Skip to main content

Sony WF-1000XM3, análisis y opinión

Sony WF-1000XM3, análisis con opiniones

09/08/2019 - 11:35

Cancelación de ruido activa, compatibilidad con Google Assistant y una autonomía de hasta seis horas: estas son las premisas con las que llegan al mercado los Sony WF-1000XM3, candidatos a ganarse el puesto de una de las mejores alternativas de auriculares inalámbricos del mercado. Pero, ¿están a la altura de su elevado precio? Lo descubrimos en este análisis.

No todos los días tiene uno la posibilidad de probar unos auriculares inalámbricos que han dado un importante golpe sobre la mesa en su lanzamiento: hablamos de los Sony WF-1000XM3, unos auriculares Bluetooth que bajo su complejo nombre comercial (Sony, ya es hora de poner denominaciones más fáciles de recordar) esconden una tecnología de cancelación de ruido activa que hasta ahora no habíamos visto en la inmensa mayoría de alternativas de la competencia.

Porque tras la salida de los AirPods, han aparecido auriculares inalámbricos hasta debajo de las piedras: no ha habido marca de tecnología que no haya lanzado los suyos propios –por nuestro laboratorio ya han pasado varios: los Huawei FreeBuds Lite, los Samsung Galaxy Buds (2019), los Skullcandy Indy–, y los hay de todas las gamas de precios, aunque por lo general suelen oscilar entre los 150 y los 250 euros.

Los de Sony, en su reciente lanzamiento, llamaron nuestra atención sobre todo por su característica de cancelación de ruido activa. Un momento, ¿no sabes qué es la cancelación de ruido activa? Entonces, escucha esto antes de seguir leyendo:

Los WF-1000XM3 han salido a la venta por 249 euros, por lo que de ninguna forma se presentan como una alternativa barata a los AirPods: hablamos de unos auriculares inalámbricos Bluetooth de alto nivel, pensados para aquel que quiera hacer una inversión relevante en su compra. No es que sean solo para sibaritas del sonido, pero desde luego no te interesarán si estás en la búsqueda de opciones similares a los auriculares de Xiaomi.

Sobre el papel, ha habido varias características de estos auriculares sin cables que han despertado nuestro interés: además de la cancelación de ruido, es interesante comprobar que prometen una autonomía de hasta seis horas (se puede estirar a ocho si desactivas la cancelación de ruido), diferentes tecnologías para garantizar la calidad del audio por Bluetooth y carga rápida.

  WF-1000XM3
Dimensiones (de la caja)

n/d

Peso: 77 gramos

Dimensiones (de cada auricular)

n/d

Peso: 8,5 gramos cada uno

Conectividad Bluetooth 5.0
Tecnologías A2DP, AVRCP, HFP y HSP
Batería (de la caja) n/d
Batería (de los auriculares) n/d
Compatibilidad Android y iOS
Precio 249 euros
Estuche de los auriculares inalámbricos Sony WF-1000XM3

Índice del Análisis de Sony WF-1000XM3

Un proceso de vinculación tal y como tiene que ser: fácil, rápido y sin dolores de cabeza

Por delante incluso de la calidad de sonido, si algo deben cumplir todos los auriculares inalámbricos que se precien es la facilidad de vinculación inicial –así como, por supuesto, la estabilidad en la conexión–. Han de ser tan fáciles de emparejar con el teléfono como sacarlos de la caja, desbloquear el móvil y empezar a utilizarlos.

WF-1000XM3

Los Sony WF-1000XM3 cumplen esta premisa. Dado que son compatibles con Google Assistant, todo el proceso de emparejamiento se realiza a través de la aplicación de Google, por lo que casi es como si los estuvieras vinculando de forma nativa. Además, en la caja te viene indicado muy bien paso a paso lo que tienes que hacer, y es tan sencillo como:

  • Sacas el estuche de la caja.
  • Sacas los auriculares y los introduces en el estuche.
  • Esperas a que se encienda una luz roja, y entonces extraes los auriculares del estuche.
  • Si tienes el Bluetooth activo en el móvil, te debería saltar una notificación del asistente de Google invitándote a que inicies el proceso de emparejamiento con los auriculares. El proceso te llevará unos pocos segundos.
Notificación de los auriculares de Sony

Tan fácil como seguir las instrucciones de la notificación que se te mostrará cuando tu móvil detecte los auriculares.

