Skip to main content

Los 7 mejores juegos exclusivos de Xbox 360

Xbox 360

12/03/2017 - 08:12

Llegó en 2005 y, desde entonces, Xbox 360 no paró de ofrecernos videojuegos exclusivos de una calidad altísima y para todos los gustos. En esta entrada repasaremos los mejores juegos exclusivos de Xbox 360, la veterana consola de Microsoft que ''murió'' con más de 80 millones de unidades vendidas, pero cuyos juegos siguen muy vivos gracias a la retrocompatibilidad de Xbox One.

Y es que, Microsoft quiere rescatar los mejores juegos de Xbox 360 para que los usuarios de su nueva plataforma disfruten de las increíbles experiencias que la anterior consola de la compañía norteamericana nos permitió vivir sin salir del salón. 

Xbox 360 nos ofreció grandes juegos de rol japoneses (JRPG), así como un montón de shooters que se controlaban a la perfección gracias a la precisión y robustez de su mando e, incluso, algún que otro juego de estrategia en tiempo real (RTS) que sorprendió a todo el mundo gracias a lo cómodo que era de controlar.

Xbox Game Pass, el Netflix de Microsoft con juegos de Xbox One y Xbox 360

Pese a la inmensa cantidad de juegos exclusivos que tuvo Xbox 360, Microsoft no se relajó en el tema de hardware y servicios y nos permitió gozar de un sistema de juego online que era muy robusto y fiable (Xbox Live GOLD), servicios como Netflix o Yomvi, Youtube y navegador de internet. Estas características se añadieron poco a poco vía actualización de software.

Las mejores aplicaciones para Xbox

Además, la compañía ya coqueteó con Kinect en Xbox 360 ofreciendo juegos y la posibilidad de controlar el menú de la consola con gestos de nuestras manos. Kinect no llegó a cuajar (lo volvieron a intentar con Xbox One y tampoco interesó a los jugadores), pero fue una muestra de la confianza y el mimo que Microsoft puso en Xbox 360.

Ahora mismo están baratísimas y es un gran momento de revivir las grandes joyas de la consola, algo que también podemos hacer en Xbox One gracias a la mencionada retrocompatibilidad. Por eso, si no habíais tenido antes una Xbox y acabáis de entrar en el ecosistema Microsoft, os dejamos una lista de los que creemos que son los mejores juegos exclusivos de Xbox 360.

Too Human

Too Human

¿Os extraña que Too Human sea uno de los mejores exclusivos de Xbox 360? Objetivamente, puede que el juego de Silicon Knight (que tuvo un desarrollo de lo más polémico) no sea de los mejores de la consola de Microsoft, pero sí deja bastante buen sabor de boca entre todo aquel jugador que se atreve a adentrarse en su universo.

Too Human era el primer juego de una trilogía (que parece que se quedará en ese juego aislado y nunca llegará a completarse) que llegó a Xbox 360 tras un desarrollo turbulento. Robo de licencias y otros turbios asuntos aparte, el juego iba a salir en Gamecube, luego en PlayStation y, finalmente, terminó siendo exclusivo de Xbox 360.

La narración era algo torpe, había problemas en los subtítulos, gráficamente no era nada del otro mundo (aunque el diseño sí destacaba sobremanera) y, en general, todos los apartados estaban en tierra de nadie, ni eran muy buenos, ni muy malos. Sin embargo, el mundo del juego y, sobre todo, el sistema de juego sí eran elementos fascinantes.

Too Human es una mezcla de RPG y hack&slash que funcionaba bastante bien y que resultaba, en cierta medida, divertido. Era original y siempre espectacular gracias a la cámara. Sin embargo, lo mejor es el mundo que combina elementos futuristas con la mitología nórdica, una combinación que, por narices, tenía que funcionar.

De la manera que sea, aunque no es de lo mejorcito del catálogo, si es un juego muy querido por buena parte de los usuarios y solo lo podemos jugar en la veterana máquina de Microsoft. 

Fable 2

Fable 2

Promesas incumplidas por parte del director creativo aparte, está claro que Fable 2 es uno de los mejores juegos de Xbox 360. Y lo es porque es un gran juego, así de fácil. 

La primera entrega de Fable, de 2004, fue uno de los juegos del año en Xbox y un punto de partida muy bueno para una saga que, lamentablemente, fue a menos tras la segunda entrega (tanto que Fable Legends, el ultimo juego de la saga en desarrollo, no tenía nada que ver con el concepto de los anteriores y terminó cancelado y el estudio, Lionhead, echó el cierre).

