Skip to main content

Los 10 fracasos más sonados de Microsoft con Windows

Windows

18/05/2019 - 10:06

La historia de la informática sería muy diferente sin la existencia de Windows, o de la propia Microsoft. Sus méritos son incuestionables, pero también sus fracasos. En sus 34 años de historia, Windows nos ha provocado numerosas decepciones. Estos son sus mayores fiascos.

Resulta muy sencillo meterse con Windows. Especialmente ahora, con todos los problemas que están experimentando las actualizaciones de Windows 10. No es esa la intención de este artículo. Los méritos de Windows son inmensos, mucho más importantes que sus fracasos. Pero para comprender algunos de esos logros, e incluso al actual Windows 10, hay que conocer también sus errores. Por eso vamos a echar un vistazo a los 10 fracasos más sonados de Microsoft con Windows.

No vamos a hablar solo de versiones del sistema operativo, sino también de aplicaciones, servicios y programas asociados a Windows, que no funcionaron como Microsoft (o los usuarios) esperaban.

Windows se estrenó en 1985, y desde entonces se han lanzado innumerables versiones, unas más exitosas que otras. Pero nadie puede negar que ha sido una pieza clave en el nacimiento y expansión de la informática doméstica y empresarial, gracias a su compatibilidad y facilidad de uso.

Dicho esto, también hay que reconocer que en estos 35 años de historia, Microsoft ha metido la pata a menudo con su sistema operativo de referencia. Unas veces por ir en contra de los intereses de los usuarios, y otras por querer imitar productos de la competencia, o tendencias del mercado que no se adaptan bien a los PCs.

Hemos seleccionado los 10 fracasos más sonados de Microsoft con Windows.

Windows Vista

Windows

Windows Vista, lanzado en 2006, lo tenía difícil para superar a Windows XP, posiblemente el sistema Windows más popular. Pasaron cinco años entre el lanzamiento de XP y Vista, el período de tiempo más largo entre versiones de Windows.

Para intentar convencer a los usuarios de XP de que se pasaran a Windows Vista, Microsoft añadió una interfaz más vistosa (Aero), nuevos reproductores multimedia, y novedades como Windows Defender, que añadía un firewall a Windows, o un nuevo gestor de correo llamado Windows Mail.

Listen to "Episodio #11: Google Pixel 3a XL - Estamos probando..." on Spreaker.

El problema de Vista no fue el peso de su predecesor, sino sus propios errores. La nueva capa gráfica y otros cambios en el kernel enfocados a la BIOS y la seguridad del procesador hacían de Vista un sistema operativo lento. Consumía muchos recursos, así que no funcionaba bien en equipos poco potentes, y hacía que las aplicaciones y, especialmente, los juegos, fueran más lentos que en XP.

En un año solo se instaló en el 8% de los PCs. Ante las críticas, los vendedores de PCs como Dell o HP volvieron a ofrecer a sus clientes CDs de instalación de Windows XP.

Microsoft reconoció el fracaso y aceleró el estreno de Windows 7, que llegó apenas dos años y medio después de estrenarse Vista.

Windows 8

Windows 8.1 Update

Steve Ballmer, el predecesor del actual CEO de Microsoft Satya Nadella, tuvo el mérito de potenciar el negocio profesional de Microsoft en el ámbito de los servidores, la nube, y el software empresarial. Pero fue un pésimo director ejecutivo de la rama comercial y lúdica de la empresa.

Tanto con Windows 8 como con la consola Xbox One, cometió el mismo grave error: menospreciar a los usuarios, darles la espalda y comercializar un producto que nadie había pedido, y que nadie quería.

Con Xbox One Microsoft desarrolló una consola que exigía conexión permanente a Internet y prohibía prestar juegos o comprarlos y venderlos de segunda mano, ya que incluso los discos físícos se asociaban a una cuenta online. Le llovieron tantas críticas que rectificaron antes del lanzamiento, pero ya era demasiado tarde. PS4 ganó la batalla de la nueva generación de consolas antes de iniciarse.

