Logo Computerhoy.com

¿Por qué entrecerrar los ojos ayuda a que veamos mejor?

Ojos, gafas, fatiga

Vamos a ver el motivo detrás de por qué entrecerramos los ojos en los momentos en los que queremos ver mejor tanto de día como de noche.

Puede que en algún momento de tu vida te hayas preguntado el motivo detrás de que algunas personas o tú mismo entrecierres los ojos para ver mejor. En caso de que esto sea así, estás de enhorabuena ya que hay una explicación científica para esta situación que se da a lo largo del día y en varias ocasiones.

Lo primero a tener en cuenta es que el ojo está formado por diferentes partes: iris, pupila, cristalino, córnea, retina, nervio óptico, mácula, esclerótica, gel vítreo además de varios ligamentos y vasos sanguíneos. Este complejo sistema de partes permite captar la información del exterior y otro complejo sistema hace que la información sea traducida al cerebro.

¿Qué tiene esto que ver con el acto de entrecerrar los ojos? En líneas generales, el ojo funciona como un objetivo de una cámara solo que de una manera mucho más refinada y automática. Obviamente tiene sus limitaciones y se van haciendo más notorias conforme pasa el tiempo debido al envejecimiento de todas las partes que conforman el ojo.

La pupila y el iris son de las partes más exteriores del ojo. La pupila es la abertura en la parte coloreada del ojo, iris, esta abertura se puede traducir como el diafragma de una cámara. El iris controla su tamaño, abriendo o cerrando la pupila, en respuesta a la luz. Vamos, abre o cierra el diafragma para conseguir que entre la cantidad de luz adecuada.

El motivo detrás de entrecerrar los ojos para ver mejor es puramente científico

En caso de tener un mínimo conocimiento sobre fotografía o cámaras, sabemos que los diafragmas abiertos ofrecen menor nitidez en todo el campo de la imagen que los cerrados. De hecho, fotografías a f/1.8 tienen el efecto desenfoque en el fondo mientras que una hecha a, por ejemplo, f/16 tendrá enfocado tanto el fondo como el objeto o sujeto principal.

Partiendo de esto, lo que se consigue al entrecerrar los ojos es ayudar a enfocar a este órgano. Sí, ni más ni menos. Al entrecerrar los ojos estamos ofreciendo una ayuda paulatina a la hora de enfocar lo que se encuentra tanto lejos como cerca. Vamos, lo que se consigue es ajustar con mayor precisión la cantidad de luz que impacta en la retina.

Y, es que, para poder ver es necesario que la mayor cantidad de luz vaya a la retina. Esto puede sonar complicado ya que, lógicamente, se puede pensar que en estos casos lo que debería hacer el ojo es mantener la pupila abierta al máximo para que así entre siempre la mayor cantidad de luz y, por lo tanto, haya más probabilidades de que llegue a la retina.

Pero es que esto sería completamente contraproducente ya que, para formar una imagen, es necesario que la luz que llegue haya sido enfocada de forma correcta. Vamos, no sirve de nada contar con mucha luz si resulta imposible distinguir la fuente desde donde se está originando y es la retina la encargada de enfocar esta luz.

Entrecerrar los ojos ayuda a enfocar mejor la luz en la retina, lo que permite ver con mayor claridad. Cuando hay demasiada luz, entrecerrar los ojos reduce la cantidad de luz que entra en el ojo, lo que ayuda a reducir el deslumbramiento y el exceso de brillo.  Cuando hay poca luz, entrecerrar los ojos ayuda a aumentar la cantidad de luz que entra dirigida a la retina.

Además, el acto de entrecerrar los ojos también cambia la forma en que se enfoca la luz en el ojo. Al entrecerrar los ojos, el ojo humano se vuelve más parecido a una cámara oscura, lo que ayuda a enfocar la luz en un punto central de la retina, lo que a su vez mejora la nitidez y la claridad de la imagen.

Esto no es todo ya que entrecerrar los ojos también ayuda a reducir las aberraciones ópticas en el ojo humano. Las aberraciones ópticas son pequeñas imperfecciones en la forma del ojo que pueden afectar la calidad de la visión. Estas aberraciones son entre otras cosas las diferencias en tamaño o forma de las partes del ojo de cada persona.

Es interesante señalar que la técnica de entrecerrar los ojos no funciona igual de bien para todas las personas. Algunas personas pueden tener problemas de visión que no se resuelven al entrecerrar los ojos, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. En estos casos, es importante acudir a un oftalmólogo para recibir un tratamiento adecuado.

Por otro lado, la técnica de entrecerrar los ojos no es una solución permanente para problemas de visión. Si tienes problemas de visión, es importante tomar medidas para corregirlos, como usar lentes o someterse a una cirugía ocular. Entrecerrar los ojos no es una solución a largo plazo y puede llegar a ser perjudicial para la salud ocular si se hace durante períodos prolongados de tiempo.

En definitva, entrecerrar los ojos puede ser una técnica útil para mejorar la visión en ciertas situaciones. Pero es importante recordar que esta técnica no es una solución permanente para problemas de visión y no debe ser utilizada como un sustituto para un problema ocular. Es importante acudir a un oftalmólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Curiosidades