Skip to main content

Dashcam: Qué son, para qué sirven y cuáles son las mejores

Dashcam, cámara para el coche

Jakub Motyka

06/02/2016 - 17:14

¿Te has dado cuenta de que en YouTube cada vez se publican más vídeos de accidentes de coche, y gran parte de ellos proceden de Rusia? Todos estos vídeos están grabados con las dashcam, que vienen a ser pequeñas cámaras que se acoplan a la luna frontal del coche.

Estas cámaras permiten inmortalizar todo lo que ocurre desde que arrancas el coche hasta que llegas a tu destino, y cada viaje se almacena en fragmentos de vídeo que después se pueden copiar el ordenador.

Para que lo entiendas mejor, aquí tienes tres ejemplos de vídeos grabados con una cámara de este tipo: primer vídeo, segundo vídeo y tercer vídeo.

Un conductor huye de un accidente y su coche llama a la policía

En el caso de los conductores rusos, estas cámaras están muy bien vistas por parte de las compañías de seguros de coche por la sencilla razón de que ayudan a despejar cualquier duda que pudiera haber en caso de accidente.

En los países europeos, las cámaras para el coche también se están expandiendo con fuerza, y la realidad es que una dashcam puede evitarte un importante disgusto en caso de sufrir algún accidente con el coche.

Por ello, en esta ocasión hemos recopilado un lista con todas las preguntas que puedes estar haciéndote ahora mismo respecto a estos aparatos: qué son, para qué sirven, cuáles son las mejores y, de paso, dónde comprar una dashcam.

Qué son

La dashcam (o dash cam) no es más que una cámara convencional que viene específicamente preparada para ser utilizada dentro de un coche.

Para ello, es muy habitual que estas cámaras vengan acompañadas de un soporte en forma de ventosa, el cual permite acoplar la cámara al cristal frontal del coche. Por norma general, la cámara se coloca mirando hacia la parte frontal del coche, aunque también hay usuarios que deciden instalar dos cámaras en el mismo coche - una que vigila la parte frontal, y otra que vigila la parte trasera.

Gorilla Glass llega a los parabrisas de los coches

Lo que tampoco falta en estas cámaras es una ranura para tarjetas de memoria externa (SD o microSD). La tarjeta es el medio más cómodo para grabar los viajes, ya que permite retirarla con facilidad para subirla a casa, copiar los archivos grabados hasta el momento, limpiar la memoria y volver a introducir la tarjeta en la cámara, todo ello sin necesidad de desmontar el soporte.

Por otra parte, en una dashcam para el coche también es frecuente encontrarse con una pantalla. Estas pantallas, más que servir para comprobar que la cámara está enfocando correctamente lo que hay delante del coche, sirven para poder gestionar los archivos de vídeo que se van grabando a lo largo de los días. En algunas cámaras, incluso, existe un menú que permite configurar opciones tales como, por ejemplo, la de proteger un archivo de vídeo si la cámara detecta que el coche ha recibido un impacto.

Dashcam, cámara para el coche

Para qué sirven

La función de una cámara dashcam no es otra que la de permitir al conductor disponer de una prueba en caso de accidente.

No sería ni la primera ni la última vez que, en un simple golpe en un cruce, el conductor culpable no admite su responsabilidad y decide mentir en el parte del accidente. Por no hablar de los casos de fugas después de un accidente.

En lugar de dejar la resolución del caso en manos del seguro del coche, la dashcam permite aportar una prueba indiscutible que zanja cualquier duda respecto a la responsabilidad de cada conductor.

Dashcam para el coche

Vídeo: El peligro del móvil al volante

Cuáles son las mejores

Elegir una dashcam no es una tarea sencilla. En el mercado hay tal cantidad de productos de este tipo, especialmente de origen chino, que no es fácil acertar en la compra.

Una de las características más importantes de una buena cámara para el coche es la calidad de la imagen, ya que es necesario un mínimo de resolución para que, al menos, sea posible reconocer las matrículas de los coches. Para cumplir con este punto, lo único que hay que hacer es buscar en la red pruebas de vídeo grabadas con la cámara que se quiere comprar.

En lo que se refiere al rango de precio, una cámara para el coche puede costar desde 20 hasta 200 euros. Si echamos un vistazo a la tienda de Amazon, veremos que una de las dashcam más baratas es la 270 Whirl de 2,5 pulgadas, con un precio de 17 euros. La SC310 de 2,7 pulgadas cuesta algo más, 53 euros, aunque incluye una cámara que se puede rotar a cualquier posición. La Boblov de 4,3 pulgadas es algo más cara, con un precio que ronda los 70 euros, pero cuenta con un diseño que integra la cámara directamente dentro del retrovisor.

Dashcam, cámara para el coche

¿Hay sustitutos?

Pero, si no estás dispuesto a hacer el desembolso de dinero que supone comprar una dashcam, también deberías saber que tu propio teléfono inteligente puede servir para grabar los viajes por carretera.

Tanto los móviles Android como los iPhone disponen en sus respectivas tiendas de diferentes alternativas de aplicaciones para grabar los viajes en coche. En Android, las más populares son aplicaciones como AutoGuard Dash Cam (disponible en este enlace) o AutoBoy Dash Cam (disponible en este enlace), mientras que en iOS destacan otras como OsmAnd DVR (disponible en este enlace) o CamOnRoad (disponible en este enlace).

Lo único que se necesita para hacer uso de estas aplicaciones en el móvil es un soporte para colocar el teléfono en el coche y, por otra parte, suficiente espacio libre en la memoria interna como para grabar los viajes.

Dashcam, cámara para el coche