Skip to main content

La guía definitiva para elegir y comprar un lavavajillas para tu cocina

Lavavajillas

Depositphotos

Victor Perez Rodriguez

05/09/2015 - 09:10 | Actualizado 12/03/2021 - 12:05

Hemos preparado una guía de compra en la que encontrarás todo lo que necesitas saber a la hora de elegir lavavajillas. Características, trucos y modelos dejarán de sonarte extraños si vas a dar el paso con este electrodoméstico que hará tu vida mucho más fácil.

Considerado hasta hace nada un producto de lujo, el lavavajillas avanza en su conquista de las cocinas españolas y ha dejado de ser un electrodoméstico poco usado a llegar de forma masiva a los hogares.

El electrodoméstico de las paradojas, creado en Siglo XIX y en plena forma actualmente, ahorra tiempo y dinero en cualquier hogar. En esta guía de compra te damos una serie de consejos para principiantes que te ayudará a elegir un lavavajillas barato, eficiente y bueno.

El origen del lavavajillas guarda una historia interesante. Aunque la primera patente corresponde a Joel Houghton todo el mundo concede el honor de la invención del lavavajillas moderno a Josephine Cochrane, una millonaria nieta del inventor del barco de vapor. Crochane disponía de sirvientes para lavar sus platos pero diseñó el aparato para que sus sirvientes no estropearan su vajilla de porcelana china.

Desde entonces el lavavajillas se ha ido adentrando en las cocinas de medio mundo, primero en restaurantes y posteriormente en hogares, porque es una solución práctica para ahorrar tiempo y dinero. Al lavavajillas se le conoce como el electrodoméstico de las paradojas, capaz de lavar los platos y cocinar a la vez, la máquina que ahorra en comparación al ser humano y en la que el lavado económico es más largo que el resto. 

Índice de contenido

Tipos de lavavajillas

Antes de nada, como en el caso del frigorífico y la lavadora resulta imprescindible definir las medidas exactas disponibles para instalar el lavavajillas en la cocina. Aunque han evolucionado sensiblemente a lo largo de la última década existen tres tipos fundamentales de lavavajillas:

  • Lavavajillas integrados. El electrodoméstico queda totalmente integrado con el resto del mobiliario de la cocina.
  • Lavavajillas parcialmente integrados. Quedan con el panel de control original a la vista.
  • Lavavajillas de libre instalación. Se pueden instalar en cualquier parte de la casa, aunque siempre junto a una toma de agua. 

ttps://www.dailymotion.com/video/k32La6e2GQ8N1CwImGV

Tamaño y capacidad

A la hora de elegir un lavavajillas nuevo resulta fundamental valorar correctamente las necesidades del hogar. Comprar el mejor lavavajillas no significa llevarse a casa el más grande de todos ni el más eficiente, sino el que mejor se adapta a las circunstancias de cada uno.

Para empezar los lavavajillas pueden dividirse en tres grupos: grandes, estrechos y compactos. Los grandes y más comunes en las cocinas españolas tienen 60 centímetros o más de ancho y permiten una capacidad elevada.

Los lavavajillas estrechos permiten instalar el electrodoméstico en cocinas pequeñas al oscilar entre los 45 y 60 centímetros de ancho y han ganado terreno en los últimos años. Por último, los lavavajillas compactos tienen menos de 45 centímetros de ancho así que encajan en cualquier lugar, limpian los platos en muy poco tiempo y son una alternativa para los pisos más pequeños.

En cuanto a la capacidad del lavavajillas debes saber que, al contrario de los frigoríficos o las lavadoras, en este caso se indican por el número de cubiertos en lugar de litros. Un cubierto viene a equivaler a todos los utensilios que utiliza una persona para un almuerzo completo con tres platos y café:

  • 6 o menos cubiertos. Lavavajillas compactos para solteros y hogares donde se lava la vajilla con poca frecuencia.
  • De 7 a 11 cubiertos. Lavavajillas medianos, ideales para familias pequeñas o poco espacio en la cocina.
  • De 12 a 16 cubiertos. Lavavajillas amplios, para familias numerosas que utilizan con asiduidad el lavavajillas. 

Cómo instalar un lavavajillas

Los lavavajillas se pueden manipular con facilidad, en lugar de lo que sucede con los frigoríficos y las lavadoras -que incorporan un lastre-, así que su instalación en casa resulta relativamente sencilla. 

Para instalar el lavavajillas simplemente debes enlazar las tomas del fregadero con las del electrodoméstico a través de "racores", una pequeña tubería que incorpora una llave de paso que en algunas ocasiones viene de serie.

lavavajillas

Depositphotos

El enlace se realiza a la toma de agua fría ya que normalmente el lavavajillas calienta el agua para los ciclos largos. Durante los últimos años han salido al mercado lavavajillas bitérmicos equipados con dos tomas distintas para el agua fría y caliente. Suelen ser más caros pero resultan mucho más eficientes, sobre todo si el calentamiento del agua no se hace con energía eléctrica. 

Eficiencia energética

El lavavajillas es el cuarto electrodoméstico que más energía consume en una casa por detrás de la nevera, la lavadora y la televisión según un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), así que elegir un lavavajillas según su eficiencia energética no es una cuestión baladí.

Existen siete etiquetas universales (A, B, C, D, E, F, G) que representan el consumo del electrodoméstico: los más eficientes pertenecen a la categoría A y los que más consumen van acompañados de la G. Actualmente en las tiendas solo se encuentran lavavajillas con la etiqueta A, pero en esta categoría coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

Eficiencia energética

Gettyimages

Nivel de ruido del lavavajillas

El nivel de ruido es uno de los elementos más importantes a la hora de elegir un lavavajillas nuevo. Los fabricantes están obligados a indicar el nivel de decibelios al que llega el lavavajillas durante su programa de lavado: la mayoría de los modelos se sitúan entre los 45 y los 60 decibelios, un nivel superior comienza a ser poco recomendable.

Programas de lavado del lavavajillas

Uno de los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo consiste en repasar la letra pequeña de los programas de lavado disponibles para saber exactamente en qué consisten y en su consumo real tanto de electricidad como de agua por ciclo de lavado.

Solo así es posible averiguar si es realmente eficiente el programa “eco” o “bio” del lavavajillas. Los fabricantes suelen recomendar estos programas de lavado para ahorrar ya que calientan el agua a una temperatura más baja pero funcionan durante más tiempo, lo que difumina el ahorro real del lavado.

Por eso resulta recomendable, por ejemplo, identificar lavavajillas que incluyan un ciclo de lavado frío para los platos que están ligeramente sucios y huir de las funciones de secado que encarecen el producto y resultan poco prácticos en casi toda España.

¿Cómo elegir el ciclo de lavado del lavavajillas? Lo más recomendable es ajustar el ciclo -también la pastilla o el gel- según las necesidades. La OCU considera que los lavavajillas más ahorradores tienen un flujo de agua inferior a los 12 litros por ciclo, lo que ya supone un ahorro considerable respecto al lavado a mano que se traduce en alrededor de 4 litros de agua por minuto.

Cubiertos lavavajillas

Getty Images

Interior del lavavajillas

Como sucede en el caso de los frigoríficos un elemento importante a la hora de elegir un lavavajillas es la flexibilidad que ofrecen sus compartimentos interiores. Las baldas modulables te ayudarán a limpiar la vajilla de una manera más eficiente en ocasiones especiales como cumpleaños o comidas de Navidad.

En un plano más técnico resulta recomendable repasar el número de proyectores de agua presentes en el lavavajillas: cuantos más tenga más limpios saldrán los platos. A día de hoy resulta un atraso comprar un lavavajillas con un único dispensador de agua en la parte inferior.

En definitiva, para los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo son ajustarse a las necesidades de la casa, elegir una capacidad adecuada según el número de cubiertos y seleccionar un electrodoméstico con un consumo eficiente que resulte en un ahorro en la factura tanto del agua como de la luz a medio y largo plazo.

Y además