Skip to main content

5 precauciones que debes tomar al utilizar una Raspberry Pi por primera vez

Raspberry Pi

27/05/2019 - 09:27 | Actualizado 27/05/2019 - 19:34

Las Raspberry Pi llevan ya un tiempo con nosotros, años en los que más y más usuarios se han sumado a una comunidad vibrante y en la que las novedades no faltan. Eso sí, si eres nuevo en esto, hay muchas cosas a tener en cuenta.

Es posible que acabes de comprar una Raspberry Pi y seas novato en lo que instalar distros con una microSD o un pendrive, que no sepas exactamente para qué la vas a usar o que te surjan dudas con respecto a las limitaciones de este Mini PC.

No hay que perder de vista que por hardware, una RPI es bastante limitada. Eso significa que no te va a servir para instalar Windows y que necesitarás sí o sí ampliar su almacenamiento, además de algunas cosas más que debes conocer.

Para ayudarte, hemos elaborado una lista de precauciones que debes tomar antes de ponerte a modificar y trastear tu Raspberry Pi, consejos que debes vigilar y algunas cosas que debes leer por anticipado.

Al final, es cuestión de dedicar tiempo y esfuerzo a exprimir al máximo las posibilidades de este PC en miniatura. Son muchas, como seguramente acabarás comprobando por ti mismo.

Cuidado con qué microSD usas

microSD

Una tarjeta de memoria en formato microSD es la forma que prácticamente todos los usuarios eligen para ampliar la capacidad de su Raspberry Pi. Es barato, efectivo y rápido, aunque debes tener en cuenta que no todas las tarjetas de este tipo son iguales.

Hay clases, unas más rápidas y otras más lentas. En este caso, lo que recomendamos es que te hagas con una microSD de clase U3. Son las más rápidas con bastante diferencia, algo que te dará mucha flexibilidad a la hora de ejecutar cualquier sistema operativo o aplicación.

Estas son las nuevas alternativas a las Raspberry que ya están en el mercado

No hay que perder de vista que será en esta microSD en la que tengas instalado el sistema operativo, así que si usas un modelo lento, tu RPI también funcionará con lentitud.

Por fortuna, una microSD de clase U3 es bastante barata hoy en día. En Amazon las hay de 128 GB por apenas 24 euros.

Merece la pena invertir en una carcasa

Raspberry Pi VPN

Normalmente, cuando compras una Raspberry Pi, también compras una carcasa en la que meterla. Es lo normal, aunque muchos usuarios prefieren no realizar esa inversión y ahorrarse unos euros.

Es un error, y es que por guardar poco dinero puedes acabar pagándolo caro. Dejas la placa y los componentes de la Rapsberry a la intemperie, y eso significa que el polvo y la suciedad harán mella en ellos.

Es mejor curarse en salud e invertir un poco más.

Android sí, pero ojo a qué aplicaciones vas a usar

Raspberry Pi

Muchos usuarios eligen una Raspberry Pi por un motivo simple: si sabes hacerlo, puedes convertir tu TV en una Smart TV con Android como sistema operativo, aunque no todo es tan fácil.

Para empezar, hay que encontrar una distribución de Android que le sirva a tu modelo de Raspberry Pi, es decir, que sea compatible y no exija muchos recursos ni hardware demasiado potente.

Pero incluso así, hay que tener precaución: quizás para lo que tú quieres dicha versión de Android no te sirva. Ten siempre en cuenta que algunas aplicaciones no están disponibles en las distros que puedes usar en Raspberry Pi.

Digamos que quieres ver Movistar en tu RPI. Es posible que no lo puedas hacer incluso si logras instalar Android.

Cuidado con las temperaturas: deja que tu Raspberry ventile

Rock Pi 4 B

Otro error más o menos frecuente a la hora de usar una Raspberry Pi es no tener en cuenta que se trata de un ordenador. En miniatura, sí, pero un ordenador al fin y al cabo.

Eso significa que cuanto más tiempo la uses y más le exijas, mayor será la necesidad de refrigerar su CPU. Déjale el espacio necesario para que disipe el calor o te llevarás un susto.

Más allá del peligro de fusión por calor -o algo similar- el problema es que a mayor temperatura, menor rendimiento de su procesador.

¿Tiene WiFi tu modelo?

Router WiFi

Por último, otra precaución: si eres incapaz de conectar tu Raspberry al WiFi es porque seguramente tu modelo no tenga WiFi. Eso significa que has comprado la versión que viene sin módulo para conectarte a redes inalámbricas.

Por suerte, es un problema con solución: un adaptador WiFi para conectarte a estas redes y llevar Internet a tu RPI sin tener que tirar un cable de red, algo que siempre es aparatoso e incómodo.

Por suerte, los puedes encontrar tirados de precio en Amazon, desde unos 9 euros.