Los puedes empezar a utilizar tal cual sin necesidad de descargar ninguna aplicación, aunque puedes tener por seguro que la mejor forma de sacarles el máximo partido pasa por instalar la app de Sony Connect. Es una de las aplicaciones de auriculares más completas que hemos probado hasta la fecha, y hablaremos a fondo de ella más adelante en el análisis.

Calidad de sonido garantizada (sin que nadie te moleste)

Sony WF-1000XM3

Si los comparamos con el resto de auriculares Bluetooth del momento, los WF-1000XM3 están a otro nivel en cuanto a calidad de sonido. Ofrecen un nivel de detalle en el sonido equiparable casi a unos auriculares inalámbricos convencionales, y esa calidad de audio viene además acompañada de una cancelación de ruido que, si bien es cierto que no llega al nivel de los auriculares de diadema de la marca, consigue eliminar buena parte del ruido de cualquier situación cotidiana.

La cancelación de ruido es capaz de filtrar buena parte del ruido que generan las conversaciones que pueda haber a tu alrededor, y aunque no llega a eliminarlo por completo –seguirás escuchando un ligero murmullo de fondo–, es más que suficiente para desconectar de la conversación y no seguir su hilo si no quieres.

Los hemos probado por la calle, en un avión y en la oficina, y en todos los casos hemos comprobado que son capaces de aislar de buena forma el ruido de fondo en cuanto empiezas a reproducir música. Lo hacen además sin generar ese molesto zumbido que se puede llegar a oír en ciertos modelos de auriculares con cancelación de ruido, lo que termina de poner la guinda a una experiencia de uso realmente positiva.

Por la parte del sonido, decir que el volumen máximo que alcanzan es muy alto, de manera que no tendrás problemas en utilizarlos incluso en ambientes ruidosos –recuerda que a ello se le suma la cancelación de ruido–. En mi caso, puedo decir que el nivel máximo de audio de estos WF-1000X es mucho más elevado que el de los Buds (2019) de Samsung, que son unos de los últimos auriculares inalámbricos de este tipo que he probado.

Sony WF-1000XM3 con el estuche

En el lado más técnico, cabe decir que hablamos de unos de los pocos auriculares Bluetooth in-ear del mercado que disponen de un chip que permite su conexión simultánea en ambos oídos, a diferencia de la mayoría de los modelos que primero conectan el auricular izquierdo al dispositivo y, después, enlazan ese auricular con el auricular derecho. Decir que durante el tiempo que ha durado esta prueba no hemos tenido problemas de estabilidad de conexión.

Demasiado grandes para el mundo real

Parte del éxito de los AirPods y todos los sucedáneos que han salido después reside en su formato compacto, que permite llevarlos en el bolsillo tal y como si de una caja de caramelos se tratase. Los Sony WF-1000X pecan de un diseño demasiado generoso en cuanto a sus proporciones, con lo cual se presentan con un tamaño demasiado voluminoso tanto para el estuche como los propios auriculares.

Sony WF-1000XM3 en el bolsillo

Que los auriculares sean más o menos grandes todavía es pasable si son cómodos de llevar –y los WF-1000X lo son–, pero lo del estuche no tiene solución: cabe en cualquier bolsillo, sí, pero abulta tanto o más que una cartera, y por lo tanto es difícil que consigas hacerle un hueco sin sacrificar alguna de las cosas que suelas llevar encima cuando sales de casa.

Habiendo probado los auriculares de Xiaomi y los Buds (2019) de Samsung, lo primero que llamó mi atención al sacar estos de su caja fue su gran tamaño: resultan hasta aparatosos a la vista, pero no hay que dejarse llevar por la primera impresión, porque luego encajan a la perfección en el oído y no resultan en absoluto molestos.

Usando los WF-1000XM3

La palabra calidad la llevan por bandera estos auriculares: desde el minuto en que empiezas a abrir la caja en la que vienen de serie, te das cuenta de que Sony ha querido dar vida a un producto de la más alta calidad. El estuche presenta un diseño muy bien terminado que transmite firmeza, un acabado premium y esa sensación de que incluso la bisagra de la tapa ha sido desarrollada con mimo; lo mismo se puede decir de los auriculares.

