Logo Computerhoy.com

¿Por qué los coches eléctricos no tienen cambio de marchas?

¿Cuándo se puede ir marcha atrás y cuándo no?

Esta es la verdadera razón por la que los coches eléctricos prescinden de las marchas y cómo esta característica se vuelve innecesaria y poco eficiente, aunque a muchos conductores les horrorice la idea de conducir un coche 100% automático.

En los últimos años, hemos presenciado una transformación radical en la industria del automóvil con la rápida adopción de los vehículos eléctricos. Han ganado terreno no solo por su experiencia de conducción, sino también por su compromiso con el medioambiente. 

La creciente conciencia sobre la importancia de reducir las emisiones de carbono y promover la sostenibilidad ha impulsado la popularidad de estos coches, que se han convertido en una opción atractiva para los consumidores preocupados por el impacto ambiental. 

Este cambio hacia la movilidad eléctrica representa un hito significativo en la búsqueda de soluciones más limpias y eficientes en el transporte.

Aunque hay una mayor cantidad de coches eléctricos en el mercado, todavía persisten dudas entre los usuarios sobre su funcionamiento. Una de las interrogantes más recientes es si los coches eléctricos cuentan con marchas, ya que la incertidumbre reside en cómo logran avanzar sin problemas sin la necesidad de cambios de marcha tradicionales. 

Esta cuestión plantea un interesante debate sobre el sistema de transmisión utilizado en estos vehículos y cómo logran optimizar su rendimiento sin la presencia de una caja de cambios convencional.

¿Los coches eléctricos tienen marchas? 

Palanca de marchas Sparco deportiva

Es relevante destacar que los coches eléctricos no necesitan una transmisión de varias velocidades debido a las características de su motor. El par motor está disponible de forma constante en cualquier rango de revoluciones por minuto. Como resultado, el cambio de marchas se vuelve innecesario y poco eficiente. 

A diferencia de los vehículos de combustión interna, los eléctricos aprovechan la potencia instantánea del motor, lo que proporciona una aceleración suave y continua sin interrupciones. Esta simplicidad en la transmisión no solo mejora la experiencia de conducción, sino que también contribuye a la eficiencia energética y al rendimiento óptimo.

Por otro lado, los motores eléctricos cuentan también con un sistema de control electrónico que regula y adapta la potencia, así como la velocidad de forma automática. Este medio de transporte tiene una sola velocidad, lo que simplifica aún más el sistema de transmisión y reduce el mantenimiento.

Recargando dos coches electricos

Sin embargo, algunos modelos de coches eléctricos en lugar de tener marchas, ofrecen modos de conducción para compensar esta característica. Suelen incluir modo estándar, modo de alto rendimiento y modo eco para bajo consumo de energía. 

Cabe aclarar que estos modos no son cambios, y los fabricantes no quieren representarlos como tal, pero afectan la autonomía del vehículo mientras se conduce por la carretera. 

En resumen, los vehículos eléctricos no tienen cambio de marchas porque los motores proporcionan un amplio rango de par y velocidad, eliminando la necesidad de marchas para mantener un rendimiento óptimo. Además, contribuye a una conducción más suave, eficiente y sin emisiones.

Hay reportes que indican que fabricantes como Toyota, bajo la división de la marca Lexus, están desarrollando una solución para implementar cambios de marcha para coches eléctricos que replican la experiencia de la transmisión manual. No obstante, no hay fecha de lanzamiento y tampoco más información al respecto.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Coche eléctrico