Las mejores cámaras acuáticas de 2013

Cuando vas de vacaciones a la playa o a la montaña puedes dañar tu cámara con el agua, el polvo o los golpes, pero con compactas acuáticas como estas no tendrás estos problemas. Lo aguantan casi todo, hacen buenas fotos y, además, algunas incluyen GPS, wifi y otras funciones muy útiles.

#1 Panasonic Lumix DMC-FT5

Panasonic Lumix DMC-FT5

La amplia experiencia de Panasonic en la fabricación de compactas acuáticas se ve reflejada en su modelo estrella, la Lumix DMC-FT5. Esta cámara es una de las mejores de su categoría, con una gran calidad de imagen y multitud de funciones avanzadas. Cuenta con un sensor de 16 megapíxeles y una óptica Leica DC Vario-Elmar de gran rendimiento, con zoom de 4,6 aumentos, estabilizador óptico de imagen (Power O.I.S) y cristal antiniebla. Es rápida, efectiva y fácil de manejar, gracias a un menú intuitivo y unos controles bien diseñados, que se pueden manejar fácilmente bajo el agua, incluso con guantes puestos. Su carcasa es similar a la de los modelos anteriores, pero con mejor superficie de agarre y aún más resistencia. Soporta inmersiones hasta 12 metros de profundidad, caídas de hasta 2 metros, está bien aislada frente al polvo y la suciedad y puede funcionar en condiciones de temperatura de hasta -10º C. Además de todo esto, tiene funciones manuales, filtros artísticos, varios modos de uso submarinos, altímetro, brújula digital, barómetro, GPS y GLONASS para posicionar las imágenes en el mapa y conectividad NFC y wifi. Gracias a esto, y a la aplicación Panasonic Image App, la cámara se puede controlar desde el móvil y es posible compartir las fotos y los vídeos en redes sociales como Facebook, Twitter, Flickr!, Picasa o Youtube. También se pueden subir al espacio web gratuito (1 GB) que la marca pone a disposición del usuario. Se comercializan en colores negro y naranja, por un PVP recomendado de 349 euros.

#2 Nikon Coolpix AW110

Nikon Coolpix AW110

La apuesta de Nikon por las compactas todoterreno es relativamente reciente, pero no por ello han escatimado en recursos, y han logrado fabricar una gran cámara acuática. La Coolpix AW110 es de las mejores, tanto por su gran calidad de imagen como por sus prestaciones, que se encuentran por encima de las que ofrecen muchos otros modelos. Tiene un sensor CMOS con resolución de 16 megapíxeles y una óptica NIKKOR muy lograda, con un zoom óptico de 5 aumentos y un estabilizador de imagen que combina el desplazamiento de una lente con la reducción electrónica de vibraciones. También es una cámara muy rápida y, aunque su menú no es el más intuitivo y cómodo de usar, incluye todas las funciones que se le pueden pedir a una compacta para aventureros. En el apartado de resistencia, es una de las más avanzadas. Su carcasa reforzada soporta inmersiones de hasta 18 metros, caídas de hasta 2 metros y temperaturas de hasta -10º C. Además, dispone de brújula digital, altímetro y barómetro, y tiene receptor GPS integrado y wifi. Esto permite conectarla a un smartphone con la aplicación Nikon WirelessMobileUtility, para hacer fotos a distancia o subirlas a Internet. Está disponible en varios colores, entre ellos un diseño de camuflaje, por un precio aproximado de 349 euros.

#3 Pentax WG-3 GPS

Pentax WG-3 GPS

Uno de los primeros fabricantes de compactas todoterreno fue Pentax, y el modelo WG-3 GPS, el último de la marca (lanzado el año pasado), es una buena muestra de la experiencia acumulada en estos últimos años. Esta cámara tiene un diseño algo más deportivo y colorido que sus competidoras, con una de las carcasas más resistentes en la actualidad. Aguanta hasta 14 metros bajo el agua, caídas de hasta 2 metros y temperaturas de hasta -10º C. Aunque su calidad de imagen es ligeramente inferior a la de otros modelos estrella, sobre todo por un ligero desajuste en el color, tiene todo lo que necesitas en una compacta de esta categoría, y algunas cosas más. Es bastante rápida, ofrece una resolución de 16 megapíxeles y dispone de una óptica con angular de 25 mm, zoom de 4 aumentos y estabilizador óptico de imagen. Además, incluye una luz de apoyo alrededor del objetivo, compuesta por seis leds, que resulta remendamente útil para la macrofotografía, dentro y fuera del agua. Al igual que sus homólogas de otros fabricantes, dispone de receptor GPS para ubicar las fotos en el mapa, brújula digital, altímetro, barómetro, un nivel electrónico para controlar el horizonte y un display frontal con información básica. Lo único que se echa en falta es la conectividad wifi. Está disponible en varios colores, a un precio de 349 euros, y existe otra versión sin GPS, más económica.

#4 Olympus Stylus Tough TG2

Olympus Stylus Tough TG2

Otro de los pioneros en la fabricación de cámaras acuáticas fue Olympus, que actualmente dispone de varios modelos interesantes. El más destacado es Olympus Stylus Tough TG2, una de las compactas más versátiles del mercado, y una de las más rápidas. Junto con el modelo anterior, es de los pocos que tienen objetivo tradicional, situado en el centro de la parte frontal. Al igual que el modelo anterior, este también puede presumir de un angular de 25 mm y un zoom de 4 aumentos, aunque con una calidad óptica ligeramente superior. Pero en lo que destaca es en su velocidad, tanto en la preparación de la toma como en la rapidez de disparo, con un mínimo retraso por el uso del flash y unas ráfagas de hasta 5,3 fotos por segundo en máxima resolución. Su carcasa, fabricada con materiales metálicos y goma para un mayor agarre, es de las más resistentes. Admite inmersiones de hasta 15 metros, caídas de hasta 2 metros y temperaturas de hasta -10º C. Su manejo es bastante sencillo, aunque tiene multitud de funciones útiles, como modo de prioridad a la apertura, dos modos de uso personalizables y una función de macro microscópico para captar los objetos más pequeños con gran nitidez. Además, tiene GPS, brújula digital, altímetro y barómetro, y su objetivo dispone de una montura para acoplar lentes adicionales. El fabricante ha creado una con mayor zoom y otra de tipo "ojo de pez". Su única pega es que no dispone de conectividad wifi. Está disponible en dos combinaciones diferentes de negro y rojo, por un precio de 349 euros.

#5 Canon PowerShot D20

Canon PowerShot D20

Este año, el fabricante Canon no ha renovado la línea de compactas acuáticas, y continúa vendiendo su PowerShot D20. Se trata de una cámara de diseño atractivo, pero carece de conectividad wifi y de las funciones avanzadas de sus competidoras de gama más alta. Su resistencia también corresponde a los estándares que se manejaban el año pasado y el anterior. Por eso, soporta inmesiones de "sólo" 10 metros y caídas de hasta 1,5 metros, pero es más que suficiente para aficionados a los deportes acuáticos como el snorkeling. Su sensor de 12 megapíxeles permite captar imágenes con una calidad bastante buena, y tiene un objetivo con angular de 28 mm, zoom óptico de 5 aumentos y estabilizador mecánico, lo que no está nada mal. Sus menús son cómodos de usar y tiene bastantes herramientas, como 32 modos de escena predeterminados y varias funciones pensadas para su uso en entornos subacuáticos, por ejemplo el macro submarino. Se puede adquirir en azul, blanco o amarillo, por unos 300 euros.

#6 Sony CyberShot DSC-TX30

Sony CyberShot DSC-TX30

El modelo estrella de cámara todoterreno de Sony para 2013 es la CyberShot DSC-TX30, la más compacta de todas las acuáticas del momento. Su carcasa ultradelgada, incluso con la tapa que protege el objetivo, tiene tan solo 15,4 mm de grosor. Gracias a esto se puede llevar en el bolsillo, aunque esto tiene su coste en cuanto a la robustez. Soporta inmersiones de hasta 10 metros y ofece la misma resistencia a los golpes de los modelos de gama media. Pero en lo que no se nota la diferencia es en la calidad de imagen y en la óptica. Dispone de un sensor CMOS Exmor-R de 18 megapíxeles y un objetivo luminoso, con angular de 26 mm, un zoom óptico de 5 aumentos y el ya clásico y muy efectivo estabilizador de imagen Steady Shot. Además, tiene una pantalla OLED táctil de 3 pulgadas, desde la que se controlan las funciones de la cámara, ya que apenas dispone de botones físicos. Sólo el zoom, el encendido y el disparador. Se puede adquirir en colores negro, azul y naranja, por un precio de 350 euros.

#7 Fujifilm FinePix XP200

Fujifilm FinePix XP200

El fabricante Fujifilm tiene varios modelos de compacta acuática en el mercado. Hasta ahora, todos eran de gama media y baja, pero la Fujifilm FinePix XP200, su última creación, puede competir sin problemas con los ganadores de siempre. Está constriuda con una carcasa robusta, de diseño muy deportivo, que encierra tecnología de sobra para los amantes de los deportes acuáticos y de aventura. Tiene un sensor CMOS de 16 megapíxeles y un objetivo con angular de 28 mm, estabilizador óptico de imagen y zoom de 5 aumentos. Además, su pantalla LCD de 3 pulgadas tiene una cobertura antireflejos, ideal para una correcta visualización en exteriores. También dispone de conexión wifi, que permite geoposicionar las fotos desde un smartphone y subirlas a Internet, todo ello mediante la app Fujifilm Camera Application. Se puede comprar en cuatro colores, por un precio aproximado de 250 euros, más que razonable, teniendo en cuenta sus prestaciones.

#8 Olympus Stylus Tough TG830

Olympus Stylus Tough TG830

Además de su todoterreno estrella, Olympus tiene otras acuáticas interesantes, de gama más baja pero muy completas. El mejor ejemplo, y de los más actuales, es la Olympus Stylus Tough TG830, la hermana pequeña de la TG2. Ofrece una calidad de imagen, una velocidad y una batería de funciones ligeramente inferiores, pero también tiene otras cosas mejores. Por ejemplo, un sensor CMOS de 16 megapíxeles y un objetivo con zoom de 5 aumentos, eso sí, con un angular algo más cerrado, de 28 mm. Al igual que la TG2, su estabilizador mecánico se encuentra en el sensor, y dispone de GPS y brújula digital, aunque no tiene altímetro, barómetro ni otros sensores electrónicos. En el apartado de resistencia es muy similar, aunque sólo se puede sumergir hasta los 10 metros. Se puede adquirir en cuarto colores (negro, rojo, azul y blanco) por un precio de 329 euros.

#9 Sony CyberShot DSC-TF1

Sony CyberShot DSC-TF1

Esta cámara todoterreno es la apuesta low cost de Sony para fotógrafos aventureros. La CyberShot DSC-TF1 es más básica que la TX30, con una calidad de imagen menor, sin conectividad wifi ni GPS, y con muchas menos funciones, como corresponde a cualquier modelo de gama baja. Su finalidad es sacar fotos sin compicarse, y no se le puede exigir mucho. Aún así, tiene un sensor CCD de 16 megapíxeles y un objetivo con angular de 25 mm, zoom de cuatro aumentos y estabilizador óptico, lo que la equipara a otras cámaras similares, pero de mayor precio. También graba vídeos en Full HD y tiene filtros de imagen y una pantalla LCD de 2,7 pulgadas con bastante resolución. En el apartado de resistencia, aguanta inmersiones de 10 metros de profundidad y soporta las caídas, el polvo, la arena y las bajas temperaturas. No es un lujo de cámara, pero no se puede pedir mucho más por 200 euros

#10 Panasonic Lumix DMC-FT25

Panasonic Lumix DMC-FT25

Como otros fabricantes, Panasonic también dispone de un modelo de compacta acuática de gama baja: Lumix DMC-FT25. Esta versión tiene un sensor CCD (en vez de CMOS) de 16 megapíxeles, con prestaciones inferiores a las de su hermana mayor, pero con buenas referencias. Su objetivo es Lumix, en vez de Leica, y esto implica que no ofrece la misma luminosidad, calidad de color y reducción de deformaciones que en la FT3. Aún así, dispone de un angular de 25 mm, zoom de 4 aumentos y establizador óptico de imagen, lo que permite hacer la mayoría de fotos necesarias en vacaciones. Hay que destacar que tiene funciones y ajustes de color pensados para mejorar los resultados bajo el agua, y que incluye 12 filtros de imagen, multitud de modos de escena y herramientas tan útiles como el modo panorámico creativo. Está disponible en colores negro o azul, a un precio de 199,90 euros.

#11 Fujifilm FinePix XP60

Fujifilm FinePix XP60

Entre la gama baja de cámaras acuáticas de Fujifilm está la FinePix XP60, una compacta sencilla y resistente, que también está pensada para usuarios principiantes. Aún así, tiene un CMOS de 16 megapíxeles y un objetivo con angular de 28 mm y zoom de 5 aumentos y estabilizador de imagen mecánico, situado en el sensor. Su carcasa cuenta con una pantalla de 2,7 pulgadas, que es un tamaño suficiente, y resiste inmersiones hasta 6 metros y caídas de hasta 1,5 metros. En cuanto a sus funciones, es totalmente automática, pero dispone de multitud de modos de disparo para poder sacar el mejor partido a cada escena. También tiene filtros artísticos, función de panorámicas y de fotografía en 3D. Se puede comprar en cinco colores (rojo, azul, verde, amarillo o negro), por unos 150 euros.

#12 BenQ LM100

BenQ LM100

Si buscas una compacta acuática modesta y barata, una opción es la BenQ LM100. Se trata de una cámara totalmente automática, que resiste el polvo, las bajas temperaturas, las inmersiones en agua de hasta 5 metros y las caidas de hasta 1,5 metros. Por lo demás, no es muy diferente de otras compactas de gama baja. Su sensor de imagen CCD ofrece 14 megapíxeles de resolución y tiene un objetivo con angular de 25 mm y zoom de 4 aumentos. Si sólo quieres tener una máquina para hacer fotos sin complicarte cuando practicas deportes acuáticos, y tu presupuesto es bajo, te puede interesar, ya que se puede comprar en muchos establecimientos por menos de 100 euros. Es una cámara muy básica, pero incluye algunas funciones útiles, como 28 modos de escena, entre ellos el de panorámicas, filtros creativos, función HDR y macro a 1 cm.