Logo Computerhoy.com

Científicos de la NASA explican por qué Venus es el gemelo malvado de la Tierra y su importancia

Venus y la Tierra son planetas considerados gemelos por su tamaño y posición en el sistema solar, pero uno es el gemelo bueno y otro es el gemelo malvado.

Venus Planeta

Getty

La NASA explica el motivo por el cual Venus es el gemelo malvado de la Tierra. Resulta extraño considerar que un planeta es el gemelo malvado de otro debido a la humanización sin ningún motivo aparente de dos objetos astronómicos que orbitan una estrella y que, debido a su peso, ha sido redondeado por su propia gravedad.

Pese a que resulte extraño, hay un motivo detrás de esta denominación y tiene mucha más importancia de la que se puede creer. En primer lugar se encuentra el hecho de que Venus cuente tanto con similitudes como con diferencias respecto al planeta Tierra, siendo interesante estas similitudes debido a que nos puede ayudar a conocer el futuro de la Tierra.

En primer lugar, la temperatura en Venus es mucho más alta que en el planeta Tierra. La superficie de Venus se encuentra a una temperatura de 450 grados Celsius que, lógicamente, es lo suficientemente caliente como para poder quemar cualquier tipo de material. El motivo detrás de esta temperatura se encuentra en el tipo de atmósfera que posee.

Venus cuenta con una atmósfera densa cuya composición principal es el dióxido de carbono que retiene la radiación solar y produce un efecto invernadero extremadamente potente. Otro factor que contribuye a la condición tan inhóspita que encontramos en Venus es su presión atmosférica que es 90 veces mayor que la que tenemos en la Tierra.

Venus y la Tierra son planetas gemelos, aunque uno de ellos es malvado

Por si la presión y el efecto invernadero no fuesen suficientes, Venus cuenta también una actividad volcánica recurrente y extrema. Además, según los diferentes estudios hay teorías que indican que Venus cuenta con una corteza más delgada junto con un manto más fluido que la Tierra y, por lo tanto, facilita la erupción de estos volcanes.

La erupción hace que la atmosfera de Venus esté repleta de gases tóxicos como es el caso del sulfuro de hidrógeno y que, lógicamente, hace que su condición sea todavía más inhóspita. Para aumentar las diferencias con la Tierra se encuentra el hecho de que Venus gira en sentido contrario a la Tierra y a la mayoría de los planetas del Sistema Solar.

Pese a que Venus y la Tierra cuentan con similitudes como el tamaño o la ubicación dentro del Sistema Solar, su parentesco es casi antagónico lo que hace que la NASA considere a este planeta el gemelo malvado del planeta que nosotros habitamos. Habrá que esperar a que las misiones planeadas por la NASA para investigar este planeta se lleven a cabo para descubrir sus secretos.

Conoce cómo trabajamos en ComputerHoy.