Ladillo Sony

De su diseño no hay mucho más que decir más allá de lo que podéis ver en las imágenes, destacando solamente que ambos auriculares cuentan con una superficie táctil que hace la función de tecla para ejecutar la orden que configuremos para cada oreja. Y otras cosas de las que hablaremos más adelante.

En lo referido al estuche, dejando atrás su tamaño nos ha gustado lo bien que funciona el sistema de imanes de cada auricular: basta con acercarlo a su hueco y el imán se encarga de encajarlo perfectamente para que empiecen a cargar.

Todo el diseño en general, tanto del estuche como de los auriculares, transmite una sensación de calidad premium.

La aplicación de Sonny Connect: a poco que te guste la música, vas a disfrutar de ella

Por lo general, las aplicaciones de auriculares inalámbricos suelen ser bastante simples: te permiten controlar los niveles de audio, y poco más. La de Sony Connect, la aplicación oficial de la marca para todos sus auriculares, es más que eso: tiene diferentes perfiles de sonido adaptativo, un ecualizador muy personalizable, diferentes modos de sonido y un amplio abanico de opciones de personalización para las funciones de los auriculares.

Sony Connect

La opción de los perfiles de sonido adaptativo es muy interesante porque modifica el comportamiento de los auriculares en función de dónde te encuentres (y qué estés haciendo), y lo hace automáticamente. Así, puedes pasar de estar en la oficina a estar caminando para entrar en la boca del metro (lo relevante ahí es la diferencia de ruido exterior que hay entre un sitio y otro) sin necesidad de tocar ningún ajuste en la app: serán los propios auriculares los que modificarán su perfil de audio (y el nivel de cancelación de ruido) para ofrecerte la mejor experiencia posible.

En la funcionalidad de perfiles de sonido adaptativo, existen cuatro perfiles diferentes para cada actividad: sentado, caminando, corriendo o yendo en transporte público. Dentro de cada perfil viene un nivel de supresión de ruido predeterminado: en el modo de estar corriendo, los auriculares dejan entrar todo el ruido exterior por cuestiones de seguridad; en el modo sentado, la cancelación de ruido está activa al máximo. Por supuesto, dentro de cada perfil puedes modificar a tu gusto el nivel de cancelación de ruido.

Control sonido ambiente Sony

En el perfil de estar sentado, por ejemplo, puedes dejar que entre un mínimo de ruido priorizando el enfoque en la voz, de forma que si trabajas en una oficina no te molestarán los ruidos del exterior salvo que alguien se acerque a hablarte, en cuyo caso escucharás su voz sin necesidad de quitarte el auricular.

Por descontado, en la misma aplicación no faltan opciones como la de ver el nivel de batería restante de los auriculares –aunque no el de la caja–, actualizar su sistema operativo o configurar el idioma (por defecto vienen en inglés, y si quieres cambiarlo al español tendrás que descargar primero el paquete correspondiente).

Gestos, panel táctil y funciones de control

Estos auriculares inalámbricos de Sony cuentan con una cantidad abrumadora de gestos. Para empezar, si te quitas uno de los dos auriculares se detendrá automáticamente la reproducción de música, lo que resulta útil cuando alguien se acerca a hablarte mientras utilizas los auriculares. Pero para esa misma situación, también dispones de un gesto configurable que, con dos toques en uno de los dos auriculares, te permite desactivar la cancelación de ruido.

Porque los gestos de ambos auriculares son personalizables, lo que significa que puedes decidir qué función le asignas a cada auricular. El auricular izquierdo lo puedes configurar para que –por ejemplo– ejecute el Asistente de Google, mientras que el auricular derecho puedes configurarlo para que –por ejemplo– active o desactive el sonido ambiente.

La gestión de las notificaciones está muy bien integrada (gracias a Google)

Cuando tuve la oportunidad de probar los Buds (2019) de Samsung, una de mis mayores críticas estuvo dirigida al mejorable sistema de notificaciones que tenían esos auriculares. En estos WF-1000X, he de decir todo lo contrario: las notificaciones están muy bien integradas, y lo están sencillamente gracias a que la gran mayoría de su gestión pasa por el asistente de Google.

Si recibes –por ejemplo– un WhatsApp mientras tienes los auriculares conectados, escucharás una voz que te dice que tienes un mensaje nuevo en WhatsApp; a continuación, esa voz te dará la posibilidad de reproducir el mensaje en los auriculares. Podrás oír el contenido del mensaje sin necesidad de sacar el móvil del bolsillo.

