Skip to main content

Xiaomi Mi Band 4, análisis y opinión

Mi Band 4

08/07/2019 - 10:25

Este es nuestro análisis de la Mi Band 4 de Xiaomi, la nueva pulsera cuantificadora de la compañía china que acaba de llegar al mercado. Os contamos si vale la pena y si encontrarás algo mejor por el dinero que cuesta.

Era uno de los dispositivos más esperados de 2019. La Mi Smart Band 4 de Xiaomi, más conocida como Mi Band 4, se ha hecho de rogar y, tras llevar un año a la venta en algunos mercados asiáticos, por fin ha llegado a nuestro territorio (sin tener que esperar demasiado respecto al lanzamiento en China).

A comienzos de junio, Xiaomi presentó su nueva pulsera cuantificadora en China, y unos días después, en el evento de presentación del Xiaomi Mi 9T (cuyo análisis ya podéis leer), anunció su lanzamiento en España.

Como era de esperar, comprar una Mi Band (2019) en España durante los primeros días era algo complicado, ya que había una gran demanda y el stock de las diferentes tiendas no dio para satisfacer todos los pedidos. Nosotros llevamos desde el lanzamiento de la pulsera con ella, y ya podemos ofrecer su análisis.

Xiaomi Mi Band 4

Xiaomi Mi Band 4

Nueva versión de una de las pulseras más populares para hacer deporte. La Mi Band 4 cuenta con pantalla OLED a color más grande que la de la Mi Band 3, nuevos deportes que puede registrar, es sumergible, con batería para 20 días con medición de pulso cardíaco las 24 horas y control de la reproducción de música del móvil.

Se trata de una pulsera que no rompe con lo anterior, algo que sería un error teniendo en cuenta la buena acogida de la Mi Band 3, pero que mejora a su antecesora en todos los apartados. Antes de nada, os dejamos una ficha técnica con las características de la pulsera.

  Mi Band 4 Mi Band 3
Pantalla OLED 0,95'' a color
240 x 120 píxeles
OLED 0,78''
Peso 22 gramos 17 gramos
Bluetooth 5.0 4.1
Correa Silicona (compatibles las de Mi Band 3) Silicona
Batería 125 mAh 110 mAh
Protección IP68 y 5 ATM IP68 y 5 ATM
Precio 34,99 euros 24,99 euros

Apartados del análisis de la Mi Band 4

Diseño tradicional

Empezamos el análisis hablando del diseño, un diseño que no rompe con el pasado, pero que sí presenta algunas novedades. El tamaño de la cápsula es idéntico al de la Mi Band 3, y esto significa que las correas de la pulsera anterior, tanto las de silicona como las metálicas, son totalmente compatibles.

Al margen de esto, encontramos novedades aquí y allá. La primera es que la pantalla es más grande y en esta ocasión no hay una diferencia entre la propia pantalla y el botón capacitivo.

Análisis Mi Band 4

Ahora, botón capacitivo y pantalla (táctil) se encuentran al mismo nivel en una parte ''frontal'' que pierde el acabado redondeado en las esquinas para apostar por una pantalla ''plana''. Sigue contando con un diseño 2.5D debido a unos bordes ligeramente curvados, pero no es un diseño tan exagerado como el de la generación anterior.

Análisis Mi Band 4

A continuación, os dejamos una comparativa entre la Mi Band 3 y la Mi Band 4 en la que podéis comprobar tanto las diferencias de diseño como el brillo de la pantalla:

Es un diseño extremadamente conservador, pero, como decimos, Xiaomi ha tocado aquí y allá para renovar todos los elementos. El puerto de carga está en la parte inferior y no en uno de los laterales y el sensor de ritmo cardíaco es más grande que en la generación anterior. 

La correa, eso sí, sigue siendo la misma de silicona con el cierre por ''clic'', y aunque es cómoda, es cierto que la silicona no es el material que mejor hace que transpire la piel. El sudor se acumula en la zona, y más en verano, y lo mejor es que existen correas que, aún siendo de silicona, transpiran mejor al contar con ciertos orificios a lo largo del cuerpo.

El grosor sigue siendo notable, pero llevarla todo el día, y por la noche, no es incómodo y, aunque aumenta unos gramos de peso, no es algo que se note demasiado. Como decimos, líneas conservadoras, pero con decisiones de diseño que hacen que la cápsula sea algo diferente.

Pantalla a color más grande y con mejor respuesta

La pantalla es una de las claves del nuevo modelo. Ya hemos dicho que es más grande, ahora a color y con una resolución mayor, y eso se traduce en más información en pantalla. En la principal contamos, ahora, con el símbolo de Bluetooth, la batería, la hora y los pasos, y la monitorización se muestra, en la esfera por defecto, en un anillo similar al del Apple Watch.

Es una pantalla que se ve realmente bien y cuya respuesta táctil es perfecta. Si nos desplazamos en vertical tenemos diferentes elementos del menú (ejercicio, contador diario, tiempo, notificaciones, ritmo cardíaco, ajustes, extras...) y si, desde la pantalla principal, nos desplazamos a derecha o izquierda, accedemos al reproductor de música.

Análisis Mi Band 4

El brillo también es una de las interesantes novedades. Las dos generaciones anteriores de Mi Band presentaban el problema del bajo brillo con el tiempo (en cierto porcentaje de unidades vendidas) y la visualización a plena luz del día no era óptima.

Esto se arregla en esta pulsera que sí, cuenta con cinco niveles de brillo y que se ve estupendamente cuando el sol está en el punto más alto incidiendo directamente sobre la pantalla. El brillo es elevado y, además, cuenta con un modo noche muy interesante.

Mi Band 4

Xiaomi sigue sin ofrecer un sensor de brillo automático, algo que encarecería el dispositivo, y es cierto que es engorroso ir regulando a medida, pero en el punto tres sobre cinco, que es como la he llevado estos días, no he tenido problemas fuera de casa (y como se puede regular desde la pulsera, sin pasar por el móvil, podéis optimizar más aún de forma manual cuando estéis en interiores).

Tutorial para instalar esferas personalizadas en la Mi Band 4

Lo que sí tenemos es una reducción de brillo y color cuando entra en juego el modo nocturno. Esto se puede programar para que, en una franja horaria, cambie el brillo y la activación, si lo deseamos, de forma automática para no molestar de noche.

Análisis Mi Band 4

Eso sí, aunque la pulsera sigue siendo sumergible, encontramos el mismo problema que la generación anterior: debajo del agua, o cuando nos estamos duchando, la pantalla se activa sola y no responde bien. Si queréis la pulsera de Xiaomi para controlar la música del móvil de manera inalámbrica cuando estáis nadando, os encontraréis con numerosos fallos. 

Por lo demás, una pantalla que, como al resto de características, no podemos pedirle más por el precio del dispositivo. Y, además, es personalizable tanto con las esferas incluidas, que no son pocas, como con las personalizadas que podemos instalar realizando un pequeño truco.

Mi Band 4

Monitorización que cumple, pero no es perfecta

Una de las ventajas de tener una pantalla más grande es que entran más datos en pantalla sin tener que hacer scroll. Y otra de las ventajas, en la que profundizaremos más adelante, es la autonomía de la pulsera. Y no nos referimos a la batería

Una de las grandes carencias de la Mi Band 3 era la excesiva dependencia de la app Mi Fit para funcionar, y algo que me molestaba mucho, sobre todo teniendo en cuenta que Fitbit lo tenía más que superado, era el no poder iniciar un ejercicio desde la Mi Band.

Ahora, como podéis ver en la imagen, eso cambia.

Análisis Mi Band 4

Más allá de la monitorización que se realiza constantemente (el ritmo cardíaco cada X minutos y los pasos), ahora podemos elegir cuándo empieza y termina el entrenamiento. No hace falta llevar el móvil encima para salir a correr, o para ir a nadar, o simplemente para hacer pesas, ya que la Mi Band permite iniciar el ejercicio y finalizarlo en cualquier momento.

Además de la natación, el ciclismo en exterior, el senderismo o la carrera, hay otro ejercicio, el ''ejercicio''. Hasta ahora no podíamos monitorizar las pulsaciones en tiempo real, ni el tiempo y la estimación de las calorías quemadas desde la Mi Band, pero con este nuevo ''ejercicio'', sí.

Si estáis en una bicicleta estática o haciendo pesas, y elegís ''ejercicio'' como deporte, la pulsera comienza la monitorización en directo del ritmo cardíaco, mostrando calorías, pulsaciones y tiempo de ejercicio en tiempo real. Es algo muy útil para tener esa sesión de entrenamiento registrada en Mi Fit.

Análisis Mi Band 4

Ahora bien, ¿qué tal la medición de la pulsera Mi Band de Xiaomi en lo que a pasos, calorías y pulsaciones se refiere? Bueno, no es lo mejor del mercado, pero por 35 euros no podemos pedir más. Me explico: en lo que a pasos respecta, no he notado diferencia frente a una Mi Band 3 o una Fitbit Charge 2, bastante más cara, y tampoco respecto al propio podómetro del móvil.

En el apartado de las pulsaciones, hay sensaciones encontradas. En reposo y en un ejercicio de pesas o bicicleta estática en un interior bien refrigerado, las pulsaciones varían en dos-tres pulsaciones menos frente a un pulsómetro pectoral.

Mi Band 4

No es una diferencia apreciable. Si nos vamos a carrera en exterior, con abundante sudor, la medición es buena, pero hay veces que los pulsos verdes no hacen buen contacto con la piel debido a la sudoración y la medición se vuelve loca, mostrando un pico positivo o negativo que no nos cuadra.

Eso sí, tengo calculadas, en un pulsómetro profesional, unas 130 pulsaciones en carrera continua a ritmo bajo y unas 155 pulsaciones a un ritmo mayor, y son las cifras en las que se mueve la Mi Band 4.

Mi Band 4

Las calorías, por su parte, dependen de muchas cosas, como nuestro metabolismo basal (Mi Fit sigue sin contar las calorías que quemamos al día ''por estar vivos'', como sí hace Fitbit, sino solo las ligadas a los pasos y el entrenamiento), las pulsaciones, el peso, la temperatura exterior... y lo único que hace es una estimación basada en las pulsaciones y el tiempo. Fin. Sirve para guiarnos, pero no es algo que debamos tomar como la verdad absoluta.

Análisis Mi Band 4

En natación, cuenta las brazadas, pero por la prueba no es algo demasiado preciso, sirviendo más para ver el tiempo que llevamos nadando y las pulsaciones (hay que apretar la pulsera algo más de la cuenta para que no haya espacio entre el sensor y la piel y, así, poder tener un registro ''fiable'' de las pulsaciones).

Una función que me ha gustado, y mucho, es precisamente un tema que no vale para mucho. Y es que, si salimos a hacer deporte y la temperatura es elevada (algo que el dispositivo ''lee'' gracias al móvil), salta un aviso de ''ojo, hace mucho calor, ve a hacer deporte bajo tu responsabilidad''. Como digo, no sirve de mucho porque ya sabemos que hace calor, pero sí puede ser útil para recordar que cojamos una botellita de agua o nos pongamos gorra. 

Análisis Xiaomi Mi Band 4

Es decir, no es la pulsera más fiable del mercado, para eso debemos irnos a herramientas ''profesionales'', pero es una buena forma de controlarnos y animarnos a hacer deporte. Lo que no nos gusta tanto es que Xiaomi siga obligándonos a pasar por la app Mi Fit para ver las estadísticas del sueño.

¡Y ojo! No tenemos GPS integrado, ''tira'' del GPS del móvil, si lo llevamos a cuestas, cuando hacemos un entrenamiento al aire libre.

Mi Fit sigue siendo necesario, pero ya no estamos atados

Lo hemos dicho varias veces a lo largo de este análisis de la Mi Band 4: el dispositivo es más independiente. Ya no necesitamos el móvil para todo, y aunque sigue siendo el mejor compañero, podemos dejarlo en casa para hacer deporte.

Sincronizar la pulsera cada vez que queríamos cambiar cualquier cosa no era lo más cómodo del mundo, y por fin Xiaomi ha decidido que es el momento de soltar un poco la correa. Una de las claves de la pulsera es el control de brillo, pero también el resto de elementos que podemos controlar directamente desde su pantalla.

Análisis Mi Band 4

Así, podemos hacer lo siguiente sin sacar el móvil del bolsillo:

  • Elegir entrenamiento.
  • Activar el modo no molestar
  • Poner una alarma
  • Cronómetro
  • Temporizador (que se metió con calzador en la última actualización de la Mi Band 3)
  • Función de encontrar móvil
  • Silenciar
  • Cambiar la esfera
  • Ajustes de pantalla de bloqueo

Eso sí, aunque se agradece, hay opciones que tienen truco. Por ejemplo, para poner una alarma, no podemos seleccionar las horas en la propia pulsera y configurar la alarma que queramos, las opciones que aparecen en la Mi Band son las alarmas que ya tengamos en Mi Fit. 

Es decir, si yo tengo una alarma a las 6:00 y otra a las 6:30 en Mi Fit, son las dos opciones que tengo en la pulsera. 

Análisis Mi Band 4

Por otro lado, para cambiar de esfera no podemos hacerlo desde la propia pulsera eligiendo entre todas las disponibles. Tiene tres esferas predeterminadas y una extra que debemos configurar desde la app.

Así puedes poner esferas personalizadas en Mi Band 4 

Eso sí, son detalles menores frente a la nueva sensación de libertad que ofrece, y lo cierto es que pasar por Mi Fit no es un ''trauma'', en absoluto. De hecho, la app está mucho más optimizada en el lanzamiento de esta versión que cuando se lanzó la Mi Band 3

El detalle del ejercicio diario es bueno y muy completo, así como la monitorización del sueño, y tenemos muchísimos parámetros que podemos ajustar, como las mencionadas alarmas, la periodicidad de la monitorización del ritmo cardíaco (porque, recordamos, no es 24 horas como en Fitbit), el modo noche y las notificaciones.

Mi Band 4

Notificaciones y control del móvil para dejarlo en el bolsillo

Y, hablando de notificaciones, vamos con uno de los apartados que más mejoran en la Mi Band 4, la lectura de notificaciones. Hay ciertas apps que podemos configurar desde Mi Fit para que envíen notificaciones a la pulsera. Twitter o WhatsApp están entre ellas, y realmente es de lo más útil.

Cuando aparece una notificación, se nos indica la app a la que pertenece y, haciendo scroll lateral, podemos pasar entre ellas si tenemos más de una. No podemos contestar, pero al menos podemos leer perfectamente.

Análisis Mi Band 4
Análisis Mi Band 4

Por otra parte, tenemos el control musical. Si estamos reproduciendo algo en el móvil y tenemos la sincronización Bluetooth activada, podemos pausar y pasar canciones, así como cambiar el volumen desde la pulsera. 

Es cierto que no está siempre sincronizada y cuando queremos la utilidad hay que esperar un segundito, pero ahí está. Y una cosa importante, no podemos controlar la música cuando estamos en mitad de un entrenamiento algo que, realmente, no tiene sentido alguno y que esperamos que Xiaomi arregle con una actualización. Os mostramos cómo funciona:

Eso sí, seguimos con la dichosa vibración con cada notificación (algo que no se puede desactivar y que afecta a la batería como tengáis muchas apps sincronizadas y, además, no podemos entrar al apartado ''notificaciones'' para ver elementos pasados). Lo que ''leamos'', leído está.

Batería top con un sistema de carga que sigue siendo engorroso

Uno de los puntos fuertes de la pulsera cuantificadora de Xiaomi sigue siendo la batería. Con una batería de solo unos mAh más que la Mi Band 3, conseguimos una autonomía muy similar a la de la primera generación (pese a un sensor de ritmo que consume más, las vibraciones de las notificaciones y la pantalla más grande y a color).

Análisis Mi Band 4

Xiaomi nos habla de 20 días, pero en nuestra experiencia, comprobamos que el consumo es algo más agresivo. Eso sí, todo depende de los ajustes de usuario. A continuación, os dejamos un desglose de mi configuración, bastante ''exigente'' por esa monitorización cada un minuto:

Mi Band 4

En nuestro análisis, en seis días consumí el 31% de la batería. Seis días completos con notificaciones, probando esferas y haciendo, como mínimo, una hora y media de ejercicio cada día. Tras 10 días, la mitad de lo que propone Xiaomi, el marcador está en el 47% restante.

Por tanto, podemos poner una configuración más agresiva, con el brillo en el nivel cinco, y no en el tres, pero llegar a esos 20 días parece sencillo, incluso, sin tener que recortar demasiadas funciones.

Análisis Xiaomi Mi Band 4

Otra cosa es la carga... Y es que, cuando Xiaomi mostró el nuevo puerto de carga (en la parte inferior), pensamos que, por fin, podríamos cargar la pulsera sin necesidad de separar la cápsula de la correa. La realidad es que no es así y tenemos que seguir cogiendo al cápsula para ponerla en el nuevo cargador.

Personalmente, me parece un cargador menos resistente que el de la generación anterior, debido a la sensación de fragilidad del cable, pero agradezco el poder tenerlo encima de la mesa con la Mi Band apoyado en él, y no colgando.

Análisis Xiaomi Mi Band 4

Ojo con la versión china...

Algo sobre lo que tenemos que avisar es sobre las versiones de la nueva Mi Band. Es cierto que existen dos modelos, pero a nuestro territorio solo ha llegado uno de ellos, y parece que así se quedará en el futuro. 

En China están disponibles el modelo ''normal'', que es el que tenemos nosotros, y el ''mejorado'', con NFC y asistente por voz. Se trata de un modelo exclusivo para el mercado chino que en nuestro país, en teoría, esos añadidos no funcionarían.

Los cambios son que cuenta con NFC para pagos móviles (algo a lo que se accede a través de la propia pulsera, y cuya opción no existe en la pulsera occidental), que no funcionaría importando la Mi Band con NFC desde China, ya que hay una serie de protocolos que hacen que sea incompatible. 

Por otro lado, el asistente de voz con el que podemos dar ciertas órdenes, como ''cuántas pulsaciones tengo'', que va asociado al modelo con NFC. Esta versión tiene 135 mAh de batería, 10 más que la nuestra, pero se ''compensa'' por el chip NFC.

Es algo que vale la pena aclarar ya que, como pasó con la versión NFC de la Mi Band 3, parece que Xiaomi no lanzará esta versión en nuestro territorio.

Xiaomi rompe el mercado con la Mi Band 4, otra vez

Vistos los pros y contras en este análisis, ¿merece la pena la nueva pulsera de Xiaomi? Antes de dar una respuesta tan rotunda como ''sí'', debemos decir que no hay nadie que ofrezca tanto por tan poco.

Es cierto que el precio de la Mi Band de 2019 ha subido respecto a la generación anterior, y que Huawei se lo puede poner difícil en esos 35 euros. Pero Xiaomi tiene un nombre en esto de las pulseras cuantificadoras y, además, es una pulsera que mejora, en todo, a la anterior.

Mi Band 4

El nivel de medición es exactamente igual que el de la generación anterior, valen las correas de la Mi Band 3 y, además, mejora en el número (y datos) de ejercicios a monitorizar. Además, la batería se mantiene, las notificaciones y la autonomía respecto a la app Mi Fit mejora y la pantalla se ve bien de día.

Es complicado no recomendar la Xiaomi Mi Band 4, y a no ser que seáis usuarios muy exigentes que buscáis medición de parámetros como el VO2 máximo (que da la Amazfit Stratos+, por ejemplo), es para vosotros. Sirve tanto para entusiastas como para personas que necesitaban ese ''empujón'' para ponerse en forma y luego, si quieren, dar el salto a un dispositivo más profesional.

Amazfit Stratos+

Amazfit Stratos+

El Amazfit Stratos+ es un reloj inteligente de Xiaomi que destaca por sus funciones especiales enfocadas al deporte, así como por la tecnología de su pantalla que nos permite contar con más de una semana de autonomía.

Si tenéis un dispositivo superior (como un smartwatch, la Stratos+ o la Amazfit Bip), no vale la pena pero si tenéis la Mi Band 3 y os preguntáis si vais a notar el salto, la respuesta es ''sí, totalmente''.

¿Vale la pena la Mi Band de 2019 si tienes una Mi Band 3 o Mi Band 2?

Ya hemos visto los diferentes apartados del análisis, pero ahora toca responder a algo desde un punto de vista más subjetivo. Gracias a la relación calidad/precio de las Mi Band, Xiaomi ha conseguido afianzar al usuario, y se puede dar fácilmente la situación en la que un usuario de la Mi Band 2 dio el salto a la 3 y, ahora, a la 4 debido a que piensa que esos 30 euros que cuesta están amortizados.

Análisis de la Mi Band 3 de Xiaomi
Mi Band 3

Eso sí, también se puede dar el caso del usuario que tiene la Mi Band 2 o Mi Band 3, y está muy contento con ella, que se pregunta si vale la pena cambiar a la nueva pulsera. A lo largo del análisis, os hemos contado cuáles son los puntos fuertes y flacos del dispositivo, pero como usuario de las últimas dos generaciones de la Mi Band, considero que sí vale la pena el salto.

Para alguien que solo quiera un reloj y un contador de pasos que pueda emparejar a la app Mi Fit para controlar el progreso, puede que no valga la pena si su dispositivo no ha tenido el problema de brillo en la pantalla, pero si queréis controlar mejor el pulso, las Mi Band 3 y la última pulsera de este año son más precisas que la Mi Band 2, lo que ya supone un salto considerable.

Xiaomi Mi Band 2
Mi Band 2

Por otro lado, las ventajas de la Mi Band actual respecto a la Mi Band 3 son evidentes, empezando por una pantalla que se ve mejor en exteriores, una monitorización mejor organizada en la pantalla y, sobre todo, por la mayor independencia del dispositivo respecto a la app Mi Fit a la hora de hacer deporte. No es una ''revolución'', pero sí, un mejor dispositivo en todos los aspectos que, además de medir de forma eficiente los parámetros deportivos, se acerca más a un Smartwatch gracias a su pantalla, notificaciones y control de música.

¿Es la pulsera definitiva? No: falta NFC, GPS y un mejor diseño del puerto de carga, pero si os fastidia tener que salir a correr con el móvil, porque si no la Mi Band 3 no os reconoce el ejercicio, el cambio está justificado, aparte del resto de características que ganáis con la Mi Band 4.

Lo mejor

  • Pantalla más grande a color
  • Más deportes y más autónoma
  • Notificaciones
  • Batería

Lo peor

  • El NFC se queda en China
  • Sistema de carga engorroso
  • Sin monitorización HR 24 horas
  • Medición con sudor

Nota técnica

85

Ver ahora: