Los 6 mejores robots

No son exactamente como la ciencia ficción los había imaginado, pero ya hay robots entre nosotros. No hablamos de fábricas de coches, ni de robots de cocina. Ni siquiera de sondas espaciales. Algunos no pasan de curiosos juguetes. Otros parecen formar parte del plan de dominación mundial de alguien.

#1 NEC PaPeRo

Aún no es más que un prototipo. Pero, pese a su aspecto de juguete, NEC PaPeRo es uno de los robots que más se parecen a lo que se siempre hemos imaginado que debe ser un androide. Reconoce la voz, puede hablar, responde al tacto, reconoce e identifica los rostros de más de 30 personas, evita obstáculos. Cuando detecta que sus niveles de batería están descendiendo, va él solito a su estación de carga a "ponerse las pilas". ¿Para qué sirve? Es fácil imaginar muchos usos combinando las funciones anteriores. Por ejemplo, le puedes dar un recado y hacer que se lo entregue a una persona concreta.

#2 Desk Pet TankBot

Robot Desk Pet TankBot

Este juguete está diseñado pensando en todos aquellos que alguna vez han deseado tener supropio tanque robot. Esta claro que no es precisamente Mazinger Z, pero seguramente es lo más parecido que vas a estar nunca de controlar tu propio robot. Lo puedes manejar desde tu smartphone Android ,y cuesta sólo 25 dólares en www.thinkgeek.com. Y,digan lo que digan, será un tanque, pero es muy mono.

 

#3 Toshiba Apripetit

Esta monada se llama ApriPetit y aún no ha salido, ni seguramente lo haga nunca, de los laboratorios de investigación de Toshiba. Su nombre viene de la combinación de las siglas "Apri" (Advanced Personal Robot with Intelligence) y de la palabra "Petit", que significa "pequeño" en francés. Su altura no supera los 20 cm, e incluye dos cámaras en los ojos que le permiten reconocer caras y figuras. Tiene la capacidad de hablar y de mantener conversaciones sencillas sobre salud e, incluso de gastar pequeñas bromas. Además, gira la cabeza mientras el usuario camina, siguiéndolo con su expresiva mirada. Está pensado para ayudar a personas mayores en sus tareas diarias. 

#4 Romo Smartphone Robot

Lo de Romo está bien pensado: ¿para qué gastarse el dinero diseñando el cerebro de un robot... si todo el mundo  suele llevar un dispositivo al que le sobra inteligencia en su propio bolsillo? Este robot consiste, en realidad, en una base para iPhone con ruedas (bueno, en realidad, su sistema motriz se parece más a las cadenas de un tanque) y en una app para controlarlo desde otro smartphone (Android o iOS). Aparte de ser muy chulo y francamente gracioso, no sirve para mucho más que para jugar con él (uno de los usos propuestos por la web es "entretén a tu mascota a distancia"...). La base rodante cuenta con su propia batería y pueden diseñarse nuevas caras para su intefaz. Lo puedes comprar por 150 dólares en esta web.

#5 Sphero Robotic Ball

Tiene un nombre de lo más imaginativo: "Esfero, la Bola Robótica". Lo que no se puede decir es que no sea descriptivo: Sphero es una pelota que puedes controlar con tu smartphone por medio de una app. Aparte de hacer alguna broma, o de soñar con controlar un balón de fútbol robótico en el próximo Madrid-Barcelona, la cosa no parece dar para mucho más. Estás equivocado. Pinta la trayectoria que quieres que ejecute sobre la pantalla del móvil (es compatible con iOS y Android) y la bola la seguirá. Puedes controlar su movimiento tocando, agitando o inclinando el tablet o smartphone. ¿Quieres jugar al golf? Practica tu swing con el teléfono a modo de palo: Sphero será la pelota. Lo puedes comprar en su página web y en muchas tiendas online por 129,99 dólares.

#6 Kuratas

Hemos dejado lo más impresionante para el final. El robot que todo buen aficionado al manga quisiera tener. El robot que todo científico loco megalómano desearía diseñar. Kuratas es un robot de cuatro toneladas de peso, más de cuatro metros de altura y que lleva encima, o más bien dentro, un piloto humano. Alcanza los diez kilómetros por hora y se puede desplazar tantos obre dos patas (ruedas) como sobre cuatro.Se pueden añadir complementos como una garra mecánica, un lanzador de cohetes y una doble ametralladora. Tranquilo, lo que dispara es agua, bolas de plástico o, como mucho, fuegos artificiales. No le falta detalle: su sistema operativo se llama V-Shido (es decir, Bushido). Lo fabrica la empresa Suidobashi Heavy Industry en el único lugar del mundo en el que este tipo de cosas son posibles, Japón. Lo más increíble de todo, si cabe, es que está a  la venta. Puedes hacer un pedido en esta página por solamente 1.044.902 euros. Os recomendamos que veáis el vídeo que han publicado en Youtube.