Skip to main content

Samsung Galaxy S10e, análisis y opinión

Samsung Galaxy S10e, análisis y opinión

27/06/2019 - 12:47

Más contenido en precio, tamaño y (ciertas) especificaciones: el Galaxy S10e se presenta como el hermano pequeño de los buques insignia de Samsung, la familia Galaxy S10, y en este análisis hemos tenido la oportunidad de probarlo a fondo para descubrir si merece la pena comprarlo.

Hace tiempo que los fabricantes le cogieron el gustillo a eso de lanzar versiones más pequeñas, más sencillas y más asequibles de sus buques insignia: además de Samsung con este Galaxy S10e –el protagonista de este análisis–, es una táctica que hace también Apple con el iPhone XR, Huawei con el P20 Lite o Xiaomi con el Mi 9 SE, por mencionar algunos ejemplos. El Galaxy S10e es, al igual que todos ellos, una versión más contenida en (casi) todos los sentidos del buque insignia de la marca de este año, el Galaxy S10.

Es más contenido en tamaño –5,8 pulgadas frente a las 6,1" del S10–, y también lo es en especificaciones –aunque cabe señalar que se alimenta de un Exynos 9820, el mismo procesador que sus hermanos mayores–, así como en precio: lo puedes comprar por 609 euros, frente a los más de 700 euros que todavía a día de hoy cuesta el Galaxy S10. Pero sería muy simplista decir que el S10e es básicamente una versión más barata del S10, porque no es así.

En realidad, el Samsung Galaxy S10e es un teléfono claramente enfocado hacia un público diferente al del Galaxy S10: está destinado hacia los usuarios más jóvenes, aquellos que buscan un teléfono que les permita lucir una carcasa de ese color amarillo piolín que nosotros hemos tenido en nuestras manos durante el análisis –lo hay también en colores más discretos–. Desapercibido, desde luego, no vas a pasar con ese color.

Llama la atención comprobar que este teléfono comparte el mismo procesador que los Galaxy S10 y S10 Plus, el Exynos 9820, el cual además viene respaldado por una gráfica Mali-G76 MP12, 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno (ampliable por microSD de hasta 1 TB). Esa configuración de rendimiento se complementa con una pantalla Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles) con HDR10+, cámara dual de 12 + 16 megapíxeles (nada de lente telefoto) y una batería de 3.100 mAh.

¿Hacia qué público está orientado el Galaxy S10e? Evidentemente, no busca convencer al potencial comprador de un Pocophone F2: apunta más hacia el usuario que busca un móvil que rinda como un buque insignia, que traiga un buen conjunto de cámaras y que tenga un diseño más cercano a la gama alta que la gama media. Todo ello en un formato compacto. Eso sí: el usuario potencial de este teléfono ha de ser alguien a quien no le importe dejarse más de 600 euros en la compra de su móvil.

Hechas las presentaciones, empecemos con el análisis del Samsung Galaxy S10e.

El análisis por apartados

Las mejores esencias vienen en frascos pequeños

Detalle de la pantalla del S10e

Quién nos iba a decir hace algunos años que llegaría el día en que analizar un móvil de 5,8 pulgadas, como es el caso de este Samsung Galaxy S10e, equivaldría a tener entre manos un teléfono que se antoja compacto. Pese a que son casi seis pulgadas de pantalla, cuando lo tienes en la mano –sobre todo si vienes de un móvil más grande como el Galaxy S10 Plus (6,4"), como es mi caso– sientes que estás utilizando un teléfono pequeño.

Hay varias cosas que llaman la atención en su diseño. Está el orificio de la cámara frontal, ubicado en el extremo superior derecho de la pantalla; está el lector de huellas, que viene instalado en el botón de Encendido, en el lateral derecho –al más puro estilo de los Xperia–; y está la pantalla, que es plana en sus extremos (salvando la ligerísima curvatura del panel 2.5D).

Samsung Galaxy S10e vs Galaxy S10, ¿qué diferencias hay en la versión más barata?

Hablamos de un dispositivo que se maneja con mucha comodidad con una sola mano, de manera que es un terminal que agradará a todos aquellos que no quieran usar un móvil de grandes dimensiones en su día a día. Cabe de sobra en el bolsillo, y con una sola mano puedes manejar la inmensa mayoría de las aplicaciones.

Dimensiones 142,2 x 69,9 x 7,9 milímetros
Relación pantalla/frontal 83,3%
Materiales Trasera de plástico, laterales de aluminio
Peso 150 gramos

Viniendo del Galaxy S10 Plus, he notado que el S10e es un teléfono mucho más manejable en el día a día (no tienes que andar estirando los dedos para moverte por la interfaz), así como también es más cómodo de llevar en el bolsillo. Lo único que se echa de menos en un formato así es una pantalla más grande a la hora de ver películas o series en la cama.

El Samsung Galaxy S10e en la mano

Por la parte más técnica, también merece la pena destacar que el Samsung Galaxy S10e cuenta con certificación IP68 de resistencia al agua y al polvo, mientras que su pantalla está protegida frente a golpes y arañazos con la tecnología de Corning Gorilla Glass 5. La unidad que hemos probado venía con una bandeja Dual-SIM que permitía el uso de dos tarjetas telefónicas al mismo tiempo o, como segunda opción, una tarjeta telefónica junto con una microSD.

En lo referido al diseño, nos encontramos con un teléfono en el que lo más destacable es la posición del lector de huellas: está ubicado en el lateral derecho, al estilo de los Xperia de Sony, y se trata de un lector capacitivo que, viendo lo que le queda por mejorar a la tecnología de los S10 y S10+, a mí personalmente me ha ofrecido un desempeño infinitamente mejor que en su hermano mayor. Echaba de menos desbloquear la pantalla siempre a la primera.

Diseño del Galaxy S10e
Diseño del Galaxy S10e
Diseño del Galaxy S10e
Diseño del Galaxy S10e

El color de la carcasa desde luego no pasa desapercibido. La unidad que nosotros hemos tenido la oportunidad de analizar era de color amarillo, pero aquellos que busquen un color más discreto han de saber que también está disponible en negro, blanco perla y verde turquesa.

Que no falte el HDR a la fiesta

A poco que uno indague más a fondo en las características de este móvil de Samsung, acabará dándose cuenta de que esto no es, ni de lejos, un teléfono de gama media al uso: si lo fuera, su pantalla no tendría la compatibilidad con el HDR10+ con la que sí cuenta, una característica que garantiza que podamos disfrutar de las series de Netflix y los vídeos de YouTube con la máxima viveza de colores.

La pantalla del Galaxy S10e es de 6,4 pulgadas, está albergada sobre un panel Dynamic AMOLED y alcanza la resolución Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles, con formato 19:9). Salvo por la resolución, que en los buques insignia normalmente ya es Quad HD o 4K, es un panel que sobre el papel perfectamente podría hacerse pasar por la pantalla de un teléfono de gama alta.

Tecnología Dynamic AMOLED
Formato 19:9
Densidad de píxeles 438 ppi
Protección Corning Gorilla Glass 5

Lo que ofrece sobre el papel, después lo cumple también en la práctica: el simple hecho de que tenga HDR, y que por lo tanto permita disfrutar de los vídeos con dicho estándar, lo sitúa automáticamente en el escalón más alto en lo que a móviles con mejor calidad de imagen en la pantalla del mercado se refiere. Eso, sumado a las bondades propias de los paneles OLED a la hora de ver películas o series, hace que solo podamos decir cosas positivas acerca de la calidad de la pantalla.

Estudio de laboratorio de la pantalla del Samsung Galaxy S10e

El único punto flaco en el que se queda corto este Samsung Galaxy S10e es el brillo de la pantalla en exteriores, que incluso incrementándolo al máximo disponible no es suficiente para los días más soleados. Es el único punto en contra de una pantalla que, por todo lo demás, nos ha dejado muy contentos con su desempeño.

