Skip to main content

Sony WF-C500, análisis y opinión

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Lo mejor

  • Calidad de audio
  • Autonomía
  • Ecualización personalizada
  • Formato del estuche

Lo peor

  • Sin sensor de proximidad
  • Botones en lugar de táctil
  • Sin cancelación de ruido
  • Poca información en la app

29/12/2021 - 09:00

Sony es muy popular por la calidad de sus auriculares de gama alta, pero con los WF-C500 demuestra que también tiene mucho que decir en la gama media. Analizamos los Sony WF-C500 y te damos nuestra opinión.

Hablar de auriculares Bluetooth Sony es hablar de calidad y fidelidad en el sonido. Lo han demostrado hasta la extenuación en modelos como los WF-1000XM4 –que analizamos aquí— o, rebajando las exigencias, en los Sony WF-XB700análisis—.

Los WF-C500 llegan con una hoja de especificaciones más discretas que los modelos mencionados, pero los japoneses también han conseguido reducir considerablemente el precio final del producto sin sacrificar la calidad de sonido que abanderan los últimos productos de la marca.

Estos auriculares True Wireless de Sony llegan con un precio oficial de 99 euros pero, por milagros de la oferta y la demanda, en estos momentos es fácil encontrarlos por unos 68 euros convirtiéndolos en una de las opciones más interesantes de su categoría. Analizamos los Sony WF-C500 y te damos nuestra opinión.

Sony WF-C500
TipoAuriculares in-ear
Dimensiones | estuche30,1 x 29 x 22 mm | 80 x 34,9 x 30,9 mm
Peso | estuche5,4 gramos por auricular | 35 gramos
MicrófonoMicrófono integrado
DriversNeodimio de 5,8 mm
Resistencia al aguaIPX4
ConexionesBluetooth 5.0 con Fast Pair y Swift Pair
AutonomíaMás de 10 horas de horas por carga | 10 horas adicionales con la carga del estuche
Accesorios incluidosEstuche de transporte y carga | Cable USB-C | puntas de silicona de distintos tamaños.
Precio68 euros
 

Análisis de los Sony WF-C500 por apartados:

Inspirados en los WF-1000XM4 y con un estuche más amigable

La llegada de los auriculares WF-1000XM4 de gama alta, además de suponer la renovación del modelo más top del catálogo de auriculares de Sony, escenificaba el inicio de una nueva línea de diseño en los auriculares de la marca japonesa.

Las líneas rectas y los diseños espartanos dejaban paso a líneas más suaves y redondeadas que evocaban inspiraciones basadas en la naturaleza.

,

Los WF-C500 que vamos a analizar beben de esas fuentes mostrando un diseño mucho más compacto que los de su hermano mayor con unas dimensiones de 30,1 x 29 x 22 mm y un peso de 5,4 gramos por auricular.

Sony nos ha enviado una pareja de auriculares que luce el clásico y sobrio acabado en negro, pero la marca ofrece este modelo en 4 acabados distintos: Blanco, Negro, Naranja y Verde.

Los auriculares están fabricados en policarbonato que se aprecia de buena calidad luciendo un acabado texturizado que cambia al llegar a la zona central exterior donde se ubica el botón de control.

Este botón no es táctil, sino que será necesario aplicar una ligera presión para, en función del número de clics, obtener una respuesta establecida.

Justo encima de este botón encontramos el led de estado que se ilumina durante la carga de la batería, mientras que en la parte inferior encontramos el micrófono integrado. 

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Si miramos en su cara interior descubrimos los tres pines de carga y la inserción del auricular terminado en una punta de silicona. La elección de una punta de silicona del tamaño adecuado en este auricular resulta decisiva para obtener una buena sujeción del auricular y mejorar su aislamiento.

Y ya que hablamos de aislamiento, mencionar que los auriculares cuentan con protección IPX4 contra salpicaduras y sudor, por lo que pueden usarse sin miedo para practicar deporte o ante una lluvia repentina, pero no sumergirlos o realizar actividades acuáticas con ellos.

