Skip to main content

¿GLP o GNC? Las 5 diferencias que debes saber antes de elegir tu próximo coche

Opel Adam GLP

Aarón Pérez

09/12/2018 - 21:30

Además de los coches tradicionales con motores diésel y gasolina, existen alternativas muy establecidas en el mercado, como los coches híbridos e híbridos enchufables, mientras que el coche eléctrico va ganando fuerza. Sin embargo, también existe otra opción que, aunque es menos conocida, tiene sus beneficios: el gas. Existen diversos tipos, así que te vamos a mostrar las cinco principales diferencias entre un coche GLP o un coche GNC.

Los coches que funcionan con gas licuado del petróleo (GLP) y los que consumen gas natural comprimido (GNC) pueden parecer lo mismo, pero son diferentes entre sí. Los vehículos impulsados por gas son una alternativa real en un momento en el que los coches tradicionales empiezan a perder terreno frente a los híbridos y, cada vez más, los eléctricos.

Este combustible, que funciona en combinación con la gasolina y basándose en un motor térmico tradicional, presenta una serie de importantes beneficios que afectan al consumo, las emisiones y el precio de kilogramo (se mide en kg, no en litros como la gasolina). Además del beneficio que supone para el Medio Ambiente, ya que los niveles de emisiones son menores, también reportan un beneficio en cuanto al coste de adquisición, ya que el precio es inferior al del diésel y la gasolina. Entonces, ¿cuáles son las diferencias?

¿Es rentable convertir un coche a GLP?

Composición

La principal diferencia entre el GLP y el GNC la encontramos en su propia composición. Aunque ambos proceden del gas natural, éste está combinado con otros diferentes componentes. El GNC es un 90% metano y se vende comprimido para el uso en automóviles, mientras que el GLP (autogas) se mezcla con butano y propano.

Repostar coche de GLP

Red de suministro

La segunda diferencia la encontramos en su red de suministro. El autogas o GLP está más extendido, con más de 200 estaciones de servicio distribuidas por todo el territorio español, ya que de su suministro se encargan las petroleras, principalmente Repsol. Sin embargo, el GNC es algo más limitado en cuanto a gasineras se refiere. Esto se debe a que está llegando algo más tarde al consumo particular, y que de su distribución se encarga Gas Natural Fenosa. Actualmente hay menos de 50 estaciones de servicio en España con GNC.

Precio

El precio también es otra de las 5 principales diferencias entre los coches GLP y los coches GNC. El gas licuado del petróleo es ligeramente más barato, alrededor de los 0,70 euros el kilogramo, mientras que el GNC es algo más caro, con el precio del kilo en torno a 1 euro.

Seat León GNC

Consumo y potencia

Está demostrado que el consumo también es diferente entre ambos combustibles. Los coches de GLP tienen un consumo alrededor de un 20% más elevado que cuando se utilizan en gasolina, con la ventaja de que es sustancialmente más barato de adquirir. Por su parte, los coches de GNC registran un consumo que se reduce hasta la mitad a diferencia de cuando se utilizan con gasolina.

Pero también representa una desventaja. Los motores de los coches de GNC, en su conversión para ser utilizados tanto con gas como con gasolina, experimentan una pérdida de potencia que oscila entre un 15% y un 20%. Este caso no es el mismo en los motores de GLP, los cuales no ven variación alguna en sus cifras de potencia.

Almacenamiento

Por último, la quinta gran diferencia entre los coches GLP y los coches GNC la encontramos en la forma en la que almacenan el gas. El GLP es gas licuado, es decir, gas convertido en líquido, por lo que, además de contar con más poder calorífico, se puede almacenar a presiones más bajas, generalmente entre 95 y 110 psi. En el caso del GNC, este gas sigue siendo gas, pero está comprimido en depósitos específicos a unos 200 bar, unos 2.900 psi. En caso de fugas, el GNC es liviano y se disipará en la atmósfera, pero el GLP es líquido y como cualquier otro combustible, caerá al suelo.