Logo Computerhoy.com

Colocar la freidora de aire en el sitio equivocado puede disparar tu factura de la luz

freidora de aire

Las freidoras de aire son un electrodoméstico cada vez más popular por su ahorro energético, pero ubicarlas de forma incorrecta puede afectar a su rendimiento y a tu factura de la luz.

Son cada vez más populares, rápidas, sanas y baratas, las freidoras de aire están cada día en más cocinas. Muchos las eligen para reducir el consumo eléctrico o para cocinar más rápidamente, pero los expertos advierten que su colocación en un lugar inadecuado podría revertir el coste y tiempo de trabajo de estos electrodomésticos, además de causar accidentes. 

A diferencia de las freidoras tradicionales, las freidoras de aire utilizan aire caliente en lugar de aceite para cocinar los alimentos. Debido a su diseño, las freidoras de aire necesitan un flujo de aire adecuado para funcionar correctamente. 

Si se colocan en un punto cerrado o demasiado cerca de otros electrodomésticos, pueden no obtener el aire necesario para funcionar correctamente. Esto puede hacer que la freidora haga un mayor uso de energía, lo que se reflejará en la factura de electricidad.

Freidora de aire para toda la familia, de Philips y tamaño XL: esta es una de las mejores ofertas de la semana

Se recomienda colocar la freidora a no menos de 13 centímetros del resto de electrodomésticos y sobre un material resistente al calor. De lo contrario, el resultado, además del peligro de producir un accidente, podría resultar en procesos más largos de cocina de los ingredientes y mayor consumo eléctrico.

Hay que recordar que las freidoras de aire pueden alcanzar temperaturas superiores a los 200 grados en su interior, por lo que emiten mucho calor y deben mantenerse alejadas por precaución ante accidentes en las cocinas de nuestras viviendas. 

No llenar la freidora hasta arriba de comida y limpieza después de cada uso

Además del modelo de freidora eléctrica, otros factores podrían conllevar al mal funcionamiento de tu freidora de aire, por ejemplo llenarla demasiado de alimentos a la hora del cocinado, ya que el aire no podrá circular libremente y aumentará el tiempo para elaborar los alimentos, además el resultado será menos uniforme y agradable.

Otro el elemento a tener en consideración es la limpieza. Es necesario que la freidora de aire sea lavada correctamente después de cada uso, pues la obstrucción o los restos pueden conllevar a un peor funcionamiento del electrodoméstico y, por tanto, al consumo final de este.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: comida, Consumo, Cocina