De hecho, es muy curioso comprobar que el brillo máximo que la pantalla de este móvil ha obtenido en nuestro laboratorio un resultado de 505 lux, es decir... más que el S10 Plus, 472 lux. Por lo tanto, eso de que se ve peor bajo el sol debe ser una impresión nuestra; los resultados del laboratorio desmienten que el brillo del panel sea inferior en el S10e respecto al S10 Plus.

Mediciones de laboratorio de la pantalla del Galaxy S10e

En el modo HDR –en el cual el brillo sube por encima de su máximo ajustable–, el S10e se queda algo detrás del S10 Plus, pero pese a todo obtiene un resultado más que decente en la prueba de luminosidad de la pantalla. Junto a sus hermanos mayores, estamos ante uno de los mejores teléfonos del mercado para disfrutar de contenidos en HDR.

Tal y como es costumbre en los Samsung Galaxy desde hace un tiempo, el modo de color de la pantalla que viene activado por defecto es el "Normal", frente al modo "Intenso" que el usuario opcionalmente puede activar desde los ajustes. Tenemos disponible también un Filtro de luz azul, para reducir la fatiga ocular durante la noche, y el Modo Noche, que sustituye la interfaz blanca (que viene por defecto) por una interfaz oscura.

Por supuesto, como también es costumbre en los móviles de esta marca disponemos del modo Always-on display que permite mostrar información en pantalla –la hora, notificaciones entrantes y más– sin que prácticamente consuma batería, ya que una de las virtudes de los paneles OLED es que no consumen energía cuando están mostrando un fondo negro.

Pero además de la pantalla, otro aspecto en el que también llama poderosamente la atención el Galaxy S10e de Samsung es el rendimiento. Equipa el mejor procesador de Samsung hasta la fecha, el Exynos 9820 –el mismo que podemos encontrar en los S10 y S10 Plus–, de forma que el rendimiento es un apartado que está sencillamente garantizado.

Gráfica Mali-G76 MP12
RAM 6/8 GB
Memoria interna 128/256 GB
Memoria ampliable Sí, mediante microSD de hasta 1 TB

Cuando uno prueba un móvil que de primeras no parece pertenecer a la primera fila de buques insignia del momento, siempre se espera encontrar algún rastro de problemas de fluidez a la hora de usar el teléfono en el día a día. Pero con este S10e no es así: personalmente venía de usar a diario un Galaxy S10 Plus, y con el paso a este teléfono no he notado ni una sola diferencia en cuanto a rendimiento. Ha sido como seguir con el mismo móvil, pero en un formato más compacto.

Lo mismo ocurre con la interfaz. Estamos ante un móvil Samsung, y como tal encontramos la capa de personalización de One UI que corre bajo la última versión de Android 9.0 Pie. Es una interfaz que en este nivel de rendimiento se mueve con total ligereza, no trae excesivo bloatware (aunque cabe decir que las apps de Samsung no pueden desinstalarse) y, cosa que a estas alturas sobra ya decir, no presenta ningún problema ni con las notificaciones ni con ningún otro aspecto del sistema.

Samsung, no nos quites la diversión del zoom óptico

Cámara del S10e

En el apartado de la cámara, hay una noticia buena y otra mala: la buena noticia es que el Samsung Galaxy S10e incorpora la misma lente principal de 12 megapíxeles (con apertura variable, f/1.5-2.4) que traen los S10, y la mala es que no tiene lente con zoom de doble aumento. Lo único que trae es una segunda cámara de gran angular, de 16 megapíxeles. He ahí su mayor virtud y, al mismo tiempo, su mayor defecto.

