Skip to main content

10 trucos para no pagar de más al hacer la compra online

Supermercado compra online

Depositphotos

01/02/2020 - 07:15

Cada vez más personas deciden hacer la compra online. Es una buena forma de que la compra llegue a casa sin necesidad de desplazarte al supermercado, elegir uno a uno los productos y después cargar de vuelta con las bolsas. Existen una serie de trucos que te ayudarán a ahorrar la próxima vez que vayas a realizar la compra del supermercado por internet.

Hacer la compra por Internet es una opción que ya cada vez más personas tienen en cuenta. En los últimos años ha aumentado la confianza en la web y con ello la tranquilidad de realizar cualquier operación financiera, aunque eso incluya introducir nuestros datos personales. Hacer la compra online tiene muchas ventajas y entre ellas la posibilidad de ahorrarte unos euros y controlar en todo momento cuál será el precio final.

Gracias a internet tu supermercado favorito está a solo un clic y con más beneficios como poder olvidarte de desplazarte a unos grandes almacenes, cargar con las bolsas de la compra, esperar largas colas en la caja o caer en las trampas psicológicas que los supermercados utilizan para que gastes más, ya que en las tiendas físicas todo está estratégicamente colocado para incitar al cliente.

Las compras por internet están sustituyendo a las tradicionales visitas al comercio o supermercado y como es lógico, los supermercados también tienen sus métodos para potenciar el gasto desde su página web y utilizan una serie de algoritmos para conocer nuestros gustos. Lo mejor es ser conscientes de la existencia de esos trucos para esquivarlos, te contamos los mejores trucos para no pagar de más al hacer tus compras.

10 trucos para no pagar de más al hacer la compra online:

  1. Comparar antes de realizar la compra
  2. Elimina las cookies
  3. Entra en la web de 'incógnito'
  4. Juega con el carrito de la compra
  5. Compra marcas blancas
  6. Conseguir el envío gratis
  7. Cupones de descuento
  8. Compra productos de temporada
  9. Establece un límite de dinero para tu cesta
  10. Elabora una lista y no compres con hambre

Utilizar a internet como nuestro aliado financiero para realizar nuestras compras, es una forma inteligente de no pagar un precio inflado que no le corresponde al producto. Además de ahorrarnos el tiempo que tardamos en ir al supermercado y estar dando vueltas por sus pasillos, se pueden comparar productos en distintas tiendas, podemos disfrutar de cupones y con una buena organización controlar nuestro dinero y nuestro gasto.

Es común tener que pagar una tasa por el envío de la compra a nuestra puerta de casa, un porcentaje simbólico teniendo en cuenta todas las ventajas que nos aporta la web. Pero si eres de los que está concienciado con sus ahorros y no quieres desperdiciar ni un euro, te gustará saber que muchos supermercados ofertan el servicio de envío gratuito con un gasto estipulado.

Que la compra por internet salga más barata no es ningún mito, es posible tenerlo todo: comodidad, rapidez y el mejor precio, solo tienes que seguir estos sencillos trucos.

1. Comparar antes de realizar la compra

Internet es muy amplio y hay sitio para todos. De hecho prácticamente todos las principales cadenas de supermercados tienen su tienda online, y cosechan grandes índices de ventas en nuestro país. Aunque sabemos que tienes un supermercado favorito, no está de más echar un vistazo a los demás para ver cómo rondan los precios de los productos que más consumimos.

Si te haces una idea de cuanto cuestan los productos en otros supermercados sabrás si en verdad estás pagando un buen precio o simplemente lo asumes por desconocimiento. Quizás en otros supermercados el mismo producto baje unos céntimos, y poco a poco, la cuenta irá bajando.

Compras

Ten en cuenta que los supermercados juegan con las ofertas y la mayoría de las veces nos dejamos llevar por estos 'numeritos' rojos que nos aseguran un suculento ahorro. Inconscientemente nos dejamos llevar por esa oferta. Muchas veces esto no es real, es un método de persuasión de las cadenas de supermercados, por lo que antes de asumir un buen precio, comparar nos dice la verdad.

2. Elimina las 'cookies'

Seguro que has oído hablar de ellas, de hecho cada vez que accedes a una página web, te salta un aviso para aceptar la política de cookies. Las cookies recopilan información sobre nuestra navegación para conocer que páginas nos interesan.

Las cookies espían los productos que más buscas para ofrecerte 'publicidad a tu medida'. Eliminarlas es recomendable ya que, si las cookies detectan que un producto te interesa, es posible que no te ofrezca el precio objetivo o real. Aunque quizás en un par de años dejaremos de hacerlo, después de que Google Chrome anunciara hace unos días que en 2022 acabará con las cookies de terceros.

3. Entra en la web de 'incógnito'

Entrar en internet desde una ventana de incógnito es una estrategia parecida a eliminar las cookies. El objetivo es que no nos reconozcan, y al no saber nuestros intereses no pueden ofrecernos la publicidad 'adaptada' y los productos a un precio irreal o manipulado.

Es muy sencillo, basta con deshacernos de todo lo que guarda nuestra información: cerrar nuestras redes sociales y cuentas de correo electrónico, cualquier página en la que hayas tenido que registrarte y si quieres multiplicar la privacidad 'abrir una ventana de incógnito'.

