Logo Computerhoy.com

Las razones por las que el coche de hidrógeno no puede hacer nada frente a un futuro dónde será todo coche eléctrico

Motor
España suspende en la adopción del coche eléctrico: cuatro razones que lo explican

A pesar de que la tecnología del coche de hidrógeno es superior a la del eléctrico, en un futuro, el coche eléctrico dominará nuestras carreteras.

A lo largo de la historia siempre se han ido enfrentando distintas tecnologías entre sí, sobreviviendo no siempre las más avanzadas, sino las que son más accesibles, y así pasó con el tema del VHS frente al betamax y así pasará con el coche de hidrógeno y el coche eléctrico

Y es que ya nadie se imagina un futuro en el que el coche eléctrico no reine en todas nuestras carreteras por encima de los coches de hidrógeno, y es que, a pesar de las ventajas que supone la tecnología de hidrógeno para nuestros futuribles coches, el futuro será todo eléctrico. 

De hecho, el coche de hidrógeno tarda menos en recuperar la autonomía y encima es superior. Y es que la pila de combustible de estos coches de hidrógeno puede prácticamente cargarse en unos minutos frente al mayor tiempo que requiere una batería de coche eléctrico.

No solo en batería, sino también en autonomía es mayor, pudiendo completar cientos de kilómetros más por carga.

Además, el hidrógeno es respetuoso con el medio ambiente y ofrece prestaciones similares a modelos que utilizan motores diésel o gasolina. 

La ventaja, es que los vehículos eléctricos cuentan con un sistema de dependencia de generación de distribución de energía existente, como es la red eléctrica, con lo que prácticamente se pueden recargar donde haya acceso a un enchufe.

Los problemas con las infraestructuras de los coches de hidrógeno

Sin embargo, la infraestructura que existe para el tema de los vehículos de hidrógeno es limitada y requerirá una inversión económica sustancial para introducirla, comentan nuestros compañeros de autobild.

Dado que el hidrógeno debe presurizarse y transportarse como gas o líquido, también se deben rediseñar todas las cadenas de suministro.

No obstante, el coste de desarrollar estaciones de servicio de hidrógeno y aumentar la producción de hidrógeno será enorme. 

De esta forma, a pesar de su menor autonomía e incluso eficiencia a largo plazo, finalmente, los coches eléctricos serán el futuro, básicamente por la enorme disponibilidad de puntos de carga y al aprovechar la red eléctrica que está presente en cualquier parte de nuestro globo.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Coche eléctrico

Hoy destacamos

Y además