Cámara trasera Galaxy S10e S10 y S10 Plus
Lente principal 12 megapíxeles (f/1.5-2.4) 12 megapíxeles (f/1.5-2.4)
Lente zoom x2 12 megapíxeles (f/2.4)
Lente de gran angular 16 megapíxeles (f/2.2) 16 megapíxeles (f/2.2)
Grabación de vídeo

Hasta 4K a 60 fps

Cámara lenta: 960 fps a resolución HD

Hasta 4K a 60 fps

Cámara lenta: 960 fps a resolución HD

Cámara del S10e

Que traiga la misma cámara que los S10 es una excelente noticia: significa que este móvil es capaz de hacer fotografías que ya en nuestro análisis del S10 Plus comprobamos que eran del más alto nivel. De día, con condiciones de luz favorables, la cámara puede llegar a hacer verdaderas maravillas; pero es que de noche, gracias a la apertura de f/1.5 también se consiguen buenos resultados en los que no aparece ni rastro del ruido que en otras cámaras de más bajo nivel provoca la necesidad de subir el ISO para conseguir luz.

Fotografías tomadas con el S10e
Fotografías tomadas con el S10e
Fotografías tomadas con el S10e

Es una cámara rápida, capaz de hacer ráfagas al más puro estilo de un buque insignia. Además, cuenta con la misma grabación de vídeo que sus hermanos mayores: es capaz de llegar al 4K a 60 fotogramas por segundo (así como también tiene cámara lenta, de 960 fps a resolución HD).

La pena es que no tenga cámara con doble aumento real, ya que eso te quita todas las opciones que podrías tener de jugar con el fondo desenfocado de las fotografías. Puedes conseguir resultados dignos utilizando el zoom digital de dos aumentos de la lente principal, pero desde luego no es lo mismo.

Fotografía tomada con la cámara del S10e

En la parte frontal, tenemos un único sensor de 10 megapíxeles con apertura f/1.9. Logra resultados también de muy buena calidad, aunque le ocurre lo mismo que a la cámara principal: ha perdido respecto al S10+ (el S10 no lo tiene, ojo) una segunda lente, que en el caso de su hermano mayor es de ocho megapíxeles.

Fotografía tomada con la frontal del S10e

La cámara frontal, por cierto, también sirve para activar el desbloqueo de la pantalla por reconocimiento facial. Pero dado que este teléfono tiene un lector de huellas que funciona de maravilla (infinitamente mejor que el lector en pantalla de los S10 y S10+), durante el análisis ni siquiera hemos tenido la necesidad de complementarlo con el desbloqueo mediante reconocimiento facial.

La letra pequeña de un móvil de tamaño compacto: la (poca) batería

Samsung Galaxy S10e

La batería, por desgracia, es un aspecto del análisis del Samsung Galaxy S10e que supondrá un jarro de agua fría para todo aquel que haya llegado hasta esta parte de nuestra prueba. Es de 3.100 mAh de capacidad, y se queda corta, muy corta para llegar con seguridad al final del día sin necesidad de buscar un enchufe antes de las siete de la tarde.

Batería del Samsung Galaxy S10e

Haciendo un uso intensivo del teléfono, es imposible llegar hasta las ocho o nueve de la tarde sin haber pasado por el cargador durante algún momento de la tarde. Siendo una batería tan pequeña, y con la carga rápida que trae, no es un problema conseguir esa autonomía extra para seguir con el día... pero es una pena que, en un teléfono de 600 euros, tengas que preocuparte de cargar el móvil durante el día para llegar hasta la noche.

Pese a todo, sí destaca por contar con carga rápida (15W, igual que el S10) así como también carga inalámbrica (15W). De hecho, disponemos incluso de la funcionalidad de carga inalámbrica inversa, que nos permite convertir el teléfono en una especie de powerbank que sirva para cargar otro móvil de forma inalámbrica.

