Toshiba Satellite LT50: Análisis, características y precio

Toshiba Satellite l50t

Lo mejor

  • Conectividad
  • Precio

Lo peor

  • Calidad de la pantalla
  • Rendimiento
  • Autonomía

Nota de análisis

74

Características y Ficha Técnica

Marca:
Toshiba
Modelo:
Satellite L50T-A-11T
Tipo:
Ordenador portátil
Dimensiones:
37,7 x 24,4 x 3 cm
Peso:
2,4 Kg
Fecha de lanzamiento:
Domingo, 11 Agosto 2013
Sistema operativo:
Windows 8 64-bit
Tamaño pantalla:
LCD LED TruBrite de 15,6"
Resolución de pantalla:
1.366x768
Procesador:
Intel Core i7-4700MQ (Haswell)
Memoria RAM:
6 GB DDR3L
Cámara frontal:
Webcam de 0.9MP HD (1,280 x 720) con micrófono
Tarjeta gráfica:
Intel HD Graphics 4600
Disco duro:
750 GB
Batería:
Lithium-ion (prismatic) de 4 celdas
Conectividad inalámbrica / redes:
WiFi, Bluetooth 4.0
Conectores de datos / A/V:
HDMI, VGA, RJ-45, USB 2.0, 2 x USB 3.0, lector de tarjetas multiformato SD, micrófono, auriculares
Tarjeta de red / inalámbrica:
Gigabit / 802.11b/g/n
Precio de lanzamiento:
€ 999.00
Haswell

El Toshiba LT50 es uno de los primeros portátiles de la marca japonesa en incoporar lo nuevos procesadores Intel Haswell de nueva generación. Un modelo de altas prestaciones con pantalla táctil y un atractivo diseño que puedes conseguir por poco más de 900 euros.

Diseño

De aspecto robusto el Toshiba L50T abusa excesivamente de los plásticos en su carcasa, lo que transmite una ligera sensación de producto de segunda línea. Incorpora pantalla LCD táctil con retroiluminación LED de 15,6 pulgadas con una resolución de 1.366x768 píxeles. La pantalla muestra un bajo nivel de brillo y contraste, excesivos reflejos y, aunque su definición no es mala, lo ideal hubiera sido llegar hasta los 1.920x1.080 puntos, máxime dado el tamaño de la pantalla.

La respuesta de la pantalla táctil es precisa, al igual que el teclado, completo con teclado numérico independiente, realmente muy cómodo. El trackpad -con una superficie muy amplia- está desplazado hacia la izquierda, lo que resulta algo incómodo. 

Rendimiento y autonomía

En su interior encontramos un procesador Intel Core i7 4700 MQ, 2,4 GHz de 4ª generación con 6 GB de memoria RAM, gráfica integrada Intel Graphics 4.600 y disco duro, algo escaso, de 750 GB. Destaca su completa conectividad, ya que -además de conexiones inalámbricas WiFi y Bluetooth-, dispone de salida de vídeo HDMI y dos conexiones USB 3.0 de alta velocidad, además de lector multiformato de tarjetas SD.

Las pruebas de rendimiento y uso cotidiano arrojaron unos resultados más que discretos tanto nivel de proceso como gráfico, con una autonomía muy moderada pese a la presencia del procesador Hasweel: algo menos de 4 horas con trabajo ofimático, navegación y correo electrónico y 2 horas reproduciendo vídeo. El nivel de calor generado no resulta molesto y por lo general resulta bastante silencioso.

Conclusiones

Pese contar con la última generación de procesadores Intel, Toshiba no ha sabido acompañarlo de unas prestaciones a la altura, ya que su rendimiento está muy por debajo de lo esperado. Uno de sus mayores punto débiles es su pantalla, mejorable no sólo en resolución, también en brillo, contraste y fidelidad de color. Igualmente cuestionable es el rendimiento de la batería, un tanto escaso para tratarse de un equipo con procesadores Haswell de última generación. Lo mejor, su buena conectividad y su manejable teclado.

 

Diseño
7
Pantalla
5
Audio
6
Hardware
7
Software
7
Rendimiento
6
Batería
6
Relación calidad/precio
7