Skip to main content

ZTE Blade V8, análisis y opinión

Jakub Motyka

27/03/2017 - 13:21

Hemos probado el ZTE Blade V8, y en este análisis te contamos qué es lo que ofrece este móvil de gama media con cámara dual de ZTE que cuesta 269 euros.

ZTE Blade V8 en vídeo

La cámara dual ahora es cosa de la gama media

El ZTE Blade V8 es la mejor muestra de que las cámaras duales han venido al mercado de los móviles para quedarse por mucho, mucho tiempo. Estamos ante un teléfono de gama media que cuesta 269 euros, pero eso no le impide incorporar no una, sino dos cámaras en la parte trasera, algo que hasta ahora algunos pensaban que era exclusivo de móviles de la talla del iPhone 7 Plus, LG G6 o Huawei P10.

La cámara dual es la característica más llamativa de este ZTE Blade V8 que hemos podido probar en este análisis

La doble cámara del Blade V8 está formada por un sensor principal de 12 megapixeles, que es el encargado de hacer las fotografías normales y corrientes que todos hemos disparado alguna vez con la cámara de nuestro teléfono, y otro sensor adicional de dos megapíxeles, cuya misión es recoger la información adicional necesaria para hacer las famosas fotografías con el Modo Bokeh. Por supuesto, la cámara dual es solamente una de las características de este teléfono.

También está el ZTE Blade V8 Lite, más barato que el V8 (aunque no tiene doble cámara)

Porque, más allá del apartado fotográfico, el ZTE Blade V8 es un móvil de gama media al que también merece la pena echar un vistazo por otros motivos: por su pantalla de 5,2 pulgadas con resolución Full HD, por su procesador Snapdragon 435, por su lector de huellas dactilares, por sus 3 GB de RAM... pero, por encima de todo, por lo que más llama la atención este dispositivo es por su precio: cuesta menos de 300 euros, y eso le abre la puerta para convertirse en la elección por excelencia de cualquier usuario que no esté dispuesto a gastarse una fortuna en la compra de su teléfono.

Pero alto ahí: todo lo que puedan decir las características de este teléfono es solamente la teoría, y lo que nosotros nos hemos propuesto descubrir en este análisis del ZTE Blade V8 es hasta qué punto esta teoría se cumple en la práctica. ¿Qué tal se siente en la mano este móvil de ZTE? ¿Se ve bien su pantalla? ¿Qué tal funciona su rendimiento? Esas, y muchas otras más, son las preguntas que vamos a resolver en esta review.

Diseño: en la mano se siente como un móvil premium

Empecemos por las sensaciones que transmite el diseño del ZTE Blade V8. Estamos hablando de un terminal construido sobre una carcasa cien por cien metálica, tanto en los laterales como en la parte trasera (a excepción de las franjas de plástico que hay en la parte trasera, ubicadas ahí para permitir el funcionamiento de las antenas), y eso es algo que se nota en la mano: se siente como un teléfono premium, una sensación en la que ayudan bastante tanto su razonable grosor (7,7 milímetros) como su reducido peso (141,6 gramos).

Pero que se sienta como un móvil de más alta gama no quiere decir que el Blade V8 introduzca alguna característica rompedora en su diseño en comparación con otros teléfonos de gama media. De hecho, tiene la misma distribución que ya llevamos viendo desde hace mucho tiempo en el mercado: un botón de encendido (con tacto rugoso) acompañado de dos botones de volumen en el lateral derecho, la bandeja Dual-SIM en el lado izquierdo, la salida minijack en la parte superior y el puerto microUSB en la inferior (con un altavoz ubicado a su derecha).

La bandeja Dual-SIM, por cierto, nos permite sacrificar una de las tarjetas telefónicas a cambio de utilizar una tarjeta de memoria externa microSD. Podemos utilizar una tarjeta de hasta 128 GB de capacidad, una capacidad más que suficiente para ampliar el espacio de 32 GB que ofrece de fábrica este teléfono en su memoria interna.