Para todo ello, será necesario que tengas los auriculares conectados a tu cuenta de Google y, además, que configures uno de los dos auriculares para que su función sea la de ejecutar el asistente de voz. Merece la pena hacerlo.

Es interesante destacar también que este sistema está pensado para no ser excesivamente invasivo, de tal forma que si por ejemplo recibes muchos mensajes de un grupo de WhatsApp seguidos y no los atiendes, lo que oirás es un: "Como no vas a consultar los mensajes de [nombre del grupo de WhatsApp], durante los próximos 30 minutos solo escucharás un sonido". Está todo realmente bien integrado.

Puedes descargar la aplicación de Sony gratis desde Google Play (también está en la App Store).

Hasta seis horas de batería con una carga completa

La autonomía que certifican oficialmente es de hasta seis horas con una carga completa utilizando la cancelación de ruido, ampliables hasta ocho horas si se desactiva la cancelación. Pero además de eso, el estuche permite realizar otras tres cargas adicionales, por lo que en total hablamos de cuatro ciclos de seis horas cada uno: es decir, hasta 24 horas de escucha desde que sales de casa.

Puerto USB Tipo-C de los WF-1000XM3

Esa autonomía oficial que asegura Sony no está alejada de las cifras que se consiguen en un uso real. A nosotros no nos ha costado superar las cuatro horas de reproducción de música (no hemos llegado a pasar más tiempo escuchando música antes de volver a meter los auriculares en su estuche), lo que habla muy bien de su apartado de autonomía.

Además, cuentan con carga rápida que permite conseguir hasta 90 minutos de reproducción con una carga de diez minutos dentro del estuche. Tan solo se echa en falta que el estuche se pueda cargar apoyándolo sobre una base de carga inalámbrica.

Conclusiones tras nuestro análisis

WF-1000XM3

La conclusión del análisis es que los Sony WF-1000XM3 enganchan. Cuando llevas unas semanas con ellos, se convierten en una extensión más de tu móvil: en mi caso, empecé a utilizarlos no solamente para escuchar música, sino también para ver series en Netflix desde el móvil cuando me apetecía consumirlas sin encender el televisor. La cancelación de ruido te aísla del exterior, y permite disfrutar de la experiencia sin que nada ni nadie te moleste.

Me parece todo un puntazo el hecho de que exista un gesto que consista en mantener el dedo pulsado sobre el auricular derecho para que la música baje de volumen y la cancelación de ruido se desactive, de forma que puedas escuchar lo que alguien viene a decirte. Es un poco Black Mirror, pero resulta de lo más práctico.

La calidad del audio es otra característica reseñable positivamente de estos auriculares. No decimos que igualen la experiencia de sonido de unos auriculares más grandes, pero para el tamaño que tiene resulta sorprendente comprobar lo bien –y limpios– que suenan.

Sony WF-1000XM3

Sony WF-1000XM3

Los Sony WF-1000XM3 son los auriculares inalámbricos in-ear con cancelación de ruido activa de Sony. Tienen una autonomía de hasta seis horas (con tres cargas adicionales que ofrece el estuche), y son compatibles con el asistente de voz de Google.

La única pega es que los WF-1000XM3 ocupan mucho sitio en el bolsillo, y muchas veces tienes que elegir entre salir de casa con la cartera o los auriculares de Sony. Eso, o te arriesgas a salir sin el estuche, pero quizás te arrepientas de ello cuando llegue la hora de guardar los auriculares de forma segura: no querrás perder 124,50 euros por un despiste.

Por supuesto, el precio que tienen en el mercado no es precisamente un aliciente para comprarlos: son 249 euros, así que más vale que estés dispuesto a gastarte ese dinero si te los quieres plantear como una alternativa de auriculares con Bluetooth. Si no, tienes alternativas –de menor calidad– mucho más asequibles.

Lo mejor

  • Cancelación de ruido activa
  • Excelente gestión de las notificaciones
  • Calidad del sonido
  • Gestión inteligente del audio

Lo peor

  • El estuche es demasiado grande
  • No tienen carga inalámbrica
  • Complicado usarlos en un iPhone
  • No es para todos los bolsillos (el precio)

Nota técnica

92

Ver ahora: