5 programas de tu Windows que también encontrarás en Linux

La pretendida dificultad a la hora de pasarte a GNU/Linux es más una cuestión de miedo y prejucios que dificultad real. Instalaciones sencillas, amplio soporte de hardware, alternativas iguales o mejores... y eso cuando Linux no tiene también su propia versión, como los programas que te presentamos.

#1 Dropbox

Observa la imagen: un ordenador con una manzana, otro con el logo de Windows, otro con... ¡eureka, un pingüino! Efectivamente, el servicio de almacenamiento en la nube más popular, Dropbox, cuenta con su propia versión para GNU/Linux, con paquetes preparados para las distribuciones Ubuntu, Debian y Fedora y, por supuesto, el código fuente para que los más habilidosos se lo compilen por su cuenta. 

Indudablemente, la presencia de Dropbox en Linux es una inestimable ayuda a la hora de dar el paso de un sistema operativo a otro. Todo lo que tengas almacenado en tu cuenta de Dropbox estará accesible en las correspondientes carpetas desde el mismo momento que descargues la aplicación en Linux y el programa sincronice los datos. Una excelente bienvenida a tu nuevo escritorio y sistema operativo.

#2 VLC media player

El reproductor multimedia de VideoLAN es como cualquiera de esos mocosos de Disney que protagonizan series de televisión para el público en plena prepubertad: lo tiene todo. Es uno de los mejores, soporta innumerables formatos sin la necesidad de instalar codecs, es gratuito y de código abierto. ¿Dónde está el truco? En ninguna parte. Se trata de un proyecto sin ánimo de lucro en el que trabaja un montón de voluntarios para mantenerlo vivo y a la cabeza de su género.

VLC media player no sólo está disponible para Linux -como, por otra parte, es normal, al ser en su origen un proyecto académico distribuido como software libre-, sino que está empaquetado para facilitar su instalación en un montón de distribuciones, incluyendo algunas bastante minoritarias. Reproduce infinidad de formatos de vídeo y audio, además de DVDs, CDs de audio y contenido en streaming y mucho más. Todo un lujo contar con su presencia en GNU/Linux.

#3 Calibre

Calibre es un caso similar al de VLC media player: no es que se trate de un programa para Windows que ha decidido desarrollar una versión para Linux, sino todo lo contrario. Este lector, conversor y gestor de e-books tuvo su origen en Linux y terminó por extenderse a otros sistemas operativos. 

Se puede localizar Calibre en los repositorios oficiales de varias distros aunque su autor, Kovid Goyal, aconseja realizar la descarga desde la página web del software puesto que, según argumenta, las versiones de las distros están en ocasiones desactualizadas y tienen bugs. Goval ha dispuesto en su web un binario con todas las dependencias necesarias. La instalación resulta tan simple como copiar la línea de texto que proporciona, abrir una ventana de terminal, pegar allí el texto y ejecutarlo.

Si no conoces Calibre y te gusta la lectura, te estás perdiendo algo muy gordo: este programa crea una biblioteca con tus libros electrónicos en la que admite tantos metadatos como quieras añadir para organizarlo todo. Realiza la conversión entre distintos formatos y soporta una gran cantidad de lectores de ebooks, por lo que habitualmente el proceso de añadir u organizar tus libros es tan rápido y fácil como conectar el dispositivo y sincronizar. También funciona como lector de noticias.

#4 Chromium

No creas que Chromium es una copia descarada del navegador Chrome de Google y que a la compañía se les ha pasado denunciar a sus autores. O sea, sí es una copia de Chrome, pero tiene una importante razón de ser: Chromium no es sino la versión de código abierto de Google Chrome. Por situar uno y otro, la base sobre la que se desarrolla es Chromium, y a partir de ella Google compila y presenta Chrome. 

En cuanto a interfaz, prestaciones y uso, ambos son prácticamente idénticos, si bien Google utiliza codecs privativos de audio y vídeo en Chrome. De hecho, los usuarios de la versión de código abierto podían instalar Adobe Flash Player por su cuenta para añadir soporte flash, aunque Google acaba de anunciar el cierre de esta posibilidad, pero siempre quedan alternativas libres. Otra diferencia es que los cambios y novedades se prueban en Chromium antes de incorporarlos a su navegador más popular.

A la hora de navegar en Chromium, la experiencia es la misma y resulta tremendamente útil si saltas de un ordenador a otro habitualmente, ya que contarás con la posibilidad de mantener tus marcadores y configuración asociados a tu cuenta de Google allá donde te conectes, sea con uno u otro navegador. Chromium está incluído en la mayoría de distros y también puedes buscarlo en la web del proyecto.

#5 Skype

Aunque Skype no vive sus mejores días, este software de llamadas de vídeo y audio aún retiene a una enorme base de usuarios. Si eres un recién llegado a GNU/Linux y mantienes una lista de contactos en Skype, te llevarás un alegrón al enterarte de que puedes seguir realizando videollamadas, llamadas de voz o intercambiar mensajes con tus contactos habituales.

 Skype se encuentra disponible en la propia página web y puedes descargarlo para Ubuntu, Fedora, Debian y OpenSUSE. De nuevo, una limitación menos para cualquier usuario que se traslade de uno a otro sistema operativo y quiera mantener los mismo hábitos. Aunque la gran mayoría terminan por buscar otros programas y soluciones -que, no nos cansamos de decirlo, las hay y muchas- para componer una nueva y eficaz experiencia basada en el software libre.