Prueba de laboratorio de la carga de batería del Galaxy S10e

Por la parte de las conectividades, ya para cerrar el análisis, encontramos WiFi a/b/g/n/ac/ax compatible con bandas 2,4/5GHz, Bluetooth 5.0 (con A2DP, LE y aptX, así como también NFC), 4G LTE y GPS (con A-GPS, GLONASS, BDS y GALILEO). Lo único que no tiene en este sentido es Radio FM. Dado que tiene NFC, funciona con Samsung Pay.

En el uso diario, he comprobado que el GPS no funciona del todo fino: en Google Maps, muchas veces el icono apunta hacia una dirección diferente a la que estás siguiendo, y tras desbloquear la pantalla tarda un buen rato en localizarte de nuevo sobre el mapa.

Los mejores auriculares Bluetooth de Samsung

En el apartado del sonido, cabe mencionar positivamente dos aspectos: primero, los altavoces son de tipo estéreo; segundo, la salida minijack de audio es de 32-bit/384kHz, y es compatible con Dolby Atmos/AKG –igual que los S10, vaya–. De hecho, en la caja del teléfono vienen unos auriculares AKG.

Conclusiones: el precio a pagar por ser único en su categoría

Conclusiones sobre el Samsung Galaxy S10e

He pasado varias semanas con el S10e como móvil principal, y puedo decir que se trata de un teléfono que me ha gustado mucho: va sobrado de potencia, y su compacto tamaño consigue que acabes echando de menos los terminales pequeños que se estilaban en el mercado hace algunos años. La cámara cumple, pero se echa mucho de menos un sensor de doble aumento para hacer fotografías de retrato e inmortalizar objetos a muy poca distancia.

La principal pega que le veo es la batería. 3.100 mAh ya de por sí son pocos, y si a ello le sumamos un procesador como el Exynos 9820 –que, por muy bien optimizado que esté, no deja de ser una bestia en cuanto a potencia–, lo que tenemos como resultado es un terminal que difícilmente llega a la noche tras desenchufarlo de la corriente a primera hora de la mañana.

Samsung Galaxy S10e

Tiene sus pros, claro está: potencia para aburrir, una excelente cámara principal y una pantalla que ofrece la máxima calidad de imagen. Es algo que ni siquiera el Xiaomi de gama media del momento te va a ofrecer en conjunto –podrá rendir muy bien y tendrá muy buena pantalla, pero fallará en la cámara–, salvo que te vayas a un listón de precio más alto, en cuyo caso la alternativa que deberías tener en mente es el S10, y no el S10e.

¿Es recomendable comprar el Samsung Galaxy S10e? Si estás dispuesto a pagar lo que vale, sí. La realidad es que no se trata de un móvil que pueda presumir de una buena relación calidad/precio, porque no la tiene (incorpora características del más alto nivel pero a cambio su precio es alto, especialmente si se compara frente al precio al que ya está el Galaxy S10 –poco más de 700 euros–), pero en cambio sí ofrece unas características que incluso para un usuario exigente están a la altura del listón.

Si te vas a gastar 600 en el S10e, no es descabellado decir que tiene más sentido que te compres mejor el S10... salvo que valores inmensamente –pero muy inmensamente– el tamaño más compacto de este teléfono. En ese aspecto no tiene rival, ya que los móviles compactos con características de gama alta (o semi-alta, como es este caso) son un rara avis en el mercado en 2019. Por lo demás, por 100 euros más tendrás un teléfono redondo sin ninguna de las carencias de su hermano pequeño.

Lo mejor

  • Es el tamaño ideal
  • Rendimiento de un S10 o S10+
  • La cámara principal, también la del S10
  • Tiene carga inalámbrica

Lo peor

  • La duración de la batería
  • Precisión del GPS
  • Se echa en falta el zoom x2
  • Es casi tan caro como el S10

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

9/10

Hardware

10/10

Software

9/10

Cámara

9/10

Batería

7/10

Conectividad

10/10

Sonido

9/10

Nota técnica

89

Relación calidad/precio

Ver ahora: