Skip to main content

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

Redacción Computer Hoy

12/02/2017 - 19:11

En las películas, los libros o en cualquier historia con moraleja siempre nos han enseñado que el dinero no puede comprar la felicidad. Aunque dicen que ayuda, porque la mayoría de nuestros sueños tienen un importante componente financiero sin el cual difícilmente podrían cumplirse. Los más escépticos suelen afirmar que el dinero mueve el mundo y que es sinónimo de poder, fama y gloria

Los menos materialistas dirán que, como mucho, el dinero otorga momentos puntuales de felicidad, pero que estos tan pronto vienen como se van, y que si lo que uno busca es estar satisfecho y sentirse pleno en la vida, no puede depender de tener una cuenta muy abultada.

10 formas de ganar dinero mientras duermes

Sin embargo, hoy queremos proponer cuatro formas en las que el dinero sí puede "comprar" satisfacción, plenitud y, en definitiva, sensaciones que se aproximan mucho a lo que llamaríamos felicidad.

No importa que seas un afortunado millonario o que tengas que hacer malabares para llegar a fin de mes, estos gestos te ayudarán a percibir el dinero de manera más positiva:

Da dinero a alguien

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

Una de las mejores cosas que puedes hacer con el dinero es regalarlo, ya sea en forma de donación o comprándole algo a alguien que lo necesita. Gestos de este tipo producen una gran satisfacción personal, porque estás ayudando a otros.

Además te ayudará a tener una concepción más positiva del dinero, ya que estás poniendo tu granito de arena para que la riqueza se reparta de forma equitativa y el mundo sea un lugar más justo.

Gasta el dinero en tus necesidades

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

La adrenalina que uno siente cuando se compra un capricho caro acaba desapareciendo al cabo de las horas (o de los días, dependiendo del artículo); incluso hay quien después se siente mal consigo mismo, porque era un producto que no necesitaba.

En cambio, cuando esa inversión se realiza en algo que se necesita, y que además ha costado tiempo y esfuerzo adquirir, la sensación se vuelve más trascendental y más plena. Es algo parecido al orgullo, como cuando consigues tus propias metas. Hablamos de primer coche, de la primera letra de la hipoteca o de un master; cuando compras estas cosas, estas "comprando" felicidad.

10 libros para enriquecerte en 2017

No te endeudes

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

 Parece una obviedad, pero una de las peores cosas que le pueden ocurrir a alguien es verse ahogado por las deudas. Cuando la cuenta bancaria está en número rojos, no sólo no se pueden hacer planes de vida sino que los gastos necesarios para el día a día también se convierten en un problema.

En cambio unas cuentas saneadas son sinónimo de felicidad; una felicidad que quizás no se valora cuando se tiene, pero que está ahí. Cualquier asesor financiero te dirá que gastes con cabeza, no te dejes llevar por cantos de sirena y pienses a largo plazo.

Gasta el dinero en algo que te llene

4 formas en las que el dinero sí puede comprar felicidad

No hablamos de un deportivo, un bolso de marca o el smartphone de última generación. Destina tu dinero a aquellas cosas que te hagan sentir algo más profundo y pleno y, a ser posible, que se prolongue en el tiempo.

Viajar, por ejemplo, es invertir en felicidad; es una experiencia que va más allá de los días que te marches, sino que además aprender cosas, conocer gente y adquieres nuevas perspectivas.

Trata de cambiar tu mentalidad de una actitud materialista a una actitud que busca significados, sensaciones y sentimientos a través del dinero. No hagas de él la meta, sino el medio que te ayude a conseguir tus objetivos.

Artículo publicado en TICbeat