El diseño del auricular no es la única novedad que encontramos en este modelo, ya que el estuche de carga que acompaña a estos WF-C500 también presenta un diseño mucho más compacto y fácil de llevar. Muy en la línea del estuche que acompañaba a los Sony WF-XB700.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Se trata de un estuche de tipo cápsula con formas redondeadas y un tamaño compacto con acabado traslúcido en una tapa se abre dejando al descubierto el emplazamiento de carga para los auriculares.

La tapa ofrece un cierre muy sólido que no deja lugar a dudas de que va a mantener los auriculares a salvo, algo a lo que también contribuye el sistema de fijación magnético de carga que sujeta firmemente los auriculares en su posición de carga.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Bajo la bisagra del estuche encontramos el puerto USB C de carga que, al conectarse, muestra un LED de estado en el frontal del estuche visible a través de la tapa traslúcida, al igual que el estado de carga de los auriculares, haciendo innecesario abrir el estuche para saber si los auriculares se están cargando.

En cuanto a la ergonomía y comodidad de uso, disparidad de opiniones. Al fin y al cabo, las orejas son como las huellas dactilares y cada persona tiene una morfología distinta y, sobre todo, una tolerancia al roce diferente.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

En mi caso concreto, mis orejas son bastante tiquismiquis y no soportan bien el roce o la más mínima presión durante mucho rato, por lo que al par de horas de usarlos he necesitado quitármelos para descansar.

Son unos auriculares que se insertan completamente en el pabellón auditivo, por lo que cualquier disonancia en el diseño con la ergonomía de la oreja puede provocar un punto de presión. En mi caso se concentraba en el pequeño resalte que tienen en la parte inferior.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Sin embargo, he dejado que otras personas probaran los auriculares durante tiempos prolongados y la experiencia en esos casos ha sido muy distinta a la mía, dándose el caso de mencionar que eran de los más cómodos que habían probado. Supongo que, como en los colores, para gustos, las orejas.

Lo que está claro es que unos auriculares que requieren acomodarse al 100% en el interior del pabellón auditivo son más susceptibles de presentar molestias que unos de tipo bastón o con un diseño como el de los Sony WF-1000XM3 –que analizamos aquí— quedan fuera de la oreja.

Fáciles de conectar, pero echamos de menos más información en la app

Una función importante para unos auriculares Bluetooth es la facilidad para conectarlos con las fuentes de audio. Este es un factor determinante para la experiencia de uso. A nadie le gusta tener que pelearse con los auriculares cuando lo que realmente quieres es relajarte escuchando tu música favorita.

En este aspecto, los WF-C500 se han comportado de forma impecable ya que ofrecen un sistema de emparejamiento Fast Pair para dispositivos Android y Swift Pair para emparejarlos fácilmente con ordenadores con Windows 10.

Ha bastado con abrir la tapa del estuche para que los dispositivos que tenía sobre la mesa muestren su disponibilidad en una ventana emergente. Un toque sobre la ventana y los auriculares han quedado conectados por Bluetooth 5.0.

Si el dispositivo fuente no es compatible con estos sistemas de enlace rápido, solo tendrás que mantener pulsados los botones de ambos auriculares durante unos segundos para que se inicie el emparejamiento Bluetooth.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Puestos a pedir, nos habría gustado encontrar un estándar Bluetooth 5.2 para beneficiarnos de las funciones de cambio rápido de dispositivo y el mayor ancho de banda de este estándar.

Sin embargo, debemos decir que la conexión ha sido estable y sin cortes, incluso cuando nos hemos dejado el móvil o el ordenador en otra habitación.

Como ya hemos mencionado, los auriculares se controlan pulsando el botón exterior, de forma que se obtienen las siguientes reacciones al hacer clics en los auriculares derecho o izquierdo.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

 Sobre el auricular izquierdo:

  • Pulsación corta: sube el volumen.
  • Pulsación larga: baja el volumen.

Sobre el auricular derecho:

  • Pulsación corta: reproduce o pausa el audio.
  • Pulsación doble: salta a la siguiente canción.
  • Pulsación triple: salta a la canción anterior.
  • Pulsación larga: activa o cancela el asistente de voz del dispositivo conectado o rechaza una llamada entrante.

En cualquiera de los auriculares:

  • Pulsación corta: acepta o finaliza una llamada entrante.
  • Pulsación larga: rechaza una llamada entrante.
  • Pulsando ambos botones: activa el modo de emparejamiento.

Aunque son unos controles suficientes, nos habría gustado que pudieran personalizarse desde la app de control, pero esto no es posible. Además, no disponen de un sensor de proximidad, por lo que la música seguirá sonando incluso cuando ya no llevas puestos los auriculares.

Las funciones e información que se ofrece desde la app Sony Headphones Connect es bastante limitada.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Al abrir la aplicación nos encontramos con las secciones Estado, Sonido y Sistema dentro del apartado Auriculares de la app, manteniendo el estado de conexión y porcentaje de carga en una posición visible en la parte superior de la pantalla.

Pronto nos daremos cuenta de que este porcentaje no es muy preciso y solo ofrece 4 lecturas (20%, 50%, 70% y 100%) por lo que no puedes estar viendo en este apartado que a los auriculares les queda un 20% de batería y acto seguido apagarse por falta de carga.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Sabemos por experiencia que Sony puede añadir mejoras en este apartado con una simple actualización de software, por lo que no estaría de más afinar la precisión de este marcador y, de paso, añadir un indicador para controlar la carga del estuche, tal y como sucede con otros auriculares de la marca.

Sonido es uno de los apartados más interesantes de la app de control. En él encontramos el ecualizador que incluye una serie de perfiles preestablecidos que ajustan de forma notable el sonido o lo dejan con su perfil plano original.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Además, desde aquí se puede iniciar la configuración de los auriculares necesaria para reproducir el sonido envolvente 360 Reality Audio de Sony que comentaremos en el siguiente apartado, además de activar la compatibilidad con la tecnología DSEE (Digital Sound Enhancement Engine) para mejorar la calidad del contenido comprimido.

En términos generales, los Sony WF-C500 son unos auriculares fáciles de usar y con una conectividad muy sólida, lo cual se agradece en el uso diario, pero se echan de menos algunas opciones de configuración y, sobre todo, la precisión en la información en pantalla sobre la carga de la batería.

20 horas de buena calidad de audio marcada por la ausencia de cancelación de ruido

Llegamos al apartado de la calidad de audio, uno de los más importantes en este tipo de dispositivos y que definen en gran medida si finalmente resulta una compra interesante en relación a su precio.

En este punto, cero sorpresas. Sony no ha arriesgado ni un ápice y mantiene la calidad de sonido a la que nos tiene acostumbrados consiguiendo separar con éxito las distintas frecuencias de sonido para que no se solapen.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

En su interior encontramos unos drivers de neodimio de 5,8 mm que permiten reproducir unos bajos nítidos y con cuerpo, sin eclipsar al resto de frecuencias.

Lo vemos claramente en temas como Palos de Ciego de Izal, donde conviven sin problemas los tonos medios de las guitarras con el insistente bajo de fondo manteniendo la nitidez en ambos sonidos.

Podríamos calificar el sonido obtenido como cálido y algo plano, dejando todo el protagonismo a la mezcla original sin añadir artificios, pero manteniendo un cierto brillo en los medios y agudos.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Partir de un sonido plano tiene muchas ventajas ya que deja más margen a la personalización del sonido. Para quienes prefieren unos bajos más marcados, desde la app se puede subir la presencia de bajos con la tecnología de ClearBass que incrementa la presencia de bajos manteniendo un sonido limpio.

Uno de los puntos positivos que hemos encontrado en estos auriculares llega de la mano de la tecnología DSEE que devuelve una cierta viveza a los archivos de audio en MP3 recuperando parte de las frecuencias que se pierden con la compresión.

Los WF-C500 son compatibles con el sistema de sonido envolvente 360 Reality Audio desarrollado por Sony. Esta tecnología mete al usuario en el centro del escenario desplegando el sonido a su alrededor para potenciar la sensación de estar entre los músicos.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Esa tecnología mejora la experiencia de uso creando un sonido más rico, pero solo está disponible en determinadas aplicaciones sujetas a suscripción como Tidal, Amazon Music Unlimited o Deezer y solo en temas codificados con esa tecnología de sonido basada en objetos.

Una de las funciones que más se echan de menos en los WF-C500 es la falta de cancelación de ruido activa que se deja notar, sobre todo, al desplazarse en transporte público o al usarlos en lugares con ruido ambiental como cafeterías u oficinas ruidosas. Si buscas aislarte, definitivamente estos no son tus auriculares.

No hemos tenido problemas de latencia al jugar o ver series desde un dispositivo con Android, pero esta latencia se dejaba ver tímidamente al conectarlos a un iPad Mini de 6ª generación –que analizamos aquí— o desde un iPhone 13 Minicomo este—.

Los auriculares incluyen micrófonos para atender llamadas desde un smartphone. El sonido que recogen estos micrófonos es bueno, pero deja pasar algo de ruido ambiente en la llamada.

Sony ha apostado por una estrategia de larga duración de batería en el auricular anunciando hasta 10 horas de uso.

Lo cierto es que Sony ha pecado de cautelosa ya que en nuestras pruebas hemos obtenido hasta más de 11 horas y media con una sola carga. Lo cual no está nada mal para afrontar viajes largos o aguantar sin problemas una jornada de trabajo y volver a casa escuchando música.

Sony WF-C500, análisis y opinión

El estuche de carga entrega energía suficiente para recargar una vez los auriculares, por lo que en total se obtienen más de 22 horas de uso sin necesitar una toma de corriente.

La carga desde el estuche tiene dos fases. Los primeros diez minutos son de carga rápida donde los auriculares recuperan el 50% de su autonomía. A partir de ese punto la carga se relaja para llegar al 100% de su capacidad en 40 minutos.

El estuche no dispone de carga inalámbrica por lo que la única forma de cargarlos es mediante el conector USB C.

Auriculares urbanos para disfrutar de la música tal y como es, sin artificios

Llegamos al punto final de este análisis de los Sony WF-C500 con la certeza de estar ante unos auriculares que, sobre el papel pueden no resultar los más interesantes del mercado.

Sorprende, por ejemplo, la ausencia de funciones habituales en auriculares de este rango de precios como la cancelación de ruido activa, el uso de botones físicos en lugar de gestos táctiles o la falta de un sensor de proximidad para detener la reproducción cuando te los quitas.

Sony WF-C500, análisis y opinión
R.Andrés

Sin embargo, Sony lo ha sabido compensar con un sonido de alta calidad que no solo reproduce la música de forma fiel a la fuente, sino que incluso mejora la reproducción de los MP3 y da un paso adelante reproduciendo música en formato envolvente.

La autonomía de uso o, mejor dicho, la duración de cada carga, consigue estirar el tiempo de uso, en lugar de obligar al usuario a interrumpir la escucha cada pocas horas para cargarlos. En el cómputo final ofrecen una duración similar a la de sus rivales.

Los 68 euros que cuestan actualmente son un factor decisivo ya que los 100 euros de su precio de lanzamiento los sitúan en clara desventaja técnica frente a rivales tan potentes y solventes como los Nothing Ear 1 – los analizamos aquí—, Soundcore Liberty Air 2 Proanálisis— o los OnePlus Buds Z2análisis— todos ellos en el rango de los 100 euros.

Nota técnica

80

Y además