Skip to main content

Los 5 tipos de radares que la DGT actualmente utiliza en las carreteras

Radar fijo de la DGT

29/02/2020 - 07:35

Los radares están a la orden del día en las carreteras españolas. Pero no se trata solo del típico radar de velocidad: hoy en día, podemos encontrar hasta seis categorías diferentes de dispositivos que la DGT está utilizando actualmente para sancionar a los conductores.

Los radares están presentes en muchas de las carreteras más transitadas. Si circulas con regularidad por alguna de ellas te sabrás los radares que puedes encontrarte de memoria. En el caso contrario, muchas aplicaciones ya nos avisan de los radares que podemos encontrar en nuestro camino. Pero hay algunos que no puedes detectarlos. Tráfico dispone de 724 radares fijos, 557 móviles, 62 de tramo, 10 helicópteros y 11 drones.

La DGT cuenta con diversos tipos de radares para controlar los kilómetros hora a los que circulan los conductores por la vía. En España hay hasta 9 tipos de radares pero no solo se ocupan de vigilar que la velocidad es la adecuada en cada tramo, y que no se exceda el límite de 120 km/h, los radares pueden saber más cosas de ti de las que crees, desde si has pasado la ITV hasta captar lo que está ocurriendo en el interior del vehículo. 

Todos conocemos las normas de tráfico para circular de forma segura y responsable por las carreteras. Entre ellas no utilizar el móvil al volante, llevar siempre el carnet de conducir -que ahora puedes llevar en un tu móvil gracias a la nueva app- y papeles en regla, circular siempre con el cinturón de seguridad, y como no, respetar los límites de velocidad impuestos por la DGT. Esta última es la que menos se respeta, y ahí es donde los radares entran en juego.

Índice de contenidos:

  1. Radar fijo
  2. Radar móvil
  3. Radar en cascada
  4. Radar de tramo
  5. Radares aéreos

Rádar fijo

Radar fijo

Como su propio nombre indica, están siempre fijos en el mismo lugar de la carretera y deben estar debidamente señalizados para que los conductores sepan de su presencia, mediante una señal o un panel informativo. Pueden estar situados en una cabina en el lado derecho de la vía o también en el pórtico de los carteles informativos. También pueden estar en el lado izquierdo.

No es casualidad la ubicación de este tipo de radares, la DGT suele colocarlos en tramos donde ha habido más de tres accidentes, tramos de concentración de accidentes o carreteras que acogen mucho tráfico. Se encargan de controlar la velocidad de los coches, en caso de sobrepasar la velocidad que permiten captan la parte trasera del vehículo cuando sobrepasan el radar.

Cabe añadir que no todas las cabinas que vemos en la carretera tienen un radar. De hecho hay más cabinas en los laterales de las carreteras que radares, la DGT los va trasladando de unas a otras de forma aleatoria. Sin embargo no hay forma de saber si en ese momento hay control de velocidad o no.

Aunque aparecen señalizados y la cabina es visible, una de sus funciones es actuar como elementos disuasorios, para que los conductores se alerten con su presencia y opten por reducir la velocidad, aunque solo sea por no llevarse una multa.

Radar móvil

Radar móvil

No están permanentemente en un lugar fijo de la carretera, la Guardia Civil decide su ubicación y no es obligatorio señalizarlos, de ahí que sean los más difíciles de localizar. Los podemos encontrar en las carreteras de dos maneras, camuflado en un coche de la Guardia Civil, ya sea en movimiento o detenido a un lado del arcén, o en un trípode junto a la vía.

Sin embargo si puedes intuir que hay un radar móvil camuflado en un vehículo de la Policía gracias a varios trucos: si observas que lleva dos antenas o una antena sobre el maletero; un coche parado en el arcén, cuneta, isleta o mediana es sospechoso; los ocupantes van uniformados; suelen ser vehículos oscuros con las lunas tintadas.

Radar en cascada

Radar

La combinación de los radares fijos y móviles da lugar a los radares en cascada y su misión es detectar infracciones de velocidad de los conductores una vez que pasan de largo el radar fijo: se ubica un radar móvil unos metros después de uno fijo, los conductores que aumenten la velocidad permitida una vez superado el radar serán multados.

Pretenden detectar una conducta que muchas personas llevan a cabo, y es frenar cuando se indica la presencia de un radar fijo pero vuelven a circular con exceso de velocidad cuando creen que ya no pueden ser multados.

Radar de tramo

Radares de tramo

También se encargan de controlar la velocidad, pero esta vez no en un punto exacto sino en un tramo de cierta longitud, aunque no son los más habituales. Y al igual que ocurre con los radares fijos, deben estar debidamente señalizados. ¿Cómo funcionan? A la entrada del tramo a controlar, un dispositivo/cámara toma la matrícula del vehículo y al salir del tramo otro dispositivo toma la velocidad de salida.

Se calcula el promedio de la velocidad a la que ha circulado el vehículo en este tramo, y si sobrepasa la media permitida, el conductor recibirá la sanción correspondiente. Normalmente se sitúan las cámaras sobre un pórtico en dos puntos distintos. Cabe señalar que no solo se tiene en cuenta la velocidad máxima, si la media obtenida es inferior a la mínima permitida, también será multado.

Radares aéreos: dron y Pegasus

Pegasus DGT

dgt

La seguridad en la carretera y la conducción responsable hace que se tenga que controlar el tráfico desde la vía aérea. Desde hace tiempo se usan los helicópteros Pegasus de la DGT y en los últimos años se ha descubierto el potencial que pueden tener los drones en esta tarea.

Los drones de la DGT controlan la carretera desde el aire pero no para controlar la velocidad a la que circulas, sino para localizar otro tipo de sanciones. Cuentan con una cámara para grabar el interior de los vehículos, además pueden seguir un coche durante un tramo. Desde el día 1 de agosto de 2019 la propia DGT informó que los drones pueden sancionar a los conductores que no sigan la legislación vigente. A día de hoy Tráfico dispone de 11 drones y se encuentran en proceso de licitación otros 20 dispositivos más.

La flota de helicópteros equipados con tecnología pegasus de la DGT se compone de 10 miembros, que vigilan las carreteras desde el aire. A diferencia de los drones sí que sancionan por exceso de velocidad, además de controlar el interior de los vehículos y ver si los pasajeros usan el móvil al volante, llevan el cinturón de seguridad etc.

Son uno de los radares más infalibles y difíciles de detectar: pueden volar una altura de más de 300 metros y registrar la velocidad de las carreteras. Por otro lado cuentan con una cámara de altísima resolución que capta el interior del coche sin problemas.