En la mano, el Blade V8 se siente como un móvil de más alta gama

En la parte frontal sí hay alguna sorpresa. Lo primero que llama la atención es la cámara frontal, que luce alrededor de su diseño un mensaje impreso de “13.0 megapixels” con el que ZTE presume del apartado fotográfico de la cámara de los selfies de su teléfono. Debajo de la pantalla, lo que tenemos es un lector de huellas integrado en el botón de Inicio, el cual viene acompañado a los dos lados por teclas retroiluminadas que corresponden a las opciones de Retroceso y Menú (respectivamente).

Los tres botones físicos que hay en el lateral derecho

El funcionamiento del botón de Inicio es bastante curioso. Por un lado, se trata de un botón en forma de tecla física que se puede apretar al estilo de -por ejemplo- los Galaxy S7; pero, por otra parte, resulta curioso ver que para desbloquear la pantalla no hace falta que lo pulsemos: basta con apoyar el dedo durante un segundo. Es un detalle interesante que nos ahorra tener que pulsar el botón cada vez que queramos desbloquear el teléfono.

El botón de Inicio hace a su vez la función de lector de huellas

Lo que no nos ha gustado tanto durante este análisis del ZTE Blade V8 es el tacto de este botón de Inicio. Tiene un recorrido muy corto, demasiado corto diríamos, y además es bastante duro, lo que hace que transmita una sensación extraña cada vez que vamos a pulsarlo. Por suerte, para desbloquear la pantalla no hace falta que apretemos el botón, así que en el día a día no es un detalle que nos vaya a suponer problemas para utilizar el terminal.

Así puedes bloquear WhatsApp con tu huella dactilar

En la parte trasera, lo que quizás más llama la atención es la cámara principal. Es una cámara que sobresale bastante por encima de la carcasa, aunque podemos confirmar que eso no supone molestias a la hora de dejar el teléfono sobre la mesa (es decir, el terminal queda equilibrado sobre una superficie recta, y hay que hacer fuerza para que "baile"). Dentro de esta cámara se encuentran albergados los dos sensores, divididos por el centro por el Flash LED.

Detalle de la parte trasera del móvil

El ZTE Blade V8 que nosotros hemos tenido la oportunidad de probar traía el acabado de color champán dorado (que en función de cómo se mire puede dar la sensación de ser más bien un color plateado), con el frontal en color blanco. ZTE también distribuye este teléfono en otros tres acabados diferentes: plateado, gris oscuro y rosa. Si tuviéramos que elegir, nos quedaríamos con la versión que trajera el frontal en color negro, que desde nuestro punto de vista es mucho más elegante que el blanco.

Pantalla: 5,2" con resolución Full HD

Ahora vayamos con el análisis de la pantalla del ZTE Blade V8

La pantalla del ZTE Blade V8 tiene un tamaño de 5,2 pulgadas, lo que sitúa este teléfono unos peldaños por encima de lo que entenderíamos por un móvil compacto (cinco o menos pulgadas). Es cierto que puede llegar a manejarse con una sola mano, pero hay esquinas de la pantalla a las que difícilmente llegaremos si tratamos de mantener el dispositivo sujeto con una sola mano.

Esta aplicación impide que cotilleen la pantalla de tu móvil

La pantalla está albergada sobre un panel TFT IPS, y alcanza una resolución Full HD establecida en los 1.920 x 1.080 píxeles, lo que da lugar a una densidad de píxeles establecida en los 432 ppi. Es una densidad más que suficiente para garantizar que la pantalla se vea nítida, e incluso abre las puertas a las experiencias de realidad virtual. Además, ya sabemos que más allá de esta densidad de píxeles el ojo humano no es capaz de apreciar ninguna diferencia.

Podemos confirmar que de calidad de imagen no va precisamente escaso este teléfono: el equilibrio entre sus colores, sus contrastes y su brillo está en la línea de lo que ofrecen otros teléfonos de la competencia del mismo precio. Y cuando decimos móviles del mismo precio, lo hacemos pensando en alternativas como el Moto G4 Plus, el P9 Lite o el Galaxy J7 (2016).

Detalle de la pantalla, la cual recordemos que tiene resolución Full HD

La pantalla se ve simplemente bien. No hace ningún alarde de una altísima calidad de imagen, y desde luego no es comparable con la calidad que alcanzan móviles de 500, 600 o 700 euros, pero para ver vídeos en YouTube y para navegar por ComputerHoy.com desde Chrome es más que suficiente. Tampoco tenemos quejas del brillo, cuyo nivel máximo cumple de sobra para utilizar el teléfono en exteriores sin necesidad de andar utilizando la mano a modo de "sombra".

IPS, Super AMOLED, Retina... ¿qué pantalla es mejor en un móvil?

En caso de que no nos terminaran de convencer las tonalidades del panel de este teléfono, es interesante saber que existe una opción que permite modificar la temperatura de color de la pantalla. Lo podemos ajustar a nuestro gusto, y disponemos de diferentes perfiles preconfigurados para no tener que andar modificando la temperatura a mano.

Pese a que el ZTE Blade V8 no es precisamente lo que entenderíamos por un phablet, la compañía asiática ha decidido incorporar también una función llamada Mi-POP. Se trata de una opción orientada a utilizar el móvil con una sola mano, y nos permite tener en la parte izquierda de la pantalla todos los botones del sistema operativo que normalmente estarían ubicados en la parte inferior. Además es una función personalizable, por lo que podemos elegir qué botones queremos que se nos muestren.

Guía de compra: Consejos para comprar un móvil

Por otra parte, y aunque aquí ya nos estamos empezando a adentrar en el apartado de "Interfaz", es interesante mencionar que las teclas de navegación retroiluminadas que hay debajo de la pantalla son personalizables. A mí personalmente se me hace extraña la configuración que viene activada de serie en el Blade V8 (con el botón de Retroceso ubicado a la izquierda), así que fue todo una alegría descubrir que podía darle la vuelta y poner la opción de "Atrás" en el otro lado.

Cámara: dos sensores en un móvil de gama media

ZTE Blade V8, análisis de la cámara

La cámara del ZTE Blade V8 es la protagonista de todas las miradas en este teléfono. Es una cámara que de por sí ya llama la atención a primera vista, con ese diseño que sobresale por encima de la carcasa, pero además de eso resulta que también es una cámara dual (es decir, incorpora no uno sino dos sensores diferentes). El sensor principal (el que al fin y al cabo acabaremos utilizando durante la mayor parte del tiempo en nuestras fotografías del día a día) es de 13 megapíxeles, mientras que el sensor adicional es de dos megapíxeles.

En su momento ya hicimos un análisis a fondo de la cámara del Blade V8, de manera que antes de seguir con esta review os recomendamos que echéis un vistazo al enlace que adjuntamos a continuación para conocer a fondo los entresijos de la cámara. En cualquier caso, os podemos adelantar que nuestras sensaciones en el apartado fotográfico de este móvil se resumen en que estamos hablando de una cámara que hace fotografías de una calidad sorprendentemente alta en exteriores.

Este es nuestro análisis a fondo de la cámara del ZTE Blade V8

En el día a día, y sin entrar a jugar con la cámara secundaria, el ZTE Blade V8 tiene una cámara principal que es capaz de inmortalizar escenas que perfectamente podrían hacerse pasar por fotografías sacadas de un móvil más caro. En el enlace que tenéis encima de este párrafo podéis ver incluso una comparativa de una misma fotografía tomada con este terminal y un iPhone 6S Plus, para que juzguéis por vosotros mismos las diferencias.

Es algo en lo que no interviene en absoluto la cámara secundaria, y la buena calidad de los resultados simplemente se explica con que ZTE ha hecho los deberes tanto en la elección del sensor como en la puesta a punto de la tecnología de post-procesado. Al igual que tiramos de las orejas a los fabricantes cuando estropean una cámara con un mal trabajo de software, en este caso tenemos que reconocer lo contrario: buen trabajo en el apartado fotográfico, ZTE.

Estos son, por su cámara de fotos, los mejores móviles que nos dejó el año pasado

En lo que sí interviene la segunda cámara del Blade V8 es en dos modos de cámara concretos: el de Foto 3D y el de Modo Bokeh. Son dos modos a los que se accede desde la aplicación de cámara, y están diseñados para permitir aprovechar la funcionalidad de la cámara dual. Si en algún momento te habías preguntado para qué sirve todo esto de la cámara dual, estos dos modos son los que permiten aprovechar esta característica en este teléfono.

Aplicación de cámara del ZTE Blade V8

El primer modo, el de Foto 3D, nos permite hacer fotografías pensadas para ser visualizadas utilizando unas gafas de realidad virtual. Lo único que hace este modo de cámara es tomar dos fotografías a la vez de una misma escena, y sirve para poco más que para dar algún uso a las gafas de realidad virtual de cartón que ZTE incorpora en la caja de este teléfono. Pero en el otro lado de la balanza está el Modo Bokeh, el cual es, en pocas palabras, el modo de cámara del que ahora mismo todo el mundo habla.

El Modo Bokeh del Blade V8 queda lejos de lo que ofrecen las cámaras duales de teléfonos como el Huawei P10 o el iPhone 7 Plus, pero el sensor secundario se las ingenia para ofrecer resultados de lo más curiosos. El sensor lo pasa bastante mal a la hora de hacer el efecto de desenfoque cuando hay siluetas de personas de por medio, pero haciendo fotografías de objetos sí podemos llegar a lograr un efecto Bokeh más o menos profesional.

40 pequeños grandes trucos para Android

Para terminar, permitidnos que mencionemos algunas palabras acerca de la aplicación de cámara que viene instalada de serie en este dispositivo. Es una aplicación estándar, con un diseño muy intuitivo y una velocidad de respuesta razonable, y en la siguiente galería podéis ver a fondo todas y cada una de las opciones que se esconden dentro de esta app. Por nuestra parte, sigamos con la review del Blade V8.

Rendimiento: el Snapdragon 435 rinde bien

Ponemos a prueba el rendimiento de este móvil de ZTE y damos nuestras opiniones

El ZTE Blade V8 no se arriesga con el apartado del rendimiento, y apuesta por una combinación estándar: un procesador Snapdragon 435 (es un ocho núcleos, y lo incorporan otros móviles como el Xiaomi Redmi 4X o el LG Stylus 3, por ejemplo) acompañado de una Adreno 5053 GB de RAM. La capacidad de almacenamiento interno es de 32 GB, y se puede ampliar utilizando una tarjeta microSD de hasta 128 GB.

El procesador Snapdragon 435 está pensado precisamente para móviles de la gama media. Es un ocho núcleos, sí, pero su velocidad de reloj no supera los 1.4 GHz (y se queda en los 1.1 GHz para los otros cuatro núcleos restantes del procesador), y ese dato es más que suficiente para hacernos una buena idea de su rendimiento en el día a día. Es un procesador que cumple para las tareas básicas, pero no le podemos pedir mucho más cuando se trata de ejecutar juegos exigentes.

Los datos que el ZTE Blade V8 arroja en la aplicación de CPU-Z

Es cierto que el Blade V8 es capaz de ejecutar sin problemas juegos como -por ejemplo- el último FIFA Mobile, pero lo hace reduciendo significativamente los gráficos del juego. El FIFA funciona fluido, pero no nos podemos esperar que se muestre con los mismos gráficos que tendría en un teléfono de más alta gama. De hecho, al ir a descargar el juego desde Google Play nos encontraremos con que el archivo ocupa menos de lo que lo hace en otros teléfonos de más alta gama. Esta diferencia en los gráficos es, al fin y al cabo, el precio a pagar por no tener un procesador más potente.

En el día a día, así puedes mejorar el rendimiento de tu móvil

Lo mismo nos vienen a decir las pruebas de rendimiento a las que hemos sometido este teléfono. En AnTuTu el ZTE Blade V8 obtiene 38.648 puntos, mientras que en las aplicaciones de 3D Mark (en la prueba de Sling Shot 1.0) y GeekBench 4 sus resultados arrojan unos resultados de 613 y 655/2.514 puntos, respectivamente. Puntuciones modestas que están lejos de las notas que obtiene -por ejemplo- el Honor 8 en nuestro análisis, pero por encima de los resultados de otros teléfonos como el Lenovo K5.

En el día a día, y más allá de los números, la realidad es que el móvil se mueve de forma enérgica por la interfaz. Estamos seguros de que una interfaz algo menos cargada de personalización le sentaría mucho mejor a este teléfono, pero para tratarse de una capa tan modificada los resultados de nuestra experiencia de uso con el ZTE Blade V8 en el día a día son positivos.

Antes de abandonar el apartado del rendimiento, también tenemos que hablar del funcionamiento del lector de huellas. El ZTE Blade V8 incorpora un lector de huellas que funciona bastante rápido, no tan rápido como hemos visto en teléfonos como el recientemente analizado Huawei P10, pero sí con una velocidad suficiente para que la pantalla se desbloquee casi al instante de apoyar el dedo sobre el botón de Inicio.

Interfaz: Android 7.0 Nougat personalizado

Interfaz del ZTE Blade V8

ZTE es un fabricante que acostumbra a dar generosos toques de personalización a sus teléfonos, y el Blade V8 no es una excepción. La interfaz está muy, muy personalizada por la compañía, y pese a que han mejorado muchas cosas respecto a lo que vimos en nuestra prueba del ZTE Blade V7, sigue siendo una capa que modifica por completo el aspecto de la interfaz pura de Android. Eso, como amantes de interfaces puras que somos, no nos termina de convencer.

Este móvil viene de fábrica con Android 7.0 Nougat, y la capa de personalización que trae es la de Mifavor en la versión de Mifavor 4.2. Los iconos de las aplicaciones han madurado desde anteriores generaciones de esta capa, y es cierto que ahora tienen un aspecto menos asiático que antes, pero sigue siendo un diseño mejorable. La parte positiva es que ZTE respeta bastante la uniformidad entre los iconos, y cuando instalamos una aplicación de la Google Play ésta aparece con un icono que tiene una forma similar a la de las apps que vienen instaladas de serie en el móvil.

Por otra parte, la interfaz es personalizable a través de diferentes temas. Hay cinco temas instalados de fábrica, incluyendo el que viene activado por defecto, y también podemos encontrar diferentes fondos de pantalla disponibles para personalizar la interfaz.

Así se borran las aplicaciones pre-instaladas en Android

Hay más opciones de personalización. Está la de "Teclas de navegación", que nos permite elegir en qué lado queremos que esté la tecla de "Atrás" en los botones retroiluminados que hay debajo de la pantalla, o la de "Mi-POP", que resulta de lo más útil cuando de utilizar el móvil con una sola mano se trata. Pero, por encima de todo, lo que más llama la atención es la función de Dolby Audio.

Algunas de las opciones de ZTE que encontramos sobre la capa de Android

El ZTE Blade V8 es un teléfono que apuesta fuerte por el apartado del sonido, y lo hace confíando en la tecnología de Dolby. Esta tecnología viene en forma de una opción que se activa desde el centro de notificaciones, y lo que hace es mejorar la calidad del sonido en función del uso que le vayamos a dar al teléfono. Si vamos a escuchar un podcast, por ejemplo, lo recomendable es que activemos la opción de "Voz", que hará que el sonido de la voz se escuche más nítido por encima de cualquier otro ruido que pueda haber en la grabación. Lo mismo se aplica para las películas, las canciones o incluso los juegos.

Para resumir nuestras conclusiones sobre la interfaz, diremos que ZTE es un fabricante que no parece dispuesto a abandonar la personalización de sus teléfonos y, pese a que eso no nos termina de gustar demasiado, hemos de reconocer que la capa de esta compañía al menos mantiene cierta uniformidad en su diseño. Tan solamente esperamos que las próximas generaciones de ZTE dejen atrás ese aspecto asiático que tanto lastra los móviles de los fabricantes chinos.

Batería: una carga basta para un día y unas cuantas horas de encendido

En el apartado de la batería, el Blade V8 alcanza los 2.730 mAh de capacidad. Puede parecer una capacidad de batería reducida, pero tras nuestro análisis os podemos confirmar que se trata de una cifra que en absoluto impide que el móvil llegue al final del día con un 30, 40 e incluso 50% restante de batería. Todo depende del uso que hagamos, claro está, pero en nuestro día a día nos ha resultado muy fácil llegar al final de la jornada sin preocuparnos por el cargador.

Además, la interfaz trae diferentes opciones para exprimir todavía más la capacidad de la batería. Tenemos la de "Plan de energía", que nos permite modificar el funcionamiento del teléfono dependiendo de si queremos o no priorizar el consumo de batería, y también la de "Apps con alto consumo de energía", que nos muestra las aplicaciones que más impacto suponen sobre la autonomía del terminal (para así plantearnos la posibilidad de desinstalarlas en el caso de que sean prescindibles).

Trucos para cargar la batería del móvil más rápido

En el apartado del sonido, es interesante que nos detengamos un momento en hablar del sonido Dolby de este teléfono. El móvil trae de serie la aplicación de Dolby Audio, y eso nos permite mejorar la experiencia de sonido en función de la tarea que se esté ejecutando en ese momento. Podemos, por ejemplo, activar manualmente la mejora de sonido mientras se está reproduciendo una película. La calidad del altavoz es buena, y el sonido nítido, con un volumen suficiente para disfrutar de una película sin necesidad de subir el nivel de sonido al máximo.

Conclusiones: tener un buen móvil ahora mismo está al alcance de cualquiera

Llega el momento de dar nuestras opiniones sobre el ZTE Blade V8. Es un teléfono que nos ha gustado por su diseño, y ni su pantalla, ni su fluidez en el día a día ni su autonomía son características que creamos que se merecen crítica alguna. Todo funciona tal y como debería en un móvil de gama media, y además contamos con el añadido de funciones tan interesantes como la doble cámara principal o el lector de huellas. Lo que no nos gusta es que no tiene NFC, cosa que por algún motivo queda reservada para el ZTE Blade V8 Pro.

De hecho, además del NFC son muchas las cosas que ZTE se ha reservado para el Blade V8 Pro: el procesador (Snapdragon 625), la cámara (dos sensores de 13 megapíxeles), la batería (3.140 mAh)... la pena es que a día de hoy no hay datos acerca de la disponibilidad de esta versión "Pro" en Europa. Estamos seguros de que a más de un usuario le compensaría pagar un extra por tener estas especificaciones.

Analizamos en detalle el diseño del ZTE Blade V8

Por menos de 300 euros, el Blade V8 se posiciona como un firme candidato para el usuario medio que busca sacar partido a cada euro de su inversión. Es un móvil que ofrece unas especificaciones que no se pueden encontrar juntas en muchos otros teléfonos (¿cuántos terminales del mercado tienen lector de huellas y cámara dual al mismo tiempo?), y además lo hace sin sacrificar apartados tan importantes como el de la batería, el del rendimiento o, por supuesto, el del diseño.

Pero ya no se trata solamente del ZTE Blade V8, sino de las muchas otras alternativas de un precio similar que podemos encontrar en el mercado. Está el Moto G5 por unos 209 euros, el P9 Lite por menos de 230 euros (y ojo que ya viene el P10 Lite), el BQ Aquaris U Plus por unos 170 euros... ahora es el mejor momento para comprar un móvil por menos de 300 euros, y la de ZTE es una más de las opciones a tener en cuenta en esta difícil elección.

Los mejores precios de móviles ZTE puedes encontrarlos en Amazon

Lo mejor

  • El diseño premium
  • Tiene lector de huellas
  • Buena calidad de cámara
  • Precio razonable

Lo peor

  • El Modo Bokeh es mejorable
  • Falta el NFC
  • El tacto del botón de Inicio

Nuestra valoración

Diseño

8/10

Pantalla

7/10

Hardware

7/10

Software

8/10

Cámara

7/10

Batería

8/10

Conectividad

8/10

Nota técnica

75

Relación calidad/precio

Ver ahora:

Sobre el autor

Jakub Motyka

Web Manager

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

Tags:

#ZTE

Te recomendamos