Skip to main content

Guía práctica de supervivencia a la pandemia Zombie

guía de supervivencia al apocalipsis zombie
user

08/05/2016 - 12:11

Zetas, el enemigo conocido

Todos hemos visto películas de zombies, y hemos leído novelas o incluso la archiconocida "Guía de Superviviencia" de Max Brooks. Pues bien, basándonos en el material recopilado por los zombólogos hemos creado este pequeño tutorial para asegurarnos de que no dejamos nada al azar. 

Sabemos que conocéis a los zombies. Maldita sea, ¿Creéis que estáis preparados? ¿Creéis que esto es una broma? Cuando los zetas arrasen las calles desearás haber prestado atención. Desearás poder recordar cada maldita palabra de esta guía, pero será demasiado tarde. 

Así que leed con cuidado. En primer lugar tenéis que saber de lo que os hablamos. El zombie (o zeta) ya no es humano, y no es posible traerlo de vuelta. El tiempo que su cerebro ha pasado sin oxígeno lo ha dejado reducido a dos funciones: buscar comida y masticar. No saben subir escaleras, no saben pulsar botones y apenas pueden tenerse en pie. 

Y aunque esto puede parecer ventajoso, tiene una parte negativa. El zombie no duerme ni descansa, no necesita alimentarse ni parar para ir al baño. Y reacciona a estímulos visuales y sonoros. Esto implica que un sonido realmente fuerte puede congregar a todos los zombies de la zona en un punto concreto, y cuando una horda suficientemente grande se reúne dejan de ser una amenaza y pasan a ser una catástrofe natural. 

Si queréis documentaros más, os dejamos las 11 películas más terroríficas de la historia

Manuel Loureiro lo ejemplifica magistralmente en sus novelas de Apocalipsis Z. Tantos muertos vivientes juntos no se detienen ante una pared, ni ante un río o un obstáculo natural, y se mueven por inercia. Esperemos que nunca os encontréis con ninguna, pero si alguna vez ocurriese, más vale que os quede una bala en la recámara. 

En cuanto a la forma de incapacitarlos, es vox pópuli: apuntad a la cabeza. Hay que destruir el cerebro o separar la cabeza del cuerpo para detenerlos completamente, pero al margen de ello hay distintos tipos de incapacitación. El zombie puede sobrevivir a cualquier tipo de herida al margen de estas. 

Por ejemplo, en los 60 hubo un proyecto secreto con ondas sónicas, que pretendía acabar con el equilibrio de los zombies destruyendo su oído interno. Aunque finalmente funcionó, los científicos se encontraron con una horda de muerdetobillos gateantes. 

Además, hay quien ha intentado arrancarles los dientes y las uñas, cortar las mandíbulas o incluso amordazarlos y esposarlos. El virus se contagia cuando los fluidos de un zombie entran en contacto con la sangre o con una herida abierta, así que en principio esto debería funcionar, ¿no?. Pues no, porque un zombie no tendrá ningún problema en romperse un brazo tratando de escapar de las esposas y darnos un zarpazo con el hueso que sobresale por la muñeca. Es mejor no correr riesgos. 

En esta lista tenéis toda la información necesaria para no pasar a engrosar las filas del ejército de no muertos, condenados a vagar por la tierra hasta que alguien decida acabar con vuestra miseria. Vamos a hacer lo que podamos para enseñaros a sobrevivir al apocalipsis zombie, pero ahora depende de vosotros. 

Ver ahora:

Te recomendamos