Con Windows 8, comercializado en 2012, Microsoft hizo exactamente lo mismo: lanzó un producto que los usuarios no querían.

Microsoft cumple 40 años: una historia de amor y odio

Era la época del boom de los móviles y las tablets, que habían reducido las ventas de PCs (especialmente portátiles), así que Microsoft creó básicamente un sistema operativo para tablets, Windows 8, que pretendía colar en los ordenadores de sobremesa.

Tenía dos escritorios (el convencional y otro pensado para pantallas táctiles), su propia tienda de apps al estilo App Store de Apple, y un nuevo tipo de aplicaciones universales, que básicamente consistía en ejecutar apps del móvil en el PC. Algo que los usuarios de ordenadores ni habían pedido, ni necesitaban.

Microsoft intentó detener la caída de ventas de los portátiles dando la espalda a los usuario de sobremesa, y convirtiendo el propio portátil en una tablet (menos potente y con menos posibilidades). Un auténtico desastre.

La idea no gustó a nadie, y Windows 8 se convirtió en un sistema tan odiado que Microsoft se saltó Windows 9 para fortalecer la idea de ruptura con respecto a Windows 8, y lanzó directamente Windows 10.

Microsoft Bob / Clippy

Windows

¿Quién no ha sufrido pesadillas con Clippy (Clipo), ese asistente de Office con forma de clip que no dejaba de molestarte cuando menos lo necesitabas? O Microsoft Bob, la interfaz diseñada por Melinda, la esposa de Bill Gates, que sustituía los iconos de Windows por objetos cotidianos y asistentes animales, para supuestamente facilitar el uso de Windows.

Y ese odioso perrito buscador de Windows, que tardaba una eternidad en encontrar el documento que necesitabas... No, a Microsoft nunca se le han dado bien los asistentes... Ni las mascotas...

Games for Windows Live

Windows

En 2006, coincidiendo con el lanzamiento de Windows Vista, Microsoft puso en marcha la plataforma Games for Windows. El objetivo era trasladar al PC toda la arquitectura de videojuegos de su consola Xbox.

Los juegos compatibles con Games for Windows debían cumplir con una serie de características, como los logros y trofeos, chat durante las partidas multijugador, control parental, soporte de gamepad, etc. Incluso pretendía implantar una cuota online Gold como la que había en consola (aunque luego se arrepintió y anunció una versión Live gratuita).

También disponía de su propio launcher, Games for Windows Explorer, para acceder a los juegos desde un único lugar:

Windows

La idea no cuajó por varias razones. Ya hemos hablado de los problemas de rendimiento de Windows Vista. Además Games for Windows añadía un DRM (protección anticopia) bastante molesto y con algunos bugs. Microsoft tampoco apoyó a la plataforma como debía, y apenas lanzó juegos propios.

Teniendo en cuenta que Windows Vista apenas llegó a estar presente en el 20% de los PCs en su mejor momento, y que los gamers prefirían la muy superior plataforma Steam, Games for Windows nunca llegó a ser relevante. Microsoft la cerró en 2014.

Windows Mobile / Windows Phone

Windows

Microsoft siempre ha estado acostumbrada a liderar los mercados en donde participa, especialmente en el ámbito del software. Durante más de 30 años ha liderado los sistemas operativos informáticos y el software asociado, tanto a nivel empresarial como comercial y lúdico.

Pero en 2007 llegó el iPhone, y un poco después, el iPad. También los smartphones Android. Era un mercado informático completamente nuevo, en el que Microsoft no participaba. No solo eso: los móviles también le comían terreno a los PCs y portátiles.

La compañía de Redmond intentó competir lanzando en el año 2000 un sistema operativo para móviles, Windows Mobile, basado en Windows CE. En 2010 evolucionó a Windows Phone.

Windows

Ambas versiones tuvieron que luchar contracorriente contra las tendencias del mercado de móviles. Unas tendencias en las que Microsoft y sus socios tradicionales, como Intel o o los fabricantes de PC, no eran relevantes.

Los procesadores de móviles no se ajustaban demasiado bien a un sistema basado en Windows, y a los desarrolladores les costaba convertir sus apps de iOS o Android, a Windows Mobile. Los fabricantes de móviles no estaban interesados en diseñar modelos con el sistema operativo de Microsoft, así que la compañía tuvo que comprar Nokia para fabricar sus propios móviles.

30 años de Windows, el PC al alcance de todos

Pero a los usuarios acostumbrados a iOS o Android, les costaba cambiar a la interfaz de Windows, y la escasez de apps seguía siendo un mal endémico, incluso en las versiones finales de Windows Phone.

Al final Microsoft tuvo que rendirse a la evidencia: en 2016 comenzó a vender Nokia, y en 2017 anunció que dejaba de desarrollar Windows Mobile.

Internet Explorer 6

Windows

La mayoría de los fracasos de Microsoft con Windows, no llegaron a despegar en ningún momento. Bien por sus propios errores, o porque la competencia no les dió ningún margen. Pero el caso de Internet Explorer es completamente distinto.

Estrenado en 1995, el navegador de Microsoft, que venía instalado por defecto en Windows (hasta que la Unión Europea le obligó a quitarlo), llegó a ser usado en el 95% de los PCs alrededor de los años 2002 y 2003.

Es innegable que el estreno de Chrome en 2008, que de forma muy inteligente Google ató a la cuenta Google y servicios asociados, contribuyó a su declive. Pero fueron los errores de Microsoft, los que propiciaron la caída.

RTX 2060

NVIDIA GeForce RTX 2060

La nueva generación de tarjetas gráficas RTX nos permite disfrutar del ray tracing, la tecnología gráfica del futuro. Este modelo Zotac RTX 2060, es uno de los más asequibles. Posee 6 GB de memoria GDDR6, y una velocidad de reloj de 1680 Mhz.

Todo comenzó con Internet Explorer 6, un sistema con numerosos bugs y problemas de seguridad, que además tenía fallos de compatibilidad con muchos servicios de Internet, hasta el punto de que compañías como YouTube conspiraron para desprestigiarlo.

Explorer se ganó la mala fama entre los usuarios de PC, que poco a poco se pasaron a Chrome, porque gracias a la cuenta de Google se sincronizaba con el móvil, y con Gmail y similares.

Su sucesor, Edge, tampoco ha tenido demasiado éxito.

Cortana

Cortana

Cortana es otra de las batallas perdidas de Microsoft contra los gigantes de Internet, junto con Windows Mobile.

El asistente virtual de Microsoft estaba ligado al propio Windows Phone, y pretendía ser la respuesta al Asistente de Google, y a Siri de Apple.

Durante unos años compitió con ellos, pero la baja penetración de los smartphones con Windows Phone, lo convirtieron en irrelevante. Microsoft intentó mantenerlo con vida trasladándolo a los ordenadores PC con Windows 10, pero fue otra mala idea.

cortana windows 10

Un asistente virtual tiene su razón de ser en un dispositivo móvil sin teclado, porque es pesado teclear en un pantalla pequeña y resulta más cómodo comunicarse con voz. Pero en un PC de sobremesa o en un portátil, en donde las búsquedas y otras operaciones pueden hacerse rápida y cómodamente con el teclado y la pantalla grande, un asistente virtual pierde interés.

Por no hablar de que Cortana tiene que estar siempre escuchando y procesando información personal, algo que no gusta a los peceros, menos tolerantes con la intromisión en la privacidad que los usuarios de móviles.

Aunque Cortana sigue presente en Windows 10 la mayoría de los usuarios lo han desactivado, y Microsoft le ha quitado protagonismo en las actualizaciones de Windows 10.

Al contrario que Google o Amazon, Microsoft tampoco ha sabido llevar Cortana a dispositivos del Internet de las Cosas, como los altavoces inteligentes.

Amazon echo

Amazon Echo

Amazon Echo es el altavoz inteligente que integra el asistente virtual por voz Alexa. Tiene unas dimensiones de 148 x 88 x 88 mm y permite controlar otros dispositivos inteligentes del hogar como luces, electrodomésticos, etc.

Una vez más, la compañía de Satya Nadella ha pagado la novatada en un mercado nuevo en el que no ha sabido competir con las grandes empresas de Internet.

Tiendas y servicios de suscripción

Windows

Al igual que han hecho Google o Apple, Microsoft ha intentado aprovechar la inmensa implantación de Windows (está presente en más de 1.000 millones de ordenadores) para vender apps, películas, música, y otro contenido. Pero al contrario de servicios como Google Play, la App Store o iTunes, nunca ha obtenido demasiado éxito.

Ya hemos hablado del fiasco de la plataforma Games for Windows, o la tienda hibrida de Windows 8. Otro de sus fracasos más relevantes fue la plataforma de música Groove Music (antes Xbox Music, antes Zune Music), que intentó competir con Spotify en 2012. Debido a su escaso éxito, Microsoft tuvo que cerrarla. Ahora se ha convertido en el reproductor musical de Windows 10, pero si quieres comprar música te lleva directamente a Spotify.

En Windows 10, la Tienda de Windows sigue vendiendo apps, juegos y películas, y aunque no ofrece cifras de ventas al menos parece una plataforma estable y más consolidada que las anteriores.

El caos de las cuentas de correo

Ver el correo de Hotmail u Outlook desde MSN

Microsoft siempre ha tenido bastante éxito con sus servicios de correo. Tanto con MSN como con Outlook, junto con la compra de Hotmail, durante años fueron el correo gratuito más usado. El problema es el plural.

Gmail se lanzó en 2004 y desde el primer día hasta ahora, 15 años después, solo ha existido un dominio de correo: gmail.com.

En cambio, a lo largo de los años Microsoft ha ofrecido cuentas de MSN, Hotmail, Outlook y Live, causando la confusión y la dispersión de los usuarios, con servicios que han dejado de funcionar o se han integrado en otros, pero manteniendo el nombre. Un galimatías.

El precio de Windows

Windows

Durante décadas, Microsoft ha sido el referente del software propietario. Si quieres usar nuestro software, llámese Windows o Microsoft Office, tienes que pagarlo.

En una sociedad capitalista es lógico y natural que una empresa quiera cobrar por un producto, aunque en las dos últimas décadas hemos visto que también se pueden ganar miles de millones con software gratuito (por desgracia, pagando el gravísimo precio del espionaje y la pérdida de privacidad).

No hay nada de malo en que Microsoft haya cobrado dinero por Windows durante casi 40 años. El problema es que el precio, que durante décadas ha rozado los 100 o 150 euros, puede que sea asumible para una empresa, pero no lo es para una economía doméstica. Especialmente cuando había que comprar una licencia de Windows para cada PC de la casa, o del negocio familiar.

Lenovo ideapad 530S

Lenovo Ideapad 530S

El Lenovo Ideapad 530S es un portátil de 14'' que destaca por su pantalla FullHD, además de por su procesador intel Core de octava generación, sus 8 GB de memoria RAM y el disco SSD. Es un portátil perfecto para ofimática.

El alto precio de Windows ha servido para que Microsoft se comprometiese a mejorarlo y mantenerlo seguro (no siempre ha sido así), y a mantener la compatibilidad con el software antiguo (su gran legado). Pero también ha fomentado la piratería de Windows, muchas veces por pura necesidad porque había familias o estudiantes que no podían pagar 100 euros por cada PC de la casa. Debido a este problema, cientos de millones de ordenadores han usado versiones de Windows piratas durante décadas, desactualizadas y con agujeros de seguridad, que ha propiciado la propagación de virus, robos de datos y malware.

El alto precio también puede considerarse un fracaso de Microsoft con Windows. ¿Qué hubiese pasado si la versión Home solo hubiese costado 20 o 25 euros desde el principio? ¿Habría sobrevivido Windows durante más de 30 años? Es algo que nunca sabremos....