Fable 2 mejoraba todo lo que hizo especial al primer Fable. Se trata de un juego de rol occidental (RPG) con mecánicas muy simplificadas (y, aún así, completas) y una historia que, acompañada por su apartado audiovisual, parece un cuento, un cuento que podemos jugar.

En Fable 2 controlaremos, al igual que en el primero, a un héroe desde su niñez hasta su vejez. Durante este tiempo podremos realizar todo tipo de acciones (como enamorarnos, comprar una casa y vivir decenas de aventuras) y tendremos que elegir si queremos ser una buena o una mala persona. Todo esto, claro, en función de nuestros actos.

Este sistema de moralidad era bastante entretenido y cambiaba el aspecto de nuestro personaje, pero lo mejor es que Lionhead supo crear un cuento rolero para todo tipo de jugadores gracias a un sistema de combate muy intuitivo que permitía que, con solo tres botones (magia, cuerpo a cuerpo y ataque a distancia) pudiésemos acabar fácilmente con los enemigos.

Si tenéis oportunidad, echadle un vistazo a Fable 2 (y al primero gracias a Fable Anniversary) porque es uno de los mejores juegos de Xbox 360.

Crackdown

Crackdown

Puede que no sea el mejor exclusivo de Xbox 360, pero sí es uno de los títulos más divertidos, sin ningún tipo de duda, de la consola de Microsoft. Crackdown nos sorprendió a todos gracias a un sistema de juego salvaje cafre y divertido a raudales. Sin embargo, estas cualidades las vieron muchos jugadores después de hacerse con el juego, ya que el principal reclamo para vender Crackdown era que incluía la beta de Halo 3 (sí, ya había betas por aquel entonces).

Crackdown llegó en 2007 (un grandísimo año para Xbox 360) y destacó por ofrecer un sistema de juego en una ciudad enorme en el que controlábamos a un Agente, un policía ''especial'' que estaba ahí para poner fin a los criminales sin importar los medios. Lo más divertido es que, Crackdown ofrecía un sistema de evolución de personaje de lo más peculiar, ya que consistía en ir cogiendo orbes que nos permitían saltar más alto, hacer más daño con diferentes armas o tener más resistencia y velocidad.

Casi más interesante que acabar con las tres bandas rivales era el sistema de evolución, ya que nos pasábamos más tiempo saltando entre azoteas para conseguir los orbes de mejora que peleando y, la verdad, sin ser un juego de superhéroes, conseguía que nos sintiésemos como tal.

Además, en Crackdown podíamos conducir una serie de vehículos que molaban muchísimo, había retos y podíamos jugar online con otras personas en modo cooperativo. Es uno de los más divertidos y mejores juegos de Xbox 360. Tuvo una secuela que no funcionó demasiado bien, pero este año saldrá Crackdown 3 en Xbox One y hará uso de una tecnología que promete ser espectacular.

Blue Dragon

Blue Dragon

Empezamos con los platos principales de la lista de juegos de Xbox 360, lamentablemente (debido a la enorme calidad de los tres de los que hablaremos a continuación) se ha quedado fuera del top 3. Sin embargo, no hya duda de que Blue Dragon, el fabuloso JRPG de Mistwalker, es uno de los mejores juegos de Xbox 360.

Blue Dragon llegó a finales del 2006 para enamorarnos con un sistema de combate por turnos muy clásico y una historia que mezclaba lo infantil con temas adultos. Si estáis puestos en Dragon Ball Super, que ahora está de moda, habréis notado que los personajes del juego os son familiares. Mistwalker contó con el gran Akira Toriyama, diseñador de los personajes de Dragon Ball y, por tanto, uno de los reclamos de este Blue Dragon.

La historia de Blue Dragon versa sobre la amistad, el compañerismo y la épica. Unos chavales debían salvar su pueblo y, para ello, contaban con unos poderes muy especiales que les permitían controlar sus sombras. Eso, que no suena muy espectacular, mejora cuando os decimos que sus sombras eran dragones (u otros animales) gigantes que pegaban bastante fuerte.

Si os gustan los juegos de rol por turnos, que últimamente no abundan, no debéis perder de vista este Blue Dragon, ya que es uno de los mejores juegos de Xbox 360 que ahora podéis disfrutar en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad.

Gears of War 2

Gears of War 2

Aunque Gears of War, el primero, podría ser de los mejores de Xbox 360, por sentar las bases de una saga mítica, creo que la segunda entrega, el durante dos años anhelado Gers of War 2, supera a su predecesor en absolutamente todos los apartados.