4. Juega con el carrito de la compra

En ocasiones podemos manipular las cookies, o al menos intentarlo. Se trata de jugar con el carrito de la compra, o más bien jugar con las cookies y su táctica de espionaje de nuestra navegación. Este truco consiste en seleccionar un o unos productos que te llamen la atención y añadirlos al carrito.

El siguiente paso es cerrar la ventana donde tenías guardados estos productos (sin comprarlo). Así las cookies registran tu interés y es posible que en unos días te avisen que 'olvidaste' un producto en el carrito y aparezcan ofertas que no pasen desapercibidas. . Ahora las cookies son nuestras aliadas y se encargarán de que esa oferta llegue a ti sin que tengas que buscarlo.

5. Marcas blancas

Marca blanca

Tanto para la web como para comprar en el supermercado físico, las marcas blancas son uno de los principales consejos para ahorrar en la lista de la compra. La mayoría de los supermercados tienen una marca blanca que permite a los clientes un ahorro evidente.

Las marcas blancas ya tienen cierto prestigio y calidad, incluso muchas personas prefieren adquirir una marca blanca antes que otra. En muchos casos las mismas empresas líderes producen y distribuyen estas marcas blancas.

6. Conseguir el envío gratis

Son muchos los supermercados que ofrecen a sus clientes envío gratuito, pero bajo algunas condiciones como por ejemplo un mínimo de compra. Y muchas veces el mínimo no es tan asequible... si no nos gastamos más de 100 euros es posible que tengas que pagar gastos de envío.

Para evitar esto tienes varias opciones, por ejemplo realizar tu compra del mes o de semanas aprovechando llegar al mínimo para disfrutar del envío gratis. Tarde o temprano vas a tener que volver al supermercado, pues aprovecha y atrásalo todo lo que puedas haciendo una gran compra en lugar de varias y más pequeñas.

Para poder hacer una gran compra es indispensable la organización. Realizar una lista de la compra con todo lo que nos falta y vamos necesitando es una buena idea, así como realizar un menú mensual donde añadas todos los ingredientes que vas a necesitar para cocinar. También puedes buscar tus propias soluciones: crear una lista de la compra guardada en la web y comprar siempre lo mismo, así seguro que no se te olvida nada.

Por otro lado, puedes usar este truco donde la palabra 'preventa' tiene que quedar grabada a fuego. Si no llegas al mínimo y quieres ahorrarte los gastos de envío compra algo en preventa (una película, un disco, un artículo electrónico...). Estos productos se cobran cuando se envían, así que cuando recibas tu compra, anula estos artículos y te habrás ahorrado sin problema los gastos de envío.

7. Cupones de descuento

Una simple búsqueda en Google y de golpe 30€ de descuento en su compra, ¿suena bien verdad?. En internet puedes encontrar muchas páginas que ofrecen cupones de descuentos para poder usarlos en tu compra en diversos supermercados (y todo tipo de productos). Una forma interesante de ahorrar dinero sin ningún esfuerzo. Muchos cupones son de descuento en la primera compra, pero también puedes encontrar códigos, promociones etc.

Estas páginas ofrecen a diario descuentos en compras completas o productos, incluso negocian con las empresas para conseguir precios y descuentos exclusivos. Cualquier persona puede utilizarlos, basta con registrarse y lo mejor es que es completamente gratis. Estas páginas normalmente te tienen informado, así que debes ser un poco responsable de no caer en estas trampas.

8. Compra productos de temporada

A diferencia de lo que puede pasar con la ropa, los alimentos de temporada son mucho más baratos. Las frutas y verduras se cultivan en una época determinada del año, las condiciones climatológicas no siempre son apropiadas para que un alimento se cultive. Pero la existencia de invernaderos es la que hace posible que tengamos esas frutas y verduras incluso en invierno.

Pero cultivar estas verduras requiere de más cuidados: hay que adaptar las condiciones del invernadero a las necesidades de ese alimento, habrá que cuidar más detalles como el regadío, la temperatura que soporta... Los alimentos de temporada crecen de forma natural sin necesidad de tanto esfuerzo.

Muchas veces también se añaden productos químicos artificiales de alto coste y que no son todo lo saludables que deberían... Un alimento que se cultiva en la época del año que le corresponde tiene mejor sabor y es de mayor calidad. Este consejo también es aplicable a la compra en tienda física.

9. Límite de dinero para la cesta

Una de las grandes ventajas de hacer la compra a través de internet, es que en todo momento puedes conocer cómo crece o desciende el dinero de la cesta de la compra. A diferencia de cuándo compramos en la tienda, que aunque llevemos un cálculo estimado, siempre se sobrepasa.

Pero saber cómo va creciendo el dinero que vamos a gastarnos en esa compra, muchas veces no es suficiente. Es recomendable que te establezcas un gasto máximo, el cuál no puedes sobrepasar, así en caso de que la cifra ascienda más de lo que tenías previsto, te verás obligado a renunciar a algún alimento menos necesario, quizás hasta menos saludable. 

10. Elabora una lista de la compra y no compres con hambre

Para hacer una compra de mucha densidad, es necesario tener previsión y organización. Debes ceñirte a lo que tienes escrito en la lista de la compra, antes habrás pensado tus menús, los ingredientes que utilizas etc.

Comprar con hambre es una forma de gastar más y más, seguro que compras alimentos que no necesitas por antojo del momento y que no serán alimentos del todo saludables. No caigas en el neuromarketing que con el que juegan las compañías.