Los 5 mejores programas de virtualización

La emulación de un sistema operativo es un recurso ideal cuando necesitas probar alguna característica de otro sistema operativo, pero no quieres perder la funcionalidad de tu equipo desinstalando el actual.

#1 VMware

VMware

VMware es una de las herramientas de virtualización más potente que puedes utilizar. Con el podrás virtualizar fácilmente cualquier sistema operativo Windows o Linux, sin necesidad  de particionar tus discos duros, ni reiniciar el sistema. Además cuenta con una opción que te permite virtualizar tu propio ordenador, para así poder hacer cuantas pruebas y experimentos consideres oportunos.

#2 Cameyo

Cameyo

Cameyo es un curioso sistema de virtualización. No virtualiza sistemas operativo, como hacen otros. Cameyo crea un paquete virtualizado que contiene un programa en su interior. Este programa se funciona dentro del paquete virtual tal y como lo haría instalado normalmente en tu equipo. Sería lo equivalente a convertir un programa normal en un programa portable que no requiere instalación para funcionar.

#3 VirtualBox

VirtualBox

VirtualBox es el equivalente gratuito de VMware. Con él podrás virtualizar sistemas Windows y Linux, recreando en el sistema virtualizado tu procesador, tarjeta gráfica y demás componentes de tu ordenador. Virtualizando los sistemas operativos, podrás probar toda clase de software de una forma cómoda y sencilla.

#4 SandBoxie

SandBoxie

Es un sistema de virtualización que se integra en tu sistema, creando un espacio protegido y aislado en tu sistema. Su funcionamiento es similar al de una caja. Puedes ejecutar software malicioso dentro de la caja, o cualquier software que pudiera considerarse una amenaza para la seguridad de tu equipo,  pero este no afectará a nada que esté fuera de ese espacio virtual. Cuando termines la sesión de pruebas se elimina todo el contenido de esa caja y todo vuelve a la normalidad.

#5 DosBox

DosBox

DosBox es un emulador de DOS con el cual puedes volver a recuperar programas antiguos, no funcionarían de otro modo. Eso te permitirá rescatar juegos antiguos, que ya no funcionaban en ningún Windows, y rememorar tardes gloriosas de cuando eras niño. Una de sus mayores virtudes es que te permite la emulación de sonido.