Creado por el estudio Epic Games, Gears of War 2 dejaba de ser una ''demo técnica'' del potente y versátil motor gráfico Unreal Enigne 3 para convertirse en un videojuego consistente que continuaba la historia justo donde lo dejó el primer Gears of War.

Sí, seguimos encarnando a Marcus Fénix, un soldado hipermusculado bastante plano a nivel sentimental, pero muy ducho en combate, y seguimos matando Locust (unas criaturas que emergieron del suelo en el planeta Sera, aniquilando a la humanidad), pero todo es mucho más grande.

Gráficamente era espectacular. Las animaciones estaban a un nivel sublime y las texturas eran una delicia, pero lo mejor es que la historia cobraba mayor importancia que la de la primera entrega. Aunque se sentía algo forzada en según qué puntos, la variedad de situaciones y la mayor importancia de los personajes secundarios, lograban redondear la experiencia que ya ofreció el primer Gears of War.

Además, al igual que Halo 3, Gears of War 2 fue un referente en el juego online de Xbox 360, con modos competitivos y cooperativos (como el innovador modo horda) que nos dieron decenas de horas de diversión con amigos.

Lost Odyssey

Lost Odyssey

Si hay un término para describir Lost Odyssey ese sería, sin duda, el de ''único''. Es un juego único y uno de los juegos más destacados de Xbox 360 sin ningún tipo de duda. Al igual que Blue Dragon, Lost Odyssey fue un juego de rol japonés (JRPG) exclusivo de Xbox 360 firmado por Mistwalker, compañía formada por algunos ex-Square Enix y, por lo tanto, desarrolladores de Final Fantasy.

La historia es lo más importante de este JRPG de combate por turnos (aunque con un sistema muy dinámico que recuerda al de clásicos como Legend of Dragoon), ya que nos pone en la piel de Kaim, un ''inmortal'' que lleva 1.000 años vagando por el mundo, viviendo historias, conociendo personas y, por tanto, pasando por encima de muchísimas generaciones.

Puede parecer atractiva la idea de vivir 1.000 años, pero cuando el resto de personas a tu alrededor viven muchísimo menos, no dejarás de perder seres queridos poco a poco. Esto es algo patente en la historia del juego, pero sobre todo en los recuerdos de Kaim, una serie de textos (que son muy, muy emotivos) que nos contarán las vivencias de Kaim.

Gráficamente se mantiene bastante bien y sigue siendo una delicia a nivel sonoro (con música del mítico Nobuo Uematsu) y, además, es un videojuego obligatorio para todos los amantes del género JRPG más clásico. 

Halo 3

Halo 3

Halo 3 no es solo uno de los mejores juegos de Xbox 360, sino un título que se convirtió en un auténtico clásico desde el momento en el que llegó al mercado. Bungie volcó todo su talento y lo aprendido con Halo 1 y Halo 2 y nos brindó un título sobresaliente y uno de los mejores exclusivos de la generación pasada. Sin importar la consola.

La historia de Halo 3 nos vuelve a poner en la piel de John-117, el Jefe Maestro, un soldado mejorado genéticamente (los Spartan) que está acompañado en todo momento por Cortana, una avanzada inteligencia artificial de la humanidad (aunque en esta entrega no siempre la tendremos con nosotros). Es la culminación de la primera trilogía de Halo, la ''trilogía de Bungie'' y una auténtica obra de arte.

El sistema de juego es soberbio, con unas mecánicas exquisitas y un sistema de control muy pulido. Los niveles están muy bien diseñados, los gráficos eran espectaculares para la época (mención especial a las texturas e iluminación) y el apartado sonoro, como siempre en la saga, es alucinante. Sin embargo, donde más horas pasamos en su día (y aún podéis hacerlo, porque hay gente jugando) es en el multijugador.

Halo 3 era un exponente de la filosofía de Microsoft para la pasada generación. Xbox 360 debía ser la casa de los shooters (el mando estaba diseñado para ello) y, sobre todo, el hogar de los juegos multijugador online gracias a Xbox Live

El multijugador funcionaba de lujo, era realmente divertido y tenía un montón de modos (además del modo Forge que nos permitía crear escenarios). Además, gracias también a Xbox Live, podíamos completar la campaña con otros tres amigos.

Halo 3 fue un shooter perfecto en consola, uno de esos a los que echarle horas y horas y del que nunca nos cansaremos.