Skip to main content

Las estafas de WhatsApp más habituales en las que puedes caer

Estafas en WhatsApp

Jakub Motyka

17/02/2016 - 14:21

En un mundo cada vez más dependiente de las redes sociales, las estafas de WhatsApp son una amenaza presente en todos los países. Un simple descuido puede ser suficiente para que un usuario acabe perdiendo su dinero, su identidad o, en el peor de los casos, ambas cosas a la vez.

El sentido común es la mejor protección frente a los timos en WhatsApp, pero conocer los engaños más populares puede resultar de mucha ayuda para identificar fácilmente cualquier amenaza en esta aplicación.

Todos los usuarios están expuestos a estas amenazas, y saber identificarlas a tiempo es la única frontera que existe antes de caer en engaños como el del falso mensaje de actualización de WhatsApp, el de los falsos cupones o el del WhatsApp Azul.

En la mayoría de los casos, el objetivo de estas estafas no es otro que obtener un beneficio económico. Para ello, los atacantes recurren a todo tipo de prácticas, incluyendo, en el peor de los casos, un secuestro de los datos del usuario. Estos secuestros de información consisten en algo tan simple como encriptar toda la información del móvil infectado, de tal forma que el usuario no puede recuperar el acceso a sus datos a no ser que abone la cantidad de dinero que se le solicite. WhatsApp, por desgracia, es una aplicación muy recurrida en estas técnicas.

Las 10 estafas más habituales en Facebook

Por ello, a fin de debilitar el efecto de estas amenazas en los usuarios, en esta ocasión hemos recopilado tres estafas de WhatsApp en las que puedes caer en cualquier momento.

Mensajes de WhatsApp por correo

Resulta curioso, pero la realidad es que muchas de las estafas en WhatsApp tienen lugar fuera de la propia aplicación. Un correo electrónico, un mensaje de texto o -incluso- una llamada telefónica son las vías más habituales de los estafadores que tratan de engañar a los usuarios utilizando esta aplicación como recurso.

De esas tres vías, el correo electrónico es el protagonista de la gran mayoría de los engaños de WhatsApp. Los atacantes, aprovechando la popularidad de esta aplicación en todo el mundo, envían correos electrónicos con el mismo mensaje a cientos de miles de direcciones a la vez. En estos correos, normalmente se incita al usuario a descargar un archivo que, en realidad, esconde un código malicioso que puede dejar inservible el ordenador.

Cómo aumentar la seguridad de Gmail

En la gran mayoría de los casos, el pretexto del mensaje pasa por argumentos tales como el de "Has recibido una nota de voz en WhatsApp, descarga el archivo para reproducirla", "Tu amigo te acaba de enviar una fotografía; descarga el archivo para abrirla" o "¡Hola! No consigo contactarte por WhatsApp, confírmame tu número".

El único objetivo de estos anzuelos reside en engañar al usuario para que piense que está recibiendo un mensaje oficial de WhatsApp cuando, en realidad, esta aplicación jamás usa el correo electrónico para ponerse en contacto con los usuarios.

Estafas en WhatsApp

Emoticonos para WhatsApp

"Pulsa aquí para descargar los nuevos emoticonos de WhatsApp". Este simple mensaje, enviado en cadena a cientos de miles de usuarios de WhatsApp, ha sido el responsable de muchas de las instalaciones de aplicaciones maliciosas que han tenido lugar en Android en los últimos meses.

Y es que, por desgracia, los emoticonos de WhatsApp son un recurso muy utilizado para conseguir que las víctimas caigan en una trampa. La peor parte de estos mensajes no reside solamente en que, casi siempre, conllevan la instalación de un virus en el móvil, sino que además están pensados estratégicamente para ser distribuidos por los propios usuarios.

Que no te pillen por sorpresa los nuevos emojis de WhatsApp

Para conseguirlo, los atacantes utilizan mensajes en cadena en los que se invita a los usuarios a compartir un enlace con un determinado número de personas por WhatsApp para desbloquear una determinada función (pueden ser desde emoticonos hasta fondos de pantalla, pasando por añadidos para el perfil). Los usuarios, en su inocencia, pasan a formar parte de la distribución de la amenaza al contribuir a hacer llegar el mensaje a más víctimas.

Por ello, la única forma de estar alerto ante estas amenazas requiere, incluso, desconfiar de los enlaces que nos puedan hacer llegar nuestros contactos más íntimos. Es difícil saber si un contacto ha caído o no en una de estas estafas, por lo que antes de pulsar ningún enlace se recomienda preguntar a la otra persona si está segura acerca de la veracidad del contenido que ha compartido.

Por descontado, jamás hay que participar en las cadenas de WhatsApp. Estas cadenas, o bien sirven solamente para distribuir información falsa, o bien esconden amenazas para la seguridad de los usuarios.

Estafas en WhatsApp

WhatsApp Plus y compañía

Aunque en los últimos años han caído en desuso, todavía resulta habitual encontrarse con versiones alternativas a la aplicación de WhatsApp para Android. El problema es que muchas de estas versiones, en un porcentaje alarmante, esconden código malicioso que pone en manos de un tercero todas las conversaciones que se mantienen desde el móvil.

El problema no reside tanto en las aplicaciones propiamente dichas, sino en las páginas a través de las que se distribuyen estas apps. Las tiendas extra-oficiales no tienen ningún control de las aplicaciones que suben los usuarios, y muchos atacantes aprovechan las aplicaciones externas de WhatsApp para introducir en ellas su código malicioso para, después, distribuir esos archivos tal y como si se tratara de la aplicación original.

Por ello, a no ser que se disponga de experiencia suficiente, resulta completamente desaconsejable instalar aplicaciones extra-oficiales de WhatsApp en Android. No en vano, WhatsApp comenzó en su momento a expulsar a los usuarios que recurrieran a apps de terceros.

Estafas en WhatsApp