ponernos en situación, así se ve una fotografía tomada con la lente principal (la lente de toda la vida) de la cámara de este móvil:

Fotografías tomadas con la cámara del Galaxy S10+

Y así se ve esa misma escena inmortalizada a través de la cámara de gran angular:

Fotografías tomadas con la cámara del Galaxy S10+

Es importante señalar que la lente de gran angular es la única de las tres lentes de esta cámara que no cuenta con estabilizador óptico, de manera que deberás tener algo más de cuidado con no mover la mano a la hora de disparar la fotografía para evitar que salga movida. Tampoco tiene enfoque automático, por lo que conviene que toques la pantalla para señalar el punto en que quieres centrar el enfoque de la imagen.

Fotografías tomadas con la cámara del Galaxy S10+
Fotografías tomadas con la cámara del Galaxy S10+

En cuanto al resultado de estas fotografías en términos de calidad de imagen, las sensaciones son realmente buenas. Ni siquiera de noche, cuando sería de esperar que el sensor f/2.2 tuviera problemas para defenderse ante la falta de luz, hemos visto que esta lente de gran angular tenga problemas para inmortalizar imágenes de calidad. Buen trabajo, Samsung.

De las peculiaridades que entraña tener una cámara con apertura variable, como es el caso de la lente principal de este teléfono (es capaz de pasar de una apertura de f/1.5 a otra de f/2.4 en función de la escena, y lo hace automáticamente, aunque también se puede forzar el cambio desde el modo manual), ya os hablamos en el apartado de fotografía de nuestro análisis del Galaxy S9+. Así que para no repetirnos, vamos a ir directamente con nuestras opiniones sobre la cámara de este nuevo Galaxy S10+.

Tal y como ya dijimos el año pasado, estamos ante una cámara que se defiende bien en todas las situaciones: tanto de día como de noche, basta con apuntar y disparar para conseguir excelentes resultados. Pecan quizás de tonos saturados en exceso cuando es de día, un truco habitual de los fabricantes para que los resultados "impresionen" más, pero pese a todo nuestra valoración general de la cámara es muy buena. Para más detalles, mirad lo que ya dijimos de la cámara del S9+.

Fotografía tomada con la cámara del S10+
Fotografía tomada con la cámara del S10+
Fotografía tomada con la cámara del S10+
Fotografía tomada con la cámara del S10+

A continuación podéis ver la aplicación de cámara de los Galaxy S10+ en acción:

Del funcionamiento de la cámara, la única queja que tengo tras utilizarla estas semanas reside en el paso de una lente a otra que hace el sistema: a veces es demasiado brusco, y puede ocurrir incluso mientras estás grabando un vídeo, de forma que lo que queda registrado al final es un fragmento en que se ve perfectamente un "corte" durante el cual el sistema pasa de una lente (la lente principal, por ejemplo) a cualquiera de las otras dos lentes; eso, o ha de ser algo relacionado con la apertura variable. En cualquier caso, en ciertos fragmentos un corte se ve, y no debería ser así.

Tenéis una muestra de ello en el siguiente vídeo (corresponde a una historia efímera subida a Instagram):

Si os fijáis en el primer segundo del fragmento (mirad el manillar del patinete), notaréis un pequeño salto en la imagen. Puede ser algo relacionado con las lentes, o sencillamente puede ser un fallo del estabilizador de vídeo, pero en cualquier caso es un detalle molesto que durante este análisis hemos visto en más de una ocasión a la hora de grabar vídeos.

Instagram estrecha lazos con Samsung (pero no tanto como con Apple)

Modo Instagram del Samsung Galaxy S10+

Entre las novedades de la cámara del S10+, encontramos precisamente un nuevo modo Instagram: los surcoreanos han trabajado codo con codo con esta popular app para integrarla dentro de la aplicación nativa de cámara, de tal forma que ahora, al igual que existe un modo de disparo Manual, uno Panorámico o uno de Cámara lenta, hay otro de Instagram que permite hacer fotografías o vídeos para compartirlas directamente en forma de Stories en esta red social.

Hablando de Stories, no podemos desaprovechar este análisis para poner el grito en el cielo al respecto de la calidad con que los móviles Android suben las historias efímeras a Instagram: da igual que uses un teléfono de 100 o 1.000 euros, porque el resultado final es para echarse las manos a la cabeza. Con el modo Instagram del S10+ la calidad mejora si grabas el vídeo directamente desde el modo "Instagram" de la aplicación de Cámara, pero sigue estando por detrás de lo que consigue cualquier iPhone incluso aunque sea un modelo de hace varios años. Algo falla, y los fabricantes deberían ponerle las pilas a Instagram para que lo solucione.

Por la parte frontal, contamos con dos cámaras: una de diez megapíxeles (f/1.9), que viene a ser la cámara principal de los selfies, y otra de ocho megapíxeles con sensor de profundidad, que añade algo de zoom a la toma y nos permite hacernos fotografías de autoperfil con desenfoque de fondo. Funcionan muy bien, pero el conjunto sufre un poco –pese a que tiene modo HDR– cuando se trata de corregir escenas con el fondo muy iluminado (en un día soleado, por ejemplo).

Selfie con el Galaxy S10 Plus
Selfie con el Galaxy S10 Plus

Además de poder disparar los selfies pulsando la pantalla, Samsung también ofrece la posibilidad de realizar la fotografía levantando la mano y poniendo la palma delante de la cámara. Para terminar, hay modos de belleza para aburrir.

Rendimiento e interfaz este año sí van de la mano

Este año, los buques insignia de Samsung vienen de fábrica con Android 9.0 Pie con la capa de One UI instalada por encima de la interfaz. One UI es la capa de personalización que esta compañía surcoreana ha empezado a incorporar recientemente en sus móviles –no solamente en los de gama alta, ya que también la encontraremos en el Galaxy A50, y muchos más que estarán por venir–, y aunque sigue siendo una capa de personalización, con los pros y contras que ello conlleva, desde luego representa un paso adelante para dejar atrás de una vez por todas a TouchWiz.

El Galaxy S10+ ya ha recibido su primera actualización de sistema operativo

TouchWiz ha sido la capa de personalización que durante años Samsung ha incorporado en todos sus móviles y, especialmente por culpa de la gama de entrada, se ha ganado la fama de ser lenta, engorrosa y poco útil. One UI no supone ningún cambio revolucionario en la interfaz, pero al menos este año podemos decir que la capa de personalización de los Galaxy S10 no molesta en el día a día. Está ahí y hay que vivir con ella, pero ni es invasiva –las pocas notificaciones del sistema que lanza se pueden descartar, y ya no vuelven a aparecer más– ni lastra la experiencia de uso del teléfono. Eso, en un móvil que cuesta más de mil euros, es fundamental.

La principal crítica que se le puede hacer a One UI reside en el tamaño de los iconos, que son grandes en exceso. En cualquier caso, a mí viniendo de un Galaxy S9+ el sistema me respetó el diseño de la interfaz que tenía configurado en el anterior teléfono, así que hablamos de un detalle que se puede modificar desde la aplicación de Temas de Samsung.

Interfaz del Samsung Galaxy S10+ con OneUI

Así lucen los iconos que vienen por defecto en One UI

En cuanto al rendimiento, no hay nada que se le pueda criticar en este apartado al Samsung Galaxy S10+: funciona de forma absolutamente fluida las 24 horas del día, y no hay tarea por titánica que sea que se le resista a este procesador. Estamos hablando de un Exynos 9820 que en nuestra versión venía acompañado de 8 GB de RAM, con 128 GB de almacenamiento interno que entre los archivos del sistema y otros ficheros instalados de fábrica se quedan en alrededor de 110 GB libres (ampliables mediante microSD de hasta 512 GB).

En las pruebas de benchmarks a las que hemos sometido nuestra unidad, los resultados hablan por sí solos: es uno de los móviles más potentes del mercado. No olvidemos que Samsung incorpora en la versión americana de este móvil el procesador Snapdragon 855 de Qualcomm, y ambos están más o menos a la par en cuanto a rendimiento, por lo cual estamos ante un móvil que trae lo último en cuanto a combinación de rendimiento. A continuación os dejamos las puntuaciones que ha alcanzado nuestro S10 Plus en cada una de las pruebas.

Benchmarks del Samsung Galaxy S10+
Benchmarks del Samsung Galaxy S10+
Benchmarks del Samsung Galaxy S10+
Benchmarks del Samsung Galaxy S10+
Benchmarks del Samsung Galaxy S10+

Por otro lado, os dejamos también a continuación una comparativa gráfica del rendimiento del protagonista de este análisis en comparación con los otros buques insignia del momento.

Por la parte de las conectividades, lo tenemos todo: en cuanto a conexiones físicas, encontramos un puerto USB de Tipo-C acompañado de una salida minijack; en lo referido a conexiones inalámbricas, tenemos WiFi 802.11 a/b/g/n/ac/ax (de banda dual), 4G LTE de Categoría 20 (y también está el Galaxy S10 5G...), Bluetooth 5.0 (con A2DP, LE y aptX), NFCGPS (con A-GPS, GLONASS, BDS y GALILEO). Radio FM no hay.

Bixby ya habla (y escucha) en nuestro idioma

Se hizo esperar, pero Bixby Voice ya habla español (además de alemán, francés, inglés e italiano). Eso significa que el asistente inteligente de Samsung ya es plenamente funcional en el día a día, y puedes utilizar comandos de voz para interactuar con él tal y como lo harías con el asistente de Google. Ambos –Bixby y Google Assistant– están disponibles en este móvil, y de ti depende elegir cuál quieres utilizar: el de Samsung juega con la ventaja de que dispone de un botón físico exclusivo para su activación, cosa de la que Google parece haberse puesto algo celosa y también ha empezado a incorporar un botón de Assistant en móviles como el Mi 9 de Xiaomi.

Me quiero comprar una pulsera inteligente de Samsung, ¿qué alternativas tengo?

Ahora que ya habla castellano, el asistente de Samsung sí tiene una razón de ser en sus móviles en España. Funciona bastante bien, y ya es capaz de reconocer comandos de voz incluso avanzados, pero ya sabréis que a día de hoy estamos todavía a años luz de que los asistentes inteligentes sean capaces de ofrecernos su verdadero potencial. Están aprendiendo a hablar (y escuchar), y hasta dentro de unos años no serán un sustituto definitivo a buena parte de las funciones del teléfono que a día de hoy controlamos con las manos.

En cualquier caso, con Bixby tenemos un amplio abanico de funcionalidades que, en el caso de los comandos de voz, nos permite ejecutar tareas tan variopintas como pedir una receta de cocina para hacer una pizza, buscar un cajero cercano de nuestro banco, llamar a algún contacto o conocer los titulares del día en el agregador de noticias Upday.

Batería suficiente para llegar al final del día

4.100 mAh pueden parecer muchos sobre el papel, pero no hay que olvidar que estamos hablando de un dispositivo que alberga una enorme pantalla de 6,4 pulgadas que, pese a ser AMOLED, requiere de mucha energía para dar vida a ese brillo tan alto que se consigue con el modo HDR. Pese a todo, es un teléfono que aguanta bien el día a día: vas a poder llegar al final de la jornada sin necesidad de andar preocupándote por el cargador.

Pero más allá de eso, lo que en estos últimos años merece cada vez más la pena destacar a la hora de hablar de la batería de un teléfono ya no es la autonomía –raro es el buque insignia que no hace un día entero de uso–, sino todas las tecnologías que hay a su alrededor: en este caso, contamos con carga rápida (también tiene carga rápida inalámbrica), carga inversa (para cargar otro dispositivo poniéndolo encima), así como también el habitual repertorio de modos de ahorro de batería.

Tenemos pendiente realizar todavía nuestra gráfica habitual del tiempo de carga de la batería. Actualizaremos este apartado en cuanto lo tengamos registrado.

Samsung Galaxy S10+, conclusiones tras el análisis

Opiniones del Galaxy S10 Plus

Tras haber estado utilizándolo como móvil personal durante semanas, tengo claro que el Samsung Galaxy S10+ está a la altura de las circunstancias. Flaquea en el funcionamiento de su sensor de huellas, y la cámara este año se queda por detrás de lo que ya ofrece desde finales del año pasado Huawei en su Mate 20 Pro, pero compensa con creces ambas carencias con su pantalla, su rendimiento y su batería.

La pantalla ofrece una experiencia que está a otro nivel, y ya no hay ni rastro de las dudas acerca de los colores excesivamente saturados que podían ofrecer hace algunos años las pantallas de los móviles Samsung; el rendimiento es fluido hasta decir basta, y la batería, qué decir sobre la batería: hemos entrado en la era de los buques insignia con más de un día de autonomía.

Estas son todas las gamas de móviles de Samsung en 2019

Entonces, ¿me compro o no me compro el Galaxy S10 Plus? Si te sobran 1.009 euros en la cuenta, o te lo ofrecen financiado a plazos, puedes comprarlo sin miedo a que te decepcione. Tiene sus contras, como cualquier otro móvil, pero eso no quita que sea un teléfono que está a la altura de la gama alta en 2019; otra cosa es que sea justificable que cueste más de 1.000 euros, pero eso es algo aplicable ahora mismo a cualquier buque insignia.

En 2019, hay que valorar si tienen sentido los móviles de más de mil euros

La gran pregunta ahora mismo acerca de los móviles de gama alta de fabricantes como Samsung, Huawei o Apple reside en el precio que tienen estos terminales en el mercado: cada vez son más caros, y ya nos hemos acostumbrado a que salgan al mercado con un precio de lanzamiento que supera los mil euros. En un mercado en que los fabricantes chinos están apretando más que nunca los precios, ¿tienen sentido los móviles de más de 1.000 euros?

En parte, sí. Puedes comprar un buque insignia de alguna compañía china por menos de 600 euros, y en cuanto a rendimiento, calidad de la pantalla y experiencia de uso obtendrás unas sensaciones similares, si no idénticas, a las de un Galaxy S10+: pero lo que no tendrás, y no parece que vaya a solucionarse a corto plazo, son características como una cámara que se defienda en cualquier situación y, aunque este año Samsung no ha estado muy fina ahí, tecnologías innovadoras como el lector de huellas integrado en la pantalla. Eso es lo que diferencia un gama alta de 600 euros de un gama alta de más de mil.

Si queréis comprar este móvil al mejor precio, mirad esta oferta.

Lo mejor

  • Rendimiento e interfaz van de la mano
  • Espectacular brillo máximo de la pantalla
  • Excelente(s) cámara(s)
  • Tiene minijack y USB de Tipo-C

Lo peor

  • Es pronto para el lector de huellas en pantalla
  • Selfies quemados incluso con HDR
  • Reconocimiento facial solo por cámara
  • Mil euros se dice pronto

Nuestra valoración

Diseño

9/10

Pantalla

10/10

Hardware

10/10

Software

9/10

Cámara

9/10

Batería

10/10

Conectividad

10/10

Sonido

9/10

Nota técnica

94

Relación calidad/precio

Ver ahora: