Skip to main content

6 trucos poco conocidos para que tus contraseñas sean de verdad seguras

Cómo ver las contraseñas WiFi guardadas en Windows 10

Andrea Núñez-Torrón Stock

01/09/2019 - 08:30

Más allá de los clásicos consejos en torno a la seguridad que deben adquirir tus contraseñas, queremos ofrecerte algunos consejos adicionales para blindar tus cuentas frente a las ciberamenazas.

Es fundamental contar con claves de acceso fuertes y robustas para mantener tu dinero, tus datos y tu intimidad a buen recaudo. Cuando escoges contraseñas débiles, te expones a ataques de phishing y suplantaciones de identidad, fraude de tarjetas de crédito y secuestro de tu información personal a cambio de dinero.

Pese a las advertencias, seguimos escogiendo claves poco seguras y reiterando prácticas peligrosas. Por ejemplo, la mitad de las empresas guarda sus contraseñas en un Word o Excel, uno de cada seis routers es vulnerable debido a una mala elección y las contraseñas favoritas de los españoles son cumpleaños, qwerty y 123456.

Es importante invertir tiempo en la creación de una contraseña fuerte, lo suficientemente larga, que combine letras, números y símbolos y que no incluya datos como tu nombre o fecha de nacimiento. Brad Klontz, un psicológo financiero que comparte consejos para la prevención de actividades fraudulentas asegura que “la gente no está tomando medidas activas para protegerse”.

Si quieres alejarte del riesgo antes de que la biometría llegue para sustituir a las contraseñas, presta atención a esta lista de consejos.

6. El tamaño importa

Durante bastante tiempo, 6-8 caracteres se consideraron suficientes pero en la actualidad, con la proliferación de ciberamenazas, los expertos recomiendan una longitud mayor, de 12 a 14 caracteres como mínimo para garantizar una mayor seguridad. La longitud es tan importante como la seguridad, ya que muchos hackers y tipos de software malicioso se centran en las contraseñas más simples y cortas.

5. Adiós a las referencias personales

Debes omitir todo lo obvio y no incluir en tu contraseña nada que tenga que ver con tus datos personales. Además de ignorar las contraseñas de risa tipo “12345” y “contraseña”, no debes incluir en ella nombre, cumpleaños, nombre de tu pareja o mascota o cualquier cosa que puedan descubrir a partir de tus redes sociales. 

Este consejo es especialmente crítico cuando se trata de las claves de cuenta bancaria, ya que es preferible dedicar unos minutos adicionales a la creación de tu contraseña que ser permanentemente vulnerable al fraude. 

4. Las frases, mucho mejor que las palabras

Muchos de los expertos en ciberseguridad enfatizan la importancia de construir gramáticamente una oración, ya que esta es una gran táctica para incrementar la complejidad de tu contraseña.

Para ello, puedes optar por frases memorables de libros que te gustan o de tus películas favoritas y mezclarlas con números y caracteres especiales. Para subir la apuesta, incluye mayúsculas y sobrepasa los 14 caracteres, asegurándote de forma creativa que tu clave es única.

3. Utiliza la barra espaciadora

Si la plataforma te lo permite, utiliza la barra espaciadora de tu teclado, ya que muchas veces las herramientas de hackeo de contraseñas la pasan por alto. Alex Heid, Jefe de Investigación de SecurityScorecard, sugiere algo así como: “Mi cena favorita es el filete con patatas”, combinado con números y caracteres especiales.

Es importante, por otra parte, que sea fácil de memorizar.

2. No descuides tu contraseña de correo electrónico

Muchos usuarios se despistan en torno a esta contraseña, centrándose más en cuentas bancarias, tarjetas de crédito y otros accesos a plataformas de información dedicada. Sin embargo, ten en cuenta que el acceso a esta cuenta puede resultar destructivo, ya que tu email es una puerta de entrada a la contraseña de restablecimiento y a las claves hacia otras redes sociales y páginas web. 

Michael Kaiser, director ejecutivo de Nation Cyber Security Alliance, sugiere la implementación de la autenticación en dos pasos para tu correo electrónico, ya que esta implica una capa de protección adicional más allá del inicio de sesión habitual. 

1. Personaliza cada contraseña

Si todas tus contraseñas son iguales, les estás dando a los hackers una llave universal para acceder a todos los apartados de tu vida. Los expertos recomiendan que las cambies cada 60-90 días y que además, sean diferentes para cada plataforma a la que accedas. La reutilización es una de las maneras más fáciles de ser hackeado y pese a ello, el 61% de los encuestados por LastPass afirman tener contraseñas iguales o similares en sus cuentas.

Otra opción es utilizar un gestor de contraseñas. En este artículo te contamos cuáles son los mejores del mercado.