Skip to main content

7 juegos de Super Nintendo que queremos ver en SNES Mini

Super Nintendo

21/05/2017 - 10:08 | Actualizado 21/05/2017 - 10:09

Super Nintendo es una consola que está en boca de mucha gente (y en los pensamientos de otros tantos). Y es que, tras anunciar Nintendo que para la producción de NES Mini, SNES Mini o Super Nintendo Mini ha asomado la patita gracias a una serie de rumores. Nintendo ha dicho que no va a confirmar si Super Nintendo Mini existe, por el momento, ya que están centrados en Nintendo Switch y la nueva Nintendo New 2DSXL que acaban de anunciar.

Por si no lo sabíais, NES Mini se lanzó a finales del año pasado y fue una miniaturización de la NES original que incluía los 30 juegos más icónicos de dicha consola en occidente. Fue todo un éxito y, aunque algunos comercios lograron reponer, NES Mini se agotó la primera semana. Por eso, no es de extrañar que Nintendo quiera repetir jugada y lance una SNES Mini que no solo permita que los nostálgicos disfruten, sino que consiga servir como cacharro educativo para que las generaciones más jóvenes vean de dónde vienen juegos que hoy tenemos tan presentes. Como Mario Kart 8, por ejemplo, o cualquier nuevo Super Mario.

Sin embargo, antes de presentar los 7 juegos que debería llevar obligatoriamente una supuesta Super Nintendo Mini, veamos de dónde sale esta consola. Nintendo lanzó, tras el gran éxito de NES, una versión superior de esta, conocida como SNES, Super Nes o, simplemente, Super Nintendo. Corría el año 1990 y la ''guerra'' de los 16 bit acababa de comenzar, una batalla que tendría a ambos lados del ring a la Génesis de SEGA y la Super NES de Nintendo.

Las mejores tarjetas de memoria MicroSD

SNES fue conocida como 'El cerebro de la bestia', un sobrenombre que le iba genial debido a que fue la primera consola doméstica de Nintendo capaz de mostrar gráficos en 3D. El juego que ostenta ese honor es Star Fox. La consola marcó un antes y un después y, a diferencia de los juegos de NES, que han sufrido bastante el paso de los años, los juegos de la generación de 16 bit y SNES se mantienen bastante bien y son hoy muy agradables de jugar.

A continuación os presentamos los 7 juegos que deberían estar entre la hipotética lista de juegos de Super Nintendo Mini. Y... bueno, si resulta que nunca vemos una SNES Mini, no pasa nada, siempre podéis intentar haceros con la SNES original, que es bien bonita, y con alguna de las joyas que os presentamos a continuación.

Demon's Crest

Demon's Crest

Aunque estamos acostumbrados a que Nintendo tiene juegos de fantasía en los que todo es color y muñecos simpáticos, no todos los juegos cumplen con esa descripción, y Demon's Crest es un ejemplo. Comenzamos repasando la lista de los mejores juegos de SNES que nos encantaría ver en una Super Nintendo Mini con un juego que llegó a mitad del ciclo de vida de la consola y que recogía el guante de juegos como Super Metroid o el propio Star Fox y sus fases en 3 dimensiones.

Demon's Crest se lanzó en 1995 en Europa y nos presenta una oscura historia en la que seis misteriosas piedras aparecen en el reino de los demonios, lo que desencadenó guerras internas para ver quién era el demonio que se hacía con el poder de las piedras, ya que otorgaban poderes elementales y el poseedor de las piedras se convertiría, por así decirlo, en el rey de los demonios. Uno de ellos consiguió reunirlas todas, pero cayó en combate y el fragmento de una de las piedras se perdió. Ahí es donde comienza la aventura.

Esta introducción ya nos permite hacernos una idea de las intenciones del juego, un título que presentó un contexto sólido y, a partir de ahí, nos puso a los mandos para explorar su universo con unas mecánicas de esas llamadas 'Metroidvania'. Este sistema de juego basado en explorar salas, avanzar, conseguir poderes e ítems y volver a estancias ya visitadas para desbloquear nuevas puertas y obtener tesoros no era nuevo, pero Demon's Crest lo plasmó a la perfección e incluyó un elemento jugable muy interesante.

Los mejores juegos japoneses para PC en Steam

Y es que, en el juego podemos volar, algo de lo más útil en algunas fases y, a medida que avanzamos y conseguimos nuevos poderes, también aumentaremos la forma física del personaje, algo que hoy es muy común, pero hace 22 años no lo era tanto. A medida que avancemos, derrotemos a jefes y consigamos secretos, aumentaremos nuestra barra de vida. Sin embargo, y esto era lo mejor, al igual que pasaba en Wonder Boy The Dragon's Trap (juego lanzado en 1989 y remasterizado para las nuevas consolas), el demonio protagonista podía cambiar de apariencia, lo que nos permitía acceder a nuevas zonas.

Sin duda, el lanzamiento de Capcom fue todo un acontecimiento a nivel de calidad (que no de popularidad), y uno de los mejores juegos de SNES. El juego tiene bastantes papeletas para aparecer en el catálogo de juegos de una futura SNES Mini, ya que es de los que está disponible en la Consola Virtual de Nintendo. Veremos qué pasa, pero antes, volemos en 3D al siguiente juego.

Super Metroid

Super Metroid

Super Metroid es, sin lugar a dudas, uno de los mejores juegos de SNES y como no podría ser de otra forma, uno de los juegos que nos gustaría ver en una Super Nintendo Mini. El juego de Nintendo salió al mercado un año de antes que Demon's Crest y, aunque era mucho menos innovador que el juego que abre la lista de los mejores juegos de Super Nintendo, sí cumple en el apartado de la diversión, ya que es una auténtica joya tanto en este sentido como en el diseño de niveles.

Plataformas, acción y aventura (y mucha, muchísima exploración) se dan la mano en uno de los mejores juegos del género. Super Metroid nos anima a superar un montón de niveles (bastante largos para la época) en los que no solo priman las mecánicas jugables. Y es que, la saga Metroid se ha caracterizado por tener una historia bastante seria y muy presente a lo largo del desarrollo de cada una de las entregas, y en Super Metroid no iba a ser menos. El juego nos anima a acompañar a Samus, la protagonista, a través de un planeta infestado de piratas espaciales y otros peligros con un giro final sorprendente que nos hace comprender por qué esta saga es tan grande. Parece tonto, pero no os vamos a hacer spoiler de este juego de 1994, ya que podéis descubrirlo ahora en la Consola Virtual o en una futura SNES Mini.

Pokitto, la consola retro portátil para aprender a programar

Si nos ceñimos estrictamente a las mecánicas jugables, encontramos que Super Metroid es una auténtica obra de arte en lo que a diseño de niveles se refiere. No solo todas las plataformas están medidas al milímetro y los enemigos están situados en puntos muy bien estudiados, sino que hay muchísimos secretos que descubrir en cada una de las pantallas. Además, en esta entrega contamos con un arsenal de armas bastante majo y un montón de actualizaciones del traje especial que nos permitirán realizar nuevas acciones.

Super Metroid es una de las joyas que nos dejó SNES, uno de los mejores juegos de la consola y uno de esos que ha envejecido bastante bien. El arte era muy bonito (excepto algunas escenas algo grotescas, igual que Demon's Crest), y la jugabilidad sigue siendo sublime.

Mega Man X

Mega Man X

Capcom se hinchó a sacar juegos de calidad en NES y SNES y, un par de años antes de Demon's Crest, la compañía japonesa lanzó el gran Mega Man X (diseñado por un jovencísimo Keiji Inafune, quien posteriormente estuviera a cargo de juegos como Dead Rising u Onimusha), un juego que revolucionó la jugabilidad no solo de la saga, sino del género. Y es que, algunos de los elementos jugables que hemos comentado en Dragon's Crest, surgieron de Mega Man X.

Mega Man X, además de ser una joya a nivel de desarrollo jugable, también tenía una historia bastante más elaborada que juegos anteriores (y un pelín más oscura). En 1994 los videojuegos ya ''jugaban'' con temas como el control, la duplicación de máquinas pensantes y la capacidad para que androides sintieran emociones humanas. Gran parte de la historia de Mega Man X va de eso, pero aquí estamos para pegar tiros, y en eso el juego cumple a la perfección.

Sentry, una caja de PC gaming del tamaño de una consola

Y es que, el protagonista de Mega Man X es un personaje bastante dotado para el combate, capaz de, mediante mejoras, trepar por paredes, deslizarse por las mismas (y disparar, incluso). Además, los niveles de esta nueva entrega incluían secretos que nos permitían aumentar nuestra salud, lanzar mejores ataques y modificar nuestra armadura (algo que se potenció en el posterior Dragon's Crest) para convertirnos en mejores soldados. Los enfrentamientos con los jefes finales son, simplemente, épicos.

Sin duda, Mega Man X es uno de los mejores juegos de SNES y tiene muchas papeletas para aparecer en una posible SNES Mini, ya que es uno de los títulos de la legendaria consola de Nintendo que están disponibles en la Consola Virtual.

Mickey Mania

Mickey Mania

Cuando hablamos de Mickey Mania se nos va la cabeza, directamente, a la Mega Drive de SEGA. No era la mascota de la compañía japonesa rival de Nintendo, pero muchos tenemos ese sentimiento de que Mickey Mania pertenece a Mega Drive. Sin embargo, este gran plataformas en 2D también tuvo su versión de SNES. No hablaremos de comparativas entre SNES y Mega Drive, pero sí hay que decir que Mickey Mania en SNES también era un juego mágico.

Y es que, el videojuego protagonizado por Mickey tenía un encanto especial. Lo sigue teniendo, vaya. Desarrollado por Capcom para SNES (la versión de Mega Drive corrió a cargo de la propia SEGA), Mickey Mania era un homenaje al ratón más famoso de los dibujos animados que el año anterior había cumplido 65 años. En su papel de celebrar dicho cumpleaños, en el juego visitamos seis de las películas que había protagonizado el personaje creado en 1928.

Mickey Mania cumple a la perfección en su papel de videojuego homenaje, ya que nos permite vivir acontecimientos en escenarios (que tienen temáticas y enemigos exclusivos) sacados de algunas de las películas y cortos protagonizados por el ratón, pero también es un genial (y difícil) videojuego de plataformas en 2D. A nivel de mecánicas, Mickey Mania es muy básico y, aunque apareció a la vez que Mega Man X, no debéis esperar encontrar una jugabilidad tan compleja como en el juego de Capcom e Inafune.

Construye tu propia consola de videojuegos retro con MAKERbuino

Hay 4 cosas básicas en Mickey Mania. La primera es saltar y aprender a controlar a Mickey. Las animaciones del ratón son de lo más curiosas, muy de dibujo animado, y es importante controlar el píxel exacto que ocupa el personaje para escapar de algunos peligros. La otra mecánica básica es la de atacar con canicas. Podremos llevar un número limitado de canicas que ''disparamos'' a los enemigos. Lo tercero es intentar potenciar al personaje encontrando los secretos que nos permiten gozar de más barra de salud y vidas extra.

Mickey Mania es una de las joyas del catálogo de SNES, pero este juego es más complicado que lo veamos en una posible Super Nintendo Mini, ya que no se encuentra en la eShop de la Consola Virtual. Aunque, quién sabe...

Star Fox

Star Fox

Encaramos el podio de los mejores juegos de SNES que nos encantaría ver en Super Nintendo Mini con una maravilla técnica. Para 1993, claro, año en el que se lanzó Star Fox, un juego que no solo inauguraba las 3D en una máquina de Nintendo, sino que era el inicio de una saga. ¿Cómo era posible que mostrara gráficos en 3D? Una de las ventajas del uso de cartuchos es que, en cierta medida, la máquina no está limitada solo por sus tripas, sino que los circuitos del cartucho se pueden utilizar para esconder chips que permitan hacer magia.

Igual que en las consolas portátiles de Nintendo, hasta Switch, las partidas guardadas eran grabaras en la memoria interna de cada cartucho, había algunos que incluían elementos que mejoraban la propia consola. Era el caso del cartucho de Star Fox y su chip Super FX integrado. Gracias a este chip, SNES permitía mostrar gráficos en 3D. Eso sí, si no conocíais Star Fox, preparaos, que vienen curvas, ya que el 3D de 1993 en consolas domésticas no es como el que disfrutamos ahora...

Aprovecha este código descuento de Bangood para ahorrar en tus compras de electrónica

Y es que, sí, se nota que era un primer intento en 3D en una consola que no estaba diseñada para ello. Pero bueno, ahí nació una saga que ya cuenta con un buen puñado de entregas. Dejando de lado el apartado visual, Star Fox era un juego divertido y de lo más innovador para su tiempo. El control era algo tosco, sobre todo al principio, pero una vez le pillabas el truco a la nave de Fox, era un gustazo aniquilar enemigos.

Lamentablemente, y aunque sería una pasada ver un juego como Star Fox en SNES Mini (para apreciar el nacimiento de una saga y, sobre todo, para valorar cómo eran los juegos poligonales en aquella época), el juego no está en la eShop de Nintendo ni en la Consola Virtual, por lo que parece que, o cambia la dinámica que Nintendo inició con NES Mini, o no veremos Star Fox en una Super Nintendo Mini.

Super Mario World 2: Yoshi's Island

Super Mario World 2: Yoshi's Island

Si no había aparecido hasta ahora entre los mejores juegos de SNES, era obvio que estaría en primera o segunda posición. Super Mario World 2: Yoshi's Island, o Super Mario World 2, es la segunda parte de la sub-saga Super Mario World, pero no tiene absolutamente nada que ver con el primer juego de esta saga que apareció un año después del lanzamiento de SNES. Aunque el primero es buenísimo, este Super Mario World 2 es el que me encantaría ver en una Super Nintendo Mini, ya que todo lo que rodea este videojuego es, absolutamente, mágico.

Aunque en este juego seguimos en la Isla de Yoshi, al contrario que en el original, no controlaremos directamente a Mario, sino al dinosaurio que engulle todo lo que pilla y que debe cuidar a un 'baby Mario' que cargará en su lomo durante todo el videojuego. El diseño es lo primero que nos atrapa en Super Mario World 2: Yoshi's Island, ya que la animación de Yoshi, la cabeza de Mario y, sobre todo, esa gorra gigante que porta el pequeño fontanero son una declaración de intenciones. El juego es monísimo y esa característica se aplica a las propias mecánicas. 

Al igual que el más reciente Yoshi Woolly World, Super Mario World 2 busca el reto al meter tres tipos de coleccionable por nivel. El jugador que quiera ver los mundos (con un nivel de detalle asombroso y un diseño fantástico) puede superar cada pantalla sin demasiadas dificultades. Sin embargo, el jugador que quiera profundizar y encontrar todos los coleccionables, sufrirá para hacerlo, ya que algunos están realmente bien escondidos.

Arduboy, la consola retro de 39 $ que arrasa en Kickstarter

Super Mario World 2: Yoshi's Island es uno de los mejores juegos de SNES. Apareció 5 años después del lanzamiento de la consola y fue una auténtica obra de arte a nivel audiovisual (sí, la banda sonora es una delicia). Las animaciones están muy cuidadas, todos los personajes rebosan personalidad y el ''malo'' tiene carisma. Sin duda, uno de esos juegos que me encantaría ver en una posible SNES Mini.

Además, como curiosidad. Aunque parezca que es un juego 2D simplón, Super Mario World 2 también hacía uso del chip Super FX, el mismo que permitía mostrar gráficos 3D en Star Fox. Gracias a estos circuitos, los artistas pudieron meter efectos como el desenfoque de la imagen, un scroll muy limpio, un montón de elementos en pantalla, animaciones revolucionarias y un efecto acuarela que le iba como anillo al dedo y disimulaba muchísimo el ''pixel gordo''.

The Legend of Zelda: A Link to the Past

The Legend of Zelda: A Link to the Past

The Legend of Zelda: A Link to the Past es la joya de la corona de SNES (y, para algunos, de los videojuegos en general). A Link to the Past es uno de los videojuegos más queridos de la saga Zelda y, curiosamente, el único juego de la saga que recibió Super Nintendo. Llegó a Japón solo un año después del lanzamiento de la consola y, viendo cualquier imagen del juego se puede apreciar el increíble trabajo artístico que Miyamoto y los suyos desarrollaron en esta entrega.

Sin embargo, A Link to the Past no es solo una cara bonita, también es un videojuego de aúpa y el más influyente para las entregas posteriores de la saga. Y es que, aunque The Legend of Zelda y su secuela, Zelda II, inventaron ''la fantasía'' de Link y la princesa Zelda, fue A Link to the Past el juego que sentó los cimientos de algunas de las mecánicas más importantes de la franquicia, como las mazmorras con varios niveles, los ciclos de luz y oscuridad y algunas de las mejores armas de la saga.

Sí, Ocarina o Time también hizo su parte al trasladar la saga a las 3 dimensiones en Nintendo 64, pero fue A Link to the Past el que consiguió que la saga fuera lo que es hoy día. Además de algunas mecánicas jugables, como las ya comentadas, A Link to the Past cogió lo mejor de las anteriores entregas y lo potenció. El desplazamiento de zonas funcionaba de forma más suave, las animaciones de Link eran sensiblemente mejores (algo que se notaba, sobre todo, al subir y bajar escaleras de caracol) y el protagonista ahora podía correr y desplazarse en diagonal, algo que era imposible antes.

10 curiosidades de la consola NES Mini

Además, esta entrega contaba con un mapa coherente y mucho más intuitivo a la hora de recorrerlo, por no hablar de la mayor complejidad de los puzles, sobre todo gracias a los dos ''universos'' de Hyrule, la tierra en la que se ambienta la saga. Algo fundamental también fue la mejora en el combate, ya que ahora podíamos enfrentarnos a enemigos desde otros ángulos en lugar del clásico ataque frontal de los dos juegos anteriores.

En definitiva, Zelda A Link to the Past es uno de los mejores juegos de SNES y de la historia, pero también uno que veremos sí o sí en la hipotética Super Nintendo Mini. No es para menos, ya que lanzar esa consola sin un Zelda debería ser pecado... ¡Ah! Casi me lo dejo por el camino, pero la banda sonora original de este juego es una de esas que se quedan